HA­GA QUE SUS COM­PA­ÑE­ROS DE­JEN DE VER LOS CE­LU­LA­RES EN LAS REUNIO­NES

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia -

Si al­gu­na vez se ha pre­gun­ta­do si tie­ne to­da la aten­ción de sus co­le­gas mien­tras es­tán vien­do su ce­lu­lar, de­je de ha­cer­lo. No es así. Sin em­bar­go, en vez de frus­trar­se con sus com­pa­ñe­ros por re­vi­sar sus dis­po­si­ti­vos cons­tan­te­men­te du­ran­te las reunio­nes, ha­ga al­go al res­pec­to. Po­dría co­men­zar por com­par­tir in­ves­ti­ga­cio­nes que mues­tren que in­clu­so la so­la pre­sen­cia de un ce­lu­lar —sin men­cio­nar su pan­ta­lla bri­llan­te y sus vi­bra­cio­nes cons­tan­tes— es ne­ga­ti­va pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad. Des­pués ha­ble con su equi­po acer­ca de las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de uti­li­zar apa­ra­tos en las reunio­nes de tra­ba­jo. Pro­pon­ga re­glas bá­si­cas co­mo “Es­tar to­tal­men­te pre­sen­tes” y “Man­te­ner el ce­lu­lar en el bol­si­llo”. El equi­po tam­bién po­dría acor­dar usar una frase sen­ci­lla co­mo “Dis­po­si­ti­vos aba­jo” pa­ra pe­dir ami­ga­ble­men­te a al­guien que guar­de su ce­lu­lar. Una vez que se ha­yan im­ple­men­ta­do al­gu­nas re­glas, apé­gue­se a ellas y se­ña­le el mo­men­to en que un co­le­ga no lo ha­ga. Pue­de que re­ci­bas al­gu­nas mi­ra­das mo­les­tas al prin­ci­pio, pe­ro, con el tiem­po, el equi­po es­ta­ble­ce­rá un nue­vo es­tán­dar.■■ ADAP­TA­DO DE “HOW TO GET SO­MEO­NE TO PUT AWAY THEIR PHONE AND ACTUALLY LISTEN”, DE JO­SEPH GRENNY Y KELLY AN­DREWS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.