La Gue­rra con­tra las noticias fal­sas

Pa­ra con­tra­ata­car en Fi­li­pi­nas, Fa­ce­book ha re­cu­rri­do a Rap­pler, una em­pre­sa emer­gen­te de noticias en lí­nea que tie­ne ex­pe­rien­cia en la eli­mi­na­ción de ar­tícu­los no­ti­cio­sos fal­sos

El Financiero (Costa Rica) - - Desde Nueva York - Ale­xan­dra Ste­ven­son MA­NI­LA, FI­LI­PI­NAS

Las noticias fic­ti­cias apa­re­cen en Fa­ce­book con más ve­lo­ci­dad de la que Pa­terno Es­ma­quel II y sus co­le­gas pue­den eli­mi­nar­las.

Ro­dri­go Du­ter­te, el pre­si­den­te de Fi­li­pi­nas, de­ba­tió con un obis­po ca­tó­li­co acer­ca del uso de la vio­len­cia con el fin de fre­nar el nar­co­trá­fi­co, y ga­nó. El pa­pa Fran­cis­co di­jo que Du­ter­te era “una ben­di­ción”. El prín­ci­pe Harry y Meg­han Mar­kle, su nue­va es­po­sa, tam­bién lo elo­gia­ron.

Las noticias fal­sas co­mo esas es­tán tan es­ta­ble­ci­das y son tan do­mi­nan­tes en Fi­li­pi­nas que un eje­cu­ti­vo de Fa­ce­book se re­fie­re a ellas co­mo el “pa­cien­te ce­ro” en la epidemia mun­dial de la des­in­for­ma­ción. Pa­ra con­tra­ata­car en es­te país, el gi­gan­te de las re­des so­cia­les con se­de en Si­li­con Va­lley ha re­cu­rri­do a Es­ma­quel y otros em­plea­dos de Rap­pler, una em­pre­sa emer­gen­te de noticias en lí­nea que tie­ne ex­pe­rien­cia en la eli­mi­na­ción de ar­tícu­los no­ti­cio­sos fal­sos en Fa­ce­book.

Aun­que los ve­ri­fi­ca­do­res de he­chos de Rap­pler tra­ba­jan de cer­ca con Fa­ce­book pa­ra in­ves­ti­gar y re­por­tar sus ha­llaz­gos, creen que la em­pre­sa po­dría ha­cer mu­cho más.

“Es frus­tran­te”, di­jo Mar­gue­ri­te de Leon, de 32 años, em­plea­da de Rap­pler que re­ci­be de­ce­nas de re­por­tes al día so­bre his­to­rias fal­sas por par­te de los lectores. “Es­ta­mos lim­pian­do el desas­tre de Fa­ce­book”.

La trin­che­ra

En las lí­neas de com­ba­te en la gue­rra de la des­in­for­ma­ción, Rap­pler es­tá en des­ven­ta­ja y no tie­ne las ar­mas su­fi­cien­tes; ese po­dría ser un in­di­ca­dor preo­cu­pan­te de los es­fuer­zos de Fa­ce­book pa­ra fre­nar el pro­ble­ma glo­bal me­dian­te or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a ve­ri­fi­car he­chos en to­do el mun­do. Los gru­pos de so­cie­dad ci­vil se han que­ja­do de que el apo­yo de la red so­cial es dé­bil. Otros han di­cho que la em­pre­sa no ofre­ce la trans­pa­ren­cia su­fi­cien­te pa­ra sa­ber qué fun­cio­na y qué no.

Fa­ce­book se­ña­la que ha te­ni­do avan­ces, pe­ro re­co­no­ce las de­fi­cien­cias. No tie­ne ve­ri­fi­ca­do­res de he­chos en mu­chos lu­ga­res, y ape­nas es­tá co­men­zan­do a em­plear he­rra­mien­tas que ana­li­cen ele­men­tos vi­sua­les, co­mo el tex­to mos­tra­do en una ima­gen o en un vi­deo bre­ve, a ve­ces los mé­to­dos más ve­lo­ces pa­ra di­vul­gar in­for­ma­ción in­co­rrec­ta y no­ci­va.

“Es­te es­fuer­zo ja­más ter­mi­na­rá, y te­ne­mos mu­cho más que ha­cer”, co­men­tó Ja­son Ru­din, ge­ren­te de pro­duc­to de la com­pa­ñía.

Es­te tra­ba­jo pue­de lle­gar a afec­tar a los ve­ri­fi­ca­do­res de he­chos. Los miem­bros del per­so­nal de Rap­pler han re­ci­bi­do ame­na­zas de muer­te y vio­la­ción, por lo que la fir­ma con­tra­tó a un psi­có­lo­go. Tam­bién dis­cu­tió la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar ven­ta­nas a prue­ba de ba­las y dis­pu­so a un se­gun­do guardia de se­gu­ri­dad.

El tra­ba­jo tam­bién re­quie­re pa­cien­cia. Un día aje­trea­do de es­te ve­rano, el equi­po de ve­ri­fi­ca­do­res de la sa­la de re­dac­ción le pi­dió a Es­ma­quel, quien da co­ber­tu­ra a te­mas re­li­gio­sos, que in­ves­ti­ga­ra so­bre la his­to­ria del de­ba­te en­tre Du­ter­te y el obis­po. Aun­que la no­ti­cia se ha­bía com­par­ti­do ca­si 4000 ve­ces y ya ha­bía al­can­za­do a más de un mi­llón de se­gui­do­res, su­po de in­me­dia­to que era un frau­de. Sin em­bar­go, to­da­vía tu­vo que lla­mar a la Ar­qui­dió­ce­sis de Ma­ni­la pa­ra ob­te­ner sus co­men­ta­rios.

“Le di­je: ‘Pa­dre, sé que es­to es fal­so, pe­ro ne­ce­si­to que me pro- por­cio­ne una opi­nión’”, co­men- tó.

Es­te ti­po de tra­ba­jo no ter­mi­na pa­ra Es­ma­quel, de 32 años, y sus co­le­gas. “Eli­mi­na­mos una, y otra más apa­re­ce”, co­men­tó.

Las cien ca­be­zas

Rap­pler tie­ne ex­pe­rien­cia com­ba­tien­do la des­in­for­ma­ción. Ma­ria Res­sa, ex­di­rec­to­ra de la ofi­ci­na de CNN en Ma­ni­la y Ya­kar­ta, In­do­ne­sia, la fun­dó co­mo un me­dio ru­di­men­ta­rio de en­tre­na­mien­to y re­por­ta­jes in­ves­ti­ga­ti­vos en 2012. Con­ven­ció a tres ami­gas —un gru­po al que apo­da­ba “las ma­nangs”, una pa­la­bra en ta­ga­lo que quie­re de­cir an­cia­nas o her­ma­nas— de que re­nun­cia­ran a sus im­por­tan­tes em­pleos en es­ta­cio­nes y re­vis­tas no­ti­cio­sas.

Com­par­tían el op­ti­mis­mo de que el In­ter­net se­ría una pla­ta­for­ma pa­ra que los in­de­fen­sos en­con­tra­ran una voz y que Rap­pler, un hí­bri­do de las pa­la­bras “rap” y “rip­ple”, se con­ver­ti­ría en un vehícu­lo pa­ra el cam­bio so­cial.

En cam­bio, el In­ter­net en Fi­li­pi­nas se con­vir­tió en un me­dio pa­ra las ame­na­zas y el en­ga­ño.

Es­to es par­ti­cu­lar­men­te cier­to en Fa­ce­book, a tra­vés del cual ca­si 97% de las per­so­nas en Fi­li­pi­nas tie­nen ac­ce­so a In­ter­net. An­tes de las elecciones lo­ca­les en ma­yo de 2016, apa­re­cie­ron cuen­tas fal­sas en la red so­cial que di­vul­ga­ban his­to­rias po­si­ti­vas de Du­ter­te, que era candidato a la pre­si­den­cia, co­mo un po­pu­lis­ta an­ti­dro­gas y de ha­bla fran­ca. Tam­bién fus­ti­ga­ban a sus opo­nen­tes, a me­nu­do con ata­ques in­com­par­ti­do cen­dia­rios. Gran par­te del con­te­ni­do no era fi­de­digno.

Des­pués de que ga­nó la pre­si­den­cia, Du­ter­te li­bró una cam­pa­ña an­ti­nar­có­ti­cos que ha pro­vo­ca­do la muer­te de mi­les de per­so­nas y que ha cau­sa­do in­dig­na­ción en to­do el mun­do. Mu­chos de sus crí­ti­cos y opo­nen­tes po­lí­ti­cos, en­tre ellos Rap­pler, se han te­ni­do pro­ble­mas le­ga­les. Las cam­pa­ñas de Fa­ce­book han se­ña­la­do par­te de es­ta ac­ti­vi­dad. A ve­ces, los fun­cio­na­rios de su go­bierno han abier­ta­men­te des­in­for­ma­ción en la pla­ta­for­ma.

El go­bierno no res­pon­dió a una pe­ti­ción pa­ra ob­te­ner sus co­men­ta­rios. Ha ne­ga­do acu­sa­cio­nes pa­sa­das por par­te de Rap­pler de que es responsable de las cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción.

Los acon­te­ci­mien­tos alar­ma­ron a Res­sa. Ar­ma­da con de­ta­lles de de­ce­nas de cuen­tas fal­sas, se reunió en Sin­ga­pur con tres eje­cu­ti­vos re­gio­na­les de Fa­ce­book en agos­to de 2016 pa­ra co­mu­ni­car­les sus ad­ver­ten­cias y pe­dir a la em­pre­sa que eli­mi­na­ra las cuen­tas fal­sas.

“Les di­je: ‘Si no so­lu­cio­nan es­to, ten­drán pro­ble­mas a raíz de las pró­xi­mas elecciones es­ta­dou­ni­den­ses en no­viem­bre’”, re­cor­dó Res­sa, de 55 años.

Días des­pués de la elec­ción en Es­ta­dos Uni­dos, Fa­ce­book se co­mu­ni­có con Res­sa y le pi­dió in­for­ma­ción. En di­ciem­bre, acep­tó eli­mi­nar 26 cuen­tas fal­sas que Rap­pler ha­bía iden­ti­fi­ca­do, se­ña­ló la com­pa­ñía.

Pa­ra Res­sa, la res­pues­ta no fue su­fi­cien­te.

Du­ter­te es­ta­ble­ció el tono. Una vez elec­to, con­tra­tó a las per­so­na­li­da­des de Fa­ce­book que lo ha­bían ayu­da­do a ob­te­ner el po­der. Co­men­za­ron a di­fun­dir noticias fal­sas, imá­ge­nes sa­ca­das de con­tex­to e in­tro­du­je­ron nue­vas pa­la­bras co­mo “prens­ti­tu­ción”, una mez­cla de las pa­la­bras “pren­sa” y “pros­ti­tu­ción”.

“Fue co­mo si apun­ta­ran sus ar­mas ha­cia la pren­sa”, di­jo Gem­ma Ba­ga­yaua-Men­do­za, quien di­ri­ge el equi­po de ve­ri­fi­ca­do­res de Rap­pler.

En abril, Fa­ce­book creó un pro­gra­ma ofi­cial de ve­ri­fi­ca­ción de noticias e hi­zo de Rap­pler uno de sus ve­ri­fi­ca­do­res ex­ter­nos co­mo par­te de una aso­cia­ción co­mer­cial, una de­ci­sión que los re­por­te­ros del país re­ci­bie­ron de bue­na ma­ne­ra. Ni Fa­ce­book ni Rap­pler han re­ve­la­do los tér­mi­nos fi­nan­cie­ros del acuer­do.

“Re­co­no­ce­mos el pa­pel que Fa­ce­book desem­pe­ña en Fi­li­pi­nas y nos es­ta­mos ha­cien­do res­pon­sa­bles por ello”, di­jo Clair Deevy, di­rec­to­ra de asun­tos co­mu­ni­ta­rios de la re­gión Asia-Pa­cí­fi­co en la red so­cial.

Un equi­po de cua­tro in­ves­ti­ga­do­res en Rap­pler de in­me­dia­to se dis­pu­so a bus­car con­te­ni­do ne­ga­ti­vo y des­pués lo en­vió a re­por­te­ros pa­ra que lo des­acre­di­ta­ran y se lo no­ti­fi­ca­ran a Fa­ce­book. Sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos fue­ron mix­tos.

“Ve­mos ca­sos cons­tan­tes que ya he­mos se­ña­la­do y que aún se en­cuen­tran en la pla­ta­for­ma”, co­men­tó Ba­ga­yaua-Men­do­za.

So­lo un ejem­plo: la no­ti­cia so­bre Du­ter­te y el obis­po si­gue cir­cu­lan­do en in­ter­net.

JES AZ­NAR/NYTMK PA­RA EF

Glen­da Gloria, Li­li­beth Fron­do­so, Chay Ho­fi­le­ña y Ma­ria Res­sa son los fun­da­do­res de Rap­pler.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.