PAO­LA MO­RA

Hola Costa Rica - - 30 Minutos Con.. - Tex­to: MAU­RI­CIO MON­GE Fo­to­gra­fía: MA­NUE­LA MU­ÑOZ

“A las mu­je­res nos to­ca pa­sar por si­tua­cio­nes muy di­fí­ci­les, pe­ro no hay que de­te­ner­se, hay que pa­sar la página muy rá­pi­da­men­te y con­ti­nuar”

Ella es una mu­jer que ins­pi­ra. Ele­gan­te, te­naz y con­ven­ci­da que su tra­ba­jo va más allá que un pues­to. A tra­vés de su po­si­ción, co­mo pre­si­den­ta de la jun­ta di­rec­ti­va del Ban­co de Cos­ta Ri­ca, se ha en­car­ga­do de in­no­var y mos­trar una óp­ti­ca dis­tin­ta a la or­ga­ni­za­ción de una ins­ti­tu­ción his­tó­ri­ca pa­ra to­dos los cos­ta­rri­cen­ses. ¡HO­LA! con­ver­só con la exi­to­sa fun­cio­na­ria pa­ra ha­blar so­bre el po­der fe­me­nino, su vi­sión del cam­bio y los re­tos a los que se en­fren­tan las mu­je­res hoy en día.

—¿Por qué us­ted con­si­de­ra que se de­be re­co­no­cer el em­po­de­ra­mien­to en las mu­je­res?

—La mu­jer asu­me in­fi­ni­dad de ro­les y la ma­yo­ría de esos ro­les son so­las, in­clu­si­ve des­de sus ho­ga­res, en mu­chas oca­sio­nes, ya no es la mu­jer con su es­po­so o su pa­re­ja, sino que mu­chas es­ta­mos al fren­te de nues­tros ho­ga­res so­las. En­ton­ces es­tos en­tor­nos ha­cen que de­fi­ni­ti­va­men­te el rol nues­tro ha­ya cam­bia­do, es­ta­mos ab­so­lu­ta­men­te in­te­gra­das a la par­te eco­nó­mi­ca de la sociedad, es­ta­mos en la to­tal dis­po­ni­bi­li­dad, mu­je­res que es­ta­mos 24/7 al ser­vi­cio del tra­ba­jo y con el ho­gar, ade­más in­ten­ta­mos su­pe­rar­nos to­dos los días, y to­do es­to ha­ce que en de­fi­ni­ti­va de­ba exis­tir ese re­co­no­ci­mien­to y ese em­po­de­ra­mien­to ha­cia no­so­tras ca­da día más.

—Hoy en día exis­ten mu­chos re­tos en es­te te­ma. ¿Cuá­les con­si­de­ra us­ted que son los más im­por­tan­tes?

—Des­de mi ex­pe­rien­cia, el ma­yor desafío que exis­te es re­co­no­cer que se qui­te to­da esa par­te pre­jui­cio­sa de que no­so­tras no so­mos ca­pa­ces de ejer­cer el car­go pa­ra el cual as­pi­ra­mos. La pri­me­ra im­pre­sión que te­nés cuan­do lle­gás co­mo mu­jer a un car­go pú­bli­co es “va­mos a ver si pue­de ha­cer­lo” “va­mos a ver si aguan­ta” “va­mos a ver si es de ver­dad” y te­ne­mos que de­mos­trar con he­chos muy con­tun­den­tes pa­ra em­pe­zar a ga­nar­nos ese res­pe­to. Eso no su­ce­de con los hom­bres, ellos no pa­san por ese ti­po de si­tua­cio­nes, nor­mal­men­te se asu­me que tie­nen ab­so­lu­ta­men­te to­das las cua­li­da­des pa­ra te­ner un car­go. A no­so­tras nos to­ca de­fi­ni­ti­va­men­te de­mos­trar­lo, mu­chas ve­ces so­mos juz­ga­das y se­ña­la­das de ma­ne­ra ne­ga­ti­va e in­clu­si­ve cues­tio­na­das en cuan­to a la ca­pa­ci­dad que te­ne­mos pa­ra ejer­cer un car­go.

—¿Sien­te us­ted que al­can­zó ya su me­ta más al­ta o tie­ne otras por al­can­zar?

—Ten­go otras me­tas por al­can­zar, es­ta ha si­do una ex­pe­rien­cia pa­ra mí muy im­por­tan­te. Ser la pri­me­ra mu­jer en ocu­par es­te car­go en 139 años, me hon­ra mu­chí­si­mo. Me hon­ra mu­cho por­que eso de­mues­tra la ca­pa­ci­dad y li­de­raz­go que te­ne­mos las mu­je­res, la en­tre­ga, han si­do mu­chí­si­mas ho­ras de sa­cri­fi­cio pa­ra po­der sa­car ade­lan­te mu­chos de los te­mas en con­jun­to con la ad­mi­nis­tra­ción de es­te ban­co y con mis de­más com­pa­ñe­ros de la jun­ta di­rec­ti­va. Ha va­li­do la pe­na por­que fi­nal­men­te he po­di­do de­mos­trar que las mu­je­res te­ne­mos una for­ma de ejer­cer y un li­de­raz­go muy efi­cien­te, con mu­cha ca­li­dez y acuer­dos de ma­ne­ra muy con­ci­lia­do­ra, evi­ta­mos en la me­di­da de lo po­si­ble las dis­cre­pan­cias que lle­ven a gran­des rup­tu­ras y en de­fi­ni­ti­va eso ha­ce que una ins­ti­tu­ción pue­da cre­cer y pue­da sa­lir ade­lan­te, co­mo es el ca­so del Ban­co de Cos­ta Ri­ca, que ha ne­ce­si­ta­do de la in­ter­ven­ción de la pre­si­den­cia del ban­co, en te­mas cla­ves y cru­cia­les pa­ra to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes.

¿cuál

—A lo lar­go de su ca­rre­ra, ha si­do el apo­yo más gran­de que us­ted ha te­ni­do?

El de mi fa­mi­lia in­dis­cu­ti­ble­men­te, y el de mi ma­dre.

—¿Exis­te al­gu­na fra­se con la que us­ted se iden­ti­fi­que?

—Yo siem­pre ten­go una y es: “Siem­pre ha­cia ade­lan­te”. En la vi­da co­mo mu­je­res nos to­ca pa­sar por si­tua­cio­nes muy di­fí­ci­les, no hay que de­te­ner­se, y hay que pa­sar la página muy rá­pi­da­men­te y con­ti­nuar, es muy fá­cil ser vul­ne­ra­ble a la crí­ti­ca y gro­se­ría co­mo mu­je­res. Siem­pre hay que ver ha­cia ade­lan­te y pa­sar la página in­me­dia­ta­men­te, no asu­mir na­da per­so­nal, eso es ele­men­tal pa­ra la vi­da, en el mo­men­to en que asu­mi­mos al­go per­so­nal nos es­tan­ca­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.