¡El oc­ci­den­te des­pier­ta!

Espacios - - VIVIENDA -

Vi­vir cer­ca de la Gran Área Me­tro­po­li­ta­na pe­ro al mis­mo tiem­po dis­fru­tar de un am­bien­te cam­pes­tre, gran­des zo­nas ver­des y ad­qui­rir una vi­vien­da de ma­yor ta­ma­ño a un me­jor pre­cio son al­gu­nas de las ra­zo­nes por las que los can­to­nes de oc­ci­den­te de Ala­jue­la han co­men­za­do a mi­rar­se con bue­nos ojos por par­te del sec­tor in­mo­bi­lia­rio.

Se tra­ta de un fe­nó­meno que se es­tá dan­do en los can­to­nes Poás, Gre­cia, San Ra­món, Pal­ma­res y Na­ran­jo.

Una de las mo­da­li­da­des que más au­ge es­tán to­man­do es la de pro­yec­tos que co­mer­cia­li­zan lo­tes en con­do­mi­nio, pues los hay des­de apro­xi­ma­da­men­te ¢15 mi­llo­nes con ofer­tas de di­ver­si­dad de ta­ma­ños. Es­ta al­ter­na­ti­va resulta muy ape­te­ci­ble pa­ra quie­nes desean te­ner una vi­vien­da pro­pia a me­diano o lar­go pla­zo, así co­mo pa­ra quie­nes bus­can una ga­nan­cia en plus­va­lía.

“Acá los pro­yec­tos de vi­vien­da se en­cuen­tran en­tre uno y dos pi­sos, com­bi­nan téc­ni­cas y ma­te­ria­les in­no­va­do­res con ele­men­tos tí­pi­cos co­mo co­rre­do­res vo­la­dos. Si bien son cons­truc­cio­nes van­guar­dis­tas, su diseño apro­ve­cha al má­xi­mo ele­men­tos que evo­can a la Cos­ta Ri­ca de an­ta­ño, co­mo lo­tes se­pa­ra­dos y gran­des áreas ver­des”, co­men­tó An­drés Za­mo­ra, ex­per­to en bie­nes raí­ces.

Es­tos pro­yec­tos se ajus­tan a las co­mo­di­da­des mo­der­nas con ame­ni­da­des co­mo las que otros desa­rro­llos ur­ba­nos ofre­cen, pe­ro ha­cien­do én­fa­sis en es­pa­cios de­por­ti­vos, fa­mi­lia­res y con mu­cho con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, apro­ve­chan­do las vis­tas. Los pre­cios son ase­qui­bles en com­pa­ra­ción con los re­si­den­cia­les de He­re­dia, San José u otros can­to­nes ala­jue­len­ses co­mo La Guá­ci­ma. Es di­fí­cil en­con­trar ca­sas cu­yo va­lor su­pere los $900 mil.

No obs­tan­te, es­tos re­si­den­cia­les son muy atrac­ti­vos pa­ra ex­tran­je­ros que desea vi­vir cer­ca de la ciu­dad pe­ro le­jos del es­trés, se­gún Za­mo­ra.

“Las ciu­da­des es­tán bas­tan­te sa­tu­ra­das y los pre­cios de los te­rre­nos re­sul­tan muy ele­va­dos, por eso mu­chos es­tán op­tan­do por vi­vir en el oc­ci­den­te que to­da­vía es cer­ca, tie­ne mu­chas ca­rre­te­ras que co­mu­ni­can rá­pi­da­men­te con las prin­ci­pa­les au­to­pis­tas”, re­sal­tó Gi­na Es­qui­vel, asis­ten­te de Ge­ren­cia de De­sa­rro­lla­do­ra Pie­dra An­gu­lar, la cual cuen­ta con tres pro­yec­tos en Gre­cia.

Ma­yor ca­li­dad de vi­da

Si bien los desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios en la zo­na se han da­do des­de ha­ce al­gún tiem­po, es­te re­pun­te co­men­zó ha­ce apro­xi­ma­da­men­te dos años, se­gún Pi­lar Alfaro, coor­di­na­do­ra co­mer­cial de Fu­sión In­mo­bi­lia­ria, de­sa­rro­lla­do­ra que cuen­ta con pro­yec­tos en Gre­cia, Na­ran­jo y Pal­ma­res.

“La gen­te quie­re vi­vir le­jos del con­ges­tio­na­mien­to vial y se ha da­do cuen­ta de que por es­ta cau­sa mu­chas ve­ces lo que se tar­da en via­jar de He­re­dia a San José es igual que lo que se du­ra de Gre­cia a San José. A la vez que zo­nas co­mo Na­ran­jo y Pal­ma­res tie­nen muy bue­nas op­cio­nes edu­ca­ti­vas, de sa­lud y ser­vi­cios ge­ne­ra­les, au­na­do a la ca­li­dad de vi­da que ofre­cen”, re­sal­tó.

Pre­cios com­pe­ti­ti­vos, am­bien­te cam­pes­tre y pai­sa­jes ver­des ac­ti­van el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio de la zo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.