El re­to de la edu­ca­ción en la pan­de­mia

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Es­cri­ba so­bre el edi­to­rial edi­to­rial@el­fi­nan­cie­rocr.com

En­tre las víc­ti­mas es­truc­tu­ra­les de la pan­de­mia es­tá el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y, con él, el fu­tu­ro de mi­les de ni­ños y jó­ve­nes. Víc­ti­mas es­truc­tu­ra­les son aque­llas que, des­de ya, no tie­nen nin­gu­na opor­tu­ni­dad de re­gre­sar a su si­tua­ción an­te­rior, y ese es el ca­so de nues­tro sis­te­ma de edu­ca­ción pú­bli­ca. Las cla­ses se sus­pen­die­ron el 16 de mar­zo, cuan­do el año es­co­lar ape­nas des­pun­ta­ba. Aún no sa­be­mos a cien­cia cier­ta por cuan­to tiem­po, ni có­mo se­rá el re­gre­so. An­te la pan­de­mia, las es­cue­las po­drían con­ver­tir­se en un enor­me fo­co de con­ta­gio y po­ner en ries­go a un por­cen­ta­je de los alum­nos, maes­tros y ad­mi­nis­tra­ti­vos en ca­da uni­dad aca­dé­mi­ca y, a tra­vés de ellos, a sus fa­mi­lias y co­mu­ni­da­des. Y de­pen­dien­do de las vul­ne­ra­bi­li­da­des de ca­da fa­mi­lia, arries­gan­do un in­cre­men­to enor­me en las fa­ta­li­da­des en to­dos dis­tri­tos de país.

Nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo ya ado­le­cía de una ta­sa de “re­pi­ten­cia” y ex­clu­sión que ha­cía que de ca­da 100 ni­ños que en­tran a pri­mer gra­do, apro­xi­ma­da­men­te un 26% se gra­dúan en el tiem­po pres­cri­to de 11 o 12 años, en la edu­ca­ción vo­ca­cio­nal. El res­tan­te 74% se di­vi­de en dos gru­pos: uno que se ex­clu­ye del sis­te­ma pa­ra nun­ca re­gre­sar a las au­las —fe­nó­meno que se da prin­ci­pal­men­te en la tran­si­ción de sex­to a sép­ti­mo y de no­veno a dé­ci­mo año— y otro que ter­mi­na la se­cun­da­ria en­tre uno y cin­co años des­pués de su pe­río­do pre­vis­to, pa­ra lle­var la ta­sa de gra­dua­ción a me­nos de 48% (La tra­ge­dia de 70.000 ni­ños cos­ta­rri­cen­ses, La Na­ción, Elié­cer Fein­zaig, abril de 2018). Es­ta ci­fra es ma­la y has­ta ver­gon­zo­sa.

La pan­de­mia ha­rá que es­tas ci­fras — des­con­cer­tan­tes en un país que se pre­cia de su sis­te­ma edu­ca­ti­vo y que hoy com­pi­te en la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to— em­peo­ren, pues con­se­cuen­cia de la sus­pen­sión, la trans­mi­sión de co­no­ci­mien­tos ha caí­do de ma­ne­ra ra­di­cal, y mu­chos ni­ños y jó­ve­nes de­ja­rán de va­lo­rar la edu­ca­ción for­mal co­mo una par­te in­te­gral de sus vi­das y bie­nes­tar.

La pre­sen­cia de los ni­ños en sus ca­sas — so­bre to­do en ca­sas de bien so­cial— con­du­ce a un ha­ci­na­mien­to inevi­ta­ble que ge­ne­ra con­flic­tos; li­mi­ta la mo­vi­li­dad de los adul­tos, que de­ben de­di­car mu­chas más ho­ras al cui­do; aís­la los ni­ños de un desa­rro­llo so­cial nor­mal; y con fre­cuen­cia de­ge­ne­ra en vio­len­cia ver­bal y fí­si­ca en su con­tra. En otros ca­sos, so­bre to­do en áreas ru­ra­les, con­du­ci­rá al tra­ba­jo in­fan­til y ju­ve­nil del que lue­go se­rá di­fí­cil es­ca­par.

Pa­ra un por­cen­ta­je im­por­tan­te de nues­tros es­tu­dian­tes, el al­muer­zo es­co­lar es una par­te in­te­gral de su buena nu­tri­ción y, pe­se a los es­fuer­zos del go­bierno por se­guir abas­te­cien­do las fa­mi­lias des­de las es­cue­las, es­ta dis­ci­pli­na de un al­muer­zo ba­lan­cea­do y con un ho­ra­rio es­ta­ble­ci­do tam­bién su­fre.

Los jó­ve­nes ado­les­cen­tes es­ta­rán ex­pues­tos a pre­sio­nes so­cia­les in­con­ve­nien­tes en sus co­mu­ni­da­des que van des­de la ten­ta­ción de in­vo­lu­crar­se en con el cri­men or­ga­ni­za­do has­ta la ex­pe­ri­men­ta­ción se­xual y de sus­tan­cias, to­do lo cual nue­va­men­te los ex­po­ne a ser víc­ti­mas de pa­to­lo­gías so­cia­les de las que las es­cue­las y co­le­gios los pro­te­gen en tiem­pos or­di­na­rios.

Es­ta ge­ne­ra­ción es­co­lar ten­drá una pér­di­da real en su for­ma­ción, co­no­ci­mien­tos y ac­ce­so a opor­tu­ni­da­des, por lo que a me­diano y lar­go pla­zo su pro­duc­ti­vi­dad per­so­nal, fuen­te de su in­gre­so y bie­nes­tar fu­tu­ro, así co­mo de la com­pe­ti­ti­vi­dad na­cio­nal, se ve­rá li­mi­ta­da y dis­mi­nui­da por lo ya ocu­rri­do y por los im­pac­tos adi­cio­na­les que ten­drá la pan­de­mia en me­ses por ve­nir.

Y to­do lo an­te­rior sin con­si­de­rar el mis­mo fe­nó­meno en la edu­ca­ción su­pe­rior pú­bli­ca, que tam­bién ten­drá gra­ves im­pac­tos de ex­clu­sión, pér­di­da de co­no­ci­mien­tos, e im­pac­tos en la for­ma­ción in­te­gral y pro­duc­ti­vi­dad fu­tu­ra de sus es­tu­dian­tes.

Hay que re­pen­sar to­do, des­de có­mo abrir los cen­tros edu­ca­ti­vos lo an­tes po­si­ble con la ma­yor se­gu­ri­dad sa­ni­ta­ria, tra­ba­jo que re­quie­re de la ac­ción con­jun­ta de pa­dres de fa­mi­lia, es­tu­dian­tes, maes­tros, cen­tros edu­ca­ti­vos y au­to­ri­da­des del sis­te­ma; has­ta el uso de pla­ta­for­mas al­ter­na­ti­vas, di­gi­ta­les, de me­dios tra­di­cio­na­les co­mo la TV y la ra­dio, tra­ba­jo por asig­na­cio­nes y pro­yec­tos, y to­do aque­llo que per­mi­ta un re­gre­so efec­ti­vo a la edu­ca­ción lo an­tes po­si­ble.

Es­pe­rar una opor­tu­ni­dad de re­gre­sar a la nor­ma­li­dad es ilu­so. Lo que co­no­cía­mos has­ta ha­ce cua­tro me­ses, ya no exis­te. Gran opor­tu­ni­dad, por cier­to, de plan­tear la gran reforma edu­ca­ti­va que des­de ha­ce años ur­ge en el país.

Es­ta ge­ne­ra­ción es­co­lar ten­drá una pér­di­da real en su for­ma­ción, co­no­ci­mien­tos y ac­ce­so a opor­tu­ni­da­des, por lo que a me­diano y lar­go pla­zo su pro­duc­ti­vi­dad per­so­nal, fuen­te de su in­gre­so y bie­nes­tar fu­tu­ro, así co­mo de la com­pe­ti­ti­vi­dad na­cio­nal, se ve­rá li­mi­ta­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.