Consejos pa­ra ne­go­ciar con los ex­tor­sio­nis­tas ci­ber­né­ti­cos

Aun­que te opon­gas a ello, las em­pre­sas ne­ce­si­tan te­ner un plan pa­ra re­cu­pe­rar los Da­tos De su em­pre­sa. Lo pri­me­ro, pla­ni­fi­car.

IT Now Costa Rica - - UPDATE -

Pla­ni­fi­ca con an­ti­ci­pa­ción “To­das las com­pa­ñías de­ben con­tar con una es­tra­te­gia desa­rro­lla­da en fun­ción de un es­ce­na­rio de ran­som­wa­re,” di­jo Ch­ris Pier­son, je­fe de se­gu­ri­dad y ase­sor le­gal de View­post, una com­pa­ñía de fac­tu­ra­ción y pa­gos elec­tró­ni­cos en lí­nea.

Es­ta es­tra­te­gia de­be con­si­de­rar los im­pac­tos fi­nan­cie­ros, ope­ra­ti­vos y de repu­tación que po­dría ge­ne­rar el im­pac­to del ran­som­wa­re. Se­gún Pier­son, cual­quier de­ci­sión re­la­cio­na­da con pa­gar o no el res­ca­te y cuán­to se es­tá dis­pues­to a pa­gar de­be con­si­de­rar di­ver­sos fac­to­res, co­mo la se­gu­ri­dad le­gal, fi­nan­cie­ra, co­mer­cial y tec­no­ló­gi­ca de la or­ga­ni­za­ción, ade­más del cam­po de las re­la­cio­nes pú­bli­cas. Prepárate pa­ra una des­agra­da­ble sor­pre­sa Uno de los erro­res que pue­den co­me­ter las or­ga­ni­za­cio­nes al mo­men­to de pre­pa­rar los pla­nes de ac­ción es su­po­ner que los ata­ques ge­ne­ra­rán una ex­tor­sión con va­lo­res re­la­ti­va­men­te ba­jos, por lo ge­ne­ral, re­sul­ta más fá­cil y más ba­ra­to so­lu­cio­nar el pro­ble­ma pa­gan­do unos cuan­tos dó­la­res. Pe­ro los de­lin­cuen­tes ci­ber­né­ti­cos que lo­gra­ron me­ter sus ma­nos en tus se­cre­tos co­mer­cia­les, tu pro­pie­dad in­te­lec­tual o en cual­quier da­to vi­tal que per­mi­ta man­te­ner tu ne­go­cio en fun­cio­na­mien­to; po­drían fá­cil­men­te au­men­tar sus de­man­das has­ta lle­gar a cien­tos de mi­les de dó­la­res. En al­gu­nas oca­sio­nes pue­den apro­ve­char su po­si­ción pa­ra ame­na­zar­te con ex­po­ner los da­tos o ven­der­los a la com­pe­ten­cia, en lu­gar de sim­ple­men­te en­crip­tar­los. Ima­gi­na el cos­to de no ha­cer na­da Una de las claves pa­ra ne­go­ciar exi­to­sa­men­te es te­ner una idea pre­ci­sa de cuán­to te cos­ta­ría el he­cho de no cum­plir con sus exi­gen­cias, se­gún Moty Cris­tal, CEO de NEST Ne­go­tia­tion Stra­te­gies, una em­pre­sa is­rae­lí que ofre­ce ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos de ne­go­cia­ción pa­ra una va­rie­dad de es­ce­na­rios de rehe­nes.

Al eva­luar la me­jor al­ter­na­ti­va pa­ra lle­gar a un acuer­do ne­go­cia­do (BATNA), de­bes con­si­de­rar el da­ño po­ten­cial que los ata­can­tes po­drían ge­ne­rar en tus da­tos, ser­vi­cios, in­fra­es­truc­tu­ra y repu­tación; si no cum­ples con sus de­man­das. No per­mi­tas que IT ma­ne­je la cri­sis Al ne­go­ciar con los de­lin­cuen­tes ci­ber­né­ti­cos tra­ta de no pen­sar en ello so­lo co­mo un pro­ble­ma de tec­no­lo­gía o de se­gu­ri­dad. No per­mi­tas que el equi­po de tec­no­lo­gía in­for­má­ti­ca ma­ne­je la cri­sis. “La res­pues­ta a la cri­sis de­be ser un es­fuer­zo com­par­ti­do. Nun­ca de­be ser en­fren­ta­do so­lo por el je­fe de IT. Pa­ra de­cir­lo sin ro­deos, su pe­lle­jo es­tá en jue­go y por lo tan­to su to­ma de de­ci­sio­nes es­ta­rá ses­ga­da por la preo­cu­pa­ción de sal­var su tra­se­ro”, acon­se­jó Cris­tal. Tam­bién es im­por­tan­te evitar que los egos per­so­na­les y las acu­sa­cio­nes in­ter­fie­ran en la to­ma de de­ci­sio­nes ra­cio­na­les. Na­da es tan efec­ti­vo co­mo una gran cri­sis de se­cues­tro de da­tos pa­ra sa­car a re­lu­cir las fa­llas en la ca­pa­ci­dad de to­ma de de­ci­sio­nes co­la­bo­ra­ti­vas de una or­ga­ni­za­ción. No fal­tar­le el res­pe­to a los ex­tor­sio­nis­tas Pre­ci­sa­men­te por­que nun­ca se sa­be quié­nes son los ex­tor­sio­na­do­res, no de­bes ser irres­pe­tuo­so. Si re­suel­ves no ne­go­ciar es me­jor co­mu­ni­car­les la de­ci­sión tan pro­fe­sio­nal­men­te co­mo pue­das. Pa­ra los ata­can­tes de ran­som­wa­re no exis­te Yelp o An­gie’s List. Por lo tan­to, no hay una ma­ne­ra sen­ci­lla de de­ter­mi­nar las ha­bi­li­da­des de los ata­can­tes. De­bi­do a que es di­fí­cil sa­ber exac­ta­men­te a qué da­tos han ac­ce­di­do o cuá­les son los da­ños que po­drían cau­sar a tu or­ga­ni­za­ción; de­bes tra­tar­los con cor­te­sía. En lu­gar de cor­tar abrup­ta­men­te las co­mu­ni­ca­cio­nes es con­ve­nien­te ex­pli­car tu de­ci­sión de ma­ne­ra res­pe­tuo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.