Blo­quear vías, ¡dé­fi­cit de ima­gi­na­ción!

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

así co­mo a quie­nes afec­tan ser­vi­cios de sa­lud y edu­ca­ción, vi­ta­les pa­ra el grue­so de la po­bla­ción y el desa­rro­llo del país.

¡Va­ya dé­fi­cit de ima­gi­na­ción, in­ven­ti­va, crea­ti­vi­dad, ori­gi­na­li­dad e in­ge­nio!

Pe­ro, so­bre to­do, qué fal­ta de as­tu­cia, sen­sa­tez, ha­bi­li­dad y sen­ti­do co­mún, qué po­bre­za de sen­ti­do es­tra­té­gi­co, tác­ti­co y vi­sio­na­rio, or­ga­ni­zar y eje­cu­tar pro­tes­tas que aten­tan con­tra la ca­li­dad de vi­da de las ma­yo­rías. re­sul­tó efec­ti­va pa­ra ha­cer­le ver a los ser­bios que no es­ta­ban so­los y que, por lo tan­to, no de­bían su­cum­bir a la es­tra­te­gia del mie­do pro­mo­vi­da por Mi­lo­se­vic.

Asi­mis­mo, ape­la­ron a un ar­ma de la que sue­len ca­re­cer los ti­ra­nos: el sen­ti­do del hu­mor.

Re­sul­ta que la es­po­sa del dictador acos­tum­bra­ba lle­var una flor blan­ca en el ca­be­llo. Es­to fue apro­ve­cha­do por va­rios ac­ti­vis­tas pa­ra li­be­rar, du­ran­te un ac­to pú­bli­co en Kra­gu­je­vac, una ban­da­da de pa­vos con flo­res blan­cas. La mul­ti­tud no pu­do con­te­ner la ri­sa an­te el ri­dícu­lo es­pec­tácu­lo de la po­li­cía per­si­guien­do a aque­llos ani­ma­les por to­do el pue­blo.

Có­mo ha­cer la re­vo­lu­ción apor­ta más ca­sos de lu­chas in­ge­nio­sas. Des­ta­co lo ocu­rri­do en la Re­pú­bli­ca de Mal­di­vas, en el océano Ín­di­co, don­de el arroz con le­che ju­gó un pa­pel re­le­van­te en las ma­ni­fes­ta­cio­nes a con­tra el dictador Mau­moon Ab­dul Ga­yoom, quien se afe­rró al po­der du­ran­te tres dé­ca­das.

Ese ali­men­to bá­si­co en la die­ta de los mal­di­vos pro­pi­ció en­cuen­tros ciu­da­da­nos mul­ti­tu­di­na­rios en un país don­de las con­cen­tra­cio­nes es­ta­ban prohi­bi­das. La gen­te se con­gre­ga­ba a co­mer y a con­ver­sar, lo cual co­men­zó a dar­les sen­ti­do de uni­dad y les ayu­dó a des­cu­brir que com­par­tían sue­ños y preo­cu­pa­cio­nes.

No se tra­ta, por su­pues­to, de re­pli­car es­tas ac­cio­nes en Cos­ta Ri­ca, don­de afor­tu­na­da­men­te vi­vi­mos en democracia, sino de lla­mar la aten­ción so­bre los mo­vi­mien­tos con dé­fi­cit de ima­gi­na­ción y de cau­sas que co­bi­jen a mu­chos y no a unos cuan­tos.

Has­ta pa­ra pro­tes­tar, un va­lio­so y sa­gra­do de­re­cho, hay que ser in­te­li­gen­te.

SHUT­TERS­TOCK PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.