Fon­do de ava­les ten­dría ¢584.000 mi­llo­nes

Eje­cu­ti­vo aún de­be pre­sen­tar pro­yec­to de ley

El Financiero (Costa Rica) - - Finanzas - Ma­nuel Aven­da­ño Ar­ce ma­nuel.aven­dano@el­fi­nan­cie­rocr.com

Cien­tos de em­pre­sas de di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que es­ta­ban bien an­tes de la cri­sis pro­vo­ca­da por el co­ro­na­vi­rus ne­ce­si­tan con ur­gen­cia reade­cuar sus cré­di­tos a ma­yor pla­zo y ac­ce­der a más di­ne­ro pa­ra pro­te­ger el em­pleo y su­pe­rar es­ta di­fí­cil co­yun­tu­ra.

Por esa ra­zón, el Go­bierno tra­ba­ja en un pro­yec­to de ley pa­ra crear un fon­do na­cio­nal de ava­les y ga­ran­tías fi­nan­cia­do con

¢584.000 mi­llo­nes que per­mi­ta in­yec­tar re­cur­sos a es­tos ne­go­cios pa­ra pro­mo­ver la re­cons­truc­ción eco­nó­mi­ca.

Pi­lar Ga­rri­do, mi­nis­tra de

Pla­ni­fi­ca­ción y coor­di­na­do­ra del equi­po eco­nó­mi­co del Go­bierno, con­fir­mó en en­tre­vis­ta con EF, que des­de ha­ce va­rias se­ma­nas un gru­po de ex­per­tos par­ti­ci­pa en la cons­truc­ción de la ini­cia­ti­va.

La me­sa li­de­ra­da por el Eje­cu­ti­vo cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de Ro­dri­go Cu­be­ro, pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral de Cos­ta Ri­ca (BCCR); Ber­nar­do Al­fa­ro, je­rar­ca de la Su­pe­rin­ten­den­cia Ge­ne­ral de En­ti­da­des Fi­nan­cie­ras (Su­gef) y Al­ber­to Dent, pre­si­den­te del Con­se­jo Na­cio­nal de Su­per­vi­sión del Sis­te­ma Fi­nan­cie­ro (Co­nas­sif). Tam­bién la in­te­gran los eco­no­mis­tas Ge­rar­do Co­rra­les, Jo­sé Luis Ar­ce y Ro­nul­fo Ji­mé­nez, y el abo­ga­do Ma­rio Gó­mez, de la Aso­cia­ción Ban­ca­ria Cos­ta­rri­cen­se (ABC).

En el país exis­ten he­rra­mien­tas co­mo el Sis­te­ma de Ban­ca pa­ra el Desa­rro­llo (SBD), pe­ro su fun­cio­na­mien­to se es­ta­ble­ció an­tes de la pan­de­mia pa­ra otros fi­nes.

El pro­yec­to de ley se­rá pre­sen­ta­do la pró­xi­ma se­ma­na jun­to con una lí­nea de cré­di­to en el Mer­ca­do In­te­gra­do de Li­qui­dez (MIL) pa­ra los ban­cos pú­bli­cos y en­tra­ría a la co­rrien­te de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va en las se­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias que van del 1.° al 31 de agos­to.

¿Qué es un fon­do de ava­les?

Un aval se da cuan­do un ter­cer par­ti­ci­pan­te res­pon­de an­te la en­ti­dad fi­nan­cie­ra pres­ta­mis­ta en ca­so de que el deu­dor no pue­da asu­mir su obli­ga­ción por di­fe­ren­tes fac­to­res.

Un fon­do na­cio­nal de ava­les, co­mo el que se pre­ten­de cons­ti­tuir an­te la cri­sis del co­ro­na­vi­rus, se fi­nan­cia­ría con unos ¢584.000 de la ban­ca y un prés­ta­mo in­ter­na­cio­nal por $350 mi­llo­nes con el Ban­co Cen­troa­me­ri­cano de In­te­gra­ción Eco­nó­mi­ca (BCIE).

Se­gún Ga­rri­do, la par­ti­da de ¢584.000 mi­llo­nes es par­te de los ¢900.000 mi­llo­nes que tie­nen dis­po­ni­bles los ban­cos pú­bli­cos pa­ra pres­tar a em­pre­sas des­de ma­yo co­mo par­te de su li­qui­dez.

Esos re­cur­sos ser­vi­rán pa­ra otor­gar di­ne­ro a las em­pre­sas que pue­dan de­mos­trar que es­ta­ban bien an­tes del apa­gón eco­nó­mi­co.

Es­te fon­do ten­drá co­mo ob­je­ti­vo que los ne­go­cios se com­pro­me­tan a pro­te­ger el em­pleo y, en cuan­to sus uti­li­da­des crez­can, pue­dan am­pliar su per­so­nal pau­la­ti­na­men­te.

Ge­rar­do Co­rra­les, economista y ex­ge­ren­te ban­ca­rio, apor­tó al­gu­nos plan­tea­mien­tos al Go­bierno so­bre có­mo se pue­de es­truc­tu­rar es­te sis­te­ma de ava­les en Cos­ta Ri­ca.

Co­rra­les ape­la por im­ple­men­tar en el país un mo­de­lo de fon­do por pér­di­da es­pe­ra­da.“Es un aval so­bre la pér­di­da es­pe­ra­da del por­ta­fo­lio, no in­di­vi­dual, sino so­bre la ma­sa de cré­di­to. Es­to per­mi­ti­ría apli­car­la por sec­to­res co­mo tu­ris­mo, co­mer­cio, trans­por­te, en­tre otros”, aña­dió.

¿Có­mo ayu­da?

Ac­tual­men­te mu­chas pe­que­ñas, me­dia­nas y gran­des em­pre­sas que ope­ran en el país tie­nen prés­ta­mos con en­ti­da­des fi­nan­cie­ras; aun­que se apli­ca­ron fle­xi­bi­li­za­cio­nes re­gu­la­to­rias pa­ra per­mi­tir la reade­cu­ción de es­tas deu­das, los pla­zos de esas re­ne­go­cia­cio­nes son muy cor­tos.

Ac­ce­der a un aval por me­dio de un fon­do les ayu­da­ría a re­or­ga­ni­zar sus obli­ga­cio­nes de cré­di­to a pla­zos de en­tre tres y cin­co años, lo que les ofre­ce un mar­gen ma­yor pa­ra te­ner li­qui­dez y des­ti­nar los re­cur­sos a pro­duc­ción, con­tra­ta­ción de per­so­nal e in­ver­sio­nes de ca­pi­tal.

El fon­do de ava­les ayu­da­ría a que los pres­ta­mis­tas in­yec­ten re­cur­sos a em­pre­sas que pue­dan de­mos­trar que eran es­ta­bles an­tes del im­pac­to de la cri­sis ba­jo un enfoque de res­ca­te se­lec­ti­vo en el cual se gi­ra­rían re­cur­sos a ne­go­cios con po­si­bi­li­da­des reales de crecer en el fu­tu­ro.

Es­te sis­te­ma per­mi­te otor­gar cré­di­tos a com­pa­ñías por ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y su­je­tar esas ga­ran­tías a los in­di­ca­do­res pro­pios del sec­tor al que per­te­ne­ce. Se plan­tea­rían di­fe­ren­tes es­ce­na­rios de pér­di­da es­pe­ra­da en un rango de en­tre 5% y 20%.

Los ¢900.000 mi­llo­nes

El pa­sa­do 8 de ma­yo el Go­bierno anun­ció que los ban­cos del Es­ta­do po­nían a dis­po­si­ción una bol­sa de ¢900.000 mi­llo­nes pa­ra di­ri­gir­los al sec­tor pro­duc­ti­vo. Ese di­ne­ro co­rres­pon­de a re­cur­sos en ma­nos de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras pú­bli-cas Pe­se a los cam­bios re­gu­la­to­rios que apro­ba­ron Co­nas­sif y Su­gef, los re­qui­si­tos pa­ra que una em­pre­sa pue­da pe­dir un cré­di­to, su­ma­do a la con­trac­ción eco­nó­mi­ca que gol­pea sus ga­nan­cias, com­pli­ca que ese di­ne­ro se co­lo­que en ma­nos de quie­nes lo ne­ce­si­tan.

El ar­tícu­lo 65 de la Ley Or­gá­ni­ca del Sis­te­ma Ban­ca­rio Na­cio­nal (1.644) es­ta­ble­ce que an­tes de con­ce­der un cré­di­to, los ban­cos de­ben cer­cio­ra­se de que las per­so­nas res­pon­sa­bles de sus re­em­bol­sos es­tán en ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra de cum­plir la obli­ga­ción den­tro del pla­zo res­pec­ti­vo.

Ese pun­to, a criterio de Co­rra­les, ge­ne­ra un ma­yor te­mor de la ban­ca pa­ra pres­tar di­ne­ro en me­dio de una pan­de­mia cuan­do py­mes y em­pre­sas más gran­des no cuen­tan con las ga­ran­tías ne­ce­sa­rias.

El fon­do de ava­les per­mi­ti­ría sub­sa­nar esa si­tua­ción y agi­li­za­ría la en­tre­ga de cré­di­tos de ma­yor pla­zo, con ta­sas fa­vo­ra­bles y en me­nos tiem­po pa­ra los ne­go­cios que cum­plan con los re­qui­si­tos pre­vios.

De acuer­do con el economista, es­tos re­que­ri­mien­tos po­drían ser, por ejem­plo, com­pro­bar con su con­ta­bi­li­dad que es­ta­ban bien an­tes del im­pac­to del co­ro­na­vi­rus, y que el apa­gón eco­nó­mi­co les oca­sio­nó caí­das en sus uti­li­da­des de has­ta un 20%.

En Cos­ta Ri­ca

An­tes de la pan­de­mia, en me­dio de la in­cer­ti­dum­bre fis­cal, los de­po­si­tan­tes mos­tra­ban una cla­ra pre­fe­ren­cia por la li­qui­dez, es­to se re­fle­ja­ba en el cre­ci­mien­to de las cuen­tas co­rrien­tes y de aho­rro, fren­te a la con­trac­ción de los cer­ti­fi­ca­dos a pla­zo.

Co­rra­les in­di­có que la im­por­tan­cia re­la­ti­va de las cuen­tas co­rrien­tes au­men­tó ca­si diez pun­tos por­cen­tua­les en la com­pa­ra­ción in­ter­anual a abril del 2020. Mien­tras que los cer­ti­fi­ca­dos de de­pó­si­to ca­ye­ron.

“Los ban­cos tie­nen re­cur­sos, de he­cho el Go­bierno anun­ció ¢900.000 mi­llo­nes dis­po­ni­bles pa­ra prés­ta­mos, el te­ma es que los ban­que­ros con­si­de­ran que no pue­den ha­cer trans­for­ma­ción de pla­zos por­que sus re­cur­sos es­tán muy lí­qui­dos y por eso se ex­plo­ra una lí­nea de cré­di­to a tra­vés del MIL por $1.000 mi­llo­nes”, di­jo el economista. Co­rra­les dio a co­no­cer es­ta ci­fra pe­se a que el Ban­co Cen­tral no ha de­ta­lla­do de cuán­to se­ría es­ta lí­nea de prés­ta­mos.

El ins­tru­men­to pre­ten­de ge­ne­rar con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra fi­nan­ciar em­pre­sas du­ran­te un pla­zo re­cu­pe­ra­ción que po­dría ser de en­tre tres y cin­co años.

JO­SE DIAZ PA­RA EF

Py­mes y em­pre­sas de ma­yor ta­ma­ño que es­ta­ban bien an­tes del im­pac­to de la pan­de­mia po­drán ac­ce­der a re­cur­sos por me­dio del Fon­do Na­cio­nal de Ava­les y Ga­ran­tías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.