«No soy un sar­gen­to en ca­sa, pe­ro cla­ro, So­fía a ve­ces me pre­gun­ta si pue­de to­mar una so­da. Ella sa­be cuán­tas por­cio­nes de piz­za pue­de co­mer»

Hola Costa Rica - - Cóctel De Noticias -

y allí el la­zo es más fuer­te y el con­tra­to más gran­de, con Ree­bok, me con­so­li­dé.

—¿Y la ten­den­cia en salud allá tam­bién es as­cen­den­te?

—Cuando yo lle­gué la gen­te na­da que ver, ha­bía po­qui­ta gen­te pe­ro aho­ra uno ve a la gen­te en la ca­lle co­rrien­do: mu­cha ma­ra­tón, mu­cha ac­ti­vi­dad, los fi­nes de se­ma­na siem­pre hay al­go, y eso por­que el cre­ci­mien­to del país es evi­den­te, hay mu­cho ex­tran­je­ro, la salud es un te­ma im­por­tan­te.

—¿Y có­mo te re­co­no­cen? Su­pon­go que ya no sos “la ti­ca” que tra­ba­ja en fit­ness.

—Po­ca gen­te me re­co­no­ce co­mo ti­ca, so­lo soy Nany. A me­nos que al­go pa­se, nos que­da­mos al me­nos 3 años más. Y no quie­ro ir­me to­da­vía, ten­go mu­chos pla­nes.

—A Ca­nal 2 lle­gué por­que en ese en­ton­ces tra­ba­ja­ba en el gim­na­sio del Co­ro­bi­cí, y en­tre las alum­nas es­ta­ba Do­ris Gold­ge­witch. Ella me pre­sen­tó con Nono An­ti­llón, y Nono me dio un seg­men­to en “Nues­tro Mun­do”, y lue­go ya arran­ca­mos “Ener­gía ae­ró­bi­ca”, y de ahí pa­sé a Te­le­ti­ca.

—To­do co­men­zó en la te­le. ¿Có­mo? —¿Cuál ha si­do el re­to no so­lo co­mo fa­mi­lia, sino co­mo mu­jer, de tras­plan­tar tu vi­da va­rias ve­ces a va­rios lu­ga­res?

—Sí, es un re­to muy gran­de: abrir­te puer­tas don­de no te co­no­cen, el nom­bre ya lo lle­vás, pe­ro las amis­ta­des no se ha­cen de un día pa­ra otro. To­do es­tá en la ac­ti­tud po­si­ti­va que uno quie­ra po­ner, y lo to­ma­mos de la me­jor ma­ne­ra co­mo fa­mi­lia.

—¿Có­mo ha­cés pa­ra que ca­da mu­dan­za no te per­ju­di­que? Ha de ser ago­ta­dor.

—(Sus­pi­ra). Uh, lo es, son va­rios días es­pe­ran­do el con­te­ne­dor… uno se que­da en un ho­tel, ahí es­tás sin tus co­si­tas, te lle­vás lo mí­ni­mo. Siem­pre que me pa­so de ca­sa lo pri­me­ro que bus­co es el me­jor gim­na­sio, y ahí voy, me ma­tricu­lo. Ahí pre­sen­to mis ates­ta­dos, ya con eso co­mien­zo a tra­ba­jar, ha­go amis­ta­des.

—Ha si­do un as­cen­so cons­tan­te, des­de que eras “la mu­cha­cha de los ae­ró­bi­cos de la te­le”.

—Bueno, yo ten­go 47 años y em­pe­cé a los 18… re­cuer­do que iba a la Uni­ver­si­dad. Yo tra­ba­ja­ba, da­ba ae­ró­bi­cos, y era un hob­bie, pe­ro aho­ra la in­dus­tria del fit­ness es un fe­nó­meno glo­bal, ya la gen­te com­pren­de que es un es­ti­lo de vi­da, es un se­gu­ro de vi­da. Ten­go un pro­gra­ma de ra­dio Má­xi­ma, en Pa­na­má, y es­cri­bo pa­ra el Huf­fing­ton Post.

—Ten­go un gru­po pri­va­do de pi­la­tes, y en­tre las alum­nas es­ta­ba la es­po­sa de un

—¿Có­mo lle­gó Ree­bok?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.