El Bre­xit y el or­den Eu­ro­peo

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Josch­ka Fis­cher © PRO­JECT SYNDICATE 1995–2018

So­lo que­dan unos cuan­tos me­ses pa­ra que el Reino Uni­do ofi­cial­men­te de­je de for­mar par­te de la Unión Eu­ro­pea. Has­ta el mo­men­to, el de­ba­te en torno al Bre­xit se ha en­mar­ca­do prin­ci­pal­men­te en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos. En ca­so de que el país aban­do­ne el blo­que sin un acuer­do mu­tuo de sa­li­da, pro­ba­ble­men­te el da­ño sea sig­ni­fi­ca­ti­vo. Y, tal co­mo es­tán las co­sas, un acuer­do así es­tá le­jos de lo­grar­se.

Un “Bre­xit du­ro” sig­ni­fi­ca­ría que a las 11:00 P.M. (GMT) del 29 de mar­zo del 2019 aca­ba­ría la ca­li­dad de miem­bro del Reino Uni­do en to­dos los tra­ta­dos de la UE –co­mo la unión adua­ne­ra y el mer­ca­do úni­co- y los acuer­dos de co­mer­cio in­ter­na­cio­na­les fir­ma­dos por es­ta. El Reino Uni­do se con­ver­ti­ría en un sim­ple ter­ce­ro, lo que con­lle­va­ría am­plias con­se­cuen­cias pa­ra el co­mer­cio de la UE, no en me­nor me­di­da el caos en la fron­te­ra bri­tá­ni­ca.

Pe­ro el Bre­xit ten­drá gran­des con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas tam­bién, por su­pues­to. En tér­mi­nos de los asun­tos co­ti­dia­nos, la UE se per­ci­be co­mo un mer­ca­do co­mún y una unión adua­ne­ra. Pe­ro en esen­cia es un pro­yec­to po­lí­ti­co sus­ten­ta­do en una idea es­pe­cí­fi­ca so­bre el sis­te­ma de es­ta­dos eu­ro­peo. Es­ta idea, no su eco­no­mía, es a lo que apun­ta real­men­te el Bre­xit. Y por eso la de­ci­sión del Reino Uni­do de de­jar la UE —con o sin un acuer­do de sa­li­da— ten­drá un pro­fun­do efec­to en el or­den eu­ro­peo del si­glo XXI.

La es­tre­cha ma­yo­ría de bri­tá­ni­cos que vo­ta­ron a fa­vor de de­jar la UE en el re­fe­ren­do de 2016 no es­ta­ban preo­cu­pa­dos de la ri­que­za eco­nó­mi­ca, sino por re­cla­mar una so­be­ra­nía po­lí­ti­ca com­ple­ta, de­fi­ni­da no en tér­mi­nos de he­chos ob­je­ti­vos so­bre el pre­sen­te o fu­tu­ro de Gran Bre­ta­ña, sino de su pa­sa­do co­mo po­ten­cia glo­bal en el si­glo die­ci­nue­ve. No im­por­ta que hoy sea una po­ten­cia eu­ro­pea de ta­ma­ño me­dio con po­ca o nin­gu­na op­ción de vol­ver­se a con­ver­tir en po­ten­cia mun­dial, fue­ra o den­tro de la UE.

Si el res­to del con­ti­nen­te si­guie­ra el ejem­plo bri­tá­ni­co y op­ta­ra por el si­glo die­ci­nue­ve en lu­gar del si­glo vein­tiuno, la UE se de­sin­te­gra­ría. Ca­da país se ve­ría obli­ga­do a vol­ver a un en­go­rro­so sis­te­ma de es­ta­dos so­be­ra­nos en lu­cha por la su­pre­ma­cía, mi­dien­do cons­tan­te­men­te las am­bi­cio­nes de los de­más.

En ta­les con­di­cio­nes, los paí­ses eu­ro­peos ca­re­ce­rían de cual­quier po­der real y des­apa­re­ce­rían de la es­ce­na mun­dial de­fi­ni­ti­va­men­te. Di­vi­di­da en­tre el trans­atlan­ti­cis­mo y el eu­ra­sia­nis­mo, Eu­ro­pa se­ría pre­sa fá­cil pa­ra las gran­des po­ten­cias no eu­ro­peas del si­glo vein­tiuno. En un es­ce­na­rio más pe­si­mis­ta, in­clu­so po­dría vol­ver­se un cam­po de ba­ta­lla pa­ra ellas. Los eu­ro­peos ya no ele­gi­rían su pro­pio fu­tu­ro, que se de­ci­di­ría en otros lu­ga­res.

So­be­ra­nía eu­ro­pea

El vie­jo or­den eu­ro­peo en de­cli­ve del si­glo XIX sur­gió ori­gi­nal­men­te de la Gue­rra de los Trein­ta Años (1618-1648), re­le­van­do al sis­te­ma me­die­val sus­ten­ta­do en una igle­sia y un im­pe­rio universal, que ha­bía muer­to con la Re­for­ma. Tras una se­rie de gue­rras de re­li­gión y la crea­ción de só­li­dos po­de­res te­rri­to­ria­les, el “sis­te­ma west­fa­liano” de es­ta­dos so­be­ra­nos pa­só a pre­do­mi­nar.

En los si­glos si­guien­tes Eu­ro­pa go­ber­nó el mun­do, y la pro­pia Gran Bre­ta­ña fue la po­ten­cia eu­ro­pea pre­do­mi­nan­te. Sin em­bar­go, el sis­te­ma west­fa­liano que­dó des­trui­do por las dos gue­rras mun­dia­les de la pri­me­ra mi­tad del si­glo vein­te, am­bas de las cua­les fue­ron en la prác­ti­ca gue­rras eu­ro­peas por la do­mi­na­ción mun­dial.

Cuan­do en 1945 se si­len­cia­ron las ar­mas, los eu­ro­peos (in­clu­so los paí­ses alia­dos eu­ro­peos victoriosos) ha­bían per­di­do la so­be­ra­nía en la prác­ti­ca. El sis­te­ma west­fa­liano se re­em­pla­zó por el or­den bi­po­lar de la Gue­rra Fría, en que la so­be­ra­nía des­can­sa­ba en las po­ten­cias nu­clea­res no eu­ro­peas: los Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca.

La UE se con­ci­bió co­mo un in­ten­to de re­cu­pe­rar pa­cí­fi­ca­men­te la so­be­ra­nía eu­ro­pea, me­dian­te la agru­pa­ción de los in­tere­ses na­cio­na­les de los es­ta­dos eu­ro­peos. Su me­ta siem­pre ha si­do im­pe­dir una vuel­ta al sis­te­ma an­ti­guo de ri­va­li­da­des de po­der, alian­zas re­cí­pro­cas y fan­fa­rro­na­das so­bre quién tie­ne la he­ge­mo­nía.

La cla­ve pa­ra el éxi­to ha si­do un sis­te­ma con­ti­nen­tal fun­da­do en la in­te­gra­ción, eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y le­gal.

El Bre­xit ha pues­to muy de re­lie­ve las im­pli­can­cias ma­te­ria­les de es­te ni­vel de in­te­gra­ción.

A lo lar­go de las ne­go­cia­cio­nes del Reino Uni­do con la UE, ha re­sur­gi­do un vie­jo pro­ble­ma: la cues­tión ir­lan­de­sa. Cuan­do la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da y el Reino Uni­do per­te­ne­cían a la UE, los ím­pe­tus por la reuni­fi­ca­ción ir­lan­de­sa des­apa­re­cie­ron, y se pu­do aca­llar la gue­rra ci­vil que por dé­ca­das ha­bía en­fren­ta­do a ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes en Ir­lan­da del Nor­te.

Las reali­da­des prác­ti­cas de la in­te­gra­ción con la UE sig­ni­fi­ca­ron que ya no im­por­ta­ba a qué país per­te­ne­cía Ir­lan­da del Nor­te. Pe­ro aho­ra que el Bre­xit po­ne en re­ver­sa la his­to­ria, los fan­tas­mas del pa­sa­do ame­na­zan con re­gre­sar.

Los eu­ro­peos de­be­ría­mos ob­ser­var aten­ta­men­te el asun­to ir­lan­dés, ya que hay in­clu­so más po­ten­cial pa­ra un re­gre­so de con­flic­tos si­mi­la­res en el con­ti­nen­te. Es­tá sur­gien­do un nue­vo or­den mun­dial, cen­tra­do en torno al Pa­cí­fi­co, no el Atlán­ti­co.

Eu­ro­pa tie­ne una, y so­lo una, opor­tu­ni­dad de ma­ne­jar es­ta tran­si­ción his­tó­ri­ca.

Las vie­jas na­cio­nes es­ta­do eu­ro­peas no po­drán com­pe­tir a me­nos que es­tén uni­das. E in­clu­so en­ton­ces, pa­ra lo­grar la so­be­ra­nía eu­ro­pea se­rá ne­ce­sa­rio un es­fuer­zo ma­si­vo y con­cen­tra­do de vo­lun­tad y des­tre­za po­lí­ti­cas.

Año­rar un pa­sa­do glo­rio­so no ayu­da­rá a los eu­ro­peos a en­fren­tar el desafío que se les pre­sen­ta.

El pa­sa­do, por su pro­pia na­tu­ra­le­za, pa­sa­do es­tá. Con o sin el Reino Uni­do, Eu­ro­pa de­be afron­tar su fu­tu­ro.

“La me­ta de la UE ha si­do siem­pre im­pe­dir una vuel­ta al sis­te­ma an­ti­guo de ri­va­li­da­des de po­der, alian­zas re­cí­pro­cas y fan­fa­rro­na­das so­bre quién tie­ne la he­ge­mo­nía”.

SHUT­TERS­TOCK PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.