Ar­qui­tec­tu­ra em­ble­má­ti­ca gua­na­cas­te­ca

Ar­qui­tec­tu­ra em­ble­má­ti­ca

Espacios - - PORTADA -

Gua­na­cas­te ha re­pre­sen­ta­do des­de siem­pre una fuer­te he­ren­cia cul­tu­ral pa­ra to­da Cos­ta Ri­ca. Las tra­di­cio­nes, su gas­tro­no­mía, sus per­so­na­jes y sus pin­to­res­cos pai­sa­jes son par­te de ese le­ga­do tí­pi­co que lla­ma tan­to la aten­ción de los ex­tran­je­ros que nos vi­si­tan.

Des­de el pun­to de vis­ta ar­qui­tec­tó­ni­co la pam­pa tie­ne tam­bién mu­cho que ofre­cer con res­pec­to a es­truc­tu­ras em­ble­má­ti­cas de gran va­lor que han so­bre­vi­vi­do al tiem­po y al desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio y tu­rís­ti­co.

La ar­qui­tec­tu­ra gua­na­cas­te­ca co­lo­nial se di­fe­ren­cia mu­cho de la que se dio en el Va­lle Cen­tral. Si bien las téc­ni­cas cons­truc­ti­vas tam­bién in­clu­yen ba­rro, ado­be y baha­re­que, de­bi­do al ca­lor en Gua­na­cas­te las edi­fi­ca­cio­nes eran más al­tas, es­bel­tas y en las vi­vien­das des­ta­ca­ba el co­rre­dor vo­la­do. Por su par­te, ha­cia el cen­tro del país se die­ron las ca­sas de ado­be con re­pi­són (par­te an­cha y ba­ja de las pa­re­des que so­lía pin­tar­se de azul y no de blan­co pa­ra evi­tar que se en­su­cia­ra por el sal­pi­que de la llu­via).

“Hay tem­plos de es­tir­pe co­lo­nial co­mo el de San Blas en Ni­co­ya y el de Nues­tro Se­ñor de la Ago­nía en Li­be­ria. Las edi­fi­ca­cio­nes re­li­gio­sas de la re­gión fue­ron he­chas por ar­qui­tec­tos em­pí­ri­cos ni­ca­ra­güen­ses que ma­ne­ja­ban una ar­qui­tec­tu­ra ba­rro­ca pe­ro de ín­do­le fran­cis­ca­na, más sen­ci­lla. Tam­bién va­le la pe­na des­ta­car va­rias er­mi­tas de los años 30, pues pe­se a que en ese tiem­po los tem­plos de ar­qui­tec­tu­ra vic­to­ria­na eran ca­si ca­tá­lo­gos es­tas re­pre­sen­tan pie­zas úni­cas, co­mo la er­mi­ta de Tem­pa­te”, co­men­tó Andrés Fer­nán­dez, ar­qui­tec­to e his­to­ria­dor.

A gran­des ras­gos, lla­man la aten­ción en la pam­pa las ca­sas de los años 30 par­ti­cu­lar­men­te gua­na­cas­te­cas, he­chas de ma­de­ra in­dus­tria­li­za­da y con he­rra­mien­tas pro­pias de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, cons­trui­das tam­bién por car­pin­te­ros ni­ca­ra­güen­ses, pues no es has­ta 1950 que se cuen­ta con la Ca­rre­te­ra In­te­ra­me­ri­ca­na y an­tes de es­to la co­mu­ni­ca­ción era muy di­fí­cil con el Va­lle Cen­tral.

La ar­qui­tec­tu­ra de pro­duc­ción o de ha­cien­da ga­na­de­ra tam­bién es úni­ca de la zo­na. “Es­ta se ca­rac­te­ri­za por es­tar for­ma­da por un cuer­po úni­co, sen­ci­llo, lon­gi­tu­di­nal, que se co­no­ce co­mo ca­ñón de ado­be, con un co­rre­dor an­cho por tres o cua­tro la­dos que une las ha­bi­ta­cio­nes, pi­sos de ma­de­ra o ba­rro, pi­la­res de ma­de­ra y te­chos de te­ja”, re­sal­tó Fer­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.