Un ár­bi­tro muy ne­ce­sa­rio

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

Lue­go de la apro­ba­ción del plan fis­cal en pri­mer de­ba­te, el es­ce­na­rio de la lu­cha po­lí­ti­ca se ha tras­la­da­do a otro es­pa­cio: la se­de ju­di­cial, en don­de los ar­gu­men­tos se­rán pre­do­mi­nan­te­men­te ju­rí­di­cos, aban­do­nan­do par­cial­men­te las na­rra­ti­vas eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas.

El pri­mer fil­tro ten­dría lu­gar en la Cor­te Ple­na, la cual de­be­rá re­sol­ver si el plan apro­ba­do por 35 diputados afec­ta su or­ga­ni­za­ción y fun­cio­na­mien­to; en ca­so de que es­te Po­der así lo de­ter­mi­ne, lo de­vol­ve­rá en­ton­ces a la Asam­blea Le­gis­la­ti­va y es­tá ten­drá que vo­tar la ini­cia­ti­va en se­gun­do de­ba­te con un mí­ni­mo de 38 vo­tos.

La dis­cu­sión de fon­do ten­drá lu­gar en la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal, que de­be­rá re­sol­ver si se ha ob­ser­va­do co­rrec­ta­men­te el pro­ce­di­mien­to par­la­men­ta­rio en el cur­so del trá­mi­te del pro­yec­to y ha­cer ob­ser­va­cio­nes no vin­cu­lan­tes so­bre el fon­do de es­te.

La Sa­la ha de­ci­di­do, en otras oca­sio­nes, que los trá­mi­tes no ob­ser­va­dos se pue­den sub­sa­nar sin anu­lar de ma­ne­ra to­tal el pro­ce­di­mien­to; sin em­bar­go, el ca­so ac­tual es par­ti­cu­lar pues el pro­ce­di­mien­to ha es­ta­do re­gu­la­do por un ar­tícu­lo es­pe­cí­fi­co del re­gla­men­to le­gis­la­ti­vo (208 bis) y se po­dría pen­sar que la ju­ris­pru­den­cia an­te­rior no apli­ca.

La in­cer­ti­dum­bre ron­da in­quie­ta en es­te se­gun­do tiem­po de la con­tien­da.

Adi­cio­nal­men­te, la po­si­bi­li­dad de que el tex­to sus­ti­tu­ti­vo del plan no ha­ya si­do pu­bli­ca­do opor­tu­na­men­te da­ría ar­gu­men­tos pa­ra la anu­la­ción par­cial por in­cum­pli­mien­to del prin­ci­pio de pu­bli­ci­dad, aun­que es­to po­dría ser sub­sa­na­do an­tes de la vo­ta­ción en se­gun­do de­ba­te.

Sur­gen gran­des in­te­rro­gan­tes so­bre la de­ci­sión fi­nal de la Sa­la IV, si­tua­ción en que se pue­de es­pe­cu­lar un po­co so­bre las po­si­cio­nes de los cin­co ma­gis­tra­dos pro­pie­ta­rios, pe­ro na­da en lo re­fe­ren­te a los su­plen­tes, quie­nes lle­ga­rán a vo­tar des­pués de una se­lec­ción al azar me­dian­te la uti­li­za­ción de un pro­gra­ma de cómpu­to que ga­ran­ti­za el ca­rác­ter alea­to­rio de la es­co­gen­cia.

Las afir­ma­cio­nes del pre­si­den­te de la Cor­te, en una se­sión de Cor­te Ple­na, han pro­vo­ca­do dis­cu­sión pues cin­co je­fes de frac­ción le han so­li­ci­ta­do in­hi­bir­se de co­no­cer la even­tual con­sul­ta fa­cul­ta­ti­va so­bre la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la ini­cia­ti­va fis­cal. El ma­gis­tra­do Fernando Cruz ha se­ña­la­do que él no con­si­de­ra que ha­ya ade­lan­ta­do cri­te­rio so­bre el fon­do del plan, pues —ar­gu­men­ta— so­lo se re­fi­rió a as­pec­tos prác­ti­cos de las re­mu­ne­ra­cio­nes sa­la­ria­les de la Cor­te y no a di­men­sio­nes so­bre la cons­ti­tu­cio­na­li­dad del pro­yec­to. Sos­tie­ne que no de­be in­hi­bir­se en ca­so que el asun­to lle­gue a su con­si­de­ra­ción, pe­ro es muy pro­ba­ble que sea re­cu­sa­do.

La in­ter­ven­ción de los diputados ge­ne­ra re­fle­xio­nes de fi­lo­so­fía ju­di­cial y po­lí­ti­ca. Pa­ra al­gu­nos, el co­mu­ni­ca­do de los le­gis­la­do­res sig­ni­fi­ca una in­tro­mi­sión en la ór­bi­ta de ac­ción de otro Po­der y rom­pe con el prin­ci­pio de la in­de­pen­den­cia del Po­der ju­di­cial. Pa­ra otros, es par­te de las fa­cul­ta­des de li­bre ex­pre­sión po­lí­ti­ca de los le­gis­la­do­res. Lo cier­to es que des­de aho­ra es ne­ce­sa­rio ha­cer ex­plí­ci­to que sea cual sea el fa­llo fi­nal del má­xi­mo ór­gano cons­ti­tu­cio­nal, es­ta­mos en un Es­ta­do de De­re­cho y que la ob­ser­van­cia a las nor­mas es el prin­ci­pio fun­da­men­tal.

La des­le­gi­ti­ma­ción de la Cor­te es pe­li­gro­sa tan­to pa­ra los enemi­gos de la re­for­ma fis­cal co­mo pa­ra sus pro­mo­to­res. De­jar al país sin ár­bi­tro, abre las puer­tas pa­ra el des­or­den y el au­to­ri­ta­ris­mo. La si­tua­ción exi­ge se­re­ni­dad y so­sie­go.

Adi­cio­nal­men­te, es pre­ci­so se­ña­lar que el prin­ci­pio de la di­vi­sión de po­de­res no tie­ne un ca­rác­ter ab­so­lu­to. Los tres po­de­res ha­cen par­te de un Es­ta­do y así co­mo se bus­ca el equi­li­brio y la in­de­pen­den­cia en­tre ellos, tam­bién es lí­ci­to bus­car su coope­ra­ción y co­la­bo­ra­ción, pues to­dos na­ve­ga­mos en la mis­ma na­ve. Los ma­gis­tra­dos cons­ti­tu­cio­na­les de­be­rán re­sol­ver aten­dien­do cri­te­rios de ín­do­le ju­rí­di­ca y ar­gu­men­tos de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca.

Por una par­te, la ar­gu­men­ta­ción so­bre la in­mi­nen­cia de una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca si no se re­suel­ve el pro­ble­ma fis­cal de­be­rá ser so­pe­sa­da ri­gu­ro­sa­men­te; y por otra, las po­si­bles con­se­cuen­cias so­bre los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pú­bli­co, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y las fi­nan­zas fa­mi­lia­res. Es­tos as­pec­tos in­fluen­cia­rán las even­tua­les ob­ser­va­cio­nes de cons­ti­tu­cio­na­li­dad que ha­gan los jue­ces, aun­que el co­ra­zón del asun­to se ubi­ca en la ob­ser­van­cia del pro­ce­di­mien­to.

Los juz­ga­do­res de­be­rán op­tar por aque­llas op­cio­nes que, sal­va­guar­dan­do el ca­rác­ter cons­ti­tu­cio­nal del re­gla­men­to le­gis­la­ti­vo, brin­den la vía más ex­pe­di­ta y prác­ti­ca pa­ra des­anu­dar el ovi­llo fis­cal.

El juez siem­pre to­ma sus de­ci­sio­nes en con­tex­tos de­ter­mi­na­dos, par­ti­cu­lar­men­te en el ám­bi­to cons­ti­tu­cio­nal, fron­te­ra di­fu­sa en­tre lo po­lí­ti­co y lo ju­rí­di­co. La si­tua­ción es com­ple­ja; lo con­ve­nien­te es evi­tar las pre­sio­nes so­bre los ma­gis­tra­dos, lo que im­pli­ca la aper­tu­ra de un am­plio de­ba­te so­bre es­tos te­mas, evi­tan­do la des­ca­li­fi­ca­ción de los ad­ver­sa­rios e in­tro­du­cien­do ele­men­tos de democracia de­li­be­ra­ti­va, ne­ce­sa­rios pa­ra ilu­mi­nar el es­pí­ri­tu de los jue­ces con­vo­ca­dos a to­mar de­ci­sio­nes cru­cia­les pa­ra el des­tino na­cio­nal.

“La des­le­gi­ti­ma­ción de la Cor­te es pe­li­gro­sa tan­to pa­ra los enemi­gos de la re­for­ma fis­cal co­mo pa­ra sus pro­mo­to­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.