Cuan­do el ace­ro im­por­ta­do es la ma­jor op­cion

No es po­si­ble ob­te­ner mu­chos ti­pos de ace­ro, co­mo las va­rie­da­des fa­bri­ca­das en Fin­lan­dia de pro­vee­do­res en Es­ta­dos Uni­dos

El Financiero (Costa Rica) - - Desde Nueva York - Jack Ewing TORNIO, FIN­LAN­DIA

Hay que te­ner muy bue­nas ra­zo­nes pa­ra tra­ba­jar en un ca­lor as­fi­xian­te en un lu­gar ubi­ca­do una ho­ra en auto al sur del círculo po­lar ártico.

Sin em­bar­go, exis­te una jus­ti­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca pa­ra el enor­me com­ple­jo que la fa­bri­can­te de ace­ro fin­lan­de­sa Ou­to­kum­pu tie­ne en es­ta pe­que­ña ciu­dad, don­de los fi­le­tes de ve­na­do son co­sa de to­dos los días. Su lí­nea de pro­duc­ción cen­tra­li­za­da de ace­ro inoxi­da­ble de al­ta ca­li­dad ilus­tra có­mo fun­cio­nan las ca­de­nas de su­mi­nis­tro glo­ba­les y por qué la gue­rra co­mer­cial del pre­si­den­te Do­nald Trump po­dría ser dis­rup­ti­va.

A lo lar­go de su his­to­ria, Ou­to­kum­pu se ha dis­tin­gui­do por sus efi­cien­cias y ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas. To­do co­mien­za cien­tos de me­tros por de­ba­jo de un bos­que de La­po­nia, den­tro de una ma­ra­ña de tú­ne­les crea­dos por el hom­bre. Ha­ce po­co, un mi­ne­ro lla­ma­do Ka­lle Kil­pe­la­naho es­ta­ba sen­ta­do en la ca­bi­na de un enor­me ta­la­dro al fon­do de un tú­nel y des­de ahí, con so­lo mo­ver una pa­lan­ca de man­do, ma­nio­bra­ba una ba­rre­na a vein­te me­tros de pro­fun­di­dad den­tro del sue­lo de roca.

“Que­re­mos la ca­fé os­cu­ra”, gri­tó Kil­pe­la­naho al tiem­po que se es­cu­cha­ba un es­truen­do me­cá­ni­co. Se re­fe­ría a la roca pul­ve­ri­za­da pro­du­ci­da por el ta­la­dro. El co­lor ca­fé in­di­ca la pre­sen­cia de cromita, el ele­men­to que se com­bi­na con el ace­ro or­di­na­rio pa­ra for­mar ace­ro inoxi­da­ble re­sis­ten­te a la corrosión. Les da bri­llo a los tam­bo­res que gi­ran den­tro de las la­va­do­ras de los ho­ga­res es­ta­dou­ni­den­ses y evi­ta la for­ma­ción de óxi­do en los au­to­mó­vi­les.

Ou­to­kum­pu tie­ne cromita en abun­dan­cia.

Con­di­cio­nes na­tu­ra­les

De­bi­do al des­cu­bri­mien­to de co­bre en el es­te de Fin­lan­dia ha­ce un si­glo y, más tar­de, de la cromita en es­ta re­gión du­ran­te los años cin­cuen­ta (al­re­de­dor de cien mi­llo­nes de to­ne­la­das en el sub­sue­lo has­ta 2012), Ou­to­kum­pu se con­vir­tió en un mo­tor eco­nó­mi­co pa­ra Fin­lan­dia.

Ge­ne­ra­cio­nes de fa­mi­lias han tra­ba­ja­do en sus fá­bri­cas y ga­na­do el sus­ten­to a par­tir de sus de­pó­si­tos de cromita gra­cias a que la de­man­da de ace­ro inoxi­da­ble de al­ta ca­li­dad ha ido en au­men­to en to­do el mun­do.

No obs­tan­te, los aran­ce­les del pre­si­den­te Trump han al­te­ra­do la ló­gi­ca eco­nó­mi­ca que ri­ge las ca­de­nas de su­mi­nis­tro glo­ba­les. De­bi­do a que im­pu­so de­re­chos del 25% a las im­por­ta­cio­nes de ace­ro de la Unión Eu­ro­pea y otros alia­dos, Trump obli­gó a los clien­tes de al­gu­nas em­pre­sas co­mo Ou­to­kum­pu a ajus­tar­se a una ló­gi­ca dic­ta­da por sus po­lí­ti­cas y no por las fuer­zas del mer­ca­do.

El ob­je­ti­vo del pre­si­den­te es au­men­tar el pre­cio del ace­ro im­por­ta­do y así obli­gar a las em­pre­sas a com­prar­lo de fá­bri­cas es­ta­dou­ni­den­ses. No obs­tan­te, es­ta es­tra­te­gia les oca­sio­na al­gu­nas com­pli­ca­cio­nes a los com­pra­do­res y, ade­más, no es­tá li­bre de con­tra­dic­cio­nes. El ace­ro mo­derno es un pro­duc­to de di­se­ño. Se­gún los re­que­ri­mien­tos del clien­te, los fa­bri­can­tes de ace­ro agre­gan ingredientes co­mo ní­quel, mo­lib­deno o ti­ta­nio pa­ra crear di­fe­ren­tes gra­dos de du­re­za, ma­lea­bi­li­dad o re­sis­ten­cia a la corrosión.

No es po­si­ble ob­te­ner mu­chos ti­pos de ace­ro, co­mo las va­rie­da­des fa­bri­ca­das en Tornio, de pro­vee­do­res en Es­ta­dos Uni­dos. Tam­po­co hay em­pre­sas in­tere­sa­das en fa­bri­car­los en Es­ta­dos Uni­dos por­que la de­man­da es tan re­du­ci­da, que no jus­ti­fi­ca la in­ver­sión. Ou­to­kum­pu tie­ne plan­tas in­dus­tria­les en ciu­da­des pe­que­ñas de Ala­ba­ma y Ca­ro­li­na del Sur, así co­mo en Mé­xi­co, pe­ro la pro­duc­ción de ace­ro inoxi­da­ble en la plan­ta fin­lan­de­sa es la más efi­cien­te.

Otro pro­ble­ma, qui­zá el más im­por­tan­te, es que no hay nin­gu­na mi­na ac­ti­va de cromita en Nor­tea­mé­ri­ca.

Pro­ble­mas

Los aran­ce­les del pre­si­den­te al ace­ro im­por­ta­do le han da­do do­lo­res de ca­be­za a em­pre­sa­rios co­mo Ch­ris Ul­brich, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ul­brich Stain­less Steels & Spe­cial Me­tals en North Ha­ven, Con­nec­ti­cut.

Es­ta em­pre­sa fa­mi­liar le com­pra ace­ro a Ou­to­kum­pu y des­pués lo pro­ce­sa pa­ra in­cor­po­rar­lo a pro­duc­tos co­mo mo­to­res de ae­ro­na­ves y bol­sas de ai­re pa­ra au­to­mó­vi­les.

Una de las va­rie­da­des de ace­ro que Ul­brich le com­pra a Ou­to­kum­pu, de­sig­na­do ace­ro inoxi­da­ble Ti­po 305, con­tie­ne por lo me­nos un 12,4% de ní­quel. Su re­ce­ta de fa­bri­ca­ción es es­pe­cí­fi­ca pa­ra un clien­te al que Ul­brich no qui­so iden­ti­fi­car, por mo­ti­vos de com­pe­ti­ti­vi­dad y de­re­chos ex­clu­si­vos.

Ul­brich, la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia fun­da­do­ra de la em­pre­sa, ex­pli­có que bus­có el mis­mo pro­duc­to en­tre las con­ta­das em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses que to­da­vía fa­bri­can ace­ro inoxi­da­ble. Cuan­do por fin en­con­tró a un pro­vee­dor dis­pues­to a pro­du­cir el ace­ro, es­te in­sis­tió en que Ul­brich le com­pra­ra mu­cho más de lo que ne­ce­si­ta.

“Aquí ela­bo­ra­mos 160 gra­dos de me­tal, to­dos dis­tin­tos”, co­men­tó Ul­brich. “Es­te pro­duc­to 305 tie­ne una fór­mu­la quí­mi­ca es­pe­cial que no se fa­bri­ca en Es­ta­dos Uni­dos”.

Ul­brich di­jo que no le que­da más que tras­la­dar el cos­to de los aran­ce­les a los clien­tes. A fin de cuen­tas, los con­su­mi­do­res ter­mi­na­rán pa­gan­do. “La in­fla­ción co­men­za­rá a su­bir”, se la­men­tó.

¿Por qué al­gu­nos ti­pos de ace­ro so­lo se pro­du­cen en el nor­te de Fin­lan­dia, don­de el in­vierno es tan frío que el mar se con­ge­la y se re­quie­ren rom­pehie­los pa­ra des­pe­jar la ru­ta al puer­to? A pe­sar de su ubi­ca­ción, en el pun­to me­dio en­tre el puer­to ártico ru­so de Mur­mansk y Hel­sin­ki, Tornio ofre­ce una com­bi­na­ción fa­vo­ra­ble de con­di­cio­nes.

La com­bi­na­ción de fac­to­res en Ou­to­kum­pu —la pro­xi­mi­dad de las mi­nas, la fá­bri­ca y el puer­to ma­rí­ti­mo— aho­rra tiem­po de pro­duc­ción y trans­por­ta­ción que ha­ce po­si­ble ge­ne­rar “enor­mes ga­nan­cias en tér­mi­nos de efi­cien­cia”, ase­ve­ró Roe­land Baan, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la em­pre­sa.

El fac­tor más im­por­tan­te es la abun­dan­cia de cromita en el sub­sue­lo de Ke­mi, una po­bla­ción si­tua­da a unos vein­ti­cua­tro ki­ló­me­tros de Tornio. Un geó­lo­go afi­cio­na­do des­cu­brió el de­pó­si­to de cromita en los años cin­cuen­ta, cuan­do ob­ser­vó una roca in­crus­ta­da con evi­den­tes ve­tas de co­lor pla­tea­do.

En un prin­ci­pio,el me­tal se ex­traía de un po­zo abier­to. Cuan­do las pa­las al­can­za­ron su pro­fun­di­dad má­xi­ma, Ou­to­kum­pu co­men­zó a ex­ca­var tú­ne­les sub­te­rrá­neos. Hoy en día, la red de tú­ne­les al­can­za una pro­fun­di­dad de 500 me­tros.

La fá­bri­ca de Ou­to­kum­pu tam­bién de­mues­tra por qué es im­po­si­ble com­prar al­gu­nos ti­pos de ace­ro en Es­ta­dos Uni­dos. Ca­da tan­da de ace­ro tie­ne su pro­pia re­ce­ta, crea­da pa­ra clien­tes es­pe­cí­fi­cos. Al­gu­nas son pa­ra el ace­ro que le ven­den a la em­pre­sa ale­ma­na de elec­tro­do­més­ti­cos de al­ta ca­li­dad Mie­le, pa­ra tam­bo­res de la­va­do­ras, y otras, pa­ra las ho­jas de las na­va­jas sui­zas es­ti­lo mi­li­tar que fa­bri­ca Vic­to­ri­nox. Ou­to­kum­pu fa­bri­có ace­ro inoxi­da­ble tex­tu­ri­za­do pa­ra un edi­fi­cio del nue­vo World Tra­de Cen­ter en Man­hat­tan.

“Es co­mo hor­near ga­lle­tas, so­lo que a otra es­ca­la”, ex­pli­có Ni­klas Wass, su­per­vi­sor de Tornio, quien es­ta­ba de pie en un an­da­mio, des­de don­de ob­ser­va­ba un horno y veía có­mo un tra­ba­ja­dor, con un equi­po de con­trol re­mo­to su­je­to, pre­pa­ra­ba un cri­sol de me­tal fun­di­do. “El nú­me­ro de fun­di­cio­nes es li­mi­ta­do. Es ne­ce­sa­rio man­te­ner cier­to vo­lu­men pa­ra que re­sul­te eco­nó­mi­co”.

Wass y otros eje­cu­ti­vos de Ou­to­kum­pu mos­tra­ron cau­te­la con res­pec­to al efec­to de los aran­ce­les en las ope­ra­cio­nes de Tornio. To­ni Ke­ra­nen, re­pre­sen­tan­te de los tra­ba­ja­do­res, di­jo que has­ta aho­ra no han ob­ser­va­do efec­tos im­por­tan­tes.

EL CO­LOR CA­FÉ IN­DI­CA LA PRE­SEN­CIA DE

CROMITA, EL ELE­MEN­TO QUE SE COM­BI­NA CON EL ACE­RO OR­DI­NA­RIO PA­RA FOR­MAR ACE­RO INOXI­DA­BLE RE­SIS­TEN­TE A LA CORROSIÓN. EVI­TA LA FOR­MA­CIÓN DE ÓXI­DO EN LOS AU­TO­MÓ­VI­LES.

JUHO KUVA/NYTMK PA­RA EF

Ka­lle Kil­pe­lä­naho, ope­ra ma­qui­na­ria en la mi­na Ou­to­kum­pu en Ke­mi, Fin­lan­dia, don­de los re­cur­sos na­tu­ra­les dan ven­ta­ja a fa­bri­can­tes de ace­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.