TA­TIA­NA PAUT EX­PAN­DIEN­DO HO­RI­ZON­TES

Estilo Ejecutivo - - PORTADA - LUIS ALE­JAN­DRO ME­NE­SES LMENESES@ LA­RE­PU­BLI­CA. NET

Des­de ha­ce dos años tra­ba­jo en Vo­la­ris, em­pre­sa en la que he te­ni­do un apren­di­za­je muy gran­de, no so­lo por el área la­bo­ral sino por la fle­xi­bi­li­dad de po­der cum­plir mis ob­je­ti­vos y no sim­ple­men­te cum­plir ho­ra­rios de ofi­ci­na, es­to me ha lle­va­do a te­ner un ba­lan­ce den­tro de mi tra­ba­jo y mi vi­da co­mo ma­má y es­po­sa. Fui la se­gun­da em­ba­ja­do­ra en el pro­yec­to de Vo­la­ris Cos­ta Ri­ca. Ac­tual­men­te so­mos 114 en to­das la áreas. Al ini­cio mi la­bor era ser co­mo “el es­la­bón” que ha uni­do el cor­po­ra­ti­vo des­de Mé­xi­co con Cos­ta Ri­ca. Pró­xi­ma­men­te inau­gu­ra­re­mos nues­tro vue­lo San Jo­sé – Ciu­dad de Mé­xi­co, el cual nos tie­ne muy en­tu­sias­ma­dos, por­que va­mos a ser la úni­ca ae­ro­lí­nea que reali­ce tres vue­los di­rec­tos a ese país, ya que tam­bién va­mos a Can­cún y Gua­da­la­ja­ra. Ade­más he­mos he­cho la so­li­ci­tud del per­mi­so a las au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos. Hay mo­men­tos en que mi tra­ba­jo es prio­ri­dad, pe­ro con la tec­no­lo­gía, siem­pre es­toy pre­sen­te y al tan­to de to­do lo que pa­sa con mis hi­jos; sin em­bar­go hay mo­men­tos cuan­do la fa­mi­lia es pri­me­ro. Ca­da día hay al­go nue­vo y son un re­to. Soy ma­má pri­me­ri­za de ge­me­los y los cam­bios son muy rápidos, cre­cen a una ve­lo­ci­dad que me obli­ga a es­tar pen­dien­te a dia­rio, el tiem­po pa­sa y de­bo apro­ve­char to­do. An­tes de en­trar a la com­pa­ñía me de­di­ca­ba so­lo a cui­dar­los, ( lue­go de ha­ber re­nun­cia­do en una em­pre­sa ban­ca­ria en la que du­ré 15 años). Fue una ex­pe­rien­cia muy bo­ni­ta y se dis­fru­ta mu­cho, pe­ro se pier­de ese ba­lan­ce que uno co­mo pro­fe­sio­nal ne­ce­si­ta. El desa­rro­llo en to­dos los ám­bi­tos es muy im­por­tan­te. Lo me­jor de ser ma­dre es re­ci­bir ese ca­ri­ño. Son los de­ta­lles: que se duer­man en mi ca­ma, que me di­gan que me aman. Es ver su ca­ri­ta cuan­do les doy una sor­pre­sa. Pe­ro prin­ci­pal­men­te ver có­mo cre­cen to­dos y se con­vier­ten en per­so­nas bue­nas, in­te­li­gen­tes y edu­ca­das... De­fi­ni­ti­va­men­te ser ma­má es una ben­di­ción que no cam­bia­ría por na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.