LA DES­LUM­BRAN­TE NAVIDAD EN UNA AU­TÉN­TI­CA JO­YA DE CA­SA

Ca­ro­li­ne Scheufele, he­re­de­ra del im­pe­rio Cho­pard, nos re­ci­be en su man­sión del la­go Le­man (Sui­za), que ha de­co­ra­do con seis mil qui­nien­tas bo­las, más de qui­nien­tas flo­res de Pas­cua, ca­si die­ci­nue­ve mil bom­bi­llas y de­ce­nas de cen­tros ro­jos

Hola Costa Rica - - Contenido - Tex­to y es­ti­lis­mo: LOLA DEL­GA­DO Fo­to­gra­fía: AN­DREA SAVINI Coor­di­na­ción: MA­RÍA MAR­TÍ­NEZ DE ME­DI­NI­LLA Y MAR­TÍ­NEZ DE MEDIERO Ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría: MAS­SI­MO SERINI

«No me ima­gino en un si­tio co­mo el Ca­ri­be en es­tas fe­chas. Para mí, la Navidad es es­tar de­lan­te de la chi­me­nea, en un am­bien­te aco­ge­dor, con jer­séis grue­sos… y una bo­ni­ta de­co­ra­ción»

SEIS mil qui­nien­tas bo­las de Navidad, más de qui­nien­tas flo­res de Pas­cua, ca­si die­ci­nue­ve mil bom­bi­llas y de­ce­nas de cen­tros ro­jos han de­co­ra­do esta Navidad la es­pec­ta­cu­lar man­sión que Ca­ro­li­ne Scheufele po­see jun­to al la­go Le­man, un lu­gar má­gi­co don­de las mon­ta­ñas se unen con el cie­lo para re­fle­jar­se en el es­pec­ta­cu­lar la­go que se­pa­ra Fran­cia de Sui­za. Una ca­sa don­de el buen gus­to y el «gla­mour» se res­pi­ra por to­dos sus rin­co­nes y don­de la di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca y co­pre­si­den­ta de Cho­pard in­vi­ta a sus amigos para dis­fru­tar de agra­da­bles ve­la­das. Tal es el ca­so de es­te en­cuen­tro de ex­cep­ción, don­de su gran ami­ga y em­ba­ja­do­ra por ex­ce­len­cia de Cho­pard, Pe­tra Nem­co­va ha po­sa­do jun­to a ella en es­te bri­llan­te re­por­ta­je con sa­bor a Navidad.

—Tie­nes una ca­sa ma­ra­vi­llo­sa y la de­co­ra­ción na­vi­de­ña que has pues­to es in­creí­ble.

—Mu­chas gra­cias. La Navidad me en­can­ta, la ado­ro. Es­pe­cial­men­te los días an­tes, don­de te preo­cu­pas por de­co­rar to­do y es­pe­ras con ale­gría es­tas fe­chas. Me gus­ta mu­cho la de­co­ra­ción na­vi­de­ña tra­di­cio­nal. Mu­cha gen­te pre­fie­re un es­ti­lo más mo­derno,

«Me gus­ta mu­cho la de­co­ra­ción na­vi­de­ña tra­di­cio­nal. Mu­cha gen­te pre­fie­re un es­ti­lo más mo­derno, pe­ro yo en es­tas fe­chas op­to por lo tra­di­cio­nal, don­de el ro­jo, el do­ra­do,

el ver­de y el blan­co son los co­lo­res pro­ta­go­nis­tas»

pe­ro yo, en es­tas fe­chas, op­to por lo tra­di­cio­nal, don­de el ro­jo, el do­ra­do, el ver­de y el blan­co son los co­lo­res pro­ta­go­nis­tas. —¿Qué es lo que más te gus­ta de es­tas fe­chas?

—La de­co­ra­ción y que ha­ga frío fue­ra. Siem­pre he pa­sa­do la Navidad en la mon­ta­ña. No me ima­gino en un si­tio co­mo el Ca­ri­be en es­tas fe­chas. Qui­zá, Nue­va York, pe­ro no en es­tas fe­chas. Para mí, la Navidad es es­tar de­lan­te de la chi­me­nea, en un am­bien­te aco­ge­dor, con jer­séis grue­sos… y una bo­ni­ta de­co­ra­ción. —¿Có­mo vas a pa­sar es­tas Na­vi­da­des? —En familia, al igual que to­dos los años. Va­mos a Gs­taad, al cha­let que te­ne­mos allí, y siem­pre co­me­mos un pla­to tra­di­cio­nal y muy sen­ci­llo que vie­ne de la familia ma­ter­na de mi pa­dre: «he­rring sa­lad» (en­sa­la­da de aren­que). Tie­ne aren­que, man­za­na, pe­pino... has­ta sie­te in­gre­dien­tes. Lo bueno es que se pre­pa­ra el día an­tes para no te­ner que co­ci­nar en No­che­bue­na. Mi ma­dre ha adap­ta­do esta re­ce­ta y so­lo la to­ma­mos en ese mo­men­to, por­que en esta épo­ca se sue­len co­mer mu­chos dul­ces y es­te pla­to es fres­co, amar­go y sien­ta muy bien. ¡Ten­go mu­chas ga­nas de co­mer­lo! —¿Cuál pien­sas que es la jo­ya fa­vo­ri­ta para lu­cir en es­tas fe­chas?

«En No­che­bue­na, to­dos nos reuni­mos en el cha­let que te­ne­mos en Gs­taad y siem­pre co­me­mos un pla­to tra­di­cio­nal y muy sen­ci­llo que vie­ne de la familia ma­ter­na de mi pa­dre: “he­rring sa­lad”

(en­sa­la­da de aren­que)»

—Creo que los dia­man­tes. Tie­nen mu­cho bri­llo y si­guen sien­do «el me­jor ami­go de las chi­cas». —¿Y para ti, ¿cuál es tu jo­ya pre­fe­ri­da?

—Los dia­man­tes. Nun­ca te trai­cio­nan. Ten­go mu­cho res­pe­to por ellos por­que se fun­da­ron en ple­na Na­tu­ra­le­za mi­llo­nes de años atrás. Si lo pien­sas, es in­creí­ble que ven­gan di­rec­ta­men­te de la ma­dre Na­tu­ra­le­za. —Há­bla­nos del «Evo­ke Gol­con­da», ¿es la me­jor pie­za que tie­ne Cho­pard en su co­lec­ción?

—Es úni­co, ya que su ca­li­dad re­si­de en el pro­pio ma­te­rial, que pro­vie­ne de un lu­gar muy es­pe­cial: una vie­ja mi­na de In­dia, en el le­cho de un río. Y de al­gu­na ma­ne­ra, es­to ha­ce a es­te ma­te­rial ex­tra­bri­llan­te. Es muy ra­ro. —¿Qué di­rías de Pe­tra Nem­co­va?

—Es más que nues­tra em­ba­ja­do­ra; es una ami­ga muy cer­ca­na. Nos co­no­ce­mos des­de ha­ce años. Me en­can­ta su per­so­na­li­dad y su ca­rác­ter. Tie­ne un co­ra­zón muy no­ble. Es­tá apo­yan­do la cons­truc­ción de es­cue­las en lu­ga­res don­de ha

ha­bi­do desas­tres na­tu­ra­les y no­so­tros la es­ta­mos ayu­dan­do con una pul­se­ra. Creo que ha cons­trui­do ya unas cien­to vein­te es­cue­las. Ella es­tu­vo en el tsunami y fue muy du­ro. Lo ha su­pe­ra­do y ha se­gui­do ade­lan­te con una ac­ti­tud muy zen. Siem­pre es­tá fe­liz. Y cuan­do tra­ba­ja es muy pro­fe­sio­nal y, al mis­mo tiem­po, se di­vier­te. Creo que es la em­ba­ja­do­ra per­fec­ta por­que es gua­pa por fue­ra, pe­ro tam­bién por den­tro. Es in­te­li­gen­te y ha­bla mu­chos idio­mas. No es so­lo una mo­de­lo por fue­ra. Es pu­ra per­so­na­li­dad. Re­pre­sen­ta a la per­fec­ción a Cho­pard.

—¿Có­mo es el día a día de la di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca y co­pre­si­den­ta de una fir­ma de lu­jo co­mo Cho­pard?

—Voy a la ofi­ci­na por la ma­ña­na y siem­pre ten­go una lis­ta de co­sas para ha­cer, pe­ro, al fi­nal, cuan­do ter­mino la jor­na­da, so­bre las seis de la tar­de, he he­cho mi­llo­nes de co­sas y nin­gu­na de la lis­ta. Me le­van­to a las sie­te. Me pue­do acos­tar tar­de, pe­ro no me gus­ta na­da ma­dru­gar. Cuan­do ten­go que co­ger un vue­lo tem­prano, siem­pre ten­go la sen­sa­ción de que me voy a dor­mir y me des­pier­to mil ve­ces du­ran­te la no­che. —¿Qué es lo que más te gus­ta de tu tra­ba­jo?

—La par­te crea­ti­va: crear nue­vos di­se­ños, nue­vas ma­ne­ras de com­bi­nar ma­te­ria­les, co­lo­res… crear una co­lec­ción. —¿Có­mo ves Cho­pard de aquí a diez años?

—La co­mu­ni­ca­ción ha­brá evo­lu­cio­na­do to­da­vía más, por lo que ten­dre­mos que adap­tar­nos a es­tas nue­vas for­mas, pe­ro tam­bién creo que se man­ten­drá la ma­ne­ra tra­di­cio­nal de ha­cer re­lo­jes. Se lle­va ha­cien­do así mu­chos años y es la esen­cia de Cho­pard, igual que la de los dia­man­tes.

Ca­ro­li­ne po­sa con la im­pre­sio­nan­te «top mo­del» Pe­tra Nem­co­va, em­ba­ja­do­ra de Cho­pard: «Es­tá apo­yan­do la cons­truc­ción de es­cue­las en lu­ga­res don­de ha ha­bi­do desas­tres na­tu­ra­les y no­so­tros la es­ta­mos

ayu­dan­do con una pul­se­ra»

—Fí­si­ca­men­te es­tás es­tu­pen­da, ¿có­mo te cui­das?

—No ha­go na­da sal­vo be­ber agua Evian mez­cla­da con dos li­mo­nes. Be­bo unos dos li­tros al día. Es muy bueno, es­pe­cial­men­te cuan­do via­jas, que tie­nes que hi­dra­tar­te bien. No ha­go mu­cho ejer­ci­cio. Prac­ti­co Pi­la­tes por­que es muy bueno para la es­pal­da y la res­pi­ra­ción, aun­que ne­ce­si­tas mu­cho tiem­po para ha­cer ejer­ci­cio. Re­co­noz­co que, a ve­ces, cuan­do lle­go a ca­sa, a las ocho o nue­ve de la no­che de la ofi­ci­na, no ten­go la fuer­za para cam­biar­me de ro­pa y ba­jar al gim­na­sio que ten­go en ca­sa. A no ser que el en­tre­na­dor es­té, en­ton­ces sí ten­go que ir, por­que cuan­do lo ha­ces so­la no te ani­mas a ha­cer­lo. —¿Si­gues las ten­den­cias de mo­da?

—Me gus­ta la mo­da, hay di­se­ña­do­res que me en­can­tan, pe­ro no si­go to­das las ten­den­cias. Por ejem­plo, cuan­do sa­lie­ron los za­pa­tos pla­ta­for­mas gran­des, nun­ca me los he pues­to por­que no me pa­re­cen muy fe­me­ni­nos. —¿Qué sig­ni­fi­ca para ti el lu­jo?

—Para mí, el lu­jo es tiem­po. Te­ner tiem­po y dis­fru­tar­lo con los amigos. Y tam­bién es­tar en ca­sa. —Y por úl­ti­mo, ¿qué de­seos le pi­des al dos mil die­cio­cho?

—Soy su­pers­ti­cio­sa, así que no te pue­do con­tar mis de­seos, pe­ro es­pe­ro que el mun­do se vuel­va más pa­cí­fi­co por­que, aho­ra mis­mo, es­ta­mos vi­vien­do en un mo­men­to com­pli­ca­do. Es­pe­ro que la gen­te poderosa se ol­vi­de un po­co de la po­lí­ti­ca y sus egos y que se unan. Son so­lo al­gu­nas per­so­nas, no tie­ne na­da que ver con su re­li­gión, pe­ro lo que es­tá pa­san­do úl­ti­ma­men­te no es bueno y da mu­cho mie­do.

Los mil dos­cien­tos me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos de la man­sión, que cuen­ta con cin­co sa­lo­nes, es­tán ro­dea­dos por ca­si dos hec­tá­reas de cui­da­dos jar­di­nes

El co­me­dor de dia­rio, que une las dos zo­nas de la co­ci­na. La es­pec­ta­cu­lar de­co­ra­ción del te­cho tie­ne más de seis mil bo­las de dis­tin­tos co­lo­res. El ár­bol de Navidad se de­co­ra, ca­da año, de ma­ne­ra dis­tin­ta. Esta vez, el blan­co y el do­ra­do han si­do los pro­ta­go­nis­tas

Iz­quier­da arri­ba, cuar­to de ba­ño de Ca­ro­li­ne (so­bre es­tas lí­neas, pre­pa­rán­do­se para la ce­na), que des­ta­ca por las pin­tu­ras que acom­pa­ñan a la ba­ñe­ra y por el te­cho, que se pin­tó, ha­ce tres me­ses, por unos ar­te­sa­nos es­pe­cia­lis­tas que vi­nie­ron ex­clu­si­va­men­te des­de Flo­ren­cia

Vis­ta de la fa­cha­da prin­ci­pal de la ca­sa y del pa­tio, des­de una de las zo­nas del jar­dín. La es­cul­tu­ra de bron­ce, fir­ma­da por Fa­lon y ad­qui­ri­da en Pa­rís, ha­ce re­fe­ren­cia al via­jar en el tiem­po. Las ove­jas, por las que Ca­ro­li­ne sien­te ver­da­de­ra fas­ci­na­ción, son un re­ga­lo del es­cul­tor La­la­na. Iz­quier­da, el «pa­net­to­ne» más ca­ro del mun­do, com­pues­to por pie­zas de al­ta jo­ye­ría de Cho­pard: bri­llan­tes, ru­bíes, za­fi­ros y es­me­ral­das va­lo­ra­do en va­rios mi­llo­nes de eu­ros

Bi­blio­te­ca jun­to al dor­mi­to­rio de Ca­ro­li­ne Scheufele, que (aba­jo iz­quier­da) po­sa de nue­vo con Pe­tra en un rin­cón del de­no­mi­na­do sa­lón Ver­de. Las dos lle­van im­pre­sio­nan­tes jo­yas de Cho­pard, al igual que en to­do el re­por­ta­je. Aba­jo, la buhar­di­lla, don­de las vi­gas de ma­de­ra y la te­la de la pa­red real­zan la es­pec­ta­cu­lar al­fom­bra de una so­la pie­za de es­tam­pa­do flo­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.