Pis­ci­nas de ensueño

Crea­ti­vas for­mas lle­nas de luz apor­tan ele­gan­cia a sus di­se­ños

Espacios - - PORTADA -

Sin du­da al­gu­na las pis­ci­nas cum­plen un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en cual­quier centro re­crea­ti­vo, así tam­bién en las vi­vien­das o com­ple­jos ha­bi­ta­cio­na­les. Ahora la ten­den­cia de lu­mi­no­si­dad en los es­pa­cios lle­ga igual­men­te a es­tas es­tan­cias de re­la­ja­ción, por me­dio de los mo­sai­cos de vi­drio lu­mi­nis­cen­te.

Es­te ti­po de mo­sai­co tie­ne la pro­pie­dad de emi­tir luz neón des­pués de ha­ber ce­sa­do la ex­po­si­ción de la fuen­te lu­mi­no­sa que ha­ya es­ta­do irra­dián­do­lo du­ran­te di­fe­ren­tes pe­rio­dos del día. Es­ta fuen­te pue­de ser tan­to so­lar co­mo eléc­tri­ca, lo cual se adap­ta pa­ra ex­te­rio­res y pa­ra in­te­rio­res.

En su com­po­si­ción, el mo­sai­co in­clu­ye es­mal­tes que tie­nen la pro­pie­dad de ab­sor­ber la energía a la que es­tán ex­pues­tos y emi­tir­la en for­ma de luz den­tro del es­pec­tro vi­si­ble. Es­ta emi­sión de energía se pro­du­ce de for­ma in­me­dia­ta.

De día, es un mo­sai­co que pre­sen­ta un as­pec­to to­tal­men­te nor­mal, for­man­do par­te na­tu­ral de la de­co­ra­ción del am­bien­te don­de se en­cuen­tre ins­ta­la­do. El co­lor de los mo­sai­cos pue­de va­riar, pues exis­te una am­plia ga­ma de to­nos que pue­den ser apre­cia­dos en la cla­ri­dad; cuan­do os­cu­re­ce, la lu­mi­nis­cen­cia tien­de a ser ce­les­te neón.

Con es­te ma­te­rial se pue­den lle­var a ca­bo to­do ti­po de di­se­ños, lo que per­mi­te usar­los den­tro de las pis­ci­nas, for­man­do lo­go­ti­pos, pa­ra in­di­car las ca­lles en pis­ci­nas olím­pi­cas, se­ña­lar los pel­da­ños de las es­ca­le­ras, usar­los pa­ra ha­cer una ce­ne­fa o sim­ple­men­te ha­cer una de­co­ra­ción flo­ral o de cual­quier cla­se pa­ra que al caer la noche se pue­da ob­ser­var la lu­mi­nis­cen­cia.

“La ven­ta­ja es que con es­te ti­po de mo­sai­cos que bri­llan en la os­cu­ri­dad, se pue­den crear efec­tos ar­tís­ti­cos y vi­sua­les úni­cos ba­jo la ilu­mi­na­ción co­mún del día y, por lo tan­to, crear am­bien­tes en to­dos los campos de la de­co­ra­ción y el in­terio­ris­mo que fren­te a otros ti­pos de ma­te­ria­les no se po­drían apre­ciar”, re­sal­tó San­dra Ma­rín, ge­ren­te de Ven­tas de Ex­po­ce­rá­mi­ca.

La du­ra­ción del ilu­mi­na­do de­pen­de­rá de la can­ti­dad de ho­ras que el pro­duc­to es­té ex­pues­to a la car­ga de la luz so­lar o de la luz eléc­tri­ca. No obs­tan­te, nor­mal­men­te, seis ho­ras de car­ga nor­mal emi­ten seis ho­ras de ilu­mi­na­do, siem­pre en la os­cu­ri­dad.

Es­te ma­te­rial es pa­ra siem­pre y no ne­ce­si­ta nin­gún ti­po de man­te­ni­mien­to pa­ra pro­lon­gar su vi­da útil, ya que car­ga su energía di­rec­ta­men­te de la luz so­lar o eléc­tri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.