Una bac­te­ria pa­ra un fu­tu­re sin com­bus­ti­bles fó­si­les

El al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía ca­da vez es más ne­ce­sa­rio pa­ra ges­tio­nar las fluc­tua­cio­nes de las ener­gías so­lar y eó­li­ca

El Financiero (Costa Rica) - - Desde Nueva York - Ivan Penn NUE­VA YORK, ES­TA­DOS UNI­DOS © 2018 NEW YORK TI­MES NEWS SERVICE

Las ba­te­rías de io­nes de li­tio se han vuel­to esen­cia­les pa­ra im­pul­sar au­tos eléc­tri­cos y al­ma­ce­nar la ener­gía que ge­ne­ran los pá­ne­les so­la­res y las tur­bi­nas de vien­to. No obs­tan­te, en la ac­tua­li­dad, sus des­ven­ta­jas tam­bién son co­no­ci­das: uti­li­zan mi­ne­ra­les es­ca­sos, son vul­ne­ra­bles a in­cen­dios y ex­plo­sio­nes, ade­más de ser cos­to­sas.

Una al­ter­na­ti­va abun­dan­te, se­gu­ra y más ac­ce­si­ble val­dría mu­cho.

Ahí en­tra una em­pre­sa ener­gé­ti­ca que di­ri­ge el mul­ti­mi­llo­na­rio de Ca­li­for­nia Pa­trick Soon-Shiong: anun­ció a fi­na­les de sep­tiem­bre que ha­bía desa­rro­lla­do una ba­te­ría re­car­ga­ble que fun­cio­na con zinc y ai­re, y pue­de al­ma­ce­nar elec­tri­ci­dad a un cos­to mu­cho me­nor que las ba­te­rías de io­nes de li­tio.

Du­ran­te los úl­ti­mos seis años, al­gu­nas prue­bas de los sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía con ba­se en el zinc han ser­vi­do pa­ra elec­tri­fi­car po­bla­dos de Áfri­ca y Asia, así co­mo to­rres de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res en Es­ta­dos Uni­dos, La­ti­noa­mé­ri­ca y el su­r­es­te asiá­ti­co, sin te­ner nin­gún res­pal­do de la red o las plan­tas eléc­tri­cas, co­men­tó Soon-Shiong.

“Po­dría cam­biar eco­no­mías y crear otras com­ple­ta­men­te nuevas que so­lo uti­li­cen las ener­gías del sol, el vien­to y el ai­re”, di­jo Soon-Shiong, ci­ru­jano y em­pren­de­dor de bio­tec­no­lo­gía, du­ran­te una en­tre­vis­ta en Los Án­ge­les.

Soon-Shiong y su em­pre­sa, Nan­tE­nergy, rea­li­za­ron el anun­cio en co­la­bo­ra­ción con la cum­bre Un Pla­ne­ta, even­to que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pro­mo­ver las me­tas del Acuer­do de Pa­rís.

El em­pren­de­dor, quien desa­rro­lló la tec­no­lo­gía con el apo­yo del Ban­co Mun­dial, di­jo que las uni­da­des de ba­te­ría y los pá­ne­les so­la­res se pue­den com­bi­nar pa­ra crear un sis­te­ma de mi­cro­rred ca­paz de elec­tri­fi­car un pue­blo o una zo­na más gran­de. Las han dis­tri­bui­do pa­ra ayu­dar a 110 pue­blos en nue­ve paí­ses de Asia y Áfri­ca, en­tre ellos lu­ga­res que de otro mo­do de­pen­de­rían de ge­ne­ra­do­res o in­clu­so ca­re­ce­rían de elec­tri­ci­dad, de acuer­do con el di­rec­tor de Nan­tE­nergy.

La Cor­po­ra­ción Fi­nan­cie­ra In­ter­na­cio­nal, una di­vi­sión del Ban­co Mun­dial que fo­men­ta pro­yec­tos del sec­tor pri­va­do en paí­ses en vías de desa­rro­llo, fue uno de los pri­me­ros in­ver­sio­nis­tas de Nan­tE­nergy, y un re­pre­sen­tan­te de la agen­cia for­ma par­te del con­se­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo de la em­pre­sa.

Nan­tE­nergy, con se­des en Phoe­nix y en Ca­li­for­nia, ase­gu­ra que es­pe­ra ex­pan­dir el uso de su pro­duc­to en las to­rres de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y con el tiem­po ex­ten­der­lo al al­ma­ce­na­mien­to de elec­tri­ci­dad en los ho­ga­res; en un ini­cio, se­ría en Ca­li­for­nia y Nue­va York. Ade­más, an­ti­ci­pa que se em­plea­rá en au­tos eléc­tri­cos, au­to­bu­ses, tre­nes y más.

Soon-Shiong, quien ha­ce po­co ad­qui­rió Los An­ge­les Ti­mes y es due­ño par­cial de los La­kers de Los Án­ge­les, ha ama­sa­do una for­tu­na gra­cias al desa­rro­llo de fár­ma­cos pa­ra com­ba­tir la dia­be­tes y el cán­cer de ma­ma, así co­mo a la ven­ta de em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas que creó.

Su em­pre­sa ener­gé­ti­ca ase­gu­ra ser la pri­me­ra en co­mer­cia­li­zar el uso de las ba­te­rías de zinc-ai­re y tie­ne más de cien pa­ten­tes re­la­cio­na­das. Es­tá acep­tan­do pe­di­dos que se en­tre­ga­rán el pró­xi­mo año y cal­cu­la un mer­ca­do po­ten­cial de $50.000 mi­llo­nes.

No­ve­do­so

Nan­tE­nergy afir­ma que la tec­no­lo­gía cues­ta me­nos de $100 por ki­lo­va­tio-ho­ra: al­gu­nas per­so­nas den­tro de la in­dus­tria eléc­tri­ca han ci­ta­do que es­ta ci­fra es tan ba­ja que po­dría trans­for­mar la red eléc­tri­ca en un sis­te­ma li­bre de car­bono que fun­cio­na­ría las 24 ho­ras del día.

“Es al­go re­vo­lu­cio­na­rio”, di­jo Yo­gi Gos­wa­mi, un dis­tin­gui­do pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y di­rec­tor del Cen­tro de Ener­gía Lim­pia de la Uni­ver­si­dad del Sur de Flo­ri­da, en re­fe­ren­cia a los avan­ces que anun­ció Nan­tE­nergy. “Es ne­ce­sa­rio que exis­ta es­te ti­po de al­ma­ce­na­mien­to”.

Gos­wa­mi ad­vir­tió ha­ce un cuar­to de si­glo en un tes­ti­mo­nio an­te el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se que se­rían ne­ce­sa­rios avan­ces en el al­ma­ce­na­mien­to a me­di­da que cre­cie­ra la in­dus­tria de las ener­gías so­lar y eó­li­ca.

El au­ge de la frac­tu­ra­ción hi­dráu­li­ca que pro­vo­có la abun­dan­cia del gas na­tu­ral ha eclip­sa­do ese lla­ma­do ur­gen­te.

El al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía ca­da vez es más ne­ce­sa­rio pa­ra ges­tio­nar las fluc­tua­cio­nes de las ener­gías so­lar y eó­li­ca. Ade­más, esa ne­ce­si­dad es­tá pro­mo­vien­do la in­no­va­ción y dis­mi­nu­yen­do los cos­tos.

Co­mo par­te de la cum­bre cli­má­ti­ca, ce­le­bra­da en Nue­va York, el Ban­co Mun­dial anun­ció un pro­gra­ma de $1.000 mi­llo­nes pa­ra fo­men­tar la im­ple­men­ta­ción de al­ma­ce­na­mien­to en ba­te­rías en los paí­ses en vías de desa­rro­llo, una me­di­da que el ór­gano con­si­de­ró que po­dría des­en­ca­de­nar otros $4.000 mi­llo­nes en in­ver­sio­nes.

La ba­te­ría de zinc-ai­re no re­pre­sen­ta un ries­go de in­cen­dio co­mo las ba­te­rías de io­nes de li­tio, por lo que no se re­quie­ren sis­te­mas de en­fria­mien­to ex­terno pa­ra evi­tar el so­bre­ca­len­ta­mien­to, di­jo She­rif Ab­del­ra­zek, in­ge­nie­ro sé­nior de Du­ke Energy, em­pre­sa que ha co­la­bo­ra­do con Nan­tE­nergy.

Du­ke Energy ad­mi­nis­tra una de las to­rres te­le­fó­ni­cas que han si­do par­te de las prue­bas de la ba­te­ría, y es­ta re­sis­tió los efec­tos re­cien­tes del hu­ra­cán Flo­ren­ce y los del año pa­sa­do del Ir­ma.

El éxi­to del sis­te­ma im­pli­ca que la to­rre de Du­ke ya no ne­ce­si­ta es­tar co­nec­ta­da a la red eléc­tri­ca, afir­mó Ab­del­ra­zek. Co­mo re­sul­ta­do, cin­co ki­ló­me­tros de tie­rra que se uti­li­za­ban pa­ra líneas de al­to vol­ta­je se en­tre­ga­rán al Ser­vi­cio de Par­ques Na­cio­na­les.

El di­se­ño del pro­duc­to es sen­ci­llo: com­po­nen­tes de plás­ti­co y una car­ca­sa, un ta­ble­ro de cir­cui­tos y óxi­do de zinc, to­do en un pa­que­te del ta­ma­ño de un ma­le­tín.

Al car­gar las ba­te­rías, la elec­tri­ci­dad de las ins­ta­la­cio­nes so­la­res se al­ma­ce­na, con­vir­tien­do el óxi­do de zinc en zinc y oxí­geno. En el pro­ce­so de des­car­ga, el sis­te­ma pro­du­ce ener­gía al oxi­dar el zinc con ai­re.

La ba­te­ría de Nan­tE­nergy pue­de brin­dar elec­tri­ci­dad has­ta por 72 ho­ras con una so­la car­ga; es de­cir, po­dría ha­ber du­ra­do to­do el pe­rio­do de nu­bo­si­dad y de cli­ma tor­men­to­so del hu­ra­cán Flo­ren­ce en las Ca­ro­li­nas.

Dan Rei­cher, un sub­se­cre­ta­rio de ener­gía du­ran­te el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se de Bill Clin­ton, men­cio­nó que el éxi­to en el desa­rro­llo de una ba­te­ría re­car­ga­ble de zinc-ai­re po­dría ser un hi­to en el al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía.

Sin em­bar­go, Rei­cher ad­vir­tió que el cos­to por ki­lo­va­tio-ho­ra de una ba­te­ría de­pen­día de la apli­ca­ción y la es­ca­la.

Ade­más, afir­mó que la tec­no­lo­gía de la em­pre­sa aún de­be com­pro­bar­se por fue­ra de la em­pre­sa. “Siem­pre me ale­gra sa­ber que hay al­gún pro­gre­so en cuan­to al al­ma­ce­na­mien­to, pe­ro hay que te­ner cui­da­do”.

Nan­tE­nergy no es la úni­ca em­pre­sa que pro­me­te me­jo­rar el ren­di­mien­to de las ba­te­rías pa­ra trans­for­mar el mer­ca­do de la elec­tri­ci­dad.

Tesla, la em­pre­sa de Elon Musk, ha ba­sa­do sus ne­go­cios en la tec­no­lo­gía de los io­nes de li­tio y Musk ha co­men­ta­do a sus ac­cio­nis­tas que es­te año la em­pre­sa po­dría re­du­cir el cos­to de las cel­das de io­nes de li­tio a cien dó­la­res por ki­lo­va­tio-ho­ra.

“Am­bos que­re­mos que el mun­do sea un lu­gar me­jor”, opi­nó Soon-Shiong, quien di­jo que co­no­ce a Musk y lo con­si­de­ra un vi­sio­na­rio por sus lo­gros en los vehícu­los eléc­tri­cos y en el al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía.

ALEX WELSH/NYTMK PA­RA EF

Nan­tE­nergy em­pre­sa ener­gé­ti­ca ase­gu­ra ser la pri­me­ra en co­mer­cia­li­zar el uso de las ba­te­rías de zinc-ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.