TAI­LAN­DIA

EN­TRE IS­LAS FLOTANTES Y EDI­FI­CIOS QUE TO­CAN EL CIE­LO

Estilo Ejecutivo - - DESTINOS - ÓLGER SÁN­CHEZ QUIRÓS OSANCHEZ@ LAREPUBLICA. NET

El “país de la gen­te li­bre” ( tra­duc­ción de Tai­lan­dia) es­tá en el su­r­es­te de Asia, li­mí­tro­fe con Laos y Cam­bo­ya al es­te, el gol­fo de Tai­lan­dia y Ma­la­sia al sur, y el mar de An­da­mán y Bir­ma­nia al oes­te. An­te­rior­men­te era co­no­ci­do co­mo Siam. Hay va­rias op­cio­nes pa­ra via­jar des­de Cos­ta Ri­ca, yo op­té por Nue­va York, Hong Kong y el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Su­var­nab­hu­mi, ár­men­se de pa­cien­cia por­que es enor­me y lle­gan mu­chos vue­los al mis­mo tiem­po, por lo tan­to la fi­la de mi­gra­ción pue­de ser caó­ti­ca, no por na­da es­tá ran­quea­do en el pues­to 17 de los más im­por­tan­tes ae­ro­puer­tos del mun­do. Es im­por­tan­te a la ho­ra de pla­near es­te via­je te­ner cla­ro si so­lo se quie­re vi­si­tar Tai­lan­dia o es­ca­par­se a los otros paí­ses li­mí­tro­fes que es­tán muy de mo­da, ya que a la ho­ra de so­li­ci­tar la vi­sa, hay que te­ner cla­ro si se ha­ce por una en­tra­da o múl­ti­ples, el pre­cio es sig­ni­fi­ca­ti­vo en­tre una y otra ($ 35 y $ 170), el pro­ce­so es su­ma­men­te sen­ci­llo y la en­tre­gan en el con­su­la­do si­tua­do en Los Yo­ses. Hay que to­mar en cuen­ta que el rey Bhu­mi­bol mu­rió en oc­tu­bre de 2016 y aún se man­tie­ne un lu­to na­cio­nal por un año, así que en las ca­lles de Bang­kok te en­con­tra­rás mu­chas per­so­nas ves­ti­das de ne­gro ya que van a dar sus res­pec­tos al Gran Pa­la­cio Real; no es pa­ra me­nos, ya que él go­ber­nó por más de sie­te dé­ca­das, y aho­ra su hi­jo to­ma el go­bierno a sus 64 años de edad. Di­cho res­pe­to por la fi­gu­ra del rey se ve en to­das par­tes, has­ta en el ci­ne se de­ben po­ner de pie an­te un himno e ima­gen del mo­nar­ca pre­vio a la pe­lí­cu­la. La ca­pi­tal es im­pre­sio­nan­te, pe­ro yo re­co­mien­do que no se in­vier­ta más de tres días ahí, ya que las atrac­cio­nes son fá­ci­les de ac­ce­der y en dos días se pue­den vi­si­tar to­das, si se quie­ren que­dar más tiem­po pue­den dis­fru­tar de una vi­da ur­ba­na y gas­tro­nó­mi­ca exó­ti­ca. Los ras­ca­cie­los al­ber­gan los me­jo­res ba­res con vis-

tas im­pre­sio­nan­tes de la ciu­dad, uno de mis fa­vo­ri­tos es Vér­ti­go, del Ho­tel Ba­ya­nT­ree; es­ta ca­de­na de ho­te­les siem­pre tie­ne las me­jo­res lo­ca­cio­nes, las azo­teas de es­tos ba­res no son ba­ra­tas ya que el pre­cio pro­me­dio de los re­fres­cos os­ci­la en­tre $ 6 y $ 11; los coc­te­les en­tre $ 12 y $ 24, así que pue­den co­men­zar la ve­la­da ahí pre­vio a una ex­qui­si­ta ce­na, mi re­co­men­da­ción es el res­tau­ran­te Eat Me, el cual es­tá en­tre los 50 me­jo­res lu­ga­res pa­ra co­mer en el mun­do, pe­ro hay otros lu­ga­res co­mo To Die For, Hu’u Bang­kok, o el Spi­ceMar­ket, en to­dos la am­bien­ta­ción y el gus­to por los de­ta­lles son par­te del me­nú. En las is­las es di­fe­ren­te el am­bien­te, ya que es­tas son to­tal­men­te tu­rís­ti­cas y los ex­tran­je­ros en su ma­yo­ría eu­ro­peos des­co­no­cen o com­pren­den esa ve­ne­ra­ción por la mo­nar­quía y so­lo quie­ren dis­fru­tar de las pla­yas de are­na blan­ca y mar tur­que­sa. Pa­ra lle­gar a cual­quie­ra de las múl­ti­ples op­cio­nes, se pue­de to­mar un avión des­de el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal que te lle­va en me­nos de una ho­ra de vue­lo a un pa­raí­so tro­pi­cal, ge­ne­ral­men­te las is­las gran­des po­seen muy bue­nos ae­ro­puer­tos, y si deseas tras­la­dar­te a otras is­las más pe­que­ñas se ha­ce por fe­rri o en ca­ta­ma­rán. Phu­ket es la ma­yor pro­vin­cia in­su­lar de Tai­lan­dia, si­tua­da en el mar de An­da­mán, al oes­te de la pe­nín­su­la de Ma­la­sia. Es muy mon­ta­ño­sa, con una cor­di­lle­ra al la­do oes­te, ali­nea­da de nor­te a sur. El ex­tre­mo sur de la is­la es el Lae­mP­romt­hep, un lu­gar muy apre­cia­do pa­ra ob­ser­var las pues­tas de sol. La prin­ci­pal re­gión tu­rís­ti­ca de la is­la es la pla­ya de Pa­tong, que con­cen­tra tam­bién la ma­yor par­te de la vi­da noc­tur­na de Phu­ket, ade­más de ser su ma­yor cen­tro co­mer­cial. Otras pla­yas po­pu­la­res son Ka­ron, Ka­ta, a NaiHarn y Bang Tao. La is­la fue afec­ta­da por el tsu­na­mi del 26 de di­ciem­bre de 2004 que de­vas­tó gran par­te de las cos­tas del Océano Ín­di­co. Des­de Phu­ket se de­ben vi­si­tar las is­las Phi Phi, fa­mo­sas por sus mon­ta­ñas flotantes, por ser tan con­cu­rri­das ya exis­ten mu­chas op­cio­nes ho­te­le­ras don­de que­dar­se de­pen­dien­do de ca­da pre­su­pues­to. KoSa­mui es una is­la en la pro­vin­cia de Su­rat Tha­ni, si­tua­da en la cos­ta es­te del ist­mo de Kra en Tai­lan­dia, cer­ca de la ciu­dad de Su­rat Tha­ni. Es la ter­ce­ra is­la más gran­de de Tai­lan­dia. La is­la cuen­ta con ri­cos re­cur­sos na­tu­ra­les, pla­yas de are­na blan­ca, ba­rre­ras de co­ral y co­co­te­ros, cuen­ta con su pro­pio ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal, con vue­los dia­rios a Bang­kok, y a otros im­por­tan­tes ae­ro­puer­tos del sud­es­te asiá­ti­co co­mo Hong Kong o Sin­ga­pur. La co­mi­da tai­lan­de­sa se ca­rac­te­ri­za por un sa­bor úni­co, otor­ga­do por los di­ver­sos con­di­men­tos y es­pe­cias co­mo el chi­le, za­ca­te li­món, jen­gi­bre; en­tre sus pla­tos des­ta­can el pad thai, sa­tay de po­llo, de cer­do o de co­co­dri­lo, en­sa­la­da de pa­pa­ya ver­de, el curry ver­de, la so­pa tom­yum; tam­bién hay pos­tres co­mo el arroz con le­che con man­go, he­la­do de co­co y du­rian ( fru­ta de olor in­ten­so — no en el buen sen­ti­do— pe­ro que abun­da por do­quier) y la fa­mo­sa cre­pa de ba­nano. Real­men­te Tai­lan­dia so­bre­pa­só mis ex­pec­ta­ti­vas, y aun­que mi via­je du­ró so­lo dos se­ma­nas, sien­to que aún ten­go más que des­cu­brir de ese país lleno de con­tras­tes, en­tre la mo­der­ni­dad, tra­di­ción y be­lle­zas es­cé­ni­cas na­tu­ra­les y to­tall­men­te im­pre­sio­nan­tes pa­ra los tu­ris­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.