ALE­XA ARA­YA

Aven­tu­re­ra, com­pro­me­ti­da y ¡con mu­cho es­ti­lo!, po­sa es­plén­di­da en una se­sión fo­to­grá­fi­ca muy sal­va­je en Pon­de­ro­sa Ad­ven­tu­re Park “Lo más di­fí­cil de ser blog­ger es em­pe­zar y, lue­go, man­te­ner­se. Hay que ser cons­tan­te y creer en lo que uno quie­re”

Hola Costa Rica - - Contenido - Tex­to: SO­FÍA MÉN­DEZ Pro­duc­ción: CHINI SA­LA­ZAR Fo­to­gra­fías: RAN­DALL GU­TIÉ­RREZ Ma­qui­lla­je y pei­na­do: JEFFRY SOLANO Ves­tua­rio: SOL NEW YORK Lo­ca­ción: PON­DE­RO­SA AD­VEN­TU­RE PARK

La blog­ger que res­pi­ra aven­tu­ra nos abre su co­ra­zón

SU PA­SIÓN por la mo­da y la fo­to­gra­fía fue la com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra dar vi­da a su blog “Li­fe Fla­res”. Ins­pi­ra­da por el buen gus­to de su ma­dre y su abue­la a la ho­ra de ves­tir, la jo­ven blog­ger, de 22 años, siem­pre se vio atraí­da por la mo­da. Un es­ti­lo ver­sá­til, su gran con­cien­cia am­bien­tal y un com­pro­mi­so so­cial ca­rac­te­ri­zan a Ale­xa Ara­ya, quien con su blog se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te de es­ti­lo de vi­da, ma­qui­lla­je y gla­mour en Cos­ta Ri­ca. Es la pro­mo­to­ra de ini­cia­ti­vas co­mo slow-fashion y una fiel cre­yen­te del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino. Po­ses de­sen­fa­da­das, com­bi­na­cio­nes úni­cas y un ca­be­llo cla­ro y vo­lu­mi­no­so se des­ta­can en sus pu­bli­ca­cio­nes, don­de tam­bién po­ne de ma­ni­fies­to su ac­ti­tud aven­tu­re­ra, ya sea acom­pa­ñan­do a su no­vio en sus prác­ti­cas de mo­to­cross, ha­cien­do snor­kel o ¡has­ta via­jan­do en he­li­cóp­te­ro! En esta oca­sión, Ale­xa se aven­tu­ró jun­to a ¡HO­LA! en una ex­pe­rien­cia safari. Con po­ses ex­clu­si­vas, ro­dea­da de ani­ma­les co­mo ji­ra­fas y ce­bras, o re­co­rrien­do la sa­ba­na en un cua­dri­ci­clo o un ca­mión

«Co­mo in­fluen­cer se tie­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad, pues po­dés in­fluir ne­ga­ti­va o po­si­ti­va­men­te. A mí me gus­ta ayu­dar a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas y, so­bre to­do,apo­yar las ini­cia­ti­vas que

fa­vo­re­cen a las mu­je­res y los ni­ños»

4x4; nos con­tó so­bre los ini­cios de su blog, sus se­cre­tos de be­lle­za y ma­qui­lla­je y sus nue­vos pro­yec­tos. —¿Qué te ins­pi­ró a ser blog­ger? —Cuan­do uno es pe­que­ño tie­ne cier­tas emo­cio­nes o gus­tos que lo iden­ti­fi­can y yo siem­pre tu­ve esa es­pi­ni­ta con la mo­da. Ade­más, des­de ni­ña he ad­mi­ra­do mu­chí­si­mo a mi abue­li­ta, que siem­pre an­da muy bien ves­ti­da y con mu­cha cla­se. Ella y mi ma­má han si­do mis guías en to­do es­to. Fue a prin­ci­pios del 2016 cuan­do em­pe­cé a ver esta ten­den­cia de blog­gers, aun­que ha­cía unos 3 años ha­bía que­ri­do em­pe­zar pe­ro no me ani­mé. Al final sur­gió, por­que a una le na­ce ha­cer­lo, se ins­pi­ra y quie­re abrir­se un cam­pi­to en el mun­do de la mo­da. —¿Por qué “Li­fe Fla­res”? —Pri­me­ro em­pe­cé con otro nom­bre en Tumblr, postean­do lo que me gus­ta­ba, pe­ro no era tan for­mal. Lue­go hi­ce una pá­gi­na web pro­pia, un lo­go y ele­gí un nom­bre nue­vo, por­que siem­pre qui­se for­ma­li­zar el blog. Le pu­se “li­fe fla­res”, por­que los “fla­res” en fo­to­gra­fía son “des­te­llos de luz” y es­to del blog, pa­ra mí, sur­gió co­mo eso, mez­clan­do el te­ma de la fo­to-

gra­fía con el uso de la luz. —¿Qué ex­pe­rien­cias te han mar­ca­do o han cam­bia­do tu vi­da des­de que eres blog­ger? —Prác­ti­ca­men­te to­do, por­que cuan­do em­pe­zás un blog, te cam­bia la men­ta­li­dad y to­do lo re­la­cio­nás con eso. Tal vez, en una sim­ple ida a la pla­ya pen­sás “es­te lu­gar lo pue­do re­co­men­dar en el blog”. Es de­cir, tu día a día se con­vier­te en el blog, for­ma par­te de tu vi­da y vas evo­lu­cio­nan­do con él. Es muy bo­ni­to, por­que des­pués ves las fo­tos de ha­ce un año y te das cuen­ta de los cam­bios. Es co­mo un ci­clo, una es­pi­ral que na­ce de vos y evo­lu­cio­na con vos. To­do ha si­do una nue­va ex­pe­rien­cia. Tam­bién es arries­ga­do, por­que al prin­ci­pio de­cís “¿qué es­toy ha­cien­do?”, pe­ro lue­go vas to­man­do más con­fian­za y creés más en vos mis­ma, que es lo más im­por­tan­te. No ten­go un even­to es­pe­cí­fi­co del que pue­da de­cir “me cam­bió”, sino que ha si­do un to­do. —¡Ha­ce po­cos me­ses te vi­mos en el MBFW-Mé­xi­co! ¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia? —¡Sí! Fue mi pri­me­ra vez en un Fashion Week en La­ti­noa­mé­ri­ca. Me en­can­tó, so­bre to­do las crea­cio­nes de los di­se­ña­do­res. Hu­bo mu­chas pro­pues­tas nue­vas, fuer­tes y muy bo­ni­tas, que te abren la men­te: pa­sa­re­las, even­tos, di­se­ños, co­no­cer nue­vas per­so­nas. ¡Me en­can­ta­ría ha­cer­lo en to­dos los paí­ses! Mi par­te fa­vo­ri­ta fue es­tar en el backs­ta­ge de Mac y en­tre­vis­tar a las mo­de­los. Tam­bién me en­can­tó el des­fi­le de Ma­la­fa­cha, en que hu­bo una chi­ca can­tan­do en un am­bien­te de cir­co, muy chi­va. Mi lu­gar fa-

vo­ri­to fue­ron las pi­rá­mi­des de Teo­tihua­cán; me gus­ta mu­cho com­bi­nar la mo­da con el es­ti­lo de vi­da y esta fue una gran opor­tu­ni­dad. —Go­zas de una be­lle­za in­creí­ble, ¿cuál es tu se­cre­to? —Creo que es fun­da­men­tal apren­der a ma­qui­llar­se y cui­dar el ros­tro. El cu­tis re­quie­re un cui­da­do muy gran­de. Siem­pre hay que des­ma­qui­llar­se. Uso cre­mas de hi­dra­ta­ción y pa­ra el con­torno de los ojos. Me ex­fo­lio la ca­ra 1 o 2 ve­ces por se­ma­na, me ha­go lim­pie­zas fa­cia­les co­mo mi­cro­der­ma­du­ra­ción y, a ve­ces, la­vo mi ca­ra con agua de ro­sas. Siem­pre es im­por­tan­te te­ner una ru­ti­na pa­ra el cui­da­do de la ca­ra de, por lo me­nos, 3 pa­sos, no tie­ne que ser mu­cho. Tam­bién, to­mar mu­cha agua y ha­cer ejer­ci­cio. —¿Qué ar­tícu­lo no pue­de fal­tar en tu cló­set? —Un vestido cor­to ne­gro, ¡eso nun­ca pue­de fal­tar! Lo po­dés usar de día con unas sandalias y en la noche, si vas a sa­lir, te lo po­nés con unos ta­co­nes, un co­llar y unos are­tes. Es de esas pie­zas sú­per ver­sá­ti­les que po­dés com­bi­nar con lo que sea. —¿Y en tu bol­so?

—¡Un rí­mel! A ve­ces exa­ge­ro un po­co, pe­ro las pes­ta­ñas son mi ob­se­sión. Me en­can­tan. —Sien­do una seguidora de la

mo­da, ¿cuál es tu di­se­ña­dor fa­vo­ri­to?

—Ten­go va­rios. A ni­vel na­cio­nal creo que hay mu­cho po­ten­cial. Me en­can­ta apo­yar ini­cia­ti­vas a las que pue­do con­tri­buir con al­go, co­mo la mar­ca de slow-fashion, Tur­que­sa, de Ire­ne Pie­dra Batalla; pie­zas que no so­lo que se vean lin­das, sino que ten­gan un tras­fon­do, que es lo que me gus­ta de ella. Me gus­ta mu­cho Da­niel Mo­rei­ra, To­ri­bio y Jen­ni­fer Lang. A ni­vel in­ter­na­cio­nal me en­can­ta Ca­ro­li­na He­rre­ra. —Sos una in­fluen­cer, ¿có­mo te gus­ta­ría usar eso pa­ra apor­tar a la so­cie­dad? —Co­mo in­fluen­cer se tie­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad, pues po­dés in­fluir ne­ga­ti­va o po­si­ti­va­men­te. A mí me gus­ta ayu­dar a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas y, so­bre to­do, apo­yar las ini­cia­ti­vas que fa­vo­re­cen a las mu­je­res y los ni­ños. La mo­da es una las in­dus­trias más con­ta­mi­nan­tes que exis­ten, por lo que tra­to de crear con­cien­cia so­bre el te­ma. Usar las ini­cia­ti­vas que exis­ten, apo­yar­las y ge­ne­rar una in­fluen­cia po­si­ti­va. Por ejem­plo, es­toy tra­ba­jan­do con una chi­ca que, con una or­ga­ni­za­ción so-

cial, re­co­ge la ro­pa que per­so­nas y tien­das ya no uti­li­zan, las ven­de muy ba­ra­tas y con eso ofre­ce ta­lle­res pa­ra ca­pa­ci­tar mu­je­res de es­ca­sos re­cur­sos. —Ha­bla­nos de tu es­ti­lo, ¿có­mo lo de­fi­ni­rías y cuá­les son las ten­den­cias que im­po­nés? —Yo sien­to que no ten­go un es­ti­lo en par­ti­cu­lar. Me vis­to de­pen­dien­do de có­mo me sien­ta. To­dos nos ex­pre­sa­mos a tra­vés de lo que usa­mos. Es un idio­ma; es lo que trans­mi­tís. En es­te mo­men­to me gus­tan las blu­sas, los pan­ta­lo­nes cam­pa­na y los jeans ro­tos com­bi­na­dos con ma­yas. Pe­ro soy muy ver­sá­til. Me gus­ta ex­pe­ri­men­tar y pro­bar co­sas nue­vas. —¿Cuál es tu pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta? ¿Por qué?

—Wonder Woman. La dis­fru­té mu­cho por­que sim­bo­li­za lo que aho­ra vi­ve la mu­jer em­po­de­ra­da. —¿Qué es lo que más te gus­ta y qué es lo más di­fí­cil de ser blog­ger? —Lo que más me gus­ta es te­ner la opor­tu­ni­dad de re­la­cio­nar­me con otros, co­no­cer nue­vas per­so­nas y en­ta­blar re­la­cio­nes con las tien­das que me han gus­ta­do des­de siem­pre. Lo más di­fí­cil es em­pe­zar y, lue­go, man­te­ner­se. Hay que ser cons­tan­te y creer en lo que uno quie­re. —¿Cuá­les nue­vos pro­yec­tos vie­nen pa­ra Ale­xa? —Quie­ro crear una mar­ca pro­pia de ro­pa di­se­ña­da por mí. Me gus­ta­ría em­pe­zar di­se­ñan­do pa­ra mu­je­res y, even­tual­men­te, pa­ra hom­bres. —¿Hay al­gu­na blog­ger que ad­mi­rés?

—Me en­can­ta Ne­gin Mir­sa­lehi, tie­ne un es­ti­lo muy bo­ni­to y una co­ne­xión muy lin­da con sus se­gui­do­res. Es “muy ella”. —La cla­ve de un buen out­fit es…

—La se­gu­ri­dad. —Si tu­vie­ras una fun­da­ción, ¿en beneficio de qué se­ría? —Mu­je­res y ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos. Em­po­de­rar a la mu­jer e in­cul­car amor y va­lo­res en los ni­ños. —¿Qué es­tu­diás?

—Fo­to­gra­fía y aca­bo de ini­ciar So­cial Me­dia Ma­na­ge­ment. —Po­sas­te pa­ra el len­te de ¡HO­LA! en un safari. —¡Sí! Fue una de las ex­pe­rien­cias más lin­das. El equi­po de pro­duc­ción y el lu­gar fue­ron in­creí­bles. Ha si­do la me­jor pro­duc­ción que he te­ni­do. ¡Me en­can­tó! Ya ha­bía ido a Pon­de­ro­sa, pe­ro ja­más a to­mar fo­tos. Fue muy di­ver­ti­do y di­fe­ren­te. —¿Te sen­tis­te asus­ta­da en al­gún mo­men­to es­tan­do tan cer­ca de los ani­ma­les? —¡Pa­ra na­da! Me sen­tí con­fia­da.

—¿Qué fue lo que más te gus­tó de la ex­pe­rien­cia safari? —Me en­can­ta­ron las ji­ra­fas, creo que son im­pre­sio­nan­tes. To­mar las fo­tos fue un re­to, pe­ro me gus­tó mu­cho. —¿Qué te de­jó esta ex­pe­rien­cia?

—Que nun­ca hay que de­jar de ser ni­ña. Siem­pre se tie­ne una in­te­rior y hay que apren­der a sa­car­la. Eso fue lo que me de­jó ese via­je.

«Si tu­vie­ra una fun­da­ción me gus­ta­ría apo­yar a mu­je­res y ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos. Em­po­de­rar a la mu­jer e in­cul­car amor y va­lo­res en los ni­ños»

Ale­xa se aven­tu­ró jun­to a ¡HO­LA! en una ex­pe­rien­cia safari. Con po­ses ex­clu­si­vas,ro­dea­da de ani­ma­les co­mo ji­ra­fas y ce­bras, o re­co­rrien­do la sa­ba­na en un cua­dra­ci­clo o un ca­mión 4x4; nos con­tó so­bre los ini­cios de su

blog, sus se­cre­tos de be­lle­za y ma­qui­lla­je y sus nue­vos pro­yec­tos.

Es la pro­mo­to­ra de ini­cia­ti­vas co­mo slow-fashion y una fiel cre­yen­te del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino. Po­ses de­sen­fa­da­das, com­bi­na­cio­nes úni­cas y un ca­be­llo cla­ro y vo­lu­mi­no­so se des­ta­can en sus pu­bli­ca­cio­nes, don­de tam­bién po­ne de ma­ni­fies­to su ac­ti­tud aven­tu­re­ra, ya sea asis­tien­do a even­tos de

mo­to­cross, ha­cien­do snor­kel o ¡has­ta via­jan­do en he­li­cóp­te­ro!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.