ARI FER­NÁN­DEZ Des­de Ma­drid, nos ha­bla de su nue­vo li­bro “¿Có­mo ves­tir el al­ma?

«Com­pren­dí la mo­da en su esen­cia, su his­to­ria, in­clu­so em­pe­cé a dar­le un sen­ti­do más ge­nuino. Mu­cha gen­te le te­me a la mo­da, a las ten­den­cias y a atre­ver­se a usar al­go dis­tin­to. Me he en­car­ga­do de qui­tar­les to­dos esos pre­jui­cios«

Hola Costa Rica - - Con­te­ni­do - Tex­to: MAU­RI­CIO MON­GE Fo­to­gra­fías: AN­TO­NIO DÍAZ / KIN LÓ­PEZ SÁN­CHEZ

ARIA­NA re­fle­ja per­fec­ta­men­te la des­crip­ción de te­na­ci­dad. Ser pe­rio­dis­ta se con­vir­tió en su sue­ño des­de pe­que­ña, y aun­que ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en­con­tró en la mo­da, un cam­po pa­ra ex­plo­rar e ir más allá. Su blog, Cló­set His­pano se vol­vió una sen­sa­ción en las re­des so­cia­les, una exi­to­sa pla­ta­for­ma con con­se­jos de be­lle­za, es­ti­lo y mo­da. Ha­ce dos años, la gua­pa y ra­dian­te jo­ven de­ci­dió cam­biar de rum­bo. Des­de en­ton­ces, Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en su ho­gar, ahí in­gre­só a una maes­tría en el pres­ti­gio­so Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo de Di­se­ño y aho­ra se per­fi­la co­mo to­da una em­pren­de­do­ra con mu­chas ideas y pro­yec­tos por em­pren­der. Des­de Ma­drid, la ca­ris­má­ti­ca blo­gue­ra con­ver­só con ¡HO­LA! so­bre su ex­pe­rien­cia, sus an­he­los y sus nue­vos pro­yec­tos.

—Ari, dos años en Ma­drid. ¡Có­mo pa­sa el tiem­po! ¿Qué has he­cho, cuál es tu ba­lan­ce? —La ex­pe­rien­cia ha si­do bas­tan­te gran­de, vi­ne aquí muy in­tere­sa­da en sa­ber de mo­da pe­ro he apren­di­do mi­les de co­sas más. In­clu­so acá he lo­gra­do desa­rro­llar mi pro­pio ne­go­cio. Cló­set His­pano pa­só de ser un sim­ple blog a una re­vis­ta di­gi­tal, con con­te­ni­do pa­ra mu­je­res, mo­da y mu­cho más. —¿Có­mo te ha cam­bia­do la vi­da? Me ha cam­bia­do de mu­chas ma­ne­ras. Com­pren­dí la mo­da en su esen­cia, su his­to­ria, in­clu­so em­pe­cé a dar­le un sen­ti­do más ge­nuino. Mu­cha gen­te le te­me a la mo­da, a las ten­den­cias y a atre­ver­se a usar al­go dis­tin­to. Me he en­car­ga­do de qui­tar­les to­dos esos pre­jui­cios. —Prác­ti­ca­men­te has cons­trui­do un es­ti­lo de vi­da allá en Es­pa­ña y tam­bién has he­cho tu vi­da fa­mi­liar. ¿Có­mo ha si­do es­to jun­to a tu es­po­so, cam­biar de des­tino, de ru­ti­na, de to­do? —Es muy in­tere­san­te por­que la idea de ve­nir a es­tu­diar a Es­pa­ña sur­gió cuan­do éra­mos no­vios. Elías fue quien me ins­cri­bió en el pro­gra­ma del Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo de Di­se­ño. Un día me lle­gó un co­rreo elec­tró­ni­co don­de me de­cían que que­rían co­no­cer más de mí, en ese mo­men­to me ex­tra­ñó mu­cho, ¡no sa­bía na­da! Me acep­ta­ron y bueno, los dos de­ci­di­mos que nos ve­nía­mos pa­ra acá. Tan­to pa­ra él co­mo pa­ra mí ha si­do una ex­pe­rien­cia in­creí­ble, fue un cam­bio de vi­da, de cul­tu­ra, de ho­ra­rio. —¿Te ima­gi­nas­te que se iba a ex­ten­der tan­to? —En reali­dad yo no pen­sé que fue­ra a ser tan­to, no pen­sé que Cló­set His­pano fue­ra a cre­cer tan­to. He­mos cam­bia­do la pla­ta­for­ma, in­cor­po­ra­mos nue­vos co­la­bo­ra­do­res, el equi­po aho­ra más gran­de. En es­te mo­men­to de he­cho es­toy es­cri­bien­do un li­bro y de un pron­to a otro me vi ha­cien­do co­sas que pen­sé que iban a su­ce­der des­pués, en­ton­ces a ve­ces uno tie­ne que te­ner las me­tas y de­jar que el tiem­po te va­ya di­cien­do cuan­do es me­jor que pa­sen y que va­yan lle­gan­do. —¡Un li­bro! —Se lla­ma “¿Có­mo ves­tir al al­ma?”, es­te nom­bre es una sec­ción que ten­go en el si­tio web, es un po­co de có­mo en­ten­der la mo­da co­mo un vehícu­lo a la fe­li­ci­dad, a lo que te gus­ta, no ver­la co­mo una res­tric­ción. La te­má­ti­ca tra­ta de có­mo bus­car la acep­ta­ción co­mo mu­jer de to­do lo que te pa­sa, sean fí­si­cas, vi­ven­cia­les, emo­cio­na­les y có­mo acep­tar eso y sa­car la me­jor ver­sión de vos mis­ma, es­tá muy fun­da­men­ta­do en eso. He­mos in­clui­do en­tre­vis­tas muy im­por­tan­tes con Glen­da Uma­ña, con una mo­de­lo plus si­ze que es muy re­co­no­ci­da aquí en Es­pa­ña, en­ton­ces es­ta­mos ha­cien­do es­ta fi­lo­so­fía de vi­da re­for­za­da con mu­chos tes­ti­mo­nios de mu­je­res que son im­por­tan­tes y tie­nen mu­cha tra­yec­to­ria. —Allá in­clu­so tu­vis­te la opor­tu­ni­dad de es­cri­bir pa­ra Ho­la.com… —¡Fue in­creí­ble! Su­ce­dió muy bo­ni­to, co­no­cí a la gen­te de ¡HO­LA! por me­dio de la uni­ver­si­dad, nos ofre­cie­ron la opor­tu­ni­dad y me apro­ba­ron. Les pa­re­ce in­tere­san­te el con­te­ni­do que es­cri­bo, así que ha si­do, en­ton­ces ha si­do un plus in­creí­ble pa­ra mi ca­rre­ra. —¿Qué po­drías de­cir que ex­tra­ñas de Cos­ta Ri­ca? —Ex­tra­ño a la gen­te, yo soy de cui­dar mu­cho mis amis­ta­des, ex­tra­ño a mi fa­mi­lia, ir a la pla­ya. Tam­bién la co­mi­da, sien­to que ne­ce­si­to co­mer­me un ta­mal y eso es lo que más ex­tra­ño. —En cuan­to a tus me­tas, ¿qué más te que­da por ha­cer? —Aho­ri­ta es­ta­mos con me­tas un po­co más cer­ca­nas. Es­ta­mos tra­ba­jan­do con va­ria gen­te en Mé­xi­co, mu­je­res más que to­do y les es­ta­mos dan­do ca­pa­ci­ta­ción de li­de­raz­go, de em­pren­di­mien­to y de mo­da. Voy a te­ner que tras­la­dar­me a Mé­xi­co pa­ra tra­ba­jar con va­rios gru­pos de mu­je­res di­rec­ta­men­te, en­ton­ces son me­tas a cor­to pla­zo. Tam­bién sa­car el li­bro que es­tá en pro­ce­so, no ten­go aho­ri­ta una fe­cha por­que aún es­toy en una eta­pa de ter­mi­nar, me­ter las en­tre­vis­tas, ini­ciar ven­tas en el si­tio web, co­mo una es­pe­cie de mer­ca­di­to, es­ta­mos tra­ba­jan­do en te­ner nues­tra pro­pia mar­ca que es una me­ta más a lar­go pla­zo, pe­ro es­ta­mos tra­ba­jan­do en eso. —¿Y cuán­do lle­gan los be­bés? —(Ri­sas) Lo de­ja­mos a lo que Dios quie­ra, ya no es­ta­mos en que no, pe­ro va­mos a en­tre­gar el plan a Dios, si él quie­re que se, se da­rá. —A ni­vel de pa­re­ja, ¿cuál po­drías de­cir que son los rin­co­nes más ro­mán­ti­cos que te gus­ta com­par­tir con Elías? —Pa­ra mi es sú­per ro­mán­ti­co po­der ir­me al par­que El Re­ti­ro con él, ver el atar­de­cer, lle­var­se un vi­ni­to, que­si­to. Otro plan ro­mán­ti­co que nos gus­ta mu­cho es ir­nos a ca­mi­nar a la ciu­dad, va­mos co­no­cien­do res­tau­ran­tes y ca­mi­na­mos mu­cho. —¿Cuál es tu res­tau­ran­te fa­vo­ri­to? —Ma­drid tie­ne al­go que a mí me en­can­ta, la co­mi­da. Aquí to­do es ri­quí­si­mo, de­li­cio­so. Me gus­ta La­te­ral, que es al­go más co­mer­cial, pe­ro co­mes co­mo un rey. Tam­bién me gus­tan los rin­con­ci­tos es­pa­ño­les y aquí en Ba­rrio Sa­la­man­ca hay uno

«Apren­dí a rein­ven­tar­me co­mo pro­fe­sio­nal, aho­ra la pla­ta­for­ma abar­ca­rá otros te­mas, lo­gra­mos que no fue­ran so­lo de ac­tua­li­dad, sino

que tam­bién tu­vie­ran un men­sa­je»

«La te­má­ti­ca del li­bro tra­ta de có­mo bus­car la acep­ta­ción co­mo mu­jer de to­do lo que te pa­sa, sean cues­tio­nes fí­si­cas, vi­ven­cia­les o emo­cio­na­les; y de có­mo acep­tar eso y sa­car la me­jor ver­sión de

vos mis­ma» «A ve­ces uno tie­ne que te­ner las me­tas y de­jar que el tiem­po te va­ya di­cien­do cuan­do es me­jor que pa­sen y que va­yan

lle­gan­do»

que se lla­ma Ca­so­dia que es un res­tau­ran­te to­tal­men­te es­pa­ñol. —Su­pon­go que vas a la San Gi­nés por chu­rros a ca­da ra­to… —¡Son muy ri­cos, una ten­ta­ción! Pe­ro por di­cha no vi­vo cer­ca de Gran Vía, que es don­de es­tá esa chu­rre­ría, en­ton­ces es­toy sal­va­da. Pe­ro los chu­rros son es­pec­ta­cu­la­res. Otra co­sa que tie­ne Es­pa­ña es que sa­can el ma­za­pán y los tu­rro­nes, el ros­cón de re­yes, to­do es dul­ce y de­li­cio­so, uno sube de pe­so, pe­ro hay que dis­fru­tar. —¿Có­mo to­mó tu es­po­so to­do es­te cam­bio de vi­da? —Le gus­tó mu­cho aquí, pe­ro ex­tra­ña el ca­lor la­tino, aquí el es­pa­ñol es muy tos­co en­ton­ces ex­tra­ña esa for­ma cá­li­da, ese tra­to. El frío le afec­tó los pri­me­ros me­ses bas­tan­te, pe­ro ya es­tá acos­tum­bra­do, aho­ra le gus­ta mu­cho. A Elías le to­ca via­jar bas­tan­te, en­ton­ces eso es ru­do por las ho­ras de vue­lo. Pe­ro de to­das for­mas le ha gus­ta­do la ex­pe­rien­cia, co­no­cer los paí­ses de aquí y le en­can­ta sa­lir a co­mer. —¿A qué paí­ses han ido? —He­mos ido a Fran­cia, Ho­lan­da y Bru­se­las . Pron­to voy pa­ra Sui­za y Lon­dres. —Ari, pa­ra fi­na­li­zar, ¿cuál es tu fór­mu­la pa­ra rein­ven­tar­te, sa­car co­sas nue­vas y no caer en lo mis­mo que ha­cen to­das las blog­gers? —Esa es una pre­gun­ta muy in­tere­san­te, fue una de las co­sas que apren­dí a gol­pe. Cuan­do yo es­ta­ba en la uni­ver­si­dad y me pre­gun­ta­ban a qué me de­di­ca­ba y les de­cía que blog­ger, me de­cían que no, qué pe­re­za y qué can­sa­do, una más…. Aquí so­cial­men­te es co­mo que los blog­gers mu­rie­ron, tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en un show­room, en­ton­ces cuan­do ha­blá­ba­mos de blog­gers o in­fluen­cers, te pi­den ana­li­zar sus se­gui­do­res, quie­nes le si­guen, quie­nes le dan li­ke; ya no es tan­to co­mo so­lo ver la can­ti­dad de se­gui­do­res. A par­tir de ahí, apren­dí a rein­ven­tar­me co­mo pro­fe­sio­nal, aho­ra la pla­ta­for­ma abar­ca­ra otros te­mas, lo­gra­mos que no fue­ran so­lo de ac­tua­li­dad, sino tam­bién que tu­vie­ran un men­sa­je, evo­lu­cio­na­mos a ser una pá­gi­na con va­rie­dad de te­mas, de es­cri­to­res y tam­bién tu­vi­mos la ne­ce­si­dad co­mo mar­ca, em­pe­zar a im­ple­men­tar ven­tas y cre­cer en ese sen­ti­do. Una vez un pro­fe­sor in­ten­tó des­pres­ti­giar­me, en ese mo­men­to le abrí mi compu­tado­ra y le mos­tré mi blog en me­dia cla­se. Ahí en­ten­dió que yo no era una sim­ple blo­gue­ra.

Ari es­tá a pun­to de lan­zar su li­bro: «¿Có­mo ves­tir el al­ma’», un pro­yec­to que re­uni­rá en­tre­vis­tas con di­ver­sas per­so­na­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.