AL­FON­SO DIEZ TO­DA LA VER­DAD SO­BRE SU SI­TUA­CIÓN EN EL RE­PAR­TO DE LA HE­REN­CIA DE LA DU­QUE­SA DE AL­BA

Hola Costa Rica - - Cóctel De Noticias -

HAY que de­jar arre­gla­do a Al­fon­so», so­lía de­cir Ca­ye­ta­na cuando ha­bla­ba del fu­tu­ro de su ma­ri­do. Un fu­tu­ro en el que ella ya no es­ta­ría… Un año y tres me­ses des­pués de su muer­te, los abo­ga­dos de las dos par­tes se han pues­to de acuer­do. Si­guien­do los úl­ti­mos de­seos de la du­que­sa de Al­ba, Al­fon­so Diez, co­mo su viu­do, po­drá vi­vir dig­na­men­te y sin es­tre­che­ces.

Así se ha acor­da­do en la eje­cu­ción de la he­ren­cia, el pa­sa­do mes de di­ciem­bre. Un lar­go ca­mino en el que, se­gún fuen­tes cer­ca­nas a las dos par­tes, «nun­ca ha ha­bi­do una pa­la­bra más al­ta que otra», ya que «an­te to­do, se tu­vo en cuen­ta el es­pí­ri­tu de Ca­ye­ta­na», lo que ella que­ría pa­ra Al­fon­so co­mo su úl­ti­mo ma­ri­do.

SIN MEN­SUA­LI­DA­DES

Así, y si­guien­do su vo­lun­tad, Diez ha­bría he­re­da­do en to­tal una can­ti­dad que es­ta­ría más cer­ca de los dos mi­llo­nes que de los tres que se ha ve­ni­do co­men­tan­do, y que re­ci­bi­rá en cua­tro o cin­co pa­gos en los pró­xi­mos años, aun­que no men­sual­men­te, co­mo se ha di­cho. Una he­ren­cia que Al­fon­so su­ma a lo que co­bra co­mo ju­bi­la­do de la Ad­mi­nis­tra­ción — al­re­de­dor de 2.000 eu­ros—, lo que le per­mi­ti­rá lle­var una vi­da muy hol­ga­da y sin preo­cu­pa­cio­nes eco­nó­mi­cas. Aun­que, de al­gu­na for­ma, se­rá la mis­ma vi­da de siem­pre, por­que la he­ren­cia re­ci­bi­da no cam­bia­rá sus cos­tum­bres. Un día a día sen­ci­llo, en los que via­jar sea el gran lu­jo. Por lo de­más, pa­seos por el cen­tro de Ma­drid, un ca­fé, la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de ci­ne, un buen li­bro… Y si­len­cio, el que guar­da des­de la muer­te de Ca­ye­ta­na de Al­ba.

Al­fon­so lle­va lu­to ri­gu­ro­so en su co­ra­zón. Ni una sa­li­da de tono en to­do es­te tiem­po, ni un mal ges­to. Tam­po­co una ex­pli­ca­ción pa­ra los me­dios de comunicación. Ni an­tes, ni des­pués, tras de­ci­dir am­bas par­tes no en­trar en los de­ta­lles del acuer­do. Un asun­to per­so­nal.

«TO­DO ES­TÁ BIEN»

Así, en de­cla­ra­cio­nes a la agen­cia Eu­ro­pa Press, Al­fon­so se li­mi­ta­ba a res­pon­der a las pre­gun­tas for­mu­la­das di­cien­do que «es­tá to­do bien», que «no era cier­to» que él no es­tu­vie­ra de acuer­do con la ta­sa­ción y que «se han he­cho las co­sas co­mo se de­bían de ha­cer». Una opi­nión que tam­bién com­par­ten en la Ca­sa de Al­ba.

Y es que, aun­que se ha ha­bla­do de dis­tan­cia en­tre los hi­jos de Ca­ye­ta­na y Al­fon­so, es­te no ha de­ja­do de ex­pre­sar a su círcu­lo más cer­cano que evi­ta­ría el con­flic­to, co­mo fi­nal­men­te ha si­do: sin de­jar que in­flu­ye­ran en él ter­ce­ras par­tes y sin pe­dir na­da que no de­ja­ra di­cho Ca­ye­ta­na. De he­cho, y se­gún fuen­tes cer­ca­nas a las dos par­tes, la can­ti­dad re­ci­bi­da por Al­fon­so no ha va­ria­do mu­cho de la ci­fra que es­te pro­pu­so des­de el pri­mer mo­men­to.

El re­co­rri­do pa­ra la eje­cu­ción de la he­ren­cia

Un año y tres me­ses des­pués de su muer­te, los abo­ga­dos de las dos par­tes han lle­ga­do a un acuer­do So­bre es­tas lí­neas, Al­fon­so en Li­ria. La ima­gen fue rea­li­za­da a be­ne­fi­cio de la Fun­da­ción SOS, por Víc­tor Cu­cart. A la iz­quier­da, el du­que de Al­ba re­ci­bién­do­lo con un abra­zo a su lle­ga­da al pa­la­cio de Due­ñas. Ho­ras des­pués, ten­dría lu­gar la Mi­sa del pri­mer aniver­sa­rio de la du­que­sa. En la otra pá­gi­na, Ca­ye­ta­na en el día de su bo­da (oc­tu­bre de 2011)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.