JAI­ME PENEDO

En su en­tre­vis­ta más per­so­nal, el des­ta­ca­do ju­ga­dor ha­bla de su rol co­mo pa­dre, es­po­so y los nue­vos re­tos que en­fren­ta en el Dí­na­mo de Bu­ca­rest

Hola Costa Rica - - Contenido - Tex­to: ELI­ZA­BETH CAN­TÚ MA­CÍAS Fo­to­gra­fía: RI­CAR­DO CANINO Pro­duc­ción y Sty­ling: AKILES MA­CHU­CA CASTRELLÓN - ADS IMAGES / @ADS_IMAGES Ma­keup & Hair Sty­ling: OMAR RO­DRÍ­GUEZ / @OM_RODRIGUEZ_ MA­KEUP Ves­tua­rio: DOL­CE & GAB­BA­NA TORY BURCH ZA­RA ZA­RA KIDS Jo­yas: D

En­tre­vis­ta con el por­te­ro más des­ta­ca­do de Pa­na­má

«El fút­bol es para mí el ca­mino que Dios uti­li­zó para en­se­ñar­me fi­lo­so­fías de vi­da»

SU ENOR­ME TA­LEN­TO, dis­ci­pli­na y em­pu­je lo han lle­va­do a los cam­pos de jue­go in­ter­na­cio­na­les, don­de ha si­do re­co­no­ci­do y ha de­mos­tra­do lo que me­jor sa­be ha­cer, de­jar to­do so­bre una can­cha de fút­bol. El hom­bre, fa­mi­liar, de son­ri­sa fran­ca y de co­ra­zón gi­gan­te; co­no­ci­do co­mo “San Penedo” o el “Dí­na­mo Penedo”, es Jai­me Ma­nuel Penedo Cano, que se ha des­ta­ca­do no so­lo den­tro de las can­chas de fút­bol, sino afue­ra, don­de des­de su Fun­da­ción apoya a los jó­ve­nes panameños que bus­can una opor­tu­ni­dad a tra­vés del ba­lom­pié. Sin du­da son su don de gen­te y su buen desem­pe­ño lo que lo ha­ce uno de los ju­ga­do­res más que­ri­dos y ad­mi­ra­dos por la fa­na­ti­ca­da pa­na­me­ña. Es­tan­do Jai­me en Bil­bao, fue entre prác­ti­ca y prác­ti­ca; y gra­cias a la ma­gia del In­ter­net; que com­par­ti­mos con él, lo cual nos per­mi­tió co­no­cer­lo más allá de lo que ve­mos en ca­da jue­go, cuan­do to­dos los panameños nos reuni­mos frente a la pan­ta­lla pen­dien­tes de ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos.

—Te ima­gino de ni­ño siem­pre al la­do de un ba­lón… ¿Qué me­mo­rias tie­nes?

—Ten­go muy buenos re­cuer­dos. Mis pa­dres

in­ten­ta­ron po­si­bi­li­da­des, dar­me mi lo ma­dre que po­dían es una den­tro mujer de ejem­plar sus que siem­pre me acom­pa­ñó en mis andanzas, lle­ván­do­me de can­cha en can­cha des­de pe­que­ño. —Tu familia siem­pre te apo­yó, eso sin du­das fue muy be­ne­fi­cio­so para ti. —Na­cí en el año de 1981 en el seno de una familia que siem­pre cre­yó en mis ap­ti­tu­des para el fút­bol, así que cuan­do de­ci­dí ha­cer ca­rre­ra es­tu­vie­ron allí para ani­mar­me. —¿Cuán­do de­ci­dis­te de­di­car­te al fút­bol?

—Fue cuan­do ju­ga­ba en una se­lec­ción sub-23 de Pa­na­má, que era di­ri­gi­da por “Che­che” Her­nán­dez. Su asis­ten­te, “El Ce­ni­zo” Nú­ñez, me di­jo es­tas pa­la­bras: si te lo crees pue­des ha­cer una ca­rre­ra de es­to. —A fi­na­les de los no­ven­ta co­men­za­mos a ver­te en ac­ción. Has te­ni­do mu­chos lo­gros a par­tir de ese mo­men­to. —Mi ca­rre­ra de­por­ti­va ini­ció en 1998 y soy el se­gun­do ju­ga­dor pa­na­me­ño que ha acu­mu­la­do más par­ti­ci­pa­cio­nes en es­te de­por­te. En el año 2005 fui pro­cla­ma­do co­mo el me­jor por­te­ro de la CONCA­CAF, un tí­tu­lo que me ha brin­da­do mu­chas opor­tu­ni­da­des. —Que or­gu­llo per­te­ne­cer a la se­lec­ción de Pa­na­má. —Siem­pre fue uno de mis an­he­los. Con la se­lec­ción na­cio­nal he ju­ga­do en 105 oca­sio­nes y me sien­to pro­fun­da­men­te or­gu­llo­so por eso. —Fuis­te muy va­lien­te. En esa épo­ca en Pa­na­má, el fút­bol no era muy ren­ta­ble… —Así es, en ese mo­men­to el ser fut­bo­lis­ta en Pa­na­má no era con­ve­nien­te des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, pues so­lo unos po­co ha­bían po­di­do dar el sal­to para de­di­car­se a su ca­rre­ra de ma­ne­ra per­ma­nen­te y que les rin­die­ra fru­tos. —Tu nom­bre ha cru­za­do las fron­te­ras y tie­nes gran­des re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les —Ade­más de ju­gar en las li­gas pro­fe­sio­na­les re­pre­sen­tan­do a Pa­na­má, he per­te­ne­ci­do a los clu­bes eu­ro­peos Ca­glia­ri y Osa­su­na. Ac­tual­men­te soy par­te del Dí­na­mo de Bu­ca­rest, un equi­po ru­mano que quie­re le­van­tar su per­fil y don­de es­toy dan­do el to­do por el to­do. —Has he­cho de tu nom­bre tu pro­pia mar­ca. —Siem­pre me han mo­vi­do las cau­sas so­cia­les y ya que mi nom­bre es co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te, lo he apro­ve­cha­do para crear una fun­da­ción que ayu­da a los ni­ños de la co­mu­ni­dad de San Fe­li­pe, ubi­ca­da en la ciu­dad de Pa­na­má, a que ten­gan una for­ma­ción de­por­ti­va y cul­tu­ral ba­jo un mo­de­lo de au­to­ges­tión. —¿Qué sig­ni­fi­ca para ti lle­var el nom­bre Pa­na­má a to­das par­tes? —Pa­na­má es mi or­gu­llo, amo a mi tie­rra, el es­tar le­jos de ella te crea un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia, es mi pe­da­ci­to de lu­gar en el mun­do. Ado­ro ha­ber na­ci­do aquí. —No hay ni­ño o jo­ven que no te ad­mi­re y te de­ten­ga en la ca­lle para un au­tó­gra­fo y una “sel­fie”. —Real­men­te me sien­to agra­de­ci­do a la vi­da por ello. Crear ese sen­ti­mien­to a mi al­re­de­dor me lle­na de or­gu­llo, pe­ro es tam­bién una gran res­pon­sa­bi­li­dad que me em­pu­ja a con­ti­nuar y a ser una me­jor per­so­na en to­dos los as­pec­tos de mi vi­da. “Va­le más un buen nom­bre que la pla­ta y el oro”, siem­pre ten­go es­to pre­sen­te en mi vi­da. —Tu fun­da­ción, ade­más del fút­bol, es una de

«He apro­ve­cha­do mi nom­bre para crear una fun­da­ción que ayu­da a los ni­ños de la co­mu­ni­dad de San Fe­li­pe, ubi­ca­da en la ciu­dad de Pa­na­má, a que ten­gan una for­ma­ción de­por­ti­va y cul­tu­ral ba­jo un mo­de­lo de au­to­ges­tión»

las cau­sas por las cua­les se te ad­mi­ra. Siem­pre so­ñé con te­ner­la. Soy de las per­so­nas que pien­san que si tie­nes un sue­ño de­bes ha­cer­lo reali­dad y vi­vir para él. La idea de te­ner una fun­da­ción na­ció ha­ce 10 años y gra­cias a esta ini­cia­ti­va na­cie­ron en mí fi­lo­so­fías de vi­da, que al ha­cer­las tu­yas te ha­cen me­jor per­so­na. —¿Cuál es la mi­sión de tu fun­da­ción? —Es­ta­mos en­fo­ca­dos en desa­rro­llar el po­ten­cial que to­dos te­ne­mos den­tro, tan­to mental co­mo fí­si­co, para te­ner a mano las he­rra­mien­tas de ca­ra a las opor­tu­ni­da­des que la vi­da nos pre­sen­ta a ca­da uno. Quie­ro que ca­da per­so­na se pue­da ayu­dar a sí mis­ma y no es­té a ex­pen­sas de una asis­ten­cia per­ma­nen­te. Creo que en oca­sio­nes ne­ce­si­ta­mos un pe­que­ño em­pu­jón para dar el pri­mer pa­so. Es­te pen­sa­mien­to na­ce de mi pro­pia vi­ven­cia. —De­bes te­ner un sin­nú­me­ro de vi­ven­cias, ¿cuál te vie­ne a la men­te? —En mi pri­mer via­je a Eu­ro­pa lle­gué al Ca­glia­ri sin pre­pa­ra­ción fí­si­ca ni mental y me to­có re­gre­sar para em­pe­zar de ce­ro. No es culpa de la per­so­na, sim­ple­men­te no te pre­pa­ran para un re­to de tal mag­ni­tud, ter­mi­nas sin­tién­do­te in­fe­rior y es en ese pun­to don­de aca­ban mu­chas ca­rre­ras. —Tu­vis­te la fuer­za para vol­ver a em­pe­zar… —Tu­ve la di­cha de vol­ver a em­pe­zar y re­gre­sar a Eu­ro­pa, a Ru­ma­nia, para pe­lear con los vie­jos fan­tas­mas que 12 años des­pués me de­cían que es­te con­ti­nen­te no era para mí, pe­ro esta vez es­ta­ba pre­pa­ra­do fí­si­ca y men­tal­men­te. —¿Có­mo te pre­pa­ras­te?

—Esta pre­pa­ra­ción la re­ci­bí a lo lar­go de mi ca­rre­ra y de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta. En lo mental la vi­da es, en oca­sio­nes, el me­jor pro­fe­sor Lle­gar a Ru­ma­nia no fue fá­cil, pues nue­va­men­te hu­bo un re­cha­zo , pe­ro ya me ha­bía con­ver­ti­do en una per­so­na más fuer­te en to­do sen­ti­do y la his­to­ria fue otra. Aho­ra yo de­ci­di­ré el mo­men­to de mi re­gre­so. —En un par­ti­do re­quie­res mu­cha concentración, ¿có­mo la lo­gras? —Me con­cen­tro so­lo pen­san­do en el mo­men­to pre­sen­te, tra­to de blo­quear to­do pen­sa­mien­to fu­tu­ro o pa­sa­do, an­tes y du­ran­te un par­ti­do, sim­ple­men­te me obli­go a es­tar en el aho­ra. —Cuan­do fi­na­li­za un par­ti­do ¿qué ha­ces por lo general? —Ir a ca­sa con mi es­po­sa. Usual­men­te los ni­ños es­tán dor­mi­dos, pe­ro lo que no tie­ne pre­cio es des­per­tar por la ma­ña­na y ver a nues­tros pe­que­ños. —Tu ca­rre­ra re­quie­re un ar­duo en­tre­na­mien­to ¿En qué con­sis­te? —Tie­ne dos par­tes. La pri­me­ra es de cam­po y es­pe­cia­li­za­do para por­te­ros, con mo­vi­mien­tos, reac­ción, po­ten­cia, ve­lo­ci­dad y mu­chas co­sas. Lue­go con el gru­po com­ple­to, se tra­ba­ja la par­te tác­ti­ca y tam­bién voy al gim­na­sio para for­ta­le­cer y po­ten­ciar al­gu­nos pun­tos fí­si­cos. —De­be ser muy exi­gen­te —Es un tra­ba­jo dia­rio, ma­ne­jan­do las car­gas y, de­pen­dien­do de cuán pró­xi­mo es­té el día del par­ti­do, pue­do en­tre­nar nue­va­men­te dos ho­ras y me­dia o tres. Hay un cuar­to as­pec­to, la re­cu­pe­ra­ción que es rea­li­za­do en sau­na, ja­cuz­zi y con ma­sa­jes; es muy im­por­tan­te para que el cuer­po se re­cu­pe­re. —¿Con qué equi­po sue­ñas ju­gar?

—No ten­go un equi­po, pe­ro si me pre­gun­ta­ses en qué país me gus­ta­ría ju­gar te di­ría Fran­cia. En reali­dad no sé si es que quie­ro ju­gar o vi­si­tar­lo, ya iré. An­gie se me ade­lan­tó.

«Ten­go una es­po­sa in­creí­ble, An­gie, que me lle­na de or­gu­llo. La co­noz­co des­de ha­ce 15 años y me sien­to agra­de­ci­do de po­der ca­mi­nar jun­to a ella» Jai­me jun­to a su her­mo­sa familia mien­tras po­sa ra­dian­te para es­te ex­clu­si­vo re­por­ta­je.

Su enor­me ta­len­to, dis­ci­pli­na y em­pu­je lo han lle­va­do a los cam­pos de jue­go in­ter­na­cio­na­les, don­de ha si­do re­co­no­ci­do y ha de­mos­tra­do lo que me­jor sa­be ha­cer, de­jar to­do so­bre una can­cha de fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.