Ha­cen ‘ins­ta­gramea­ble’ su em­pren­di­mien­to

Due­ños de The Break­fast Club in­vir­tie­ron $30.000

El Financiero (Costa Rica) - - Negocios -

man­te­ner el pre­su­pues­to re­du­ci­do en­car­gán­do­se ellos mis­mos de la de­co­ra­ción del lo­cal.

La ma­yo­ría de los ma­te­ria­les de­co­ra­ti­vos los ad­qui­rie­ron en tien­das por de­par­ta­men­tos, y los mue­bles, he­chos a la me­di­da, los ob­tu­vie­ron con precios de des­cuen­to tras ne­go­cia­cio­nes con ami­gos y fa­mi­lia­res.

In­di­vi­dua­li­za­do y fle­xi­ble

La mo­ti­va­ción de Her­nan­do y Na­ta­lia pa­ra em­pren­der es su gus­to com­par­ti­do por el brunch y es­to los lle­va a per­se­guir un pú­bli­co me­ta pa­re­ci­do a ellos. Sin em­bar­go, tam­bién to­ma­ron pre­vi­sio­nes pa­ra ser fle­xi­bles.

Sus clien­tes ac­tua­les son per­so­nas de los 20 a los 35 años. El 80% son mu­je­res que tra­ba­jan. Sin em­bar­go, re­co­no­cen que no se tra­ta de un gru­po ho­mo­gé­neo y así lo asu­men: los pla­tos se pre­pa­ran en el mo­men­to –in­clu­so el ga­llo pin­to– con el fin de ofre­cer fle­xi­bi­li­dad y adap­tar­se a los gus­tos de ca­da co­men­sal.

“Una de las par­tes sú­per im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros es que la gen­te ven­ga, no so­lo a co­mer sino a te­ner una ex­pe­rien­cia, y por eso he­mos tra­ta­do que nues­tro am­bien­te sea re­la­ja­do y que el lo­cal sea bo­ni­to, que la gen­te ven­ga y se sien­ta có­mo­da. Por eso pu­si­mos to­mas en la pa­red, pa­ra que la gen­te se que­de a tra­ba­jar”, di­jo Her­nan­do.

El pa­que­te com­ple­to del lo­cal es que tie­ne la co­mi­da co­mo in­gre­dien­te prin­ci­pal, pe­ro ellos tam­bién des­ta­can el es­pa­cio pa­ra tra­ba­jar, In­ter­net de al­ta ve­lo­ci­dad, ca­fé de al­ta ca­li­dad que no se aca­ba y re­la­cio­nes jus­tas con pro­duc­to­res lo­ca­les, ma­te­ria pri­ma fres­ca y pro­ce­sos productivos y de dis­po­si­ción de re­si­duos que sean ami­ga­bles con el am­bien­te.

“Nues­tro en­fo­que tam­bién fue di­ri­gi­do a que el lu­gar fue­ra “ins­ta­gramea­ble”, por­que es una ten­den­cia que es­tá de mo­da aho­ra, que los lo­ca­les ofrez­can ese ex­tra co­mo pa­ra que la gen­te se to­me fo­tos. La sa­li­ta que crea­mos, la pa­red con men­sa­jes po­si­ti­vos, va­ci­lo­nes, es al­go que pen­sa­mos des­de el prin­ci­pio pa­ra que la gen­te no so­lo se sen­ta­ra a to­mar ca­fe­ci­to, sino que se to­ma­ra una fo­to. Que la gen­te se va­ya con vi­bras po­si­ti­vas de aquí y con­ten­tos”, afir­mó Na­ta­lia. De­bi­do a su for­ma­ción y ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal, Her­nan­do y Na­ta­lia es­ta­ban en una po­si­ción ade­cua­da pa­ra em­pren­der y, even­tual­men­te, te­ner éxi­to. Las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre em­pren­di­mien­tos en mi­llen­nials ase­gu­ran que el em­pu­je de es­ta ge­ne­ra­ción de­be acom­pa­ñar­se con la for­ma­ción ade­cua­da, que les per­mi­ta pa­sar de una idea bri­llan­te e in­no­va­do­ra a un pro­yec­to sos­te­ni­ble en el tiem­po y ren­ta­ble.

Con es­to en men­te, una de las prin­ci­pa­les de­ci­sio­nes de ne­go­cio pa­ra ellos fue la ubi­ca­ción: se de­ci­die­ron por Es­ca­zú de­bi­do a la mez­cla de po­der ad­qui­si­ti­vo y de­mo­gra­fía. Pro­gra­ma­ron re­sul­ta­dos pa­ra un año, que se cum­plie­ron en dos me­ses.

Pa­ra ese éxi­to ha si­do cla­ve la res­pues­ta de las em­pre­sas ubi­ca­das cer­ca del lo­cal pues desa­rro­lla­ron una es­tra­te­gia de to­car puer­tas y ofre­cer precios es­pe­cia­les pa­ra em­plea­dos.

“Con lo de las ofi­ci­nas ha si­do cues­tión de to­car puer­tas, lla­mar, man­dar co­rreos, de­cir­les que ven­gan y prue­ben ha­cer ne­go­cia­ción con el des­cuen­to. Sí, ha si­do cues­tión de ir uno por uno por­que si no, no se mue­ve. Tam­bién de gen­te que vie­ne y nos cuen­ta don­de tra­ba­ja, les de­ci­mos que si tie­nen con­tac­tos pa­ra la ne­go­cia­ción”, re­la­tó Gon­zá­lez.

Her­nan­do de­jó su tra­ba­jo y es­tá siem­pre en el lo­cal. Na­ta­lia se su­ma los fi­nes de se­ma­na. Ellos ase­gu­ran que la pre­sen­cia de los pro­pie­ta­rios les da ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va.

En el me­diano pla­zo, lo am­plia­rán con una te­rra­za, agre­ga­rán pla­tos al me­nú con al­go de ofer­ta de al­muer­zo. Es­tán por su­mar el ser­vi­cio ex­press y even­tos co­mo la mez­cla de yo­ga y brunch. Tam­bién abri­rán es­pa­cios pa­ra ha­cer “mer­ca­di­tos” o fe­rias con mar­cas na­cio­na­les pa­ra que pue­dan mos­trar sus pro­duc­tos.

¿Y pa­ra cuan­do un nue­vo lo­cal? Eso no es­tá en el ra­dar aún. Co­mo bue­nos mi­llen­nials, Her­nan­do y Na­ta­lia cuestionan la ca­pa­ci­dad de man­te­ner una lí­nea au­tén­ti­ca y fiel al con­cep­to ori­gi­nal si se abren nue­vos lo­ca­les de­ma­sia­do rá­pi­do.

“Si al­gu­na vez abri­mos otro o ha­ce­mos fran­qui­cias se­ría a muy muy lar­go pla­zo. No que­re­mos que por te­ner más in­gre­sos nues­tro lo­cal ori­gi­nal pier­da su esen­cia”, ase­gu­ró Na­ta­lia.■■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.