SUPERMUJERES

Estilo Ejecutivo - - CARTA EDITORIAL -

Ser ma­dre no es so­lo ocu­par­se de las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de pro­tec­ción que un be­bé ne­ce­si­ta. Ser ma­dre va más allá de las co­sas ma­te­ria­les o de una eti­que­ta más, sig­ni­fi­ca cam­biar su pro­pia vi­da, su tiem­po pa­ra for­mar des­de el co­ra­zón una nue­va per­so­na que se­rá un en­gra­na­je más de esta so­cie­dad, el cual por su edu­ca­ción o va­lo­res ad­qui­ri­dos por su fa­mi­lia, pue­de ser un ciu­da­dano re­vo­lu­cio­na­rio po­si­ti­vo y trans­for­ma­dor de pen­sa­mien­tos y es­truc­tu­ras.

Ser ma­dre es te­ner una ra­zón pa­ra tra­tar de ser un me­jor ejem­plo, de su­pe­rar­se pa­ra dar el má­xi­mo es­fuer­zo, pa­ra así re­ga­lar ca­da día amor sin­ce­ro. Ser ma­dre te re­ga­la­rá lá­gri­mas de or­gu­llo y nos­tal­gia por ver có­mo tus ni­ños van cre­cien­do y van dan­do sus pro­pios pa­sos ga­nan­do éxi­tos los cua­les son tam­bién lo­gros tu­yos.

La ma­ter­ni­dad no sig­ni­fi­ca son­reír siem­pre, sino tam­bién llo­rar a ma­res. Re­quie­re mu­chas no­ches de in­som­nio fun­dien­do la al­moha­da en un as­fi­xian­te abra­zo. Sig­ni­fi­ca un sin­fín de preo­cu­pa­cio­nes; ho­ras de co­rrer tras sus hi­jos; días, me­ses y años in­ven­tan­do cien­tos de ma­ne­ras pa­ra ca­mu­flar las ver­du­ras y el pes­ca­do; aguan­tar pe­leas y to­le­rar con to­da la pa­cien­cia del mun­do la in­fi­ni­dad de sin­sen­ti­dos que tie­ne la vi­da.

En es­te mes que­re­mos dar un gran aplau­so por las di­ver­sas cla­ses de ma­dres que exis­ten, pe­ro que al final to­das so­lo tie­nen en co­mún el amor pro­fun­do que les bro­ta no so­lo por crear una nue­va vi­da, sino la es­pe­ran­za que esta sig­ni­fi­ca.

ÓLGER SÁN­CHEZ QUIRÓS Di­rec­tor Es­ti­lo Eje­cu­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.