La de­rro­ta de la de­mo­cra­cia ca­lle­je­ra

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

La huel­ga de Al­bino y su com­bo pa­re­cie­ra es­tar lle­gan­do a su fin con una de­rro­ta ori­gi­na­da en la au­sen­cia de es­tra­te­gia y la fal­ta de vi­sión po­lí­ti­ca. Las rein­vin­di­ca­cio­nes la­bo­ra­les nun­ca es­tu­vie­ron cla­ras; se tra­tó, más bien, de una pro­tes­ta po­lí­ti­ca con la di­fu­sa fi­na­li­dad de mos­trar fuer­za fren­te a las ins­ti­tu­cio­nes de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va.

El ma­xi­ma­lis­mo de los sin­di­ca­tos de la Edu­ca­ción y la Sa­lud in­sis­tien­do en que la úni­ca sa­li­da era la re­ti­ra­da del pro­yec­to 20580 de la co­rrien­te le­gis­la­ti­va no fruc­ti­fi­có. Fra­ca­sa­ron por­que no de­ja­ron la puer­ta abier­ta a la po­si­bi­li­dad de re­for­mas al pro­yec­to, y por su in­sis­ten­cia en el re­cha­zo fron­tal al IVA.

Sin­di­ca­tos que pa­re­cie­ran obe­de­cer al di­se­ño le­ni­nis­ta de co­rreas de trans­mi­sión de un Fren­te Am­plio que se de­rrum­bó es­truen­do­sa­men­te en las elec­cio­nes pa­sa­das, qui­sie­ron ga­nar en la ca­lle lo que per­die­ron en las ur­nas.

Des­co­no­cer la ins­ti­tu­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca re­cién elec­ta re­ve­ló la aver­sión de los nos­tál­gi­cos de la Gue­rra Fría por la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va. El bautizo de la opo­si­ción a la re­for­ma con la con­sig­na de re­cha­zo al “com­bo fis­cal” re­ve­ló, tam­bién, la año­ran­za por el com­bo del 2000, con ol­vi­do del cam­bio en las cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas.

La lu­cha ca­lle­je­ra es in­su­fi­cien­te hoy pa­ra lle­gar a au­dien­cias trans­for­ma­das por las re­des so­cia­les. Los es­ce­na­rios de la lu­cha so­cial han cam­bia­do pro­fun­da­men­te en 18 años.

En es­ta con­fron­ta­ción, la coa­li­ción so­cio­po­lí­ti­ca de apo­yo fue mu­cho más dé­bil. Los es­tu­dian­tes no sa­lie­ron a la ca­lle, los cu­ras op­ta­ron por la me­dia­ción y los agri­cul­to­res no se in­cor­po­ra­ron ma­si­va­men­te a la pro­tes­ta. El mo­vi­mien­to que­dó li­mi­ta­do a los sec­to­res de sa­lud y edu­ca­ción, sin el apo­yo de otros ac­to­res.

Re­cu­rrir a la huel­ga ge­ne­ral des­de el ini­cio im­pi­dió la cons­truc­ción gra­dual de apo­yos y lo de­jó al mo­vi­mien­to an­te el es­ce­na­rio del to­do o na­da.

La uti­li­za­ción de la vio­len­cia —sa­bo­ta­je a las ins­ta­la­cio­nes de Re­co­pe, quema de bu­ses, sa­queos de su­per­mer­ca­dos, blo­queos de ca­rre­te­ras, pos­ter­ga­ción de ci­ru­gías y ci­tas mé­di­cas, y la ocu­pa­ción de qui­ró­fa­nos, ge­ne­ró un am­plio re­cha­zo ciu­da­dano.

La re­tó­ri­ca re­vo­lu­cio­na­ria de otras épo­cas, uti­li­za­da por lí­de­res se­xa­ge­na­rios, no lo­gró in­fla­mar el áni­mo de las nuevas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra las que es­tas na­rra­ti­vas ca­re­cen de sig­ni­fi­ca­do, y pro­vo­có la mar­gi­na­ción de im­por­tan­tes au­dien­cias.

Tan­to en la huel­ga, co­mo du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes, el fa­lli­do li­de­raz­go sin­di­cal apos­tó a des­gas­tar al Go­bierno con la creen­cia in­ge­nua de que el tiem­po ju­ga­ría so­lo a su fa­vor. La im­po­si­bi­li­dad de am­pliar su apo­yo y las de­cla­ra­cio­nes de ile­ga­li­dad, re­du­je­ron lo po­si­ti­vo del fac­tor tiem­po y se vol­vie­ron en su con­tra.

Maes­tros y tra­ba­ja­do­res de la sa­lud han que­da­do ais­la­dos y em­pie­zan a sen­tir el te­mor de re­ba­jos sa­la­ria­les y des­pi­dos. Los re­cien­tes ti­tu­beos de Un­de­ca re­ve­lan la ero­sión del mo­vi­mien­to y có­mo el tiem­po se trans­for­mó en un fac­tor de des­gas­te pa­ra sus se­gui­do­res. Las di­vi­sio­nes en­tre los lí­de­res de ANEP y Buss­co (Blo­que Uni­ta­rio Sin­di­cal y So­cial Cos­ta­rri­cen­se) du­ran­te las con­ver­sa­cio­nes re­ve­la­ron frac­tu­ras im­por­tan­tes en un mo­vi­mien­to que se jac­ta­ba de uni­dad sin­di­cal y alar­dea­ba de la su­pues­ta su­pera­ción de sus con­tra­dic­cio­nes de años.

Las ne­go­cia­cio­nes, me­dia­das por la Igle­sia Ca­tó­li­ca, re­ve­la­ron la in­tran­si­gen­cia sin­di­cal; alar­gan­do in­ne­ce­sa­ria­men­te las con­ver­sa­cio­nes, pre­ten­die­ron re­cu­pe­rar el fac­tor tiem­po. Lo cier­to es que des­pués de ela­bo­rar un bo­rra­dor de acuer­do mí­ni­mo in­ven­ta­ron la ex­cu­sa de con­sul­tar a las ba­ses. ¿Qué cla­se de li­de­raz­go es aquel que no di­ri­ge y cae en el se­gui­dis­mo, en­gan­chán­do­se en la ca­rre­ta de áni­mos exal­ta­dos en las asam­bleas ra­di­ca­li­za­das al ca­lor de la huel­ga?

La res­pues­ta ne­ga­ti­va de las ba­ses es una cla­ra des­au­to­ri­za­ción a un li­de­raz­go fa­lli­do y de­ja al país en un pun­to muer­to. La Igle­sia se re­ti­ra de la me­dia­ción y la huel­ga, aun­que sen­si­ble­men­te de­bi­li­ta­da si­gue, cau­san­do mo­les­tias a la ciu­da­da­nía, y el pro­yec­to 20580 se­rá apro­ba­do.

Los sin­di­ca­tos no han ga­na­do na­da y Cos­ta Rica ha per­di­do mu­cho. ¿Qué si­gue? El hos­ti­ga­mien­to per­ma­nen­te a los dipu­tados, los insultos y ama­gos de vio­len­cia en torno a la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, ha­cen pre­sa­giar que la apro­ba­ción del pro­yec­to se­rá una cla­ra ten­ta­ción a la vio­len­cia pa­ra li­de­raz­gos frus­tra­dos y ra­di­ca­li­za­dos.

Al­bino y su com­bo de­ben evi­tar esa ru­ta, pues el re­cha­zo ciu­da­dano se­rá aún ma­yor y su de­rro­ta po­lí­ti­ca se mag­ni­fi­ca­rá.

“La lu­cha ca­lle­je­ra es in­su­fi­cien­te hoy pa­ra lle­gar a au­dien­cias trans­for­ma­das por las re­des so­cia­les. Los es­ce­na­rios han cam­bia­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.