RO­BOTS HIDRÁULICOS: OTRA PO­SI­BI­LI­DAD DE LA IM­PRE­SIÓN 3D

El MIT im­pri­mió un ro­bot hi­dráu­li­co en un so­lo pro­ce­so, ade­más de sal­tar­se el en­sam­bla­je, creó una ten­den­cia que se une a la crea­ción de ór­ga­nos o cons­truc­ción de ca­sas.

IT Now Costa Rica - - FUTURE - Juan Jo­sé Ló­pez

El Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT por sus si­glas en in­glés) ha abier­to un nue­vo ca­pí­tu­lo pa­ra la im­pre­sión tri­di­men­sio­nal: en un so­lo pro­ce­so creó un mi­cro­ro­bot ar­ti­cu­la­do y de­mos­tró que las eta­pas de ma­qui­la y en­sam­bla­je pue­de que no vuel­van a ser los mis­mos.

Des­pués de ha­ber mo­di­fi­ca­do una im­pre­so­ra 3D pa­ra tal pro­pó­si­to, la di­ná­mi­ca se ba­sa en la crea­ción de ro­bots hidráulicos com­ple­ta­men­te fun­cio­na­les, en su pro­ce­so no se re­quie­re ela­bo­rar las par­tes de for­ma se­pa­ra­da pa­ra ser en­sam­bla­das pos­te­rior­men­te y em­plea ma­te­ria­les lí­qui­dos, rí­gi­dos y fle­xi­bles.

“La ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que resultará al ad­qui­rir es­te ti­po de tec­no­lo­gía se­rá gi­gan­tes­ca. Las em­pre­sas po­drán au­men­tar la efi­cien­cia de sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos al dis­mi­nuir mano de obra, post­pro­ce­so y por lo

tan­to sus cos­tos ope­ra­cio­na­les”, con­si­de­ró Sid­ney Fea­ron, bu­si­ness de­ve­lop­ment en Gru­po SG.

Las po­si­bi­li­da­des que ha abier­to la im­pre­sión 3D son tan di­ver­sas que has­ta ha­ce unos años ra­ya­ban en lo im­po­si­ble y an­ti­ci­pan un fu­tu­ro por com­ple­to in­ge­nio­so.

Hoy la im­pre­sión 3D no so­lo se re­mi­te a la crea­ción de pe­que­ñas par­tes y sus con­se­cuen­tes aho­rros de tiem­po y di­ne­ro in­he­ren­tes a la ad­qui­si­ción de los re­pues­tos en otras par­tes del mun­do, ni tam­po­co a me­ros ejer­ci­cios edu­ca­ti­vos que in­ten­tan ha­cer des­pun­tar a los cen­tros de es­tu­dio fren­te a su com­pe­ten­cia.

Por el con­tra­rio, es­ta va des­de lo más elo­cuen­te, co­mo la cons­truc­ción de puen­tes y vi­vien­das, has­ta lo más sor­pren­den­te, co­mo ali­men­tos y par­tes hu­ma­nas, al­go que de­ja abier­to el ca­mino pa­ra ha­cer más y dar res­pues­ta a ne­ce­si­da­des im­pen­sa­bles. En es­te in­ter­ín, tu­vo su na­ci­mien­to la cons­truc­ción de ro­bots me­dian­te par­tes crea­das en 3D pa­ra lue­go ser en­sam­bla­dos in­clu­so sin ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co.

“Ac­tual­men­te, la im­pre­sión 3D es­tá sien­do apli­ca­da en una am­plia ga­ma de pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción, bá­si­ca­men­te por­que tie­ne el po­ten­cial de trans­for­mar el mo­de­lo de ma­nu­fac­tu­ra ac­tual a uno en­fo­ca­do en la eco­no­mía cir­cu­lar. Sin em­bar­go, su prin­ci­pal po­ten­cial va mu­cho más allá de ser una nue­va for­ma de pro­du­cir pro­duc­tos; va a trans­for­mar los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción, las ca­de­nas de su­mi­nis­tro, las eco­no­mías y la for­ma en que vi­vi­mos”, in­di­có Rodolfo Pi­li­piak, di­rec­tor ge­ne­ral HP Inc. Cen­troa­mé­ri­ca y Ca­ri­be.

In­ter­na­cio­nal­men­te, la im­pre­sión de ro­bots no es al­go nue­vo. Las em­pre­sas co­mo Neu­kos Ro­bo­tics, fa­bri­can­te de Ei­ro; Flo­wers Lab, creadora de Poppy, y Ro­boy son al­gu­nos de los ac­to­res cla­ves que han pues­to so­bre la me­sa la cons­truc­ción de es­te ti­po de ob­je­tos que nos ha­cen re­cor­dar a Nao, el ro­bot hu­ma­noi­de que desa­rro­lló Al­de­ba­ran Ro­bo­tics, la dé­ca­da pa­sa­da.

Sin em­bar­go, en Amé­ri­ca Cen­tral y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na el te­ma no fi­gu­ra en las em­pre­sas con ope­ra­cio­nes re­gio­na­les, ne­go­cios emer­gen­tes, em­pren­de­do­res tec­no­ló­gi­cos y en dis­tin­tos ni­ve­les del ám­bi­to aca­dé­mi­co, por aho­ra los ac­to­res de la in­dus­tria ven un sin­fín de po­si­bi­li­da­des le­ja­nas.

“Se pue­de im­pri­mir ma­qui­na­rias fun­cio­na­les que no ten­drían erro­res hu­ma­nos”, con­si­de­ró Luis Li­riano Gar­cía, CEO de Do­mi­ni­ca­na 3D, una em­pre­sa pio­ne­ra en la fa­bri­ca­ción lo­cal de equi­pos de es­ta ín­do­le.

Si bien por aho­ra los ro­bots im­pre­sos en 3D no son un re­que­ri­mien­to, Ed­gar Ra­mí­rez, CEO de So­lu 3D, en Gua­te­ma­la, con­si­de­ró que en el ini­cio los bra­zos ro­bó­ti­cos se­rán la de­man­da. Las pie­zas re­crea­cio­na­les se­rán las pri­me­ras en ge­ne­rar la de­man­da.

De Nao a la im­pre­sión hi­dráu­li­ca

La dé­ca­da pa­sa­da, Nao fue de los pri­me­ros ro­bots hu­ma­noi­des que sal­ta­ron a la are­na de los de­sa­rro­llos con ca­pa­ci­da­des so­bre­sa­lien­tes por ser pro­gra­ma­ble y au­tó­no­mo, ba­jo la tu­te­la de la fran­ce­sa Al­de­ba­ran Ro­bo­tics.

Es­te sus­ti­tu­yó al pe­rro ro­bó­ti­co Ai­bo, de Sony, en la Co­pa Mun­dial de Fút­bol Ro­bó­ti­co de 2008 y 2009, mien­tras que en 2008 una edi­ción aca­dé­mi­ca fue desa­rro­lla­da pa­ra la­bo­ra­to­rios y cen­tros de es­tu­dios su­pe­rio­res con ob­je­ti­vos edu­ca­ti­vos e in­ves­ti­ga­ti­vos.

En 2011 fue ac­ce­si­ble al pú­bli­co. Ese mis­mo año, la em­pre­sa creó la si­guien­te ver­sión, Nao Next Gen, la cual se ca­rac­te­ri­zó por po­seer una CPU más ro­bus­ta y cá­ma­ras de al­ta de­fi­ni­ción, en­tre otros as­pec­tos.

Du­ran­te el apo­geo del crowd­fun­ding, los em­pren­de­do­res tec­no­ló­gi­cos pu­die­ron dar pa­sos ace­le­ra­dos pa­ra que es­tos de­sa­rro­llos en­con­tra­ran una vía más ex­pe­di­ta y así con­so­li­dar la crea­ción de nue­vos pro­duc­tos.

Aquí en­tra Neu­Kos, una em­pre­sa es­pa­ño­la que desa­rro­lló EI­RO, un ro­bot ar­ma­ble pa­ra edu­ca­ción y pro­gra­ma­ble me­dian­te un len­gua­je de có­di­go abier­to. El pro­duc­to fue co­fi­nan­cia­do con la ayu­da de la pla­ta­for­ma Go­teo.

Se tra­tó de un kit pa­ra ser ar­ma­do por cual­quier per­so­na, es­ta­ba ba­sa­do en Ar­duino y po­seía pie­zas im­pre­sas en 3D, ade­más de mo­vi­li­dad en las ex­tre­mi­da­des y la ca­be­za, ha­bi­li­da­des de bai­le y des­pla­za­mien­to, en­tre otras ca­rac­te­rís­ti­cas, e in­clu­so po­día ser con­tro­la­do des­de un te­lé­fono in­te­li­gen­te.

“Cen­tra su es­fuer­zo no só­lo en ins­truir en el mon­ta­je y fun­cio­na­mien­to del mis­mo, sino en en­se­ñar, en­tre otras co­sas, la his­to­ria de la ro­bó­ti­ca, qué es un ro­bot, con­cep­tos ne­ce­sa­rios pa­ra en­ten­der có­mo fun­cio­na”, re­se­ñó el si­tio de In­ter­net del fa­bri­can­te.

“El soft­wa­re y hard­wa­re uti­li­za­dos en un ro­bot im­pre­so en 3D son los mis­mos que en cual­quier otro ro­bot. La fa­ci­li­dad de ha­cer las pie­zas en 3D es el ba­jo cos­to de ma­nu­fac­tu­ra. Siem­pre los ro­bots in­clu­yen pie­zas eléc­tri­cas, plás­ti­cas y cir­cui­tos”, in­di­có al res­pec­to Ed­gar Ra­mí­rez, CEO de So­lu 3D.

En 2014, tras­cen­dió Poppy, un ro­bot que es po­si­ble im­pri­mir­lo in­clu­so en ca­sa, al igual que EI­RO, sus orí­ge­nes es­tu­vie­ron en Fran­cia y re­quie­re de una pla­ta­for­ma abier­ta y de ba­jo cos­to pa­ra apro­xi­mar ca­da vez más el te­ma.

Poppy, que sig­ni­fi­ca ama­po­la en in­glés, so­lo re­que­ría de cir­cui­tos adi­cio­na­les pa­ra ar­mar­lo con fa­ci­li­dad, in­clu­so sin te­ner co­no­ci­mien­tos de ro­bó­ti­ca, re­ve­ló Flo­wers Laboratory, per­te­ne­cien­te al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción en In­for­má­ti­ca y Au­to­má­ti­ca.

El ob­je­ti­vo es que ha­ya tan­tos ro-

bots co­mo per­so­nas pa­ra de­jar de ser una he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca y se con­vier­ta en una tec­no­lo­gía so­cial. Hoy pro­mue­ven Er­go Jr., un pro­duc­to de ba­jo cos­to pa­ra fi­nes edu­ca­ti­vos; Tor­so, una va­ria­ción de Poppy; mien­tras que Poppy se en­cuen­tra en la ver­sión 1.0.2.

Co­mo el nue­vo co­ro­la­rio de la evo­lu­ción en im­pre­sión tri­di­men­sio­nal, sur­gió el pri­mer desa­rro­llo de im­pre­sión hi­draú­li­ca con que li­de­ra el MIT, lue­go de mo­di­fi­car una im­pre­so­ra 3D co­mer­cial y mez­clar tan­to ma­te­ria­les lí­qui­dos co­mo só­li­dos en un mis­mo pro­ce­so. “Nues­tro en­fo­que, que lla­ma­mos ‘im­pre­sión hi­dráu­li­ca’, es un pa­so ha­cia la rá­pi­da fa­bri­ca­ción de má­qui­nas fun­cio­na­les”, di­jo la di­rec­to­ra del Cien­cias de la Compu­tación y el La­bo­ra­to­rio de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial del Ins­ti­tu­to, Da­nie­la Rus, quien es­tu­vo a car­go de la supervisión del pro­yec­to y lo coes­cri­bió.

¿Qué más ha­cer con im­pre­sión 3D?

Las po­si­bi­li­da­des que tie­nen los sec­to­res y mer­ca­dos pa­ra en­con­trar un be­ne­fi­cio en es­te ti­po de má­qui­nas ope­ra­ti­vas son múl­ti­ples.

“To­da em­pre­sa que re­quie­ra re­em­pla­zar una pie­za plás­ti­ca o rea­li­zar al­gún pro­to­ti­po fun­cio­nal”, se­gún Sid­ney Fea­ron, bu­si­ness de­ve­lop­ment de Gru­po SG.

En ellas es­tán las in­dus­trias de tex­ti­les, ali­men­ti­cias, au­to­mo­tri­ces, ae­ro­es­pa­cial, así co­mo el pro­to­ti­pa­do, uni­ver­si­da­des y de ór­ga­nos hu­ma­nos. La es­ta­dou­ni­den­se Or­ga­no­vo re­cu­rre a la bio­im­pre­sión de te­ji­dos hu­ma­nos con la que res­guar­da la es­truc­tu­ra y fun­cio­na­li­dad idén­ti­ca de par­tes hu­ma­nas, ade­más de ge­ne­rar te­ji­dos mul­ti­ce­lu­la­res.

A ini­cios de ma­yo pa­sa­do, Or­ga­no­vo di­jo que co­la­bo­ra­ba con la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia pa­ra desa­rro­llar te­ji­dos bio­im­pre­sos pa­ra vo­lu­me­tría de le­sio­nes y pér­di­da mus­cu­lar.

“Las co­la­bo­ra­cio­nes que reúnen de pla­ta­for­ma bio­prin­ting 3D y la in­ves­ti­ga­ción de pri­me­ra cla­se sir­ven co­mo un ca­ta­li­za­dor pa­ra el desa­rro­llo de tra­ta­mien­tos in­no­va­do­res que sa­tis­fa­gan las ne­ce­si­da­des no sa­tis­fe­chas crí­ti­cos Or­ga­no­vo”, di­jo Eric Da­vid, di­rec­tor de es­tra­te­gia y vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de desa­rro­llo pre­clí­ni­co en Or­ga­no­vo.

La im­pre­sión 3D apun­ta ade­más a ser cla­ve en la evo­lu­ción de las ca­de­nas de pro­duc­ción y to­das las eta­pas in­vo­lu­cra­das pa­ra im­preg­nar com­pe­ti­ti­vi­dad y mo­der­ni­za­ción de los ne­go­cios, se­gún Rodolfo Pi­li­piak, de HP.

Pe­ro al vol­ver a ver las con­di­cio­nes de Amé­ri­ca Cen­tral y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na sur­ge de nue­vo que

“ES­TOY EN pro­ce­so de re­ci­cla­je de bo­te­llas de PET y con­ver­tir­las en fi­la­men­tos pa­ra cons­truir pró­te­sis”. En­ri­que Agui­lar, Te­chCorp.

ha­ce fal­ta tiem­po pa­ra que es­te ti­po de de­sa­rro­llos y so­lu­cio­nes sean par­te de la co­ti­dia­ni­dad de los ne­go­cios, lo cual pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad pa­ra que las or­ga­ni­za­cio­nes co­mien­cen a ana­li­zar en dón­de en­ca­ja­ría a la per­fec­ción.

Luis Li­riano Gar­cía, CEO de Do­mi­ni­ca­na 3D, la­men­tó que, por ejem­plo, en el Ca­ri­be aún no exis­tan es­ta­dís­ti­cas de la in­dus­tria de­bi­do a que la in­ver­sión has­ta hoy ha si­do po­ca, in­clu­so ca­li­fi­có de tí­mi­dos los da­tos de Puer­to Ri­co en re­la­ción con Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, en don­de, in­dus­trial­men­te so­lo hay una em­pre­sa ope­ran­do y tie­ne la re­pre­sen­ta­ción de 3D Sys­tem. Quie­nes lo es­tán ha­cien­do por su cuen­ta (me­nos de un cen­te­nar de per­so­nas), aún lo ven co­mo un en­tre­te­ni­mien­to

Aún así, el mer­ca­do es­tá co­men­zan­do a desa­rro­llar­se. Se­gún los en­tre­vis­ta­dos, la im­pre­sión 3D tie­ne el po­ten­cial de ocupar un si­tial muy im­por­tan­te en el desa­rro­llo de ob­je­tos y me­ca­nis­mos a la me­di­da ba­jo de­man­da que fa­ci­li­ta­rán los pro­ce­sos de de­ter­mi­na­dos mer­ca­dos, co­mo el de ma­nu­fac­tu­ra, a cri­te­rio de Heis­son Nes­si, Group Pro­duct Ma­na­ger en Ep­son pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca Ca­ri­be y An­des.

Otro sec­tor en el que ha so­na­do mu­cho es el de la cons­truc­ción de vi­vien­das de for­ma rá­pi­da en zo­nas de desas­tres, aun­que tam­bién hay pro­yec­tos de re­si­den­cias. En 2016, Dubái dio la bien­ve­ni­da al pri­mer edi­fi­cio im­pri­mi­do en 3D pa­ra al­ber­gar las ofi­ci­nas eje­cu­ti­vas de Du­bai Fu­tu­re Foun­da­tion.

Los pa­ne­les fue­ron im­pre­sos en Shang­hai, con un equi­po de 36 me­tros de lar­go y en­via­das a los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos pa­ra jun­tar­las en un edi­fi­cio de unos 800 me­tros cua­dra­dos. Los ar­qui­tec­tos es­ti­ma­ron que una cons­truc­ción de es­te ti­po re­pre­sen­ta un aho­rro del 80% de los cos­tes la­bo­ra­les y has­ta un 60% en re­si­duos de la cons­truc­ción.

¿Cuán­to de­be­rá es­pe­rar la re­gión?

Sin lu­gar a du­das, la im­pre­sión tri­di­men­sio­nal hi­dráu­li­ca re­pre­sen­ta sim­pli­ci­dad, aho­rro de tiem­po y di­ne­ro -fac­to­res crí­ti­cos en los pro­ce­sos de pro­duc­ción in­dus­trial- pe­ro an­tes de que lle­gue al te­rri­to­rio cen­troa­me­ri­cano o do­mi­ni­cano to­do de­pen­de­rá del com­pás de es­pe­ra que ha­gan los fa­bri­can­tes pa­ra ver có­mo evo­lu­cio­na el mer­ca­do an­tes de in­vo­lu­crar­se.

“Nues­tra em­pre­sa tra­ba­ja por es­tar siem­pre a la van­guar­dia y rea­li­za nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra se­guir in­no­van­do. La tec­no­lo­gía Mi­cro Pie­zo de Ep­son y sus otras tec­no­lo­gías de in­yec­ción de tin­ta tie­nen es­pa­cio en el mer­ca­do de im­pre­sión 3D. Se­gui­mos con nues­tra in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo en es­ta área; sin em­bar­go, de mo­men­to no es­ta­mos co­mer­cia­li­zan­do es­te ti­po de im­pre­so­ras”, di­jo el Group Pro­duct Ma­na­ger en Ep­son.

Por su par­te, HP es­tá rea­li­zan­do avan­ces en la im­pre­sión 3D con el anun­cio de HP Mul­ti Jet Fusion, una tec­no­lo­gía de im­pre­sión en 3D a ni­vel de Vó­xel, que es un pí­xel tri­di­men­sio­nal que apro­ve­cha la ex­pe­rien­cia de cla­se mun­dial en in­yec­ción de tin­ta.

“La tec­no­lo­gía Mul­ti-Jet Fusion de HP per­mi­te crear pie­zas fun­cio­na­les y me­cá­ni­ca­men­te ro­bus­tas a al­ta ve­lo­ci­dad (has­ta 10 ve­ces más rá­pi­do), con la más al­ta ca­li­dad y a la mi­tad del cos­to, per­mi­tien­do a las em­pre­sas pa­sar de la crea­ción de pro­to­ti­pos a su fa­bri­ca­ción”, di­jo Rodolfo Pi­li­piak, di­rec­tor ge­ne­ral HP Inc. Cen­troa­mé­ri­ca y Ca­ri­be.

Pa­ra Sid­ney Fea­ron, bu­si­ness de­ve­lop­ment Gru­po SG, por aho­ra, y sien­do un al­go op­ti­mis­tas, en la re­gión es po­si­ble que ha­ya un má­xi­mo de 10 im­pre­so­ras 3D in­dus­tria­les, ya que mu­chos de es­tos dis­po­si­ti­vos son pa­ra uso per­so­nal o de Entry Le­vel. Lo cier­to es que en los úl­ti­mos años se ha po­di­do ob­ser­var un cre­ci­mien­to, aun­que len­to, sig­ni­fi­ca­ti­vo, de­bi­do a

Se pue­de im­pri­mir ma­qui­na­rias fun­cio­na­les que no ten­drían erro­res hu­ma­nos”. Luis Li­riano Gar­cía, Do­mi­ni­ca­na 3D.

que las em­pre­sas han co­men­za­do a des­cu­brir las ven­ta­jas en ellos, agre­gó.

A fu­tu­ro, otras in­dus­trias que se ve­rían be­ne­fi­cia­das se­rán las de ali­men­tos, in­ven­ta­rios di­gi­ta­les, pró­te­sis y mo­da, en­tre otros.

“Es­ta­mos des­per­tan­do y sa­be­mos que ha­cia allá es que te­ne­mos que in­ver­tir y te­ner con­fian­za en ello. Creo que a prin­ci­pios de 2020 nos da­re­mos cuen­ta de la ver­da­de­ra in­ver­sión que ha­brá al­re­de­dor de la in­dus­tria, qui­zá unos US$21 mil mi­llo­nes; cuan­do vea­mos ese mon­to y la fa­ci­li­dad de in­te­grar­se a la in­dus­tria, co­men­za­re­mos a dar pa­sos avan­za­dos”, con­clu­yó Luis Li­riano Gar­cía, CEO de Do­mi­ni­ca­na 3D.

Mien­tras que pa­ra En­ri­que Agui­lar, ge­ren­te de cuen­tas cor­po­ra­ti­vas y sec­tor go­bierno en Te­chCorp, se necesitan por lo me­nos cin­co años pa­ra que la re­gión im­pul­se es­te ti­po de crea­cio­nes, en es­pe­cial des­de la óp­ti­ca aca­dé­mi­ca su­pe­rior.

“De­pen­de del im­pul­so de las ins­ti­tu­cio­nes, si si­gue así, en cin­co años, quie­nes ve­rán los be­ne­fi­cios se­rán las áreas de ar­qui­tec­tu­ra y de crea­ción de pró­te­sis”, di­jo Agui­lar.

Agui­lar es un ni­ca­ra­güen­se que ha so­bre­sa­li­do por ser de los pio­ne­ros en cons­truir pró­te­sis im­pre­sas en 3D y ve en es­te seg­men­to de la po­bla­ción un fu­tu­ro pro­mi­so­rio, de­bi­do a que ha iden­ti­fi­ca­do que exis­te una im­por­tan­te can­ti­dad de per­so­nas con li­mi­tan­tes fí­si­cas a raíz del con­flic­to ar­ma­do en ese país.

Ni­ca­ra­gua es el ben­ja­mín tec­no­ló­gi­co de Amé­ri­ca Cen­tral, aun­que, a pe­sar de las li­mi­tan­tes, Agui­lar co­men­zó en 2013 a tra­ba­jar en im­pre­sión 3D y se en­ca­mi­na a in­tro­du­cir la im­pre­sión de ali­men­tos.

Si bien es un pro­ce­so com­ple­jo, Ni­ca­ra­gua se per­fi­la co­mo uno de los te­rri­to­rios cla­ves en la re­vo­lu­ción de los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción de mo­to­res, ins­tru­men­tos mé­di­cos de pre­ci­sión fun­cio­na­les por lo aho­rros que con­lle­va la im­pre­sión tri­di­men­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.