¿Có­mo im­ple­men­tar la bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca?

Tec­no­lo­gías co­mo NFC, POS y to­ke­ni­za­ción, son al­gu­nas de las que se de­ben te­ner en cuen­ta en la eje­cu­ción del pro­yec­to, los ex­per­tos nos di­cen el pa­so a pa­so.

IT Now Costa Rica - - TREND ALERT - Kar­la Fer­nán­dez

SEl pro­ce­so de desa­rro­llar o im­ple­men­tar una pla­ta­for­ma de bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca se en­cuen­tra es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con la om­ni­ca­na­li­dad, por­que de­be es­tar en co­mu­ni­ca­ción con los otros ca­na­les elec­tró­ni­cos exis­ten­tes en el ne­go­cio co­mo la banca en lí­nea y ca­ja.

Pa­ra Max Ale­xan­der Mo­ra­les Gon­zá­lez, ge­ren­te de ven­tas de

By­tes en Gua­te­ma­la, des­de el pun­to de vis­ta IT, es­to es un mo­ne­de­ro vir­tual que tie­ne di­fe­ren­tes me­di­das de pa­go co­mo tar­je­tas o trans­fe­ren­cias, el cual pue­de im­ple­men­tar o fa­ci­li­tar el ma­ne­jo de con­tac­tos pa­ra en­viar­les o re­ci­bir di­ne­ro.

Aun­que las de­fi­ni­cio­nes de bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca pue­den ser muy va­ria­das y di­ver­sas a tra­vés de las or­ga­ni­za­cio­nes, pa­ra eje­cu­tar una es­tra­te­gia el CIO de­be ana­li­zar los re­que­ri­mien­tos del área de ne­go­cios con las ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas de la or­ga­ni­za­ción.

Se­gún Ka­ri­na Mo­li­na, ge­ren­te ge­ne­ral de

AK Di­gi­tal, cuan­do el CIO ha he­cho el aná­li­sis de lo que re­quie­re en el área de su em­pre­sa, pue­de de­fi­nir cur­sos de ac­ción que van des­de el desa­rro­llo in­terno de re­cur­sos has­ta la bús­que­da de pla­ta­for­mas de apo­yo pa­ra con­cre­tar el pro­yec­to.

“Pa­ra im­ple­men­tar una es­tra­te­gia de bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca, el CIO de­be ana­li­zar los re­que­ri­mien­tos del área de ne­go­cios con las ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas en la or­ga­ni­za­ción”. Ka­ri­na Mo­li­na, AK Di­gi­tal.

Pa­ra que una em­pre­sa im­ple­men­te es­te sis­te­ma, de­be con­tar con un ade­cua­do ac­ce­so a ma­sas; te­ner un pro­duc- to o ser­vi­cio de con­su­mo ma­si­vo; exis­tir un me­dio elec­tró­ni­co en­tre la em­pre­sa y las per­so­nas que pue­da fun­gir co­mo bi­lle­te­ra y ope­rar pro­duc­tos ser­vi­cios que per­mi­tan el ma­ne­jo de di­ne­ro.

Daniel Ca­va­llin, di­rec­tor de tec­no­lo­gía del Gru­po Ce­lis­tics, di­jo que los ban­cos, ope­ra­do­ras de te­le­fo­nía ce­lu­lar, re­car­ga­do­res elec­tró­ni­cos, re­me­sa­do­ras, co­rres­pon­sa­les ban­ca­rios y pun­tos de pa­go de ser­vi­cios son el ti­po de em­pre­sa ideal pa­ra ini­ciar un pro­yec­to de bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca.

De su la­do, Ed­gar Gar­cía Bar­za­na­lla­na, di­rec­tor de Pa­gos Di­gi­ta­les de Mas­ter­card Mé­xi­co, di­jo que un CIO de­be prio­ri­zar no la im­ple­men­ta­ción de una es­tra­te­gia de bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca, sino la in­ter­ac­ción con la mis­ma.

“Se de­be con­si­de­rar no tan­to en có­mo mon­tar­la, sino en có­mo in­ter­ac­tuar con ella, mu­chos pue­den im­ple­men­tar­la, pe­ro muy po­cos son los que do­mi­nan es­tos es­pa­cios”, aco­tó.

Pa­sos a se­guir

En­tre los pa­sos que se de­ben se­guir en una em­pre­sa pa­ra im­ple­men­tar un pro­yec­to de bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca, Gar­cía ma­ni­fes­tó que exis­ten di­ver­sos mo­de­los a usar y que to­do de­pen­de de don­de se en­cuen­tren. Si un ban­co bus­ca desa­rro­llar la tec­no­lo­gía des­de ce­ro y ha­cer su pro­pia bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca, pri­me­ro tie­ne

que con­si­de­rar el pa­ra qué im­ple­men­tar­la, an­tes de él co­mo.

“Se de­be sa­ber que es lo que quie­ro pa­ra el clien­te, qué ti­po de ex­pe­rien­cia quie­ro pa­ra desa­rro­llar­lo in­ter­na­men­te, pe­ro se de­be con­tar con so­lu­cio­nes de ter­ce­ros por­que es­tos cuen­tan con pro­duc­tos pre­fa­bri­ca­dos”, men­cio­nó Ed­gar Gar­cía Bar­za­na­lla­na de Mas­ter­card Mé­xi­co.

Es im­por­tan­te di­men­sio­nar el pro­yec­to, pa­ra ello se con­si­de­ran, can­ti­dad de su­cur­sa­les, ca­jas de co­bro y clien­tes que se desea re­gis­trar.

“La so­lu­ción se brin­da co­mo ser­vi­cio a un pre­cio ac­ce­si­ble e in­clu­ye im­ple­men­ta­ción, ca­pa­ci­ta­ción de uso, ac­ce­so web de ad­mi­nis­tra­ción, POS pa­ra el pro­ce­so transac­cio­nal y las tar­je­tas”, se­ña­ló Ro­ber­to López Si­güen­za, ge­ren­te re­gio­nal de Ope­ra­cio­nes de Tec­no­lo­gía Transac­cio­nal en Lumy­net.

Su­ma­do a lo an­te­rior, se de­be de­fi­nir el ni­cho de mer­ca­do que desea aca­pa­rar con su pro­yec­to de bi­lle­te­ra; las re­glas de ne­go­cio pa­ra el ti­po de pro­duc­to de bi­lle­te­ra que desea lan­zar y re­vi­sar sus ca­pa­ci­da­des in­ter­nas de desa­rro­llo y adap­ta­ción de pro­duc­tos ac­tua­les.

“Si es una bi­lle­te­ra pa­ra el sec­tor ban­ca­ri­za­do que per­mi­te ha­cer transac­cio­nes a tra­vés de un dis­po­si­ti­vo mó­vil am­pa­ra­do por una cuen­ta ban­ca­ria o una tar­je­ta de cré­di­to, o si es pa­ra el mun­do no ban­ca­ri­za­do don­de se re­quie­re un mo­de­lo de re­co­lec­ción de efec­ti­vo y un es­que­ma pa­ra sa­car el efec­ti­vo”, di­jo Daniel Ca­va­llin, di­rec­tor de Tec­no­lo­gía de

Gru­po Ce­lis­tics.

¿Có­mo de­be ser la in­te­gra­ción?

En­tre los equi­pos y he­rra­mien­tas que se re­quie­ren pa­ra im­ple­men­tar es­ta so­lu­ción, in­vo­lu­cran las tar­je­tas que iden­ti­fi­can al clien­te; los me­dios pa­ra rea­li­zar las transac­cio­nes co­mo lo son POS, VPOS o apli­ca­cio­nes de soft­wa­re que se com­ple­men­tan con pe­ri­fé­ri­cos co­mo lectores de tar­je­tas (USB), así co­mo im­pre­so­res pa­ra tic­kets o vou­chers co­mo com­pro­ban­tes de transac­ción, de acuer­do con Ro­ber­to López al de Lumy­net.

Exis­ten he­rra­mien­tas web que ayu­dan a la em­pre­sa a ad­mi­nis­trar la so­lu­ción y se recomienda un web si­te de con­sul­tas pa­ra que el clien­te o tar­je­taha­bien­te pue­da ver su es­ta­do de cuen­ta, ca­tá­lo­go de pre­mios, in­for­ma­ción del club, ac­tua­li­zar in­for­ma­ción per­so­nal, en­tre otras co­sas. Al te­ner la cuen­ta de bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca, se pue­de edi­tar y crear bo­to­nes por me­dio del per­fil de la em­pre­sa y agre­gar el có­di­go al si­tio web de la mis­ma, brin­da­dos por el desa­rro­lla­dor web.

Tam­bién se re­quie­re de una red de pun­tos, una tec­no­lo­gía ca­paz de ma­ne­jar el con­cep­to de bi­lle­te­ra ca­rac­te­ri­za­da por seguridad, cum­pli­mien­to de co­no­cer al clien­te KYI (Know your cus­to­mer) y un mo­de­lo de be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co y con­ve­nien­cia pa­ra to­dos los miem­bros de la ca­de­na. Se de­be con­tar con un equi­po de tec­no­lo­gía con es­pe­cia­lis­tas en seguridad acom­pa­ña­do de un equi­po de ne­go­cio ca­paz de in­ter­pre­tar esas ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas al be­ne­fi­cio del usua­rio.

De acuer­do con Ed­gar Gar­cía-Bar­za­na­lla­na, di­rec­tor de pa­gos di­gi­ta­les de Mas­ter­card Mé­xi­co, en es­te pro­ce­so, tie­ne que ase­gu­rar­se que to­dos los equi­pos in­ter­nos y el re­cur­so hu­mano ten­ga co­no­ci­mien­to del pro­duc­to.

“Hay que mon­tar to­do un de­par­ta­men­to com­ple­to de desa­rro­llo de bi­lle­te­ras y gen­te que pue­da ha­cer to­do ese ti­po de có­di­gos, que se­pan de in­dus­trias, que ma­ne­jen el pro­gra­ma y el pro­yec­to. Aun­que tam­bién hay ver­sio­nes en las que so­lo se tie­ne que cons­truir al­gu­nas ca-

DANIEL Gru­po CA­VA­LLIN, Ce­lis­tics. “Las ais­la­das, bi­lle­te­ra­su­na pa­ra ca­da em­pre­sa, pier­den fuer­za, la bi­lle­te­ra de­be ser un pro­duc­to ma­si­vo y es­tar a car­go de em­pre­sas con ac­ce­so a las ma­sas”.

pa­ci­da­des ex­ter­nas y ase­gu­rar­se que se pue­de ir ha­cien­do”, di­jo el ex­per­to.

Las con­si­de­ra­cio­nes téc­ni­cas fun­cio­na­les de la bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca tam­bién tie­nen que ver con que la app se eje­cu­te en dos sis­te­mas operativos (An­droid e iOS) y otros que pue­den ser gra­dua­les.

“No se pue­de de­jar de con­tem­plar un mó­du­lo de afi­lia­ción de re­gis­tro de usua­rio, que ge­ne­re una cla­ve; si es iPho­ne, que el lec­tor de hue­lla sir­va pa­ra au­ten­ti­car o ge­ne­rar una cla­ve in­ter­na y se de­ben po­seer lec­tu­ra del có­di­go de ba­rra que ob­tie­ne in­for­ma­ción de un QR y plas­mar la in­for­ma­ción cuan­do se pa­ga un re­ci­bo”, co­men­tó Max Mo­ra­les de By­tes.

¿Tra­ba­jar con la nue­va pla­ta­for­ma o la exis­ten­te?

Una bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca se di­fe­ren­cia de una por mó­vil ban­ca­ria por­que es una app en la que las obli­ga­cio­nes son con ins­tru­men­tos del ban­co pe­ro no se pue­de pa­gar con otra fuen­te de di­ne­ro, no se pue­de trans­fe­rir de otro ban­co. Ade­más en la bi­lle­te­ra se abre la po­si­bi­li­dad al afi­liar la tar­je­ta, se fa­ci­li­ta el pa­go con cual­quier ins­ti­tu­ción, in­clu­so pue­de omi­tir las obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras de un ban­co.

“De­pen­de de lo que se quie­ra cu­brir, la bi­lle­te­ra di­gi­tal se pue­de usar so­lo pa­ra ser­vi­cios es­pe­cí­fi­cos, co­mo el pa­go del ti­que­te de me­tro. Fun­cio­na con cual­quie­ra ser­vi­cio que es­té alia­do a co­mer­cios con obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras”, aco­tó Max Ale­xan­der Mo­ra­les

“Se de­ben desa­rro­llar pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra que los pa­gos a tra­vés de mó­vil sean exac­ta­men­te igual de se­gu­ros que en la web”. Je­sús Arias, Pay­pal.

17,3 mi­llo­nes de cuen­tas re­gis­tra­das y 8,2 mi­llo­nes de cuen­tas ac­ti­vas de bi­lle­te­ras mó­vi­les en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be se­gún In­for­me so­bre el Es­ta­do de la In­dus­tria Di­ne­ro Mó­vil de GSMA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.