El ur­ba­nis­mo y su apor­te a la se­gu­ri­dad

Espacios - - INDÍCE - Da­niel Cha­cón Edi­tor dcha­con@la­re­pu­bli­ca.net

Por ne­ce­si­dad, ca­da vez nos he­mos ido en­ce­rran­do más en bur­bu­jas. Pri­me­ro fue­ron las re­jas y por­to­nes, lue­go los alam­bres de púa y he­mos lle­ga­do a ce­rrar los ac­ce­sos a los ve­cin­da­rios con ta­pias res­guar­da­dos por ofi­cia­les de se­gu­ri­dad.

Sí, to­dos bus­ca­mos un ho­gar se­gu­ro, que nos ofrez­ca un es­pa­cio de con­fort y don­de po­da­mos guar­dar nues­tros te­so­ros, ade­más de pro­te­ger a nues­tros se­res que­ri­dos de los pe­li­gros y la ame­na­za de la de­lin­cuen­cia.

Sin em­bar­go, to­man­do el ejem­plo de ciu­da­des di­se­ña­das con una vi­sión de ur­ba­nis­mo, po­dría­mos em­pe­zar a dis­cu­tir al­gu­nas me­di­das pa­ra que la in­te­gra­ción ale­je a las per­so­nas in­de­sea­das.

El Par­que Fran­cia, en ba­rrio Es­ca­lan­te, es un ca­so de pun­to de en­cuen­tro. Igual ha su­ce­di­do en al­gu­nos ve­cin­da­rios que han in­ver­ti­do en má­qui­nas pa­ra ha­cer ejer­ci­cios. El re­sul­ta­do ha si­do la re­cu­pe­ra­ción de los es­pa­cios pú­bli­cos.

Otro re­to es evi­tar que las ta­pias pe­ri­me­tra­les ge­ne­ren in­se­gu­ri­dad ha­cia afue­ra, al pro­pi­ciar ca­mi­nos so­li­ta­rios o con po­ca ilu­mi­na­ción.

Nin­gu­na de las soluciones es una qui­me­ra, son cam­bios ya im­ple­men­ta­dos en ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas, y con las cua­les se com­par­ten los mis­mos pro­ble­mas so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.