ALE­JAN­DRO CUELLAR

Hola Costa Rica - - Belleza - Tex­to: MAU­RI­CIO MON­GE Fo­to­gra­fía: MA­NUE­LA MU­ÑOZ

UÉ DI­VER­TI­DO re­sul­ta con­ver­sar con Ale­jan­dro! Aun­que su exi­to­sa ca­rre­ra en la in­dus­tria cu­li­na­ria lo ha po­si­cio­na­do co­mo uno de los Mas­ter Chefs de Co­lom­bia y el con­ti­nen­te, su per­so­na­li­dad vi­vaz, ale­gre y cá­li­da, lo con­vier­ten en to­do un per­so­na­je. Su téc­ni­ca de co­ci­na in­clu­ye flo­res, plan­tas, ve­ge­ta­les or­gá­ni­cos y es­pe­cies sil­ves­tres, to­das cul­ti­va­das en su pro­pia huer­ta en la lo­ca­li­dad de So­pó, en Cun­di­na­mar­ca, Co­lom­bia. Su pe­cu­liar ta­len­to lo ha lle­va­do por di­fe­ren­tes la­ti­tu­des del mun­do y en una de sus pa­ra­das a Cen­troa­mé­ri­ca, ¡HO­LA! qui­so co­no­cer de­ta­lles su­yos po­co co­no­ci­dos por sus se­gui­do­res.

Ar­qui­tec­to de la crea­ti­vi­dad cu­li­na­ria

—¿Cuál es el pa­sa­tiem­po tu­yo que na­die co­no­ce?

—¡Bue­na pre­gun­ta! Ten­go mu­chos, me en­can­ta la mú­si­ca, es­pe­cial­men­te to­car piano. Me gus­ta mu­cho com­po­ner. Mi ob­se­sión en la vi­da es el aje­drez, ¡jue­go to­do el tiem­po!

—Mi her­mo­so país, Co­lom­bia. Sus tra­di­cio­nes, gas­tro­no­mía, su gen­te, es mi mo­tor pa­ra en­fren­tar la vi­da. Lue­go es­tá mi huer­ta, don­de cul­ti­vo to­do lo que uso en la co­ci­na. Me di­vier­te mon­to­nes pa­sar tiem­po en ella por­que sien­to que me sa­ca de la zo­na de con­fort y me obli­ga a desa­rro­llar una crea­ti­vi­dad im­pre­sio­nan­te.

—Me en­can­ta­ría que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de co­ci­ne­ros se den cuen­ta del po­ten­cial que te­ne­mos los la­ti­noa­me­ri­ca­nos, nues­tro Ca­ri­be, nues­tra sel­va y que de ver­dad lo uti­li­cen por­que eso nos ha­ce di­fe­ren­tes. Mu­chos chefs mi­ra­mos a los gran­des del mun­do y tra­ta­mos de imi­tar­los, pe­ro no nos da­mos cuen­ta que lo que no­so­tros te­ne­mos es más im­por­tan­te, al­go que nos pue­de ayu­dar a in­no­var y re­sal­tar. —No, con­fort y pa­ra­dig­ma. El “no” es una pa­la­bra que cor­ta la crea­ti­vi­dad, no nos per­mi­te evo­lu­cio­nar. Mien­tras que los pa­ra­dig­mas son las ba­rre­ras que no nos dejan sa­lir de nues­tra zo­na de con­fort. En­ton­ces creo que esas son las pa­la­bras a las que le ten­go mie­do y res­pe­to.

—¿Qué o quién te ins­pi­ra en la vi­da? —¿Tu ma­yor sue­ño? —¿Te­nés al­gu­na pa­la­bra prohibida? —¿Qué de­por­te te hu­bie­ra gus­ta­do ha­cer al ni­vel pro­fe­sio­nal?

—Co­mo me gus­ta tan­to la na­tu­ra­le­za, se­gu­ra­men­te al­pi­nis­mo, pe­ro soy muy flo­jo, creo que hu­bie­ra si­do un pro­fe­sio­nal con una ca­rre­ra muy fu­gaz

—¿Con qué per­so­na­li­dad te gus­ta­ría te­ner una ce­na?

—¿Cuál di­rías que ha si­do el mo­men­to más fe­liz de tu vi­da?

—Con John Len­non o con Andy War­hol.

—Bueno no hay un día, mi fa­mi­lia me ha­ce fe­liz cons­tan­te­men­te, y no lo ca­li­fi­co co­mo el “más fe­liz” si no sim­ple­men­te lo dis­fru­to. —¡Con Bans­ki!

—“El que más sa­be, es el que más se ha equi­vo­ca­do”, es una fra­se de Leo­nar­do Da Vin­ci, la gen­te le tie­ne mu­cho mie­do a equi­vo­car­se, por­que en el co­le­gio nos di­cen que la vi­da se mi­de en­tre bien y mal, se ca­li­fi­ca en­tre 0 y 10 y q si es­tás de­ba­jo del 6 eres un me­dio­cre. Eso me da mu­cha an­sie­dad, lo me­jor que te pue­de pa­sar en la vi­da es equi­vo­car­te y apren­der de tus erro­res.

—Te gus­ta­ría to­mar­te un sel­fie con… —¿Al­gu­na fra­se con la que te iden­ti­fi­ques?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.