ELI­JA LOS PI­SOS ADE­CUA­DOS PA­RA SUS EX­TE­RIO­RES

Espacios - - DECORACIÓN -

La ce­rá­mi­ca o el por­ce­la­na­to nor­mal­men­te son li­sos y res­ba­la­di­zos, es­pe­cial­men­te cuando es­tán hú­me­dos, por lo que no se pue­den co­lo­car en cual­quier par­te del ho­gar, co­mo en pa­tios o co­che­ras, ya que es­tas zo­nas es­tán ex­pues­tas a la llu­via y pue­den con­ver­tir­se en in­se­gu­ras. Es aquí don­de to­man re­le­van­cia los pi­sos an­ti­des­li­zan­tes, pues sus pro­pie­da­des per­mi­ten uti­li­zar­los en lu­ga­res de al­to trán­si­to, y en el ho­gar en lu­ga­res co­mo te­rra­zas, o los bor­des de pis­ci­nas, per­mi­tién­do­le a la per­so­na te­ner una ma­yor ad­he­ren­cia al pi­so y que no su­fra caí­das oca­sio­na­das por los fa­mo­sos res­ba­lo­nes. En el mer­ca­do exis­ten tres ti­pos de pi­so an­ti­des­li­zan­te: sua­ve (ti­po 1), me­dio (ti­po 2), y fuer­te (ti­po 3). Cuan­to más al­to sea el ni­vel ma­yor ad­he­ren­cia va a te­ner la per­so­na a la su­per­fi­cie. Téc­ni­ca­men­te van des­de R9 sien­do es­te el más sua­ve, has­ta R12 el más fuer­te, ex­pli­có San­dra Marín, ge­ren­te de Ven­tas de Ex­po­ce­rá­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.