De San Jo­sé a la Gran Man­za­na, a Berlín, a cual­quier ciu­dad del mun­do: Arie­la le da una se­gun­da mi­ra­da a lo que bo­ta­mos, y lo con­vier­te en ar­te

Hola Costa Rica - - Cóctel De Noticias -

HO­LA! VI­SI­TÓ A ARIE­LA KA­DER en la ciu­dad don­de es­tá tan có­mo­da co­mo en su ca­sa – ha si­do su ca­sa des­de que tie­ne 17 años -. Mien­tras mu­chos neo­yor­qui­nos y tu­ris­tas, pa­san ca­si to­do el tiem­po mi­ran­do ha­cia arri­ba asom­bra­dos por los ras­ca­cie­los de la ciu­dad, Arie­la mi­ra eso que bo­tan, a las bol­sas de ba­su­ra en las ace­ras. Las mi­ra, las in­ter­pre­ta y en ellas ve un re­fle­jo de la so­cie­dad que las pro­du­ce. Así ela­bo­ra to­do un dis­cur­so ar­tís­ti­co al­re­de­dor de lo que bo­ta la gen­te, y le da un rol a ca­da bol­sa y si­tua­cio­nes de la vi­da cotidiana, en­tre ellas.

Es­ta cos­ta­rri­cen­se con un ai­re de nin­fa es tan nues­tra co­mo de Nue­va York. “Siem­pre di­go que cam­bié el ver­de por el gris” con­fie­sa Arie­la, de 24 años, quien en una tar­de de oto­ño en Nue­va York, la ar­tis­ta nos con­tó su tra­ve­sía en­tre ciu­da­des y su ba­su­ra, y có­mo en­su­cián­do­se las ma­nos jun­to con los par­ti­ci­pan­tes de sus ta­lle­res, ha lo­gra­do trans­for­mar los desechos y a la vez lle­nar de ar­te au­las y ga­le­rías.

Arie­la ob­tu­vo su BFA en Fi­ne Arts en Par­sons, School for De­sign, y ape­nas se gra­duó, em­pe­zó a tra­ba­jar en el Chil­dren’s Mu­seum of the Arts co­mo pro­fe­so­ra de Stop-mo­tion ani­ma­tion, ilus­tra­ción, di­rec­ción de ci­ne, en­tre otras. Con­ver­sa­mos con la ar­tis­ta so­bre sus ins­ta­la­cio­nes, fo­to­gra­fías y vi­ven­cias en una ciu­dad don­de nun­ca se sin­tió ex­tra­ña. Se sin­tió na­die, pe­ro ¡eso le gus­tó!

—Es­tu­vis­te un año y me­dio fue­ra de Nue­va York, en el cual lo­gras­te vi­vir el ve­rano en Berlín y aho­ra uno po­dría pre­gun­tar­se, ¿Por qué ser ar­tis­ta, aquí?

—Mi ar­te na­ció en Nue­va York, na­ció en in­glés. En Cos­ta Ri­ca he po­di­do en­se­ñar, en fe­rias de ar­te co­mo Va­loar­te, y aun­que allá he tra­ta­do de ha­cer lo mis­mo, no se asi­mi­la igual. Aquí siem­pre an­do de­ma­sia­do ins­pi­ra­da, voy a mu­seos, vi­si­to ex­hi­bi­cio­nes, ha­go el ar­te que me na­ce, hay un pú­bli­co pa­ra él, hay tiem­po, hay sed, hay apo­yo y lu­ga­res pa­ra el ar­te jo­ven.

—Vi­nis­te muy jo­ven a es­tu­diar, ¡17 años! Qué apren­di­za­je y qué con­tras­tes.

—En Cos­ta Ri­ca, to­dos in­ter­ac­tua­mos de ma­ne­ra muy or­gá­ni­ca: don­de sea, en el su­per­mer­ca­do, en un res­tau­ran­te, en la ca­lle, con to­dos y en el mo­men­to que sea… Pe­ro aquí to­do es más ló­gi­co y es­tra­té­gi­co: si al­guien te ha­bla, ge­ne­ral­men­te es por­que vos le po­dés ayu­dar con al­go o lle­gar a al­guien, un pa­so lle­va al otro que even­tual­men­te te de­be­ría lle­var a lo que que­rías lo­grar des­de el prin­ci­pio.

—¿En qué mo­men­to te sen­tis­te new yor­ker?

No me atre­ve­ría a de­cir que soy una new­yor­ker co­mo tal, pe­ro si sien­to que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.