DAVID PATEY

«Cos­ta Ri­ca es un país pu­ra vi­da, nos en­can­ta cuan­do nos in­vi­tan a ac­ti­vi­da­des, pues aquí el com­par­tir es muy im­por­tan­te. La for­ma de ser de las per­so­nas, tan ama­ble y ser­vi­cial, fue al­go que im­pac­tó mu­cho en nues­tra de­ci­sión de re­si­dir acá»

Hola Costa Rica - - Contenido - Tex­to: MAU­RI­CIO MON­GE Fo­to­gra­fías: RAN­DALL GU­TIÉ­RREZ Pro­duc­ción: CHI­NI SA­LA­ZAR Ma­qui­lla­je y pei­na­do: JEFFRY SO­LANO Asis­ten­te de pro­duc­ción: SO­FÍA MÉN­DEZ Lo­ca­ción: PON­DE­RO­SA AD­VEN­TU­RE PARK

Nos com­par­te su his­to­ria de su­pera­ción

SU ES­PON­TÁ­NEA per­so­na­li­dad es su me­jor atri­bu­to. Con­ver­sar con él no so­lo es in­tere­san­te, por su his­to­ria, el sen­ti­do del hu­mor que le agre­ga un ma­tiz es­pe­cial a sus vi­ven­cias, sus ex­pe­rien­cias y su vi­sión de la vi­da. Via­ja­mos has­ta Li­be­ria para co­no­cer el la­do más hu­mano de es­te me­diá­ti­co nor­te­ame­ri­cano, que en los úl­ti­mos años se ha ga­na­do el ca­ri­ño de los se­gui­do­res del fút­bol. El ac­tual pre­si­den­te del Club Sport He­re­diano es un pa­dre ejem­plar y un es­po­so co­mo po­cos. Vi­si­ta­mos su re­si­den­cia en Gua­na­cas­te para sa­ber al­go más so­bre sus pa­sio­nes y la his­to­ria que lo tra­jo a nues­tro país.

—Su his­to­ria de em­pren­di­mien­tos es una de las más so­na­das del mo­men­to, ¿qué lo tra­jo a Cos­ta Ri­ca?

—Lle­ga­mos en el 2003, cuan­do mi es­po­sa se gra­duó de la uni­ver­si­dad en un pro­gra­ma de en­se­ñan­za del in­glés. Unos amigos lle­ga­ron aquí por una res­pon­sa­bi­li­dad con nues­tra igle­sia y no du­da­ron en de­cir­nos que era el lu­gar per­fec­to para vi­vir y apren­der es­pa­ñol. La idea era que­dar­nos dos años pe­ro, co­mo ve, aquí es­ta­mos 14 años des­pués. Esta ex­pe­rien­cia le ha per­mi­ti­do a to­da la familia ser to­tal­men­te bi­lin­gües.

—Al­go tu­vo que ha­ber­le gus­ta­do mu­cho de nues­tro país para de­ci­dir que­dar­se… —Ini­cia­mos con los trá­mi­tes para le­ga­li­zar nues­tra re­si­den­cia en el país, com­pra­mos ca­sa, ca­rro y nos es­ta­ble­ci­mos. Lo que más me gus­ta es que pue­do lle­gar tar­de a to­das las reunio­nes (ri­sas). No, a ver, Cos­ta Ri­ca es un país pu­ra vi­da, nos en­can­ta cuan­do nos in­vi­tan a ac­ti­vi­da­des, aquí com­par­tir es muy im­por­tan­te. La for­ma de ser de las per­so­nas, tan ama­ble y ser­vi­cial, fue al­go que im­pac­tó mu­cho en nues­tra de­ci­sión.

—¿Có­mo es que co­men­zó a desa­rro­llar ne­go­cios en nues­tro país?

—Cuan­do nos fui­mos de los Es­ta­dos Uni­dos ven­di­mos to­das nues­tras pro­pie­da­des, in­clu-

«Ten­go cin­co hi­jos pe­que­ños y de­bo de­di­car tiem­po a ca­da uno de ellos, pe­ro a ve­ces nos que­da­mos vien­do Net­flix to­do el día y es ri­quí­si­mo. No to­mo, ni ten­go amigos para ir a pes­car, en­ton­ces vi­vo prác­ti­ca­men­te para es­tar con mi familia»

«Va­mos a la pla­ya, bus­ca­mos di­ver­sas áreas de tu­ris­mo, nos en­can­ta ir a un río de agua cris­ta­li­na en San Car­los, pa­sear en cua­dri­ci­clos, en ca­ba­llos…»

so una em­pre­sa cons­truc­to­ra. Com­pra­mos en San­ta Ana una can­ti­dad de lo­tes y co­men­za­mos a cons­truir ca­sas en el 2006. Cuan­do vino la crisis y se fre­nó la ven­ta pro­pie­da­des, un ami­go ne­ce­si­ta­ba un prés­ta­mo. No pu­de de­cir­le que no, por­que ten­go una fi­nan­cie­ra, soy co­mi­sio­nis­ta de cré­di­tos pri­va­dos, que es co­mo ser un co­rre­dor de bie­nes raí­ces.

En el 2008 fui con mi abo­ga­do a una reunión en la que pre­gun­té có­mo po­día ha­cer un ne­go­cio de prés­ta­mos de acuer­do a la le­gis­la­ción cos­ta­rri­cen­se y me di­je­ron que siem­pre y cuan­do no to­ca­ra el ca­pi­tal de las per­so­nas y no to­ma­ra de­ci­sio­nes so­bre el di­ne­ro de otros, no ten­dría pro­ble­mas. Em­pe­cé a creer y ha­cer cre­cer un ne­go­cio que se dio du­ran­te la crisis y co­men­cé a ver pro­yec­tos que los ban­cos ha­bían desecha­do por la crisis y ayu­da­mos a mu­chos cons­truc­to­res a eje­cu­tar sus pro­yec­tos. Así que nues­tro ne­go­cio re­sul­tó ser la cons­truc­ción, por­que si al­guien no tie­ne el ca­pi­tal pro­pio y ne­ce­si­ta un prés­ta­mo pue­de ob­te­ner el cré­di­to. En lu­gar de in­cor­po­rar so­cios a su ne­go­cio, ofre­ce las pro­pie­da­des para res­pon­der por un cré­di­to pri­va­do.

—¿Có­mo lle­ga a ad­qui­rir un equi­po de fut­bol, una ven­ta de au­tos y un par­que? —To­do fue a tra­vés de prés­ta­mos con los que fi­nan­cié a quie­nes lle­ga­ron re­co­men­da­dos por abo­ga­dos, con­ta­do­res y co­rre­do­res de bie­nes. No­so­tros no uti­li­za­mos la fi­gu­ra del re­ma­te, si al­guien no pue­de pa­gar de­vuel­ve el ac­ti­vo a cam­bio del di­ne­ro que re­ci­bió. En esos ca­sos lo­gré jun­tar com­pra­do­res y yo que­dé co­mo un so­cio. Al­gu­nas de las co­sas son nues­tras, por­que las com­pra­mos o per­te­ne­ce­mos a un gru­po de so­cios.

En el He­re­diano so­mos cua­tro so­cios, yo no te­nía in­te­rés en el fút­bol a nin­gún ni­vel, fue co­mo me pa­só con el sus­hi. Los pri­me­ros días no me gus­tó pe­ro lue­go se con­vir­tió en mi co­mi­da fa­vo­ri­ta. Uno de­be dis­fru­tar de ello, el He­re­diano no es al­go que com­pra­mos, sino que vi­mos el te­ma por la cer­ca­nía con Ma­rio So­te­la.

El club es­ta­ba pa­san­do una ma­la si­tua­ción, a pe­sar de te­ner to­do para triun­far y nos ha­cer­nos car­go de sus deu­das. Uno de­be te­ner cla­ro có­mo ma­ne­jar los te­mas fi­nan­cie­ros. Aho­ra el equi­po gas­ta exac­ta­men­te lo que le en­tra, por lo cual no me ge­ne­ra que­bran­tos.

—Aquí el fút­bol es to­da una fuer­za na­cio­nal y a tra­vés de eso us­ted se ha ga­na­do to­da esta fa­ma pe­ro, ¿có­mo lo ha ma­ne­ja­do? —Creo que mi per­so­na­li­dad es­tá he­cha para es­to, no lo di­go de una ma­ne­ra or­gu­llo­sa ni mu­cho me­nos, pe­ro siem­pre he si­do muy ex­tro­ver­ti­do. Tal vez por la for­ma­ción de la igle­sia, ya que co­men­cé muy jo­ven. Sa­li­mos dos años con ca­mi­sa blan­ca y cor­ba­ta to­can­do puer­tas. Sien­to que no ten­go por qué ma­ne­jar­me de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a la que he he­cho has­ta hoy, la úni­ca di­fe­ren­cia fue ver la de­man­da de mi tiem­po y to­mar el es­pa­cio para ha­blar con la pren­sa. En al­gún mo­men­to sen­tí que

es­ta­ba so­bre­sa­lien­do mu­cho y creo que eso no es sa­lu­da­ble, uno de­be de ba­jar un po­co el tono y re­du­cir la ex­po­si­ción me­diá­ti­ca. —Cuéntenos so­bre su ma­tri­mo­nio. —Ten­go 18 años de ca­sa­do. En mu­chas no­tas me han pre­gun­ta­do so­bre mi ma­tri­mo­nio, yo fui el pri­mer hom­bre que be­só a mi es­po­sa y es­tu­vi­mos com­pro­me­ti­dos en ma­tri­mo­nio sin dar­nos un so­lo be­so; pe­ro de­bo cui­dar­me, por­que una vez le di­je a un me­dio que es­pe­ro nun­ca ser in­fiel y es­te lo pu­bli­có, son co­sas que au­men­tan la ex­po­si­ción.

—¿Se con­si­de­ra una per­so­na re­ser­va­da?

—Yo no su­bo al ca­rro a nin­gu­na mujer que no sea mi es­po­sa, ni si­quie­ra a una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo con tal de evi­tar los ma­los en­ten­di­dos. Creo que uno de­be cui­dar mu­cho eso, pe­ro de igual ma­ne­ra no de­jo de ser un ser hu­mano que tie­ne y de­be vi­vir con sus de­bi­li­da­des y for­ta­le­zas co­mo cual­quier otra per­so­na. Gra­cias al Se­ñor he po­di­do man­te­ner du­ran­te 18 años esta fi­de­li­dad con mi es­po­sa. —Ha­ble­mos un po­co so­bre su familia y sus orí­ge­nes. —Yo vi­vo para el tra­ba­jo y para mi familia. So­mos ve­ci­nos de Li­be­ria, ya que uno de­be de es­tar don­de in­vier­te y con La Pon­de­ro­sa Ad­ven­tu­re Park cer­ca es me­jor, pues­to que es un pro­yec­to exi­to­so, lo que me per­mi­te pa­sar mu­cho tiem­po con la familia. A ve­ces es un po­co di­fí­cil, pues ten­go 5 hi­jos pe­que­ños y de­bo de­di­car tiem­po a ca­da uno de ellos, pe­ro a ve­ces nos que­da­mos vien­do Net­flix to­do el día y es ri­quí­si­mo. No to­mo, ni ten­go amigos para ir a pes­car, en­ton­ces vi­vo prác­ti­ca­men­te para es­tar con mi familia.

—¿Qué les gus­ta ha­cer en esta zona?

—Va­mos a la pla­ya, bus­ca­mos di­ver­sas áreas de tu­ris­mo, nos en­can­ta ir a un río de agua cris­ta­li­na en San Car­los, pa­sear en cua­dri­ci­clos, en ca­ba­llos…

—¿Có­mo es te­ner mas­co­tas tan exó­ti­cas co­mo ji­ra­fas y ca­me­llos? —Uno no se le­van­ta de la no­che a la ma­ña­na y di­ce “me gus­ta­ría ver qué se sien­te te­ner ani­ma­les afri­ca­nos”, en efec­to los adop­ta­mos y los re­ci­bi­mos. En La Pon­de­ro­sa es­te año na­cie­ron 3 ji­ra­fas y, la ver­dad, son co­sas que uno no es­pe­ra­ba ver. La can­ti­dad de vi­si­tas ha cre­ci­do y la gen­te se lle­va una lin­da ex­pe­rien­cia. An­tes cos­ta­ba mu­cho la en­tra­da pe­ro aho­ra la he­mos he­cho más ac­ce­si­ble y en te­mas de vo­lu­men es bas­tan­te efi­cien­te. Si uno lo­gra cui­dar la par­te fi­nan­cie­ra y la téc­ni­ca las co­sas sue­len ca­mi­nar muy bien.

—¿Se sien­te or­gu­llo­so de lo que ha lo­gra­do?

—Me sien­to con­ten­to, aun­que me gus­ta­ría ha­cer más co­sas, pues aún no he lle­ga­do mis me­tas, pe­ro ten­go 40 años. Mi pri­mer tra­ba­jo fue a los 13 años y ven­dí mi pri­me­ra em­pre­sa a los 20. Fui un jo­ven exi­to­so en una familia de 10 her­ma­nos, mi pa­dre per­dió la vis­ta cuan­do yo era ni­ño, te­nía her­ma­nos me­no­res y co­mo pa­pi no po­día tra­ba­jar yo lo hi­ce des­de muy jo­ven. Tras ese pri­mer tra­ba­jo, en un res­tau­ran­te chino la­van­do pla­tos, a los 16 de­jé el colegio y ese mis­mo año ga­né 14 mi­llo­nes de co­lo­nes, así que apren­dí el va­lor del di­ne­ro des­de pe­que­ño y eso me ha im­pul­sa­do. Mu­chos pen­sa­rán que ten­go cien­tos de es­tu­dios y que soy gra­dua­do, pe­ro la reali­dad es que ten­go 27 años bien tra­ba­ja­dos.

—¿Có­mo in­cul­ca us­ted es­tos gran­des va­lo­res a sus hi­jos?

—Yo no fui a la uni­ver­si­dad, pe­ro no les re­co­mien­do eso a mis hi­jos, por­que la edu­ca­ción es lo pri­me­ro. Mi hi­ja ma­yor se gra­dúa es­te año y aún no de­ci­dió que quie­re es­tu­diar, pe­ro le gus­ta mu­cho la me­di­ci­na. Lo más di­fí­cil de en­se­ñar es el va­lor del di­ne­ro, por­que un pa­dre quie­re darle mu­cho a sus hi­jos. No­so­tros ha­ce­mos ac­ti­vi­da­des nor­ma­les, ellos la­van su ro­pa, los tras­tes, ayu­dan con el jar­dín y ha­cen otras ac­ti­vi­da­des. To­dos co­la­bo­ra­mos en ca­sa, ca­da uno tie­ne un día de la­van­de­ría, si quie­ro ro­pa lim­pia yo la la­vo.

Arri­ba, David y su es­po­sa po­san es­plén­di­dos jun­to a una de sus ma­jes­tuo­sas ji­ra­fas. Pon­de­ro­sa Ad­ven­tu­re Park se ha con­ver­ti­do en un re­fu­gio de vi­da sil­ves­tre y a la vez en un par­que te­má­ti­co para to­da la familia.

«Ten­go un gran equi­po de tra­ba­jo, lleno de gran­des co­la­bo­ra­do­res y sien­to que tra­ba­ja­mos bas­tan­te bien. Si se tie­ne cla­ro don­de se es­tá y cuál es la me­ta, no veo por­qué no se pue­da avan­zar»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.