«Ma­riano es un be­bé sú­per bien por­ta­do, co­me mu­chí­si­mo y duer­me ri­co, no es de es­tar llo­ran­do, es muy tran­qui­lo. Los her­ma­ni­tos has­ta tra­tan de ayu­dar­me»

Hola Costa Rica - - Contenido -

con la ex­pe­rien­cia to­do se vuel­ve más fá­cil. Ma­riano es un be­bé sú­per bien por­ta­do, co­me mu­chí­si­mo y duer­me ri­co, no es de es­tar llo­ran­do, es muy tran­qui­lo. Los her­ma­ni­tos has­ta tra­tan de ayu­dar­me, en­ton­ces ahí veo có­mo les pi­do oficios pa­ra que se sien­tan in­clui­dos. El pri­mer día les di­je que me ayu­da­ran a ba­ñar­lo y ¡fue un desas­tre! To­dos ter­mi­na­mos em­pa­pa­dos pe­ro fue un mo­men­to muy es­pe­cial.

—¡Creen que es un mu­ñe­co que les re­ga­la­ron! Mar­ce­lo es un ni­ño de na­tu­ra­le­za muy amo­ro­sa, es un chi­co muy gen­til y pa­sa to­do el día abra­zán­do­lo y ha­cién­do­le ca­ri­ñi­to. Él es­tá fas­ci­na­do con to­do lo que le va a en­se­ñar y to­do lo que va a ha­cer con él. Mon­tse­rrat por su par­te es­tá muy tran­qui­la, sú­per fe­liz. Lo que la tie­ne lo­ca es que es­tá muy chi­qui­ti­co. —Es­tá con no­so­tros en el cuar­to, en un moi­sés y po­si­ble­men­te en un par de me­ses ya va pa­ra su pro­pio cuar­to. Lo que pa­sa es que co­mo yo es­toy con lac­tan­cia, pa­sa­mos ma­dru­ga­das bas­tan­te des­pier­tas, co­me cada ho­ra y cin­cuen­ta mi­nu­tos.

Yo lo veo muy pa­re­ci­do al pa­pá, pe­ro hay gen­te que di­ce que se pa­re­ce a mí. Al prin­ci­pio me pa­re­cía igual a la her­ma­na pe­ro ahora lo veo más co­mo a Mar­ce­lo. Es una mez­cla muy ri­ca, es el que tie­ne el ca­be­llo más os­cu­ro. —Una de sus me­jo­res cua­li­da­des es lo buen pa­dre que es, no so­lo cum­ple con sus res­pon­sa­bi­li­da­des, sino que tam­bién cam­bia pa­ña­les, se preo­cu­pa por ab­so­lu­ta­men­te to­do. Si hay que des­ve­lar­se, él se des­ve­la con­mi­go, es más cuan­do no hay que des­ve­lar­se, igual lo ha­ce. Yo le di­go que es un

—¿Y có­mo lo to­ma­ron Mar­ce­lo y Mon­tse­rrat? —¿Por el mo­men­to dón­de duer­me Ma­riano? —¿A cuál fa­mi­lia se pa­re­ce más, Vi­lle­gas o Ro­me­ro? —¿Se in­vo­lu­cra mu­cho Juan Die­go en el cui­da­do del be­bé?

“pa­pá ga­lli­na”, por­que de ver­dad participa en to­do, vi­ve la pa­ter­ni­dad in­ten­sa­men­te, pa­ra mí es ad­mi­ra­ble. Los chi­cos lo ado­ran, se la pasan di­ver­ti­dí­si­mo.

—So­lo mi ma­dre es­tá vi­va y bueno, es­tá co­mo lo­ca. In­clu­so mi tía, la her­ma­na de mi ma­má, di­ce que ella tam­bién es abue­li­ta, en­ton­ces el ca­ri­ño so­bra. Es un be­bé que ha traí­do mu­cha ter­nu­ra a la fa­mi­lia, pa­sa al­za­do to­do el día, ¡mis ami­gas se pe­lean por chi­near­lo!

—No he re­to­ma­do mi ru­ti­na, no me es­toy cui­dan­do, duer­mo po­co… qué te pue­do de­cir… ten­go un be­bé de tres me­ses, es­toy aco­mo­da­da pe­ro al­go ol­vi­da­di­za.

—Sí lo más po­si­ble. Evi­den­te­men­te ne­ce­si­to ayu­da, pe­ro por di­cha ten­go una mu­cha­cha que me lo cui­da cuan­do ten­go que sa­lir a ha­cer man­da­dos. A mis hi­jos los quie­ro con­mi­go y me en­can­ta ver­los cre­cer. Por di­cha ten­go la op­ción de es­tar más en la ca­sa por el ti­po de tra­ba­jo que ha­go, de he­cho eso siem­pre lo tu­vi­mos pre­sen­te a la ho­ra de for­mar una fa­mi­lia.

—To­do es­tá lis­to pa­ra el 20 de agos­to.

—Una de mis me­jo­res ami­gas, Me­la­nia Van Der Laat, ¡se lo de­bo ha­ce días! En cuan­to al pa­drino, es­co­gi­mos al me­jor ami­go de mi es­po­so, Fe­li­pe Solís, co­fun­da­dor del gru­po mu­si­cal Tan­go In­dia.

—Mar­ce­lo es­tá en pre­pa­ra­to­ria y Mon­tse­rrat en­tra a pre kín­der el año en­tran­te, ¡ya me la acep­ta­ron en la es­cue­la! Ellos son dos flo­re­ci­tas que es­tán cre­cien­do, cada uno con su per­so­na­li­dad y sus ca­rac­te­rís­ti­cas, no pue­do pe­dir más, son chi­cos sú­per amo­ro­sos, gen­ti­les y obe­dien­tes. En­tre ellos co­mo her­ma­nos es­tán desa­rro­llan­do una re­la­ción im­pe­ca­ble y di­ver­ti­dí­si­ma con mu­cha com­pli­ci­dad. —Re­nun­cié a los ca­ba­llos que eran mi otro gran amor.

—¿Y los abue­los? —¿Ya lo­gras­te aco­mo­dar­te con tus co­sas? —¿Pen­sás cui­dar­lo vos mis­ma? —¿Cuán­do es el bau­ti­zo de Ma­riano? —¿Quié­nes van a ser los pa­dri­nos? —Ha­ble­mos de tus otros hi­jos. —¿Has sa­cri­fi­ca­do al­go por ellos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.