CA­TA­LI­NA CAL­DE­RÓN

Hola Costa Rica - - Sociedad - Tex­to: MAU­RI­CIO MON­GE Fo­to­gra­fía: JO­SÉ VÁZQUEZ

CA­TA­LI­NA LLE­VA con­si­go un es­pí­ri­tu em­pren­de­dor. Es una hor­mi­gui­ta que tra­ba­ja al má­xi­mo pa­ra al­can­zar sus sue­ños. Ella es la due­ña de la boutique Bo­ga Spa­cio, en Car­ta­go. Sus pren­das son bus­ca­das por mu­je­res so­fis­ti­ca­das y que co­no­cen de las ten­den­cias de mo­da glo­bal. ¡HO­LA! con­ver­só con la sim­pá­ti­ca em­pre­sa­ria pa­ra co­no­cer su la­do más per­so­nal.

Una em­pren­de­do­ra in­na­ta

—Ca­ta, con­ta­nos tu his­to­ria, ¿có­mo em­pe­zas­te el ne­go­cio?

—¡Des­de pe­que­ña ama­ba las ventas! Ima­gi­ná­te que en el co­le­gio com­pra­ba te­las pa­ra ha­cer­me mi pro­pia ro­pa. Po­co a po­co em­pe­cé a vender ro­pa por catálogo, re­cuer­do que ha­cía re­pos­te­ría pa­ra ob­te­ner un po­co de ca­pi­tal y así fui com­pran­do co­sas co­mo bi­su­te­ría, bol­sos y co­sas así. Años des­pués pu­de ha­cer mi pri­mer via­je y fue cuan­do ini­cié el ne­go­cio. La boutique em­pe­zó co­mo una bo­de­ga.

—¡De mi fa­mi­lia! To­dos han si­do gue­rre­ros y han lu­cha­do por te­ner sus co­sas. Mi pa­pá me en­se­nó a tra­ba­jar pa­ra po­der ob­te­ner la mí­ni­ma co­sa que ne­ce­si­ta­ra.

—¿De dón­de na­ce tu es­pí­ri­tu em­pren­de­dor? —¡La tien­da es muy fa­mo­sa! ¿Cuál es el se­cre­to de­trás del éxi­to que hoy te­nés?

—He lo­gra­do cre­cer po­co a po­co. Me he ro­dea­do de per­so­nas que real­men­te aman lo que ha­cen. Siem­pre les agra­dez­co a to­dos mis co­la­bo­ra­do­res por­que sin ellos no se­ría­mos lo que so­mos hoy. Mi ma­má se con­vir­tió en mi mano de­re­cha, es­tá ahí pa­ra ayu­dar­me y siem­pre tie­ne una pa­la­bra de alien­to.

—Tu es­po­so se con­vir­tió en un alia­do im­por­tan­te en es­te pro­ce­so, ¿cier­to?

—Más que un alia­do es mi me­jor ami­go, mi com­pa­ñe­ro de lá­gri­mas cuan­do ya mi cuer­po no re­sis­te más. Él es una ben­di­ción en mi vi­da, me ha en­se­ña­do a ser más to­le­ran­te, a dar lo me­jor de mí. ¡Es mi gran amor!

—Muy tran­qui­la, aun­que ten­go un ins­tin­to de pro­tec­ción muy fuer­te. Cuan­do mi pa­pá fa­lle­ció le pro­me­tí que siem­pre iba a cui­dar de la fa­mi­lia. Con mis her­ma­nos pa­rez­co una ma­má re­ga­ño­na. Siem­pre les exi­jo a to­dos que den lo me­jor de sí. —Ama­mos es­tar en ca­sa, ella es sú­per fa­mi­liar. Nos en­can­ta ver pe­lí­cu­las y cuan­do po­de­mos via­jar jun­tas lo ha­ce­mos. Ella sue­ña con co­no­cer to­do el mun­do pe­ro siem­pre le re­cuer­do que se ne­ce­si­ta tra­ba­jar du­ro pa­ra po­der lo­grar­lo.

—¿Có­mo es Ca­ta­li­na cuan­do es­tá en fa­mi­lia? —¿Qué es lo que más dis­fru­tás ha­cer con tu hi­ja? —Sa­be­mos que te­nés el gus­to por via­jar, ¿qué lu­ga­res re­co­men­da­rías pa­ra co­no­cer?

—¿Qué con­si­de­ras in­dis­pen­sa­ble pa­ra vi­vir? —¿Qué te gus­ta­ría ha­cer que no es­tés ha­cien­do ahora mis­mo?

—¡Amo Ma­drid! La gas­tro­no­mía, su cul­tu­ra, ¡to­do! —La paz in­te­rior y el po­si­ti­vis­mo.

—Me en­can­ta­ría po­der su­bir al cie­lo y pre­gun­tar­le a mi pa­pá si es­toy ha­cien­do las co­sas de la ma­ne­ra co­rrec­ta.

—¡Amo los dul­ces! Pa­sa­ría to­do el día co­mien­do dul­ces. Me en­can­ta es­tar con mis me­jo­res ami­gos, cui­dar mis mascotas, el ma­qui­lla­je y la mo­da. —Ama­ría po­der ver mi boutique en otro país, que que­de cla­ro que no es am­bi­ción, es un sue­ño que creo que con es­fuer­zo se pue­de lo­grar.

—Mi hi­ja, mi fa­mi­lia y mis clien­tas.

—¿Cuá­les son tus pa­sio­nes? —¿Cuál es tu ma­yor sue­ño? —¿Quién te ins­pi­ra?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.