Los 12 man­da­mien­tos de Agi­le

Las or­ga­ni­za­cio­nes de IT es­tán ham­brien­tas de ta­len­to, por eso en­cuen­tran que la me­to­do­lo­gía Agi­le es ideal pa­ra atraer y re­te­ner la si­guien­te ge­ne­ra­ción de in­ge­nie­ros y desa­rro­lla­do­res.

IT Now Costa Rica - - BROWSER - Fa­bián Cal­de­rón

na de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ge­ne­ra­ción del mi­le­nio es su ne­ce­si­dad de au­to­no­mía, maes­tría y pro­pó­si­to en el tra­ba­jo que es­tán ha­cien­do, lo cual re­pre­sen­ta un im­pac­to de­mos­tra­ble so­bre el éxi­to de las em­pre­sas pa­ra las que tra­ba­jan y el res­to del mun­do que les ro­dea.

Los pro­ce­sos ági­les pro­mue­ven el de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble. Los pro­mo­to­res, desa­rro­lla­do­res y usua­rios de­ben ser ca­pa­ces de man­te­ner un rit­mo cons­tan­te de for­ma in­de­fi­ni­da.

Esa es una de las ra­zo­nes por la que los mi­llen­nials in­ge­nie­ros de soft­wa­re abra­zan la me­to­do­lo­gía Agi­le, con su én­fa­sis en la ges­tión pla­na, equi­pos de au­to-re­gu­la­ción, el contexto em­pre­sa­rial, la in­ter­ac­ción y la ca­pa­ci­dad de adap­tar­se rá­pi­da­men­te a las cam­bian­tes ne­ce­si­da­des y de­man­das.

Agi­le y Scrum se desa­rro­lla­ron en la dé­ca­da de 1980 pa­ra ha­cer fren­te a los re­tos exac­tos que la ge­ne­ra­ción del mi­le­nio quie­re en una or­ga­ni­za­ción pro­fe­sio­nal. Ellos quie­ren ser au­tó­no­mos, quie­ren ser crea­ti­vos, quie­ren co­la­bo­rar en torno a una mi­sión y unos va­lo­res com­par­ti­dos, y que ne­ce­si­tan el contexto más am­plio en to­do el tra­ba­jo que es­tán ha­cien­do. Ellos es­tán mo­ti­va­dos por la maes­tría, la au­to­no­mía y el pro­pó­si­to

To­mas Ro­drí­guez y Ma­rio Mén­dez, am­bos son Agi­le coach de la em­pre­sa siNN­plify, desa­rro­lla­ron 12 man­da­mien­tos prin­ci­pa­les con los que hay que con­tar a la ho­ra de im­ple­men­tar es­ta me­to­do­lo­gía.

Los cua­les son:

1. La prio­ri­dad es sa­tis­fa­cer al clien­te me­dian­te la en­tre­ga tem­pra­na y con­ti­nua del soft­wa­re con va­lor.

To­mas Ro­drí­guez siNN­plify

La prio­ri­dad es sa­tis­fa­cer al clien­te me­dian­te la en­tre­ga tem­pra­na y con­ti­nua del soft­wa­re con va­lor.

2. Los re­qui­si­tos pue­den cam­biar in­clu­so en eta­pas tar­días del de­sa­rro­llo. Los pro­ce­sos Ági­les apro­ve­chan el cam­bio pa­ra pro­por­cio­nar ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va al clien­te. 3. En­tre­gar soft­wa­re fun­cio­nal fre­cuen­te­men­te, en­tre dos se­ma­nas y dos me­ses, con pre­fe­ren­cia al pe­rio­do de tiem­po más cor­to po­si­ble.

4. Los res­pon­sa­bles de ne­go­cio y los desa­rro­lla­do­res tra­ba­jan en con­jun­to de for­ma co­ti­dia­na du­ran­te to­do el pro­yec­to.

5. Los pro­yec­tos se desa­rro­llan en torno a in­di­vi­duos mo­ti­va­dos. Hay que dar­les el en­torno y el apo­yo que ne­ce­si­tan, y con­fiar­les la eje­cu­ción del tra­ba­jo.

6. El mé­to­do más efi­cien­te y efec­ti­vo de co­mu­ni­car in­for­ma­ción al equi­po de de­sa­rro­llo y en­tre sus miem­bros es la con­ver­sa­ción ca­ra a ca­ra. 7. El soft­wa­re fun­cio­nan­do es la me­di­da prin­ci­pal de pro­gre­so.

8. Los pro­ce­sos ági­les pro­mue­ven el de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble. Los pro­mo­to­res, desa­rro­lla­do­res y usua­rios de­ben ser ca­pa­ces de man­te­ner un rit­mo cons­tan­te de for­ma in­de­fi­ni­da..

9. La aten­ción con­ti­nua a la ex­ce­len­cia téc­ni­ca y al buen di­se­ño me­jo­ra la agi­li­dad.

10. La sim­pli­ci­dad o el arte de ma­xi­mi­zar la can­ti­dad de tra­ba­jo no rea­li­za­do, es esen­cial.

11. Las me­jo­res ar­qui­tec­tu­ras, re­qui­si­tos y di­se­ños emer­gen de equi­pos au­to-or­ga­ni­za­dos.

12. A in­ter­va­los re­gu­la­res el equi­po re­fle­xio­na so­bre có­mo ser más efec­ti­vo pa­ra a con­ti­nua­ción ajus­tar y per­fec­cio­nar su com­por­ta­mien­to en con­se­cuen­cia.

En scrum y agi­le, la aten­ción se cen­tra en el re­sul­ta­do de un pro­yec­to y el por qué de re­sol­ver un pro­ble­ma de ne­go­cio, no en el có­mo se ha­ce, que era un gran pro­ble­ma con el mé­to­do tra­di­cio­nal de de­sa­rro­llo, se­gún los ex­per­tos.

Las je­rar­quías es­tric­tas de ca­ta­ra­ta no per­mi­ten mu­cha crea­ti­vi­dad, la co­la­bo­ra­ción o el in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­tos, al me­nos des­de los desa­rro­lla­do­res e in­ge­nie­ros que es­ta­ban tra­ba­jan­do en los pro­yec­tos, y los re­sul­ta­dos de esas li­mi­ta­cio­nes se ven fre­cuen­te­men­te afec­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.