¿A quién le pe­di­ría ci­ta en el fu­tu­ro: al mé­di­co o al ro­bot?

La ro­bó­ti­ca, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y has­ta el block­chain trans­for­man la prác­ti­ca de la me­di­ci­na

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Kris­sia Cha­cón kri­sia.cha­con@el­fi­nan­cie­rocr.com

¿Us­ted se so­me­te­ría a una ope­ra­ción con un ro­bot?

El Cen­tro On­co­ló­gi­co Cos­ta­rri­cen­se in­cor­po­ró en sus fi­las dos ro­bots. El pri­me­ro de ellos se lla­ma Cy­berk­ni­fe y se en­cuen­tra en una es­pe­cie de bún­ker, don­de rea­li­za ra­dio­ci­ru­gías con al­to gra­do de pre­ci­sión.

Con la ayu­da de imá­ge­nes de al­ta ca­li­dad, es­te ro­bot pue­de sa­ber exac­ta­men­te dón­de de­be dis­pa­rar ra­yos pa­ra des­truir las le­sio­nes. No se ne­ce­si­ta in­ter­ve­nir ni con anes­te­sia, ni bis­tu­rí; el pro­ce­so es in­do­lo­ro y el pa­cien­te en to­do mo­men­to es­tá des­pier­to.

Al­gu­nos pa­cien­tes pre­sen­tan tu­mo­res en lu­ga­res que com­pro­me­ten más órganos y es­to ha­ce que la la­bor de los ci­ru­ja­nos sea más com­pli­ca­da. Cy­berk­ni­fe es un ro­bot que es­tá di­se­ña­do pa­ra en­trar a fun­cio­nar en es­tas oca­sio­nes y ha­cer pro­ce­di­mien­tos de­li­ca­dos con una al­ta efi­ca­cia.

La otra má­qui­na se lla­ma PET-CT e in­yec­ta glu­co­sa ra­dio­ac­ti­va en el cuer­po pa­ra de­ter­mi­nar en dón­de es­tá el cán­cer y co­no­cer si exis­te me­tás­ta­sis.

Es­tos avan­ces nos re­fle­jan ha­cia dón­de se di­ri­ge la me­di­ci­na.

Las tec­no­lo­gías co­mo el block­chain, In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, im­pre­sión 3D, In­ter­net de las Co­sas, reali­dad au­men­ta­da y big da­ta la es­tán rein­ven­tan­do.

La pro­me­sa es cam­biar el paradigma de sa­lud a un en­fo­que pre­dic­ti­vo, per­so­na­li­za­do, proac­ti­vo y par­ti­ci­pa­ti­vo.

Im­pac­to en la sa­lud

Las tec­no­lo­gías per­mi­ti­rán la fu­sión de los mun­dos bio­ló­gi­co, di­gi­tal y fí­si­co. La In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial pro­me­te trans­for­mar to­do, des­de el desa­rro­llo de fár­ma­cos, has­ta el apo­yo clí­ni­co.

Los ro­bots pro­pi­cia­rán la aten­ción do­mi­ci­lia­ria per­so­na­li­za­da y a ba­jo cos­to. Los vehícu­los au­tó­no­mos per­mi­ti­rán que las per­so­nas de la ter­ce­ra edad pue­dan man­te­ner un es­ti­lo de vi­da ac­ti­vo e in­de­pen­dien­te.

La se­cuen­cia del ADN y la edi­ción de los ge­nes po­drían re­vo­lu­cio­nar el desa­rro­llo de los fár­ma­cos y pro­por­cio­nar nue­vas te­ra­pias pa­ra en­fer­me­da­des que hoy son con­si­de­ra­das gra­ves.

El block­chain tam­bién ten­drá un rol, ya que po­drá sal­va­guar­dar la in­te­gri­dad de las ca­de­nas de su­mis­tros y en­sa­yos clí­ni­cos.

Se es­pe­ra que las pla­ta­for­mas de sa­lud es­tén co­nec­ta­das con to­das las par­tes in­tere­sa­das: pa­cien­tes, pro­vee­do­res, pa­sa­re­las de pa­go, fa­bri­can­tes y mé­di­cos.

To­do es­to per­mi­ti­rá com­bi­nar ca­pa­ci­da­des y com­par­tir da­tos de sa­lud per­so­na­li­za­dos de for­ma se­gu­ra y en tiem­po real.

En la me­di­da en que se reiven­ta la sa­lud, el po­der con­ti­nua­rá cam­bian­do a los con­su­mi­do­res y los nue­vos par­ti­ci­pan­tes.

Una de las se­ña­les que de­mues­tra que la ten­den­cia de mo­ni­to­rear la sa­lud des­de un dis­po­si­ti­vo per­so­nal la dio Ap­ple en su lanzamiento, del 12 de se­tiem­bre en el tea­tro Ste­ve Jobs, ubi­ca­do en Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos.

La man­za­na lan­zó su Ap­ple Watch Se­rie 4, un dis­po­si­ti­vo que po­see una gran pan­ta­lla de bor­de a bor­de, que des­ta­ca por te­ner fun­cio­nes re­la­cio­na­das con la sa­lud.

Con es­te re­loj el usua­rio po­drá rea­li­zar­se un elec­tro­car­dio­gra­ma en cues­tión de 30 se­gun­dos. Tam­bién de­tec­ta caí­das gra­cias a un gi­ros­co­pio.

El re­loj pue­de crear un do­cu­men­to PDF con los re­sul­ta­dos del elec­tro­car­dio­gra­ma y en­viár­se­lo a su mé­di­co.

Se­gún Ap­ple, es el pri­mer dis­po­si­ti­vo ca­paz de rea­li­zar ese ti­po de exa­men sin pres­crip­ción di­rec­ta­men­te al pa­cien­te en EE. UU.

Ejem­plo cos­ta­rri­cen­se

En Cos­ta Ri­ca ya se uti­li­zan dis­po­si­ti­vos que fun­cio­nan con el In­ter­net de las Co­sas pa­ra re­ci­bir ayu­da mé­di­ca y pa­ra te­ner ma­yor con­trol so­bre da­tos de sa­lud.

El gran pa­so se es­tá dan­do con la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gías más avan­za­das que le dan otra ca­ra a la me­di­ci­na.

“Hoy un cen­tro mé­di­co no se mi­de por la can­ti­dad de ca­mas , sino por la ca­li­dad de su tec­no­lo­gía”, afir­mó Luis Fernando Cha­va­rría, di­rec­tor del Cen­tro On­co­ló­gi­co Cos­ta­rri­cen­se.

La gran apues­ta de es­te cen­tro mé­di­co es­tá en la ro­bo­ti­za­ción. En es­te cam­po han in­ver­ti­do en­tre $5 y $6 mi­llo­nes.

El cen­tro cuen­ta con un ro­bot pa­ra las ope­ra­cio­nes a tra­vés de la emi­sión de ra­yos, y otro que ayu­da a brin­dar la dosis co­rrec­ta se­gún el pa­cien­te.

Has­ta a un 50% de los pa­cien­tes hay que cam­biar­les el tra­ta­mien­to, por­que los mé­di­cos se dan cuen­ta des­pués de un tiem­po de que no se es­tá avan­zan­do co­mo se pen­sa­ba.

Es­te es uno de los gran­des pun­tos de do­lor de la me­di­ci­na .

Con ayu­da de la tec­no­lo­gía, exis­te aho­rro de cos­tos, diag­nós­ti­cos pre­ci­sos, se ofre­ce me­jor ca­li­dad de vi­da y exis­ten ma­yo­res ín­di­ce de su­per­vi­ven­cia.

El uso de es­te ti­po de tec­no­lo­gías no sig­ni­fi­ca que se va a re­em­pla­zar al mé­di­co sino, más bien, pa­sa a ser un com­ple­men­to. El ac­to mé­di­co por sí mis­mo si­gue sien­do una prác­ti­ca irrem­pla­za­ble en la ac­tua­li­dad.

Los ne­go­cios que es­tén in­mer­sos en es­te ni­cho tie­nen que adop­tar mo­de­los co­mer­cia­les más ági­les y cen­tra­dos en da­tos pa­ra crear in­no­va­cio­nes que sa­tis­fa­gan las de­man­das de los con­su­mi­do­res.■■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.