Te­le­ca­rrier im­pul­sa la trans­for­ma­ción di­gi­tal de las em­pre­sas, “ReThin­king Com­pa­nies”

El nue­vo eco­sis­te­ma di­gi­tal ge­ne­ra cam­bios de ex­tra­or­di­na­ria mag­ni­tud que obli­gan a mu­chos sec­to­res pro­duc­ti­vos a rein­ven­tar­se. Por tal ra­zón, la com­pa­ñía man­tie­ne el com­pro­mi­so per­ma­nen­te de brin­dar a sus clien­tes un uni­ver­so de po­si­bi­li­da­des in­fi­ni­tas p

IT Now Costa Rica - - TREND ALERT -

La re­vo­lu­ción di­gi­tal lle­va con­si­go una nue­va ma­ne­ra de ha­cer ne­go­cios. A tra­vés de múl­ti­ples ca­na­les tec­no­ló­gi­cos y con pla­nes dis­rup­ti­vos, es co­mo los ge­ren­tes lo­gran do­mi­nar a la in­dus­tria.

En la ac­tua­li­dad, el uso de la tec­no­lo­gía en las com­pa­ñías es fun­da­men­tal pa­ra la trans­for­ma­ción di­gi­tal que no so­lo ha­ga más efi­cien­tes los pro­ce­sos sino que ge­ne­re va­lor e im­pul­se la com­pe­ti­ti­vi­dad a ni­vel glo­bal. Es­to so­lo se con­si­gue con el apo­yo de los ni­ve­les di­rec­ti­vos que com­pren­dan sus al­can­ces y se com­pro­me­tan con es­te ti­po de pro­yec­tos.

Sin em­bar­go, las em­pre­sas se en­fren­tan a im­por­tan­tes re­tos que im­pli­can desa­rro­llar ne­go­cios en un en­torno de cam­bio, glo­ba­li­za­ción y sur­gi­mien­to de nue­vos mo­de­los em­pre­sa­ria­les.

Con la fi­na­li­dad de dar res­pues­ta a es­tas ne­ce­si­da­des y de­man­das del mer­ca­do, por quin­to año con­se­cu­ti­vo Te­le­ca­rrier ofre­ció a sus clien­tes ac­tuaes­ta­ble­cer li­za­cio­nes en las úl­ti­mas ten­den­cias en el mun­do de los ne­go­cios, uti­li­zan­do co­mo pla­ta­for­ma su even­to cum­bre anual Te­le­ca­rrier Exe­cu­ti­ve Sum­mit 2017(TES).

Es­te año el even­to con­tó con la pre­sen­ta­ción ma­gis­tral de Marc Vidal, des­ta­ca­do ex­per­to in­ter­na­cio­nal en trans­for­ma­ción y es­tra­te­gia di­gi­tal, quien com­par­tió so­bre “Trans­for­ma­ción Di­gi­tal – Nue­vos Mo­de­los de Ne­go­cios, Re – Thin­king Com­pa­nies”, con­fe­ren­cia que se cen­tró en un mé­to­do pa­ra re­pen­sar las em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes, uti­li­zan­do las me­tá­fo­ra de ha­cer “re­set” en el mo­men­to en que se ini­cia una trans­for­ma­ción di­gi­tal a fin de lo que real­men­te se lo­gre sea una trans­for­ma­ción em­pre­sa­rial.

“La tec­no­lo­gía no es la esen­cia del pro­ce­so, pe­ro si una he­rra­mien­ta que nos ayu­da­rá a que el cam­bio su­ce­da. Se ne­ce­si­tan am­bas: el cam­bio de con­cien­cia por par­te de los lí­de­res de la or­ga­ni­za­ción y la apli­ca­ción tec­no­ló­gi­ca. Sin una, no ten­dre­mos la otra”, ma­ni­fes­tó Vidal.

Vidal in­vi­tó a es­ta­ble­cer un plan in­te­gral de trans­for­ma­ción di­gi­tal en las em­pre­sas, que les per­mi­tan pro­ce­sos de desa­rro­llos am­pa­ra­dos en la tec­no­lo­gía dis­rup­ti­va que lle­gó pa­ra que­dar­se. “La tec­no­lo­gía no es una op­ción”, afir­mó.

Por su par­te, Gas­par Tar­té, vi­ce­pre­si­den­te de Te­le­ca­rrier, en­fa­ti­zó que siem­pre tra­ba­jan en ofre­cer a sus clien­tes pro­duc­tos y ser­vi­cios de ca­li­dad, pe­ro el ob­je­ti­vo fun­da­men­tal es acom­pa­ñar­los en el es­ce­na­rio ac­tual don­de los cam­bios son ca­da vez más dis­rup­ti­vos. “Te­le­ca­rrier reite­ra su com­pro­mi­so de em­pre­sa van­guar­dis­ta que bus­ca siem­pre ge­ne­rar va­lor agre­ga­do a sus clien­tes y alia­dos es­tra­té­gi­cos ge­ne­ran­do es­pa­cios in­ter­ac­ti­vos de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción ac­tua­li­za­da y apli­ca­ble pa­ra po­ten­ciar el éxi­to de sus ne­go­cios”, aco­tó Tar­té.

El Te­le­ca­rrier Exe­cu­ti­ve Sum­mit, es una pla­ta­for­ma de di­fu­sión de in­for­ma­ción y ge­ne­ra­ción de ideas, don­de se reúnen los prin­ci­pa­les CEOs y di­rec­to­res de las em­pre­sas lí­de­res del mer­ca­do pa­na­me­ño, que lo han lle­va­do a con­so­li­dar­se co­mo un even­to in­sig­nia de tec­no­lo­gía e in­no­va­ción en Pa­na­má en­fo­ca­do en apo­yar a los clien­tes en la to­ma de de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas en sus em­pre­sas en es­ta era di­gi­tal. Di­cho even­to con los años se ha con­so­li­da­do has­ta con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te den­tro del sec­tor de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de Pa­na­má.

“No es lo mis­mo di­gi­ta­li­zar­se que trans­for­mar­se di­gi­tal­men­te”, ma­ni­fes­tó Vidal.

Gon­zá­lez, de By­tes en Gua­te­ma­la.

Adi­cio­nó que en es­te sis­te­ma se sus­ti­tu­ye el uso de tar­je­tas plás­ti­cas y el di­ne­ro en efec­ti­vo pa­ra usar el smartp­ho­ne. La ten­den­cia es que des­apa­rez­ca el uso del di­ne­ro fí­si­co, por­que im­pli­ca ries­gos, mien­tras que la bi­lle­te­ra ayu­da a evi­tar el uso de efec­ti­vo de for­ma se­gu­ra e in­ter­ac­tuar con cual­quier co­sa.

Se recomienda ha­cer ho­mo­lo­ga­cio­nes en­tre el sis­te­ma de fac­tu­ra­ción de la em­pre­sa y la pla­ta­for­ma de eWa­llet, su­je­to a que tan abier­to sea el sis­te­ma de fac­tu­ra­ción y la po­tes­tad que ca­da em­pre­sa po­sea so­bre su sis­te­ma de fac­tu­ra­ción.

Lo no­ve­do­so

De acuer­do al es­tu­dio so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes del mer­ca­do en la re­gión, rea­li­za­do por GSMA, un 57% de la po­bla­ción to­tal tie­ne ac­ce­so a un te­lé­fono mó­vil. Los ope­ra­do­res mó­vi­les es­tán to­man­do la ini­cia­ti­va en el lan­za­mien­to de ser­vi­cios de di­ne­ro mó­vil en mu­chos mer­ca­dos, co­mo Bolivia, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y Pa­ra­guay.

En ese sen­ti­do, exis­te la opor­tu­ni­dad pa­ra im­ple­men­tar el sis­te­ma de bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca con un al­to ni­vel de gen­te usan­do mó­vi­les y per­so­nas que pa­ga elec­tró­ni­co pa­ra ad­qui­rir bie­nes. Au­na­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

MAX MO­RA­LES, BY­TES. “La bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca abre la po­si­bi­li­dad al afi­liar la tar­je­ta, se fa­ci­li­ta el pa­go con cual­quier ins­ti­tu­ción, in­clu­so pue­de omi­tir las obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras de un ban­co”.

que no te­men usar es­tas apli­ca­cio­nes, se fo­men­ta­rá que ten­ga una gran de­man­da.

Ac­tual­men­te exis­ten di­ver­sas tec­no­lo­gías, ca­da una es­tá su­je­ta a pre­cios y dis­po­ni­bi­li­dad de las em­pre­sas pa­ra in­ver­tir, a ni­vel de tar­je­tas. Las tar­je­tas con chip hoy en día to­da­vía es una op­ción ca­ra pa­ra el pro­ce­so pro­pio de bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca.

Al­gu­nas so­lu­cio­nes ya in­clu­yen op­ción de uti­li­zar la tec­no­lo­gía NFC de al­gu­nos smartp­ho­ne pa­ra la sus­ti­tu­ción de plás­ti­co. En los me­dios transac­cio­na­les, siem­pre es­tán dis­po­ni­bles los POS fí­si­cos, POS vir­tua­les que usan pe­ri­fé­ri­cos co­mo lectores de tar­je­ta e im­pre­so­res tér­mi­cos o de im­pac­to. Tam­bién exis­ten apli­ca­cio­nes pa­ra smartp­ho­ne que pue­den com­ple­men­tar­se con lectores de tar­je­tas co­nec­ta­dos la slot de au­dio del dis­po­si­ti­vo e im­pre­so­res blue­tooth pa­ra la im­pre­sión del com­pro­ban­te.

Ka­ri­na Mo­li­na, ge­ren­te ge­ne­ral de AK Di­gi­tal, ci­tó el ca­so de Va­lid Se­cu­re Ser­vi­ce Hub (VSSH) que per­mi­te un ac­ce­so mul­ti­ca­nal fa­ci­li­tan­do di­ver­sos es­ce­na­rios de pa­go apo­ya­dos en la seguridad de la to­ke­ni­za­ción pa­ra pro­te­ger los da­tos del tar­je­taha­bien­tes y mó­du­los de fi­de­li­za­ción co­mo la pla­ta­for­ma de cu­po­nes.

Mien­tras que Ed­gar Gar­cía-Bar­za­na­lla­na de Mas­ter­card Mé­xi­co, ex­pu­so que en­tre lo no­ve­do­so en el te­ma de bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca se en­cuen­tra el sis­te­ma de pa­go sin con­tac­to, sin ne­ce­si­dad de tar­je­ta plás­ti­ca fí­si­ca por­que a tra­vés de te­lé­fono ce­lu­lar se pue­den ha­cer pa­gos que lo per­mi­ten, sus­ti­tu­yen­do el plás­ti­co y per­mi­tien­do ac­ti­vi­da­des en lí­nea.

“In­te­gra­ción con con­tac­tos fa­se uno, y fa­se dos es in­te­gra­ción con pa­gos en lí­nea. Ecom­mer­ce por men­sa­je de tex­to. Lo que se vie­ne es es el sis­te­ma de pa­gos, don­de se pue­de re­ci­bir di­ne­ro de la bi­lle­te­ra”, re­fi­rió.

Be­ne­fi­cios

Exis­te una se­rie de fun­cio­nes y be­ne­fi­cios, en­tre ellos la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, pro­ce­sos efi­cien­tes de ser­vi­cio, ma­yor con­trol de los flu­jos de clien­tes, co­no­cer há­bi­tos de con­su­mo, me­di­ción de flu­jos de las di­fe­ren­tes su­cur­sa­les, transac­cio­nes en tiem­po real, re­com­pen­sar la leal­tad de los clien­tes por con­su­mos, uso de nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra el ma­ne­jo de la in­for­ma­ción.

“Uno de los be­ne­fi­cios más im­por­tan­tes pa­ra las em­pre­sas: ge­ne­rar ma­yo­res in­gre­sos, ya que al im­ple­men­tar es­te ti­po de so­lu­cio­nes y con la

es­tra­te­gia ade­cua­da, se ob­tie­nen clien­tes sa­tis­fe­chos que con­su­men con ma­yor fre­cuen­cia y ad­qui­si­ción de nue­vos clien­tes los cua­les son atraí­dos por los clien­tes ac­tua­les al com­par­tir los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos”, ma­ni­fes­tó Ro­ber­to López Si­güen­za de Lumy­net.

El CIO que es­tá interesado en im­ple­men­tar la bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca, no pue­de pa­sar por al­to for­mu­lar una es­tra­te­gia con un en­fo­que de ar­qui­tec­tu­ra em­pre­sa­rial y que in­clu­ya un aná­li­sis in­te­gral des­de el pun­to de vis­ta de su mi­sión y tec­no­ló­gi­co.

Se­gún Ál­va­ro Bra­vo, del área fi­nan­cie­ra de la Con­sul­to­ra PWC en CR, el CIO tie­ne que di­se­ñar las apli­ca­cio­nes pen­san­do en la satisfacción real de las ne­ce­si­da­des de los clien­tes/usua­rios y no co­mo una sim­ple res­pues­ta a las ofer­tas tec­no­ló­gi­cas que pro­vie­nen del mer­ca­do.

“Se recomienda apli­car el pen­sa­mien­to de di­se­ño el cual es uti­li­za­do pa­ra ana­li­zar pro­ble­mas com­ple­jos y re­sol­ver­los co­lec­ti­va­men­te apli­can­do una tri­ple pers­pec­ti­va: via­ble, fac­ti­ble y desea­ble, des­de un en­fo­que en que las per­so­nas son el cen­tro de la re­fle­xión”, agre­gó Bra­vo.

Tam­bién es re­co­men­da­ble el uso de es­tán­da­res abier­tos y am­plia­men­te acep­ta­dos en ra­zón de la seguridad, in­ter­ope­ra­bi­li­dad y sos­te­ni­bi­li­dad a lar­go pla­zo.

“El CIO o lí­der de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción de­be es­tar pre­pa­ra­do, de­be di­se­ñar y eje­cu­tar un plan es­tra­té­gi­co que ofrez­ca las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, las co­mu­ni­ca­cio­nes con la seguridad apro­pia­da, co­mo ha­bi­li­ta­do­ras pa­ra los nue­vos mo­de­los de ne­go­cio”, re­mar­có Bra­vo.

Igual­men­te se tie­ne que rein­ven­tar y fo­men­tar es­te ti­po de ser­vi­cios in­no­va­do­res en sus or­ga­ni­za­cio­nes iden­ti­fi­can­do los fac­to­res cla­ves de éxi­to pa­ra ga­ran­ti­zar ser­vi­cios atrac­ti­vos y se­gu­ros, te­nien­do en cuen­ta con­si­de­ra­cio­nes co­mo las in­ver­sio­nes en uso y ges­tión de los nue­vos sis­te­mas de pa­go, la asig­na­ción de pre­su­pues­to, la ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal, la con­tra­ta­ción de re­cur­sos con ex­pe­rien­cia y la re­la­ción con lí­de­res de mer­ca­do.

A lo an­te­rior se le su­ma el aná­li­sis de da­tos al ob­te­ner, pro­ce­sar y los da­tos per­so­na­les de los clien­tes y usua­rios, que se ha­ga en ma­ne­ra se­gu­ra y jus­ta.

Por su par­te Daniel Ca­va­llin, di­rec­tor de tec­no­lo­gía del Gru­po Ce­lis­tics, ex­pre­só que el CIO de una em­pre­sa cor­po­ra­ti­va en un país don­de exis­ta ac­ce­so a una bi­lle­te­ra y don­de mu­chos de sus em­plea­dos no es­tén ban­ca­ri­za­dos, de­be apo­yar­se la

“Re­em­pla­za el uso de plás­ti­cos y efec­ti­vo, per­mi­te ac­ce­der a una di­ver­si­dad de transac­cio­nes co­mo pa­gos per­so­na a per­so­na y trans­fe­ren­cias in­me­dia­tas a cual­quier mó­vil”. Ál­va­ro Bra­vo, PWC.

ini­cia­ti­va in­clu­so lle­gan­do a acuer­dos con la com­pa­ñía que ofrez­ca la bi­lle­te­ra pa­ra pa­gar bo­ni­fi­ca­cio­nes so­bre la bi­lle­te­ra y dar­les ac­ce­so a ser­vi­cios que an­tes los em­plea­dos no te­nían.

“Las bi­lle­te­ras ais­la­das, una pa­ra ca­da em­pre­sa, pier­den fuer­za, la bi­lle­te­ra de­be ser un pro­duc­to ma­si­vo y es­tar a car­go de em­pre­sas con ac­ce­so a las ma­sas”, ad­vir­tió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.