MI­CHE­LLE J. WONG, un fo­to­pe­rio­dis­ta y su len­te lleno de his­to­rias

Hola Costa Rica - - 30 Minutos con... - Tex­to y fo­to­gra­fías: SO­FÍA MÉN­DEZ

MOS­TRAR AL MUN­DO las ex­pe­rien­cias y si­tua­cio­nes de otros a tra­vés de su len­te, así es el tra­ba­jo de Mi­che­lle J. Wong, un fo­tó­gra­fo y pe­rio­dis­ta cos­ta­rri­cen­se que ha re­co­rri­do has­ta las zo­nas más re­cón­di­tas y pe­li­gro­sas con tal de lle­var his­to­rias a am­bien­tes de dis­cu­sión pa­ra crear cons­cien­cia y ge­ne­rar ac­ción.

En am­bien­te de gue­rra y si­tua­cio­nes de po­bre­za, es­te bus­ca­dor de his­to­rias, ha lo­gra­do cap­tu­rar la esen­cia de la reali­dad que po­sa an­te él. Su ex­pe­rien­cia y sen­si­bi­li­dad le han per­mi­ti­do aden­trar­se en lo inac­ce­si­ble y mos­trar reali­da­des que pa­re­cen aje­nas, pa­ra de­mos­trar que, en reali­dad, son más cer­ca­nas de lo que ima­gi­na­mos.

Wong, un hom­bre con men­te abier­ta y una pa­sión en­vi­dia­ble, com­par­tió con ¡HO­LA! sus ini­cios co­mo fo­to­pe­rio­dis­ta, sus ex­pe­rien­cias jun­to a Nat­Geo y las Na­cio­nes Uni­das, así co­mo sus nue­vos pro­yec­tos.

—¿Có­mo de­fi­ni­rías a Mi­che­lle J. Wong?

—Mis ini­cios fue­ron muy am­bi­guos des­de un prin­ci­pio, por­que na­cí en­tre un día y otro, una se­ma­na y otra, un mes y otro, un año y otro y una dé­ca­da y otra, un 31 de di­ciem­bre de 1979; siem­pre me sen­tí co­mo que es­ta­ba en me­dio to­do. Ade­más, soy ge­me­lo, en­ton­ces nun­ca fui ni el pri­me­ro ni el úl­ti­mo. Esa am­bi­güe­dad y dua­lis­mo me de­fi­nen y me han he­cho muy adap­ta­ble. Yo lo ana­li­zo to­do no en blan­co y ne­gro, pe­ro sí en dua­li­da­des que se con­vier­ten en otro ti­po de reali­da­des, un po­co más abs­trac­tas.

—¿Qué bus­cás re­fle­jar con tus fo­to­gra­fías?

—Yo bus­co que las per­so­nas se pue­dan iden­ti­fi­car en otras, que se vean con otros ros­tros, con otro ti­po de vi­das. Hay mu­chas di­fe­ren­cias y ésas son fá­ci­les de ver, pe­ro hay mu­chas si­mi­li­tu­des que ha­ce fal­ta re­cal­car y a mí me gus­ta­ría que mis fo­to­gra­fías sir­van co­mo un me­dio pa­ra ha­cer ese ti­po de co­ne­xión: ver­nos a no­so­tros re­crea­dos en otros. Ver lo fa­mi­liar de una ma­ne­ra dis­tin­ta; eso es lo que bus­co, crear en la gen­te esa opor­tu­ni­dad de li­be­rar la men­te y abrir­se a nue­vas po­si­bi­li­da­des.

—¿Có­mo de­fi­ni­rías tu ti­po de fo­to­gra­fía?

—Es fo­to­pe­rio­dis­mo, re­tra­to. Más que to­do, do­cu­men­tar y con­tar una his­to­ria, si se pue­de, con una so­la fo­to. De­fi­nir di­fe­ren­tes ele­men­tos de có­mo se vi­ve, có­mo se ve y có­mo se sien­te es­tar en cier­to lu­gar. Re­fle­jar a la gen­te, ya sea su do­lor o su fe­li­ci­dad. —¿Por qué fo­to­pe­rio­dis­mo?

—Me gus­ta la idea de lo inac­ce­si­ble. Es un ti­po de aven­tu­ra, de na­rra­ti­va, a mí me ayu­da a ex­pre­sar mi ma­ne­ra de ver las co­sas de otras per­so­nas y, tam­bién, co­mo ellos lo ven. No en­cuen­tro lo mis­mo en otro ti­po de fo­to­gra­fías. En mo­da, por ejem­plo, es muy sen­ci­llo, por­que tra­ba­jás con una mo­de­lo pro­fe­sio­nal que sa­be có­mo po­sar y te­nés un am­bien­te con­tro­la­do, pe­ro bus­car la com­po­si­ción en la vi­da real, en los mo­men­tos no po­sa­dos, es más di­fí­cil y es más ar­tís­ti­co. La idea de que una per­so­na tu­vo que que­dar­se es­pe­ran­do el mo­men­to pre­ci­so, te­ner la pa­cien­cia e, in­clu­so, arries­gar por es­tar ahí, es lo que más me gus­ta. No es so­lo lo que sa­le en la fo­to, sino que otros se pre­gun­ten: ¿có­mo lle­gó el fo­tó­gra­fo ahí? En­ton­ces cuen­ta 2 his­to­rias, la de lo que sa­le en la fo­to y la del fo­tó­gra­fo; man­tie­ne ese asun­to de dua­li­dad que te con­ta­ba que sien­to que me de­fi­ne.

—Cuan­do le tomás fo­to­gra­fías a al­guien, ¿les pre­gun­tás su his­to­ria?

—Ya por en­tre­na­mien­to pe­rio­dís­ti­co me gus­ta sa­ber cuál es la his­to­ria co­rrec­ta, exac­ta y pre­ci­sa, cuan­do se pue­de, mu­chas ve­ces no se pue­de sa­ber eso. A ve­ces, la gen­te pue­de caer en es­to de que se ha­ce más ami­go de la po­bre­za que de los po­bres o más ami­go de la aflic­ción que del afli­gi­do. Yo tra­to de man­te­ner muy pre­sen­te que la fo­to­gra­fía es­tá tra­tan­do de mos­trar qué es lo que es­tá pa­san­do otra per­so­na, sin de­jar­se lle­var por lo que ellos quie­ran mos­trar. Es un diá­lo­go, una in­ves­ti­ga­ción, no so­la­men­te lo que yo quie­ro in­ter­pre­tar, ni so­lo lo que ellos me quie­ran en­se­ñar.

—¿Cuál es la cla­ve de ir más allá de una fo­to­gra­fía y real­men­te mos­trar lo que es­tá su­ce­dien­do?

—Con­ver­sar con la gen­te, po­ner­le una ca­ra a las si­tua­cio­nes y fo­men­tar el co­no­cer pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes. Ade­más, man­te­ner una pren­sa res­pon­sa­ble, don­de to­dos nos cues­tio­na­mos lo que su­ce­de aún le­jos de no­so­tros, del otro la­do del mun­do, que tar­de o tem­prano va a lle­gar a afec­tar­nos. Ya sea con una bi­rra en la mano, un ca­fé o den­tro de una ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca, lo im­por­tan­te es fo­men­tar es­tas con­ver­sa­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.