CO­MO PAR­TE DE LOS CUI­DA­DOS DE SU HO­GAR, LA PIN­TU­RA ES UN ELE­MEN­TO IM­POR­TAN­TÍ­SI­MO.

Espacios - - Editorial | En Portada - Por Ro­dri­go Díaz rdiaz@la­re­pu­bli­ca.net

No so­lo ha­ce que su ca­sa se vea más bo­ni­ta, aco­ge­do­ra e in­clu­so atrac­ti­va a la ho­ra de ven­der­la o dar­la en ga­ran­tía pa­ra una hi­po­te­ca. Tam­bién le ayu­da a con­ser­var­la por mu­chos años más. La tec­no­lo­gía ac­tual que tie­nen las pin­tu­ras per­mi­te pro­te­ger su vi­vien­da de las in­cle­men­cias del tiem­po. La pin­tu­ra en ex­te­rio­res ac­túa co­mo un se­lla­dor que im­pi­de las fil­tra­cio­nes; pin­tar el te­cho per­mi­te que es­te per­du­re y evi­ta las go­te­ras, la pin­tu­ra en las pa­re­des in­ter­nas pue­de ayu­dar a que la tem­pe­ra­tu­ra sea más agra­da­ble y mantienen el apo­sen­to li­bre de hon­gos, con lo que no se com­pro­me­te la sa­lud de sus ha­bi­tan­tes.

Pro­duc­tos adi­cio­na­les co­mo re­ves­ti­mien­tos y aca­ba­dos per­mi­ten re­pa­rar fi­su­ras y cam­biar por com­ple­to el as­pec­to de una ha­bi­ta­ción.Es ne­ce­sa­rio ha­cer una in­ver­sión re­le­van­te en pin­tu­ra ca­da cier­to tiem­po. Los ex­per­tos re­co­mien­dan de dos a tres años, pe­ro to­do de­pen­de­rá de las con­di­cio­nes que mues­tre la es­truc­tu­ra. Es­tá de más de­cir que el de­te­rio­ro de una ca­sa ocu­rre por la fal­ta de man­te­ni­mien­to, prin­ci­pal­men­te, por no pin­tar­la. Es­to pro­vo­ca que con el pa­sar de los años la ca­sa pier­da plus­va­lía, pro­vo­can­do una pér­di­da en su pa­tri­mo­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.