CH­RIS­TOP­HER BAR­QUE­RO

Hola Costa Rica - - 30 Minutos Con... - Tex­to: MA­RIA­NE­LLA COR­DE­RO Fo­to­gra­fía: ERICK MA­TA­MO­ROS

¡Por­que li­te­ral­men­te, so­lo unos mi­nu­tos se le pue­den ro­bar al cos­ta­rri­cen­se que no ha de­te­ni­do su as­cen­so en Mé­xi­co! ¡HO­LA! con­ver­só con él en la ca­pi­tal az­te­ca.

EN UN ABRIR Y CE­RRAR DE OJOS Ch­ris­top­her Bar­que­ro pa­só de ser “un pe­rio­dis­ta ti­co que emi­gró a Mé­xi­co”, a ser uno de los más in­quie­tos co­mu­ni­ca­do­res que no so­lo han caí­do a los pies de Te­noch­titlán – ¡tam­bién lo han con­quis­ta­do! En me­dio de un ho­ra­rio fre­né­ti­co que no le ro­ba el buen ca­rác­ter, Ch­ris­top­her re­su­me es­tos diez años en Mé­xi­co con agra­de­ci­mien­to y mi­ra­da po­si­ti­va al fu­tu­ro, des­de su tra­ba­jo en Te­le­vi­sa y CNN en es­pa­ñol, y afi­nan­do su plu­ma co­mo columnista del Huf­fin­tong Post.

“Co­mea­ños”, de­por­tis­ta, so­ña­dor, tra­ba­ja­dor: aquí es­tá, diez años des­pués, con los pies en la tie­rra, pe­ro los sue­ños en los cie­los, con el mis­mo en­tu­sias­mo que to­mó un avión pa­ra no vol­ver.

—Lue­go de 10 años en Mé­xi­co, ¿Qué has ab­sor­bi­do de la cul­tu­ra y de la ma­ne­ra de ser del me­xi­cano?

—To­mar­le ca­ri­ño a Mé­xi­co, agra­de­cer es­tar acá, sen­tir­me en paz y amar mi vi­da en es­ta gran ciu­dad me to­mó mu­chos años, qui­zás unos 6. Fue muy du­ro des­de mi lle­ga­da, yo no creí per­ma­ne­cer acá un mes, lue­go no pen­sé lle­gar a los 3 me­ses ni al año y bueno, fue Dios quien me con­ce­dió la fuer­za pa­ra lle­gar a ser fe­liz acá. Me en­can­ta la ciu­dad, to­do lo que ofre­ce, me en­can­ta el ho­ra­rio de ve­rano que son co­mo 8 me­ses don­de sa­les de tra­ba­jar y son las 8:30 p.m. y to­da­vía hay sol; ¡no pue­do co­mer sin pi­can­te! Via­jo con mis sal­sas o an­do bus­can­do pi­can­te por­que sino la co­mi­da no me sa­be a na­da, y bueno, ob­via­men­te uti­li­zo mu­chos vo­ca­blos me­xi­ca­nos. Lle­vé un cur­so pa­ra neu­tra­li­zar el acen­to, que en su ma­yo­ría es ha­blar co­mo me­xi­cano y me re­sis­tí mu­cho, no que­ría pe­ro en­ten­dí que acá me han abier­to las puer­tas y adop­ta­do así que ¡ya no sé ni có­mo es mi acen­to!

—¿Era Mé­xi­co el tram­po­lín o el pun­to de lle­ga­da que so­ñas­te y vi­sua­li­zas­te cuando te fuis­te?

Y—o tomé la de­ci­sión de ve­nir­me an­te el ofre­ci­mien­to que me hi­cie­ron, sin pen­sar­lo. Siem­pre pen­san­do que Mé­xi­co se­ría un puen­te. Han su­ce­di­do mu­chas co­sas que yo no vi­sua­li­cé y con las que Dios me ha ben­de­ci­do, por ejem­plo, yo ja­más en mi vi­da am­bi­cio­né o me vi en CNN y gra­cias a la re­co­men­da­ción de Juan Car­los Ar­ci­nie­gas, Dios me lle­vó allí. En­ton­ces, yo es­toy muy agra­de­ci­do, ya de­jé la época en que soy quien le di­ce a Dios có­mo quie­re su vi­da y aun­que ten­go me­tas, ob­je­ti­vos, es­toy abier­to a que él me sor­pren­da. Así que Mé­xi­co, aun­que di­fí­cil, com­pli­ca­do, frus­tran­te al­gu­nos años, ha si­do más de lo que yo pu­de ha­ber es­pe­ra­do.

—¿Ha ha­bi­do un mo­men­to o va­rios mo­men­tos en que di­jis­te «¡ya la hi­ce!” ¿Cuán­do creés que su­ce­da, si no ha su­ce­di­do?

—No ja­más, nun­ca he sen­ti­do eso de que ya la hi­ce o ya lle­gué y soy “to­da”, co­mo di­rían po­pu­lar­men­te. Yo si­go apren­dien­do de es­ta ca­rre­ra que me apa­sio­na, soy un apren­diz que tra­ta de dar ca­da vez más una mi­lla ex­tra pe­ro ten­go to­da­vía mu­cho que afi­nar y que apren­der co­mo co­mu­ni­ca­dor.

—Mé­xi­co es una ciu­dad fas­ci­nan­te y vi­bran­te, ¿Qué es lo me­jor de vi­vir allí?

La co­mi­da (es que soy bien glo­tón) y las op­cio­nes que ofre­ce. Siem­pre hay al­go que ha­cer, a don­de ir, al­go nue­vo, al­gún es­pec­tácu­lo que tra­je­ron, ci­ne, tea­tro. Me en­can­ta mi vi­da acá y es­toy acos­tum­bra­do, no se ter­mi­na nun­ca de co­no­cer, hay de to­do y pa­ra to­dos.

—¿Re­gre­sa­rías? ¿En qué con­di­cio­nes y por qué? - o por qué no

—“Nun­ca di­gas nun­ca”, pe­ro sí me gus­ta­ría ha­cer un pro­yec­to por tem­po­ra­das que pa­se allá, y re­gre­se acá. A mí me en­can­ta ese ti­po de pe­rio­di­ci­dad por­que así tan­to el pú­bli­co co­mo la gen­te des­can­sa. De eso hay al­go con­ver­sa­do pe­ro es­tá co­mo stand by.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.