5 for­mas pa­ra aho­rrar en la nu­be

A me­di­da que más or­ga­ni­za­cio­nes des­plie­gan apli­ca­cio­nes en la nu­be pa­ra sa­tis­fa­cer los pi­cos de de­man­da, los cos­tos pa­san a ser un te­ma im­por­tan­te.

IT Now Costa Rica - - KNOW HOW - CIO

Las em­pre­sas co­mien­zan a com­pa­rar los car­gos de ser­vi­cio con el cos­to de al­qui­lar o com­prar no­dos, ha­cien­do una lis­ta de to­das las co­sas que im­por­tan de ca­da op­ción: ren­tar ca­pa­ci­dad de cómpu­to en la nu­be o agre­gar ser­vi­do­res al ar­se­nal per­ma­nen­te. Mien­tras que es­tos fac­to­res pue­den pa­re­cer ob­vios y de una ma­te­má­ti­ca re­la­ti­va­men­te sim­ple, los que han da­do el sal­to a la nu­be han ci­ta­do a me­nu­do que las con­si­de­ra­cio­nes cru­cia­les de los cos­tos son fá­cil­men­te pa­sa­das por al­to.

Si te en­fren­tas a la jus­ti­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra de mo­ver al­go a la nu­be, ase­gú­ra­te de mi­rar más allá de las ob­vias con­si­de­ra­cio­nes de aho­rro de cos­tes. A veces el va­lor va más allá de la eti­que­ta de pre­cio del hard­wa­re y só­lo pue­de ser ver­da­de­ra­men­te en­ten­di­do tra­ba­jan­do en un en­torno sin obs­tácu­los de ca­pa­ci­dad o ren­di­mien­to. Scott Jes­cho­nek, di­rec­tor de so­lu­cio­nes en la nu­be en Ave­re Sys­tems, enu­me­ra al­gu­nas de los prin­ci­pa­les as­pec­tos que tu or­ga­ni­za- ción de­be te­ner en cuen­ta.

1- Uso al­ter­na­ti­vo del es­pa­cio

Uno de los desafíos de los cen­tros de datos fí­si­cos es con­si­de­rar el ta­ma­ño de la in­fra­es­truc­tu­ra de IT, so­bre to­do cuan­do se es­tá lle­gan­do a la ca­pa­ci­dad to­tal y es­tá ubi­ca­do en una zo­na don­de ca­da me­tro cua­dra­do del edi­fi­cio tie­ne un al­to pre­cio. Mu­chos pien­san en el cos­to por me­tro cua­dra­do al cal­cu­lar el es­pa­cio, pe­ro pue­den no con­si­de­rar qué más po­drían ha­cer en ese mis­mo si­tio. Cuan­do ne­ce­si­tas ex­pan­dir tu ubi­ca­ción fí­si­ca, en lu­gar de tras­la­dar to­do a una ins­ta­la­ción más gran­de, la nu­be po­dría ser la res­pues­ta. Con ella, el pre­cio­so es­pa­cio que nor­mal­men­te de­di­ca­rías a la in­fra­es­truc­tu­ra pue­de ser uti­li­za­do co­mo un ám­bi­to de tra­ba­jo pa­ra los em­plea­dos u otras fun­cio­nes. Tam­bién pue­des eli­mi­nar los cos­tos adi­cio­na­les de la am­plia­ción: ener­gía, ca­blea­do, re­fri­ge­ra­ción y man­te­ni­mien­to.

2- Fa­ci­li­dad de ges­tión

Ca­da vez que se rea­li­zan cam­bios en la in­fra­es­truc­tu­ra pue­den pro­du­cir­se in­te­rrup­cio­nes, las que son ca­pa­ces de ge­ne­rar pér­di­das de pro­duc­ti­vi­dad, re­tra­sos y clien­tes enoja­dos. Al bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra au­men­tar su ca­pa­ci­dad es po­si­ble que ele­gir el ca­mino que mi­ni­mi­ce es­te tiem­po per­di­do ha­ga una gran di­fe­ren­cia mo­ne­ta­ria. Apro­ve­char una so­lu­ción de al­ma­ce­na­mien­to en la nu­be con­tri­bu­ye a ga­ran­ti­zar que los ac­ti­vos ne­ce­sa­rios es­tén fá­cil­men­te dis­po­ni­bles, sin te­ner que li­diar con el mo­vi­mien­to de los ar­chi­vos de ida y vuel­ta o su­pe­rar las li­mi­ta­cio­nes del an­cho de ban­da aho­rran­do, en úl­ti­ma ins­tan­cia, tiem­po y di­ne­ro.

3- Tiem­po de inac­ti­vi­dad

Mu­chos usa­mos Uber o Lyft en lu­gar de al­qui­lar un ca­rro por­que só­lo ne­ce­si­ta­mos ir del pun­to A al pun­to B, ¿Por­qué pa­ga­ría­mos por un re­cur­so que per­ma­ne­ce­ría inac­ti­vo la ma­yor par­te del tiem­po? Lo mis­mo ocu­rre con tu in­fra­es­truc­tu­ra. Cuan­do com­pras o al­qui­las una a me­nu­do pa­gas pa­ra que es­té ahí inac­ti­va, mien­tras que al mis­mo tiem­po ocu­pa es­pa­cio, ne­ce­si­ta re­fri­ge­ra­ción, ener­gía, etc. Pre­de­cir el cre­ci­mien­to de la de­man­da no es una cien­cia exac­ta, pe­ro con la compu­tación en la nu­be la ca­pa­ci­dad sim­ple­men­te se pue­de en­cen­der y apa­gar según sea ne­ce­sa­rio, lo que ge­ne­ra un aho­rro sig­ni­fi­ca­ti­vo.

4- Uso de má­qui­nas vir­tua­les

Tan­to Google Cloud Plat­form co­mo Ama­zon Web Ser­vi­ces ofre­cen op­cio­nes de compu­tación a ba­jo cos­to. Aun­que am­bos tienen un pe­que­ño tru­co que, si apren­des a apro­ve­char­lo ade­cua­da­men­te, la compu­tación en la nu­be pue­de ser aún más ase­qui­ble. Las má­qui­nas vir­tua­les apro­pia­ti­vas de Google pue­den ser des­ac­ti­va­das en cual­quier mo­men­to por el pro­vee­dor y su cos­to es un 70% más ba­jo. Ama­zon Spot Ins­tan­ces es si­mi­lar, pues ven­de la ca­pa­ci­dad no uti­li­za­da con un des­cuen­to. Com­pren­der las ofer­tas y usar­las te per­mi­te apro­ve­char los pre­cios más ba­jos.

5- Adap­ta­bi­li­dad

La adap­ta­bi­li­dad es a me­nu­do ig­no­ra­da cuan­do se ha­bla de la compu­tación en nu­be. Sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los clien­tes de ma­ne­ra opor­tu­na es uno de los va­lo­res más al­tos que una or­ga­ni­za­ción pue­de ofre­cer. Por ejem­plo, su­pon­ga­mos que un es­tu­dio de efec­tos vi­sua­les ne­ce­si­ta ha­cer una mo­di­fi­ca­ción im­por­tan­te en un pro­yec­to du­ran­te la no­che. Al­go que hu­bie­ra tar­da­do más de 48 ho­ras en ren­de­ri­zar en sus pro­pias ins­ta­la­cio­nes pue­de ser eje­cu­ta­do du­ran­te la no­che en la nu­be y cum­plir con los ob­je­ti­vos de ca­li­dad y tiem­po.

Nin­gún equi­po de ser­vi­dor en pro­duc­ción me ha de­ja­do ha­cer es­to, pe­ro pue­de co­nec­tar, con ODBC o JDBC, di­rec­ta­men­te a la DB2 en el ser­vi­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.