¡Con­viér­ta­se en desa­rro­lla­dor!

Desa­rro­llar un pro­yec­to no de­be­ría ser un do­lor de ca­be­za si se tie­ne cla­ri­dad en lo que quie­re ha­cer­se

Espacios - - PORTADA -

Tal vez us­ted se en­cuen­tra en la si­guien­te si­tua­ción. Es due­ño de un lo­te am­plio o quin­ta que por ra­zo­nes de cre­ci­mien­to ur­bano ya no se pres­ta pa­ra un lu­gar de re­creo o pa­ra agri­cul­tu­ra, pe­ro sí tie­ne un gran po­ten­cial pa­ra un desa­rro­llo co­mer­cial o ur­bano.

Los ré­di­tos de desa­rro­llar el te­rreno en lu­gar de ven­der­lo son mu­cho ma­yo­res… aun­que los do­lo­res de ca­be­za tam­bién. Es­to se de­be a que se­rá el due­ño el que de­ba ana­li­zar qué ti­po de pro­yec­to quie­re, su via­bi­li­dad, los per­mi­sos, con­tra­ta­ción de la em­pre­sa cons­truc­to­ra, la ven­ta de los lo­ca­les, la ad­mi­nis­tra­ción de la pro­pie­dad y un sin­fín de de­ta­lles pa­ra los cua­les ten­drá que ar­mar­se de mu­cha pa­cien­cia. Pa­ra em­pe­zar, hay que sa­ber qué se quie­re desa­rro­llar.

“Los ele­men­tos por to­mar en cuen­ta de­pen­den del mer­ca­do al que va­ya a ir orien­ta­do el pro­yec­to. No es lo mis­mo un pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio de ba­jo cos­to a un pro­yec­to de lu­jo, pa­ra ca­da ca­so los ele­men­tos que re­quie­ren los po­si­bles com­pra­do­res son dis­tin­tos. Lo me­jor es bus­car una re­co­men­da­ción pro­fe­sio­nal o es­tu­dio de mer­ca­do que pue­da eva­luar las me­jo­res po­si­bi­li­da­des pa­ra ca­da ti­po de desa­rro­llo o ne­go­cio”, se­ña­ló Mó­ni­ca Cas­ti­llo, directora de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo Téc­ni­co de la Cá­ma­ra Cos­ta­rri­cen­se de la Cons­truc­ción.

Por ejem­plo, pue­de su­ce­der que el in­te­rés sea cons­truir un pro­yec­to re­si­den­cial, pe­ro si hay va­rios si­mi­la­res en la zo­na, a lo me­jor la opor­tu­ni­dad es­ta­ría en un desa­rro­llo de lo­ca­les co­mer­cia­les y de ser­vi­cios pa­ra quie­nes ha­bi­tan esos pro­yec­tos.

Una vez que in­ves­ti­gue si exis­te el de­re­cho de uso de sue­lo o si se cuen­ta con ser­vi­cios, vie­ne la ela­bo­ra­ción del an­te­pro­yec­to, la cual hay que pre­sen­tar­la a la mu­ni­ci­pa­li­dad res­pec­ti­va pa­ra que aprue­be su cons­truc­ción. Tam­bién de­ben tra­mi­tar­se otros per­mi­sos en di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Co­le­gio de In­ge­nie­ros y Ar­qui­tec­tos, Acue­duc­tos, la em­pre­sa eléc­tri­ca y, en mu­chos ca­sos, la Se­te­na.

To­do lo an­te­rior se rea­li­za sin que se ha­ya pues­to un so­lo cla­vo en la pro­pie­dad. Es ahí don­de el due­ño de­be plan­tear­se el con­tar con la ase­so­ría de un ex­per­to pa­ra que le ayu­de con to­dos los trá­mi­tes.

“Es ne­ce­sa­rio con­tar con una per­so­na que lle­ve la di­rec­ción téc­ni­ca del pro­yec­to, que se en­car­gue de los di­se­ños, de to­do lo re­la­cio­na­do con per­mi­sos, y la ins­pec­ción de las obras de mo­do que to­do va­ya con­for­me con lo pla­nea­do”, se­ña­ló el ar­qui­tec­to Adrey Mo­ra­les. El in­ge­nie­ro o ar­qui­tec­to que di­ri­ja la obra de­be con­tra­tar a la em­pre­sa, o em­pre­sas que se en­car­guen de la cons­truc­ción. En es­to el due­ño pue­de op­tar por con­tra­tar una so­la em­pre­sa, que en­tre­gue la obra ba­jo un sis­te­ma de lla­ve en mano y así ase­gu­rar la con­ti­nui­dad de la obra.

O bien, con­tra­tar de acuer­do con la ne­ce­si­dad de cons­truc­ción, de mo­do que se ase­gu­re la ca­li­dad de los tra­ba­jo­sen se­gún la fa­se en la que est´á la obra, se­ña­ló Cas­ti­llo.

“Lo más im­por­tan­te es te­ner cla­ro el pro­yec­to y no so­bre­pa­sar­se del pre­su­pues­to pa­ra ase­gu­rar que lo po­drá ter­mi­nar”, ex­pli­có Mo­ra­les. De es­ta for­ma, evi­ta­rá que su gran sue­ño pue­da con­ver­tir­se en una te­rri­ble pe­sa­di­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.