EDI­FI­CIO METÁLICO pri­me­ra

La pri­me­ra cons­truc­ción de hie­rro en Amé­ri­ca Cen­tral

Espacios - - ÍNDICE -

El au­ge de la educación gra­tui­ta y obli­ga­to­ria pro­mul­ga­da por el go­bierno li­be­ral a fi­nes de la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX y el cre­ci­mien­to e in­fluen­cia de la era in­dus­trial en Eu­ro­pa, pro­mo­vie­ron la edi­fi­ca­ción de la Es­cue­la Bue­na­ven­tu­ra Co­rra­les, la pri­me­ra cons­truc­ción en hie­rro de Amé­ri­ca Cen­tral.

La ne­ce­si­dad sur­ge por en­ta­blar una se­rie de hi­tos ur­ba­nos re­pre­sen­ta­ti­vos que mar­ca­ran la cre­cien­te ciu­dad de San Jo­sé y tam­bién por la sis­mi­ci­dad que cons­tan­te­men­te afec­ta­ba a las edi­fi­ca­cio­nes po­pu­la­res de gran ta­ma­ño. Gra­cias al au­ge que al­gu­nas ca­sas co­mer­cia­les ex­tran­je­ras ve­nían pro­mo­vien­do con la im­por­ta­ción de ele­men­tos es­té­ti­cos de hie­rro, se da una fa­ci­li­dad de im­por­ta­ción de es­ta edi­fi­ca­ción al país. Se­gún da­tos re­gis­tra­dos, la edi­fi­ca­ción fue im­por­ta­da al país a fi­na­les de 1892, por lo cual su cons­truc­ción no tar­dó en co­men­zar, su­per­vi­sa­da por in­ge­nie­ros y fun­cio­na­rios de la Se­cre­ta­ría de Obras Pú­bli­cas.

Es­ta gran obra se le en­car­ga al in­ge­nie­ro Char­les Thi­rion, y fue di­se­ña­do por la fá­bri­ca bel­ga So­cie­dad Anó­ni­ma de For­jas de Ai­sau, ubi­ca­da en Ver­viers, la cual ela­bo­ró sus pla­nos y pie­zas me­tá­li­cas.

Con un es­ti­lo neo­clá­si­co de­ja un po­co de la­do el ex­ce­so de or­na­men­to y se en­fo­ca en una es­té­ti­ca más so­bria. Cuen­ta con dos ni­ve­les y tres cuer­pos prin­ci­pa­les, los cua­les son de­bi­da­men­te es­truc­tu­ra­dos por co­lum­nas y ce­rra­mien­tos de hie­rro gal­va­ni­za­do, aco­pla­dos con re­ma­ches. El gran pór­ti­co pre­sen­ta una obra de la mí­ti­ca Mi­ner­va, dio­sa de la sa­bi­du­ría; lo que ra­ti­fi­ca la im­por­tan­cia y pro­pó­si­to ini­cial de la obra, ya que mu­chas de las an­ti­guas edi­fi­ca­cio­nes que se con­ser­van en el país han mo­di­fi­ca­do su fun­ción.

Cuen­ta con un pa­tio cen­tral el cual per­mi­te una mi­cro-cli­ma­ti­za­ción de sus pa­si­llos y au­las, in­cre­men­tan­do la ilu­mi­na­ción y ven­ti­la­ción na­tu­ral ha­cia su in­te­rior. Ori­gi­nal­men­te se sec­cio­nó pa­ra hom­bres y mu­je­res, ya que fun­gía co­mo una es­cue­la mix­ta con una ca­pa­ci­dad pa­ra al­ber­gar a 1.000 in­fan­tes.

Su em­pla­za­mien­to se ve en­ga­la­na­do por el Par­que Jar­dín de Paz, el cual le ge­ne­ra una aper­tu­ra vi­sual en su fa­cha­da prin­ci­pal y per­mi­te una re­la­ción sim­bió­ti­ca en­tre el Par­que Mo­ra­zán y el Par­que Es­pa­ña.

Sin du­da es un com­ple­jo ur­ba­nís­ti­co que se in­te­gra con una se­rie de edi­fi­ca­cio­nes de gran im­por­tan­cia. El Edi­fi­cio Metálico es una jo­ya en la his­to­ria de la Cos­ta Ri­ca que ex­pre­sa es­té­ti­ca­men­te la ra­ti­fi­ca­ción de una educación li­bre y obli­ga­to­ria en es­te her­mo­so país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.