PA­CHO DE JAIPUR

«Mi abue­la me pu­so Pa­cho, cuan­do yo era po­co más que un be­bé, tras una vi­si­ta al Ma­chu Pic­chu»

Hola Costa Rica - - Contenido - (SI­GUE)

En­tra­mos en su im­po­nen­te pa­la­cio fa­mi­liar

Ahi­ja­do del prín­ci­pe de Ga­les, tie­ne die­ci­nue­ve años, es uno de los sol­te­ros más co­ti­za­dos del mo­men­to y uno de los me­jo­res po­lis­tas del mun­do

DEL po­lo se ha di­cho que es el de­por­te de los Re­yes. En prue­ba de la ve­ra­ci­dad de esta afir­ma­ción, re­cien­te­men­te, el apues­to jo­ven maharajá de Jaipur se unió al du­que de Cam­brid­ge, fu­tu­ro so­be­rano de Gran Bre­ta­ña, para ju­gar un emo­cio­nan­te par­ti­do. Con so­lo die­ci­nue­ve años, Sa­wai Pad­ma­nabh Singh —co­no­ci­do ca­ri­ño­sa­men­te co­mo «Pa­cho»—, alto, mo­reno y bien pa­re­ci­do, de­mos­tró es­tar más que a la al­tu­ra del se­gun­do en la lí­nea de su­ce­sión al Trono de Gran Bre­ta­ña, que ya ha cum­pli­do trein­ta y cin­co, en el tor­neo be­né­fi­co del Fes­ti­val de Po­lo de Glou­ces­ters­hi­re. «Gui­ller­mo es una per­so­na muy ama­ble y hu­mil­de. Fue fan­tás­ti­co vol­ver a en­con­trar­nos — ex­pli­ca Pa­cho—. La pri­me­ra vez que ju­gué con­tra él, el año pa­sa­do, tam­bién vino Harry y los dos fue­ron muy agra­da­bles. Aho­ra los he in­vi­ta­do a ju­gar el par­ti­do de vuel­ta en Jaipur».

Los prín­ci­pes y el maharajá per­te­ne­cen a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de sus res­pec­ti­vas Fa­mi­lias Reales que jue­gan jun­tos al po­lo. El abue­lo y el bi­sa­bue­lo de Pa­cho ju­ga­ron con­tra el du­que de Edim­bur­go, abue­lo de Gui­ller­mo y Harry y pa­dre del prín­ci­pe de Ga­les. «Se­gui­mos la tra­di­ción —di­ce son­rien­te el jo­ven maharajá, cu­ya familia ha desem­pe­ña­do du­ran­te dé­ca­das un pa­pel de­ci­si­vo en la pro­mo­ción del de­por­te ecues­tre—, el po­lo tam­bién es nues­tra pa­sión». En su con­di­ción de cam­peón in­ter­na­cio­nal, y al ser uno de los ju­ga­do­res me­jo­res y más jó­ve­nes de la ac­tua­li­dad, Pa­cho vue­la por to­do el mun­do. Sin em­bar­go, cuan­do ne­ce­si­ta re­la­jar­se, se re­ti­ra a la ciu­dad ro­sa de Jaipur, ca­pi­tal del Es­ta­do de Ra­jas­tán, en el Nor­te de In­dia.

EL RE­TI­RO REAL

«Mi vi­da es fre­né­ti­ca, pe­ro mi hogar es el si­tio en el que pue­do es­tar so­lo y en paz —ase­gu­ra re­fi­rién­do­se al pa­la­cio—, y cuan­do es­toy aquí, me sien­to y es­cu­cho a mi abue­la, que sa­be mu­chí­si­mo so­bre to­do. Ade­más, es di­ver­ti­da. Ella fue la que me pu­so mi apo­do, “Pa­cho”, cuan­do yo era po­co más que un be­bé, tras una vi­si­ta al Ma­chu Pic­chu, en

Pe­rú».

La re­si­den­cia, for­ma­da por un im­po­nen-

«Mi vi­da es fre­né­ti­ca, pe­ro, cuan­do es­toy aquí, me sien­to y es­cu­cho a mi abue­la, que sa­be mu­chí­si­mo de to­do»

te com­ple­jo de pa­tios y pa­be­llo­nes, tem­plos y jar­di­nes, es­tá de­co­ra­da con an­ti­güe­da­des y obras de ar­te de la ma­yor ex­qui­si­tez, in­trin­ca­das pin­tu­ras mu­ra­les, pa­vi­men­tos de már­mol res­plan­de­cien­tes y un mo­bi­lia­rio sun­tuo­so. «Me sien­to enor­me­men­te or­gu­llo­so de nues­tro hogar», re­co­no­ce Pa­cho, que vi­ve con sus pa­dres, el maharajá Na­ren­dra Singh y la prin­ce­sa Di­ya Ku­ma­ri; su abue­la ma­ter­na, Raj­ma­ta Pad­mi­ni De­vi; su her­ma­na, Raj­ku­ma­ri Gau­ra­vi Ku­ma­ri, de die­ci­sie­te años, y su her­mano, de tre­ce, que os­ten­ta el tí­tu­lo de maharajá Laksh­raj Singh de Sir­mur. «Cuan­do era pe­que­ño, siem­pre es­ta­ba co­rrien­do de un la­do a otro del pa­la­cio con mi ta­co de po­lo rom­pien­do an­ti­güe­da­des sin que­rer —confiesa Pa­cho son­rien­do— y mi abue­la me echa­ba bue­nas re­ga­ñi­nas. Al fi­nal, aca­bó po­nien­do pro­tec­cio­nes a los ja­rro­nes y a los mar­cos de los cuadros por si aca­so yo vol­vía a las an­da­das».

Mien­tras nos lle­va a la sa­la de es­tar, con su enor­me y res­plan­de­cien­te can­de­la­bro de cris­tal, sus or­na­men­ta­dos mue­bles de pla­ta y la me­sa «La­li­que» traí­da de Pa­rís, el maharajá nos con­fía: «Esta es mi ha­bi­ta­ción fa­vo­ri­ta, no so­lo por su in­creí­ble mo­bi­lia­rio, sino, so­bre to­do, por­que me en­can­tan sus ven­ta­ni­tas, por las que, tiem­po atrás, las mu­je­res mi­ra­ban si­gi­lo­sa­men­te y a hur­ta­di­llas mien­tras los hom­bres re­ci­bían a las vi­si­tas. Es­te lu­gar ha aco­gi­do a mu­chas per­so­na­li­da­des de to­do el mun­do: la Rei­na y el du­que de Edim­bur­go, el prín­ci­pe Car­los, la prin­ce­sa Dia­na, los Ken­nedy y el Sul­tán de Bru­néi es­tu­vie­ron aquí du­ran­te sus vi­si­tas». La re­la­ción entre la familia de Pa­cho y la Familia Real bri­tá­ni­ca se re­mon­ta ge­ne­ra­cio­nes atrás y per­du­ra en la ac­tua­li­dad. Su pa­drino es el prín­ci­pe de Ga­les, con el que com­par­te un es­tre­cho vínculo: «Le vi­si­to ca­da ve­rano en su ca­sa de Tet­bury (High­gro­ve) —cuen­ta—, mi abue­la me acom­pa­ña y co­me­mos, ce­na­mos o to­ma­mos el té con él. El prín­ci­pe se in­tere­sa por la si­tua­ción po­lí­ti­ca de nues­tro país y sue­le ha­cer pre­gun­tas al res­pec­to. To­dos mis cum­plea­ños me man­da re­ga­los: bo­ni­tas acua­re­las pin­ta­das por él, que he col­ga­do en mi dor­mi­to­rio; cho­co­la­te de la tien­da de High­gro­ve, unas cin­tas y un li­bro que me re­co­men­dó y que to­da­vía no he en­con­tra­do el tiem­po de leer.

Co­mo tie­ne amigos en los cin­co con­ti­nen­tes, el di­ná­mi­co Pan­cho dis­fru­ta de sus via­jes. Su pa­sión de­por­ti­va le ha apar­ta­do in­fi­ni­dad de ve­ces de su hogar con des­tino a Es­ta­dos Uni­dos, Ar­gen­ti­na, Ale­ma­nia, Aus­tra­lia, Es­pa­ña, Ca­na­dá, Tai­lan­dia y, por su­pues­to, Reino Uni­do. Los dos maha­ra­jáes pre­ce­den­tes —su abue­lo y su bi­sa­bue­lo ma­ter­nos— fue­ron quie­nes le in­fun­die­ron su amor por el po­lo y de ellos he­re­dó su tí­tu­lo real. Su bi­sa­bue­lo sir Sa­wai Man Singh II —el úl­ti­mo maharajá que go­ber­nó Jaipur— fue uno de los ju­ga­do­res de po­lo más cé­le­bres de su ge­ne­ra­ción y for­mó par­te del equi­po in­dio que ga­nó la Co­pa del Mun­do en 1957. Fa­lle­ció, a los cin­cuen­ta y ocho años, a con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te de po­lo. Su hijo, Sa­wai

«Sé que mis pa­dres no me obli­ga­rán a na­da, pe­ro mi vi­da va acom­pa­ña­da de un vo­lu­mi­no­so ba­ga­je, y si una chi­ca no es­tá pre­pa­ra­da para ello, se­ría in­jus­to por mi par­te car­gar­la con él»

Bha­wa­ni Singh, he­re­dó el tí­tu­lo y, al igual que su pa­dre, so­bre­sa­lió en ese de­por­te. «Su­pon­go que lle­vo el po­lo en la sangre», di­ce Pa­cho, que, a los cua­tro años, fue de­sig­na­do he­re­de­ro por su abue­lo. «A los nue­ve apren­dí a mon­tar. La gen­te me de­cía que te­nía un ta­len­to na­tu­ral. Mi abue­lo me que­ría mu­cho. Me lle­va­ba al po­lo ca­da día y me en­se­ñó to­do lo que pu­do so­bre el jue­go. Cuan­do mi­ro atrás, me gus­ta­ría ha­ber em­pe­za­do a prac­ti­car­lo cuan­do él aún vi­vía. A ve­ces pien­so que, si me hu­bie­se visto ju­gar, ha­bría vi­vi­do más tiem­po, pe­ro pre­fie­ro pen­sar que es­tá vien­do des­de arri­ba có­mo re­pre­sen­to el nom­bre de mi familia. Es al­go que ten­go siem­pre pre­sen­te».

LA CO­RO­NA­CIÓN DEL NI­ÑO

Pa­cho re­cuer­da que, a los do­ce años, le vis­tie­ron con el blan­co de las ce­re­mo­nias para su co­ro­na­ción. «Era un ni­ño tí­mi­do, pe­ro ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de cre­cer, de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad

«Ca­da cum­plea­ños, el prín­ci­pe Car­los me man­da re­ga­los: bo­ni­tas acua­re­las pin­ta­das por él que ten­go en mi dor­mi­to­rio, cho­co­la­te de High­gro­ve, cin­tas y un li­bro que él me re­co­men­dó»

de mi tí­tu­lo y del nom­bre de nues­tra familia. Aun así, mis pa­dres me en­se­ña­ron a ser hu­mil­de y a no ol­vi­dar nun­ca mis raí­ces. Ca­da vez que se me subían los hu­mos a la ca­be­za, ellos me los ba­ja­ban». Para ayu­dar­le a man­te­ner los pies en el sue­lo, le en­via­ron al Ma­yo Co­lle­ge, un in­ter­na­do de In­dia. «Era un am­bien­te du­ro. Ha­bía ocho chi­cos en ca­da dor­mi­to­rio y nos des­per­ta­ban muy tem­prano», re­cuer­da. Con el fin de am­pliar su edu­ca­ción, tam­bién asis­tió a la es­cue­la Mill­field de So­mer­set, al tiem­po que co­men­zó a ju­gar al po­lo con fre­cuen­cia, con­vir­tién­do­se en ca­pi­tán del equi­po es­co­lar. Des­de ese mo­men­to, y con el apo­yo de su pa­dre, Pa­cho ha ido es­ca­lan­do po­si­cio­nes has­ta lle­gar a ser un cam­peón de es­te de­por­te. Fue el ga­na­dor más jo­ven del Cam­peo­na­to Abier­to de In­dia y es­te año ha si­do se­lec­cio­na­do para el equi­po na­cio­nal de su país. «El po­lo es mi ma­yor pa­sión. In­ten­to ju­gar­lo a dia­rio y a ve­ces com­pi­to en tres ciu­da­des di­fe­ren­tes el mis­mo día. Aun­que per­der es frus­tran­te, en el cam­po tie­nes que com­por­tar­te co­mo un ca­ba­lle­ro y re­cor­dar que for­mas par­te de un equi­po». Ade­más de los com­pro­mi­sos de su ca­len­da­rio de­por­ti­vo, Pa­cho es­pe­ra el mo­men­to de re­unir­se con su her­ma­na, Gau­ra­vi, en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, don­de tie­ne in­ten­ción de es­tu­diar Cien­cias Po­lí­ti­cas o His­to­ria, cuan­do aca­be el año sa­bá­ti­co que se ha to­ma­do. «Me in­tere­sa mu­cho la His­to­ria, en es­pe­cial, la del lu­gar del que pro­ce­do, y es­toy im­pa­cien­te por es­tar con mi her­ma­na. Es­ta­mos muy uni­dos. So­mos nues­tros me­jo­res amigos».

A pe­sar de ser uno de los sol­te­ros más co­ti­za­dos del mo­men­to, Pa­cho di­ce que aún no es­tá pre­pa­ra­do para in­de­pen­di­zar­se. «Soy jo­ven y li­bre, así que no voy a pen­sar en ello, al me­nos en una dé­ca­da. Cuan­do lo ha­ga, sé que mis pa­dres no me obli­ga­rán a na­da, pe­ro la per­so­na con la que me ca­se ten­drá que en­ten­der y res­pe­tar mi cultura. Mi vi­da va acom­pa­ña­da por un vo­lu­mi­no­so ba­ga­je, y si una chi­ca no es­tá pre­pa­ra­da para ello, se­ría in­jus­to por mi par­te car­gar­la con él. Aho­ra bien, que le gus­ta­se el po­lo le da­ría mu­chos pun­tos a fa­vor». Has­ta en­ton­ces, el maharajá pla­nea uti­li­zar su pa­sión por el de­por­te para ayu­dar a los miem­bros des­fa­vo­re­ci­dos de su co­mu­ni­dad, fo­men­tar la edu­ca­ción y dar ma­yor po­der a las mu­je­res. «Mi ma­dre es muy ac­ti­va en es­tos te­mas y a mí me gus­ta­ría ser­lo tam­bién. Mi co­ra­zón es­tá pues­to en ellos. Ha­ré to­do lo que pue­da por mi pueblo».

Pa­cho, en el des­pa­cho de su abue­lo, re­ple­to de tro­feos de po­lo, in­clui­da la her­mo­sa Sir­mour Cup. Su bi­sa­bue­lo fue el úl­ti­mo maharajá que go­ber­nó Jaipur y uno de los ju­ga­do­res de po­lo más cé­le­bres de su ge­ne­ra­ción, que for­mó par­te del equi­po hin­dú...

Arri­ba, el sa­lón prin­ci­pal, que ha aco­gi­do a im­por­tan­tes per­so­na­li­da­des de to­do el mun­do: «La Rei­na de In­gla­te­rra y el du­que de Edim­bur­go, el prín­ci­pe Car­los, la prin­ce­sa Dia­na, los Ken­nedy y el Sul­tán de Bru­néi es­tu­vie­ron aquí du­ran­te sus vi­si­tas»,...

El maharajá Sa­wai Pad­ma­nabh Singh, al que to­dos lla­man «Pa­cho», nos re­ci­be en su sun­tuo­so pa­la­cio del si­glo XVIII, un ma­jes­tuo­so com­ple­jo (iz­quier­da arri­ba) en el co­ra­zón de Jaipur, la ciu­dad ro­sa de la In­dia. «Su­pon­go que lle­vo el po­lo en la sangre...

El maha­ja­rá con su ma­dre, la prin­ce­sa Di­ya. Cuan­do fi­na­li­ce el año sa­bá­ti­co que se ha to­ma­do, Pa­cho es­pe­ra el mo­men­to de re­unir­se con su her­ma­na, Gau­ra­vi, en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, don­de tie­ne in­ten­ción de es­tu­diar Cien­cias Po­lí­ti­cas o His­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.