UN AS­TRO­NAU­TA MUY TI­CO

Estilo Ejecutivo - - EDITORIAL -

Cuan­do los pe­rio­dis­tas es­ta­mos en las au­las de las uni­ver­si­da­des so­ña­mos con en­tre­vis­tar a gen­te muy im­por­tan­te, per­so­na­li­da­des que cam­bien la his­to­ria del mun­do y que ha­yan mar­ca­do pau­ta por al­gu­na ha­za­ña. Los años van pa­san­do, em­pie­za uno a tra­ba­jar y re­co­rrer el ca­mino en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y de re­pen­te... Zas! Esos sue­ños se em­pie­zan a ha­cer reali­dad. En­tre­vis­tar a un per­so­na­je co­mo el Dr. Fran­klin Chang Díaz ha si­do un gran ho­nor pa­ra mí co­mo pro­fe­sio­nal, un an­he­lo al­can­za­do. Una per­so­na que ha te­ni­do el pri­vi­le­gio de ser el pri­mer as­tro­nau­ta la­tino en la­bo­rar pa­ra la NA­SA, uno de los dos úni­cos astronautas que han via­ja­do sie­te ve­ces al es­pa­cio, un ni­ño cos­ta­rri­cen­se pro­me­dio que no se des­ta­có por ca­li­fi­ca­cio­nes de ge­nio pe­ro que con su in­te­li­gen­cia, te­zón, dis­ci­pli­na, sa­cri­fi­cios, apo­yo de gen­te y mu­chos es­tu­dios lo­gró una obra maes­tra: el mo­tor de plas­ma, que si Dios lo per­mi­te lle­va­rá en las pró­xi­mas dé­ca­das a nues­tras fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes a via­jar al es­pa­cio co­mo hoy día se to­ma un avión a cual­quier país del mun­do. Hu­bo mu­chos de­ta­lles que me sor­pren­die­ron al in­ves­ti­gar al Dr. Chang pre­vio a ela­bo­rar la en­tre­vis­ta. De­bo con­fe­sar que es­ta­ba muy ner­vio­sa esa ma­ña­na en la que me co­nec­té a Sky­pe pa­ra nues­tra ci­ta, ya que él es­ta­ba en Hous­ton, en las ofi­ci­nas de Ad As­tra Roc­ket Com­pany en Es­ta­dos Uni­dos. Un men­sa­je en mi pantalla que de­cía a las 12.57 p. m.: “Ya es­toy lis­to pa­ra co­men­zar nues­tra con­ver­sa­ción”, fue su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­me emo­cio­nar y afi­nar to­dos mis sen­ti­dos pa­ra no per­der ni un so­lo de­ta­lle de esa ci­ta. Es­pe­ro dis­fru­ten mu­cho de es­ta en­tre­vis­ta, que por ra­zo­nes de es­pa­cio — sue­na iró­ni­co lo del es­pa­cio—, omi­ti­re­mos mu­cha in­for­ma­ción. Sin­ce­ra­men­te, con­tar con un cos­ta­rri­cen­se que ha ido al es­pa­cio y que ten­ga los pies bien pues­tos en la Tie­rra — me­jor que cual­quie­ra de no­so­tros— es sim­ple­men­te de “otro pla­ne­ta”. Sen­ci­llez, hu­mil­dad, sa­bi­du­ría, pa­cien­cia, bon­dad, in­te­li­gen­cia y or­gu­llo por su país de na­ci­mien­to ( Cos­ta Ri­ca) y por su país de co­ra­zón ( EE. UU.), un ser hu­mano del cual te­ne­mos mu­cho que apren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.