LA CLA­VE ES ADOP­CIÓN DE LOS BAN­COS DE LAS CRIP­TO­MO­NE­DAS

El Bit­coin ha es­ta­do en la bo­ca de to­dos úl­ti­ma­men­te, pe­ro la adop­ción de crip­to­mo­ne­das y otros crip­to­ser­vi­cios si­gue sien­do li­mi­ta­da. Los con­su­mi­do­res co­mu­nes no usan bit­coins pa­ra pa­gar sus transac­cio­nes dia­rias, y los ban­cos y el bit­coin to­da­vía pa­re­ce

IT Now Costa Rica - - FUTURE - CIO

El Bit­coin irrum­pió en la con­cien­cia pú­bli­ca du­ran­te la pri­me­ra par­te de es­ta dé­ca­da. Aho­ra que el bit­coin se co­ti­za a más de US$ 4,000 , pue­de ser di­fí­cil ima­gi­nar por qué no re­ci­be más aten­ción.

El Bit­coin ha es­ta­do en la bo­ca de to­dos úl­ti­ma­men­te, pe­ro la adop­ción de crip­to­mo­ne­das y otros crip­to­ser­vi­cios si­gue sien­do li­mi­ta­da. Aún no he­mos vis­to que los con­su­mi­do­res co­mu­nes usen Bit­coin pa­ra pa­gar transac­cio­nes co­ti­dia­nas en vez del efec­ti­vo o las tar­je­tas. Ade­más, los ban­cos y el Bit­coin to­da­vía pa­re­cen es­tar en con­flic­to en­tre sí.

Las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras no se han he­cho las cie­gas res­pec­to a la Ca­de­na de Blo­ques, la tec­no­lo­gía que im­pul­sa el Bit­coin y otras crip­to­mo­ne­das si­mi­la­res. Las or­ga­ni­za­cio­nes fi­nan­cie­ras pa­re­cen es­tar me­jor pre­pa­ra­das pa­ra usar la Ca­de­na de Blo­ques de­bi­do a su ra­pi­dez e in­mu­ta­bi­li­dad. La in­dus­tria de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros ha re­co­no­ci­do esen­cial­men­te las ca­pa­ci­da­des de es­ta tec­no­lo­gía al em­bar­car­se en sus pro­pios pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con la Ca­de­na de Blo­ques. Un es­tu­dio de IBM re­ve­ló que el 33% de las or­ga­ni­za­cio­nes es­tán ex­plo­ran­do la Ca­de­na de Blo­ques ac­ti­va­men­te. Re­cien­te­men­te, se in­for­mó que IBM tam­bién es­ta­ba tra­ba­jan­do con sie­te de los ban­cos más gran­des de Eu­ro­pa pa­ra desa­rro­llar es­ta tec­no­lo­gía.

El Bit­coin pa­re­ce ser di­fe­ren­te. Las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras se han acer­ca­do a Bit­coin con mu­cha más cau­te­la, ci­tan­do la vo­la­ti­li­dad y la re­gu­la­ción co­mo prin­ci­pa­les obs­tácu­los pa­ra la acep­ta­ción del Bit­coin. Sin em­bar­go, es la acep­ta­ción de es­tas ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras lo que de­be­ría dar­le al Bit­coin la le­gi­ti­mi­dad que ne­ce­si­ta. Bit­coin es el ni­ño del car­tel de las crip­to­mo­ne­das. La acep­ta­ción por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes tra­di­cio­na­les alen­ta­ría a los con­su­mi­do­res pro­me­dio a to­mar en se­rio los ser­vi­cios de Bit­coin y las crip­to­mo­ne­das y even­tual­men­te uti­li­zar es­tos pro­duc­tos y ser­vi­cios.

A pe­sar de su as­cen­so me­teó­ri­co es­te año, el Bit­coin si­gue sien­do vo­lá­til. Su pre­cio es me­nos es­ta­ble en com­pa­ra­ción con otros ac­ti­vos co­mo las mo­ne­das fi­du­cia­rias y los me­ta­les pre­cio­sos. La vo­la­ti­li­dad de Bit­coin se mi­de en 4.6% en el mo­men­to de es­cri­bir es­te ar­tícu­lo. Las prin­ci­pa­les mo­ne­das fi­du­cia­rias tie­nen una vo­la­ti­li­dad de me­nos del 1 por cien­to. Ade­más, la ma­yo­ría de los go­bier­nos aún tie­nen que emi­tir re­gu­la­cio­nes con res­pec­to a su uso pa­ra las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras. La ban­ca y las fi­nan­zas son sec­to­res al­ta­men­te re­gu­la­dos y, sin es­tas re­glas, los ban­cos no tie­nen otra op­ción que pro­te­ger­se con­tra el Bit­coin y la de­más crip­to­mo­ne­das. So­lo un nú­me­ro se­lec­to de ban­cos, co­mo el ban­co di­gi­tal WB21 y el ban­co bou­ti­que sui­zo Fal­con Pri­va­te Bank , per­mi­ten a los de­po­si­tan­tes com­prar y man­te­ner Bit­coins.

“Sin un mar­co re­gu­la­to­rio cla­ro, mu­chos in­ver­so­res y em­pre­sas to­da­vía se sien­ten ner­vio­sos con res­pec­to a es­tar aso­cia­dos o in­vo­lu­cra­dos en ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con

las crip­to­mo­ne­das. Pe­ro a me­di­da que el eco­sis­te­ma cre­ce, tam­bién lo ha­rán las op­cio­nes pa­ra au­men­tar la adop­ción del con­su­mi­dor “, di­jo Geor­ge Ba­si­lad­ze, CEO del mo­ne­de­ro de Bit­coin Cry­pto­pay.

En con­tras­te, el Bit­coin ha ga­na­do acep­ta­ción en las áreas de tec­no­lo­gía y co­mer­cio elec­tró­ni­co, es­pe­cial­men­te co­mo mé­to­do de pa­go. Com­pa­ñías co­mo Word­Press, Mi­cro­soft e In­tuit han acep­ta­do Bit­coin pa­ra com­pras y sus­crip­cio­nes. El apo­yo es­tá ahí den­tro de la co­mu­ni­dad tec­no­ló­gi­ca. Afor­tu­na­da­men­te pa­ra los ser­vi­cios de crip­to­mo­ne­das, la de­ci­sión de Ja­pón de de­cla­rar­lo co­mo mé­to­do de pa­go le­gal tam­bién ace­le­ró su uso más allá de lo di­gi­tal y pa­ra ser uti­li­za­do en el co­mer­cio mi­no­ris­ta de la cons­truc­ción.

A pe­sar de es­tos desa­rro­llos, las ins­ti­tu­cio­nes tra­di­cio­na­les juegan un pa­pel im­por­tan­te el tras­la­do de las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con el Bit­coin y las crip­to­mo­ne­das a la co­rrien­te prin­ci­pal. Los ban­cos son y se­gui­rán sien­do par­tes in­te­gra­les del eco­sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Lo que ne­ce­si­tan las crip­to­mo­ne­das es en­con­trar un lu­gar den­tro de es­te sis­te­ma. Bit­coin no es una amenaza pa­ra los ban­cos. Más bien, un in­for­me de Ci­ti co­men­tó que los ser­vi­cios de Bit­coin son un com­ple­men­to po­ten­cial de los ser­vi­cios exis­ten­tes.

Cry­pto­pay, con se­de en el Reino Uni­do, que ac­tual­men­te es­tá lan­zan­do una ICO , ha he­cho gran­des pro­gre­sos pa­ra que la ex­pe­rien­cia del Bit­coin es­té más en lí­nea con el es­ti­lo de vi­da del con­su­mi­dor pro­me­dio. Ade­más de ofre­cer ser­vi­cios de bi­lle­te­ra y co­mer­cio de Bit­coins, Cry­pto­pay ofre­ce una tar­je­ta de dé­bi­to que per­mi­te a sus usua­rios re­ti­rar Bit­coins de sus bi­lle­te­ras. Al pro­por­cio­nar un me­ca­nis­mo “le­ga­do” a tra­vés de la tar­je­ta fí­si­ca, se es­tá in­vo­lu­cran­do a los co­mer­cian­tes en el Bit­coin sin obli­gar­los a adop­tar nue­vos ser­vi­cios pa­ra pro­ce­sar es­tos pa­gos. Co­mo tal, la ex­pe­rien­cia po­dría ser una bue­na op­ción pa­ra el eco­sis­te­ma exis­ten­te que in­vo­lu­cra a com­pa­ñías de tar­je­tas, co­mer­cian­tes y sus ban­cos.

“En­con­trar la re­la­ción ban­ca­ria co­rrec­ta sin im­por­tar la in­dus­tria siem­pre ha si­do un de­sa­fío. Al ob­ser­var el eco­sis­te­ma emer­gen­te de las ca­de­nas de blo­ques, se ob­ser­va una gran can­ti­dad de ban­cos, in­clui­das las com­pa­ñías de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, adop­tan­do un en­fo­que mu­cho más ad­ver­so al ries­go. Por un la­do, los ban­cos tie­nen gas­tos de es­truc­tu­ra al­tos y pro­ce­sos que de­ben rea­li­zar, lo que di­fi­cul­ta la crea­ción de aso­cia­cio­nes ban­ca­rias en­tre las nue­vas em­pre­sas y las pymes. Sin em­bar­go, con eso di­cho, es­ta­mos co­men­zan­do a ates­ti­guar que los ban­cos co­mien­zan a abrir­se a las crip­to­mo­ne­das ban­ca­rias y a pro­por­cio­nar ser­vi­cios “, di­jo Ba­si­lad­ze.

Las aso­cia­cio­nes tam­bién es­tán su­ce­dien­do en otros mer­ca­dos. El ser­vi­cio Bit­coin de Fal­con Pri­va­te Bank es­tá im­pul­sa­do por Bit­coin Suis­se pa­ra ex­pan­dir su so­por­te a otras crip­to­mo­ne­das, in­clu­yen­do Ethereum, Li­te­co­in y Bit­coin Cash .El ex­chan­ge de Bit­coin con se­de en San Fran­cis­co, Coin­ba­se, ha se ha aso­cia­do con BTMU de Ja­pón des­de 2014, lo que le per­mi­tió a Coin­ba­se afian­zar­se en Ja­pón jus­to cuan­do el mer­ca­do se vol­vió fa­vo­ra­ble pa­ra Bit­coin. Los ban­cos afri­ca­nos tam­bién han en­con­tra­do alian­zas po­si­ti­vas con los ser­vi­cios de block­chain más allá de las crip­to­mo­ne­das. Por ejem­plo, Bar­clays tra­ba­jó con Con­sent pa­ra usar la tec­no­lo­gía de la Ca­de­na de Blo­ques pa­ra co­no­cer a sus clien­tes y rea­li­zar ve­ri­fi­ca­cio­nes de iden­ti­dad.

Ta­les aso­cia­cio­nes po­drían me­jo­rar la per­cep­ción del pú­bli­co so­bre los ser­vi­cios de Bit­coin y la Ca­de­na de Blo­ques. In­clu­so si los ban­cos con­ti­núan re­ne­gán­do­se a ad­mi­tir el Bit­coin de­bi­do a li­mi­ta­cio­nes re­gu­la­to­rias, la co­la­bo­ra­ción con es­tas nue­vas em­pre­sas otor­ga­ría a los ser­vi­cios de crip­to­mo­ne­das la cre­di­bi­li­dad que ne­ce­si­tan pa­ra al­can­zar una adop­ción más am­plia. Aun así, la acep­ta­ción de Bit­coins se­ría real­men­te el prin­ci­pal ca­ta­li­za­dor pa­ra que las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con las crip­to­mo­ne­das se con­vir­tie­ran en la nor­ma.

Geor­ge Ba­si­lad­ze, Bit­coin Cry­pto­pay. Sin un mar­co re­gu­la­to­rio cla­ro, mu­chos in­ver­so­res y em­pre­sas to­da­vía se sien­ten ner­vio­sos con res­pec­to a es­tar aso­cia­dos o in­vo­lu­cra­dos en ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con las crip­to­mo­ne­das. Pe­ro a me­di­da que el eco­sis­te­ma cre­ce, tam­bién lo ha­rán las op­cio­nes pa­ra au­men­tar la adop­ción del con­su­mi­dor “.

El Bit­coin ha ga­na­do acep­ta­ción en las áreas de tec­no­lo­gía y co­mer­cio elec­tró­ni­co, es­pe­cial­men­te co­mo mé­to­do de pa­go.

Un es­tu­dio de IBM re­ve­ló que el 33% de las or­ga­ni­za­cio­nes es­tán ex­plo­ran­do la Ca­de­na de Blo­ques ac­ti­va­men­te. Re­cien­te­men­te, se in­for­mó que IBM tam­bién es­ta­ba tra­ba­jan­do con sie­te de los ban­cos más gran­des de Eu­ro­pa pa­ra desa­rro­llar es­ta tec­no­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.