En 1936, la idea de un im­pues­to a los sol­te­ros nos sa­cu­dió

Pa­ra evi­tar el de­te­rio­ro de la “ra­za”, Jo­sé Án­gel Co­to Gar­ban­zo pro­pu­so un im­pues­to que, al pro­mo­ver el ma­tri­mo­nio, ayu­da­ría a com­ba­tir pro­ble­mas so­cia­les

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - EL AU­TOR FOR­MA PAR­TE DEL CEN­TRO DE IN­VES­TI­GA­CIÓN EN IDEN­TI­DAD Y CUL­TU­RA LA­TI­NOA­ME­RI­CA­NAS DE LA UNI­VER­SI­DAD DE COS­TA RI­CA (CIICLA).-

En ma­yo de 1936, cuan­do Cos­ta Ri­ca ape­na­sem­pe­za­ba a re­cu­pe­rar­se de la crisis eco­nó­mi­ca mun­dial de esa épo­ca, el mé­di­co y dipu­tado Jo­sé Án­gel Co­to Gar­ban­zo le pre­sen­tó al Con­gre­so cos­ta­rri­cen­se un pro­yec­to de ley pa­ra es­ta­ble­cer un im­pues­to a los sol­te­ros. Se­gún ex­pli­có al pe­rió­di­co La

Pren­sa Li­bre, tal ini­cia­ti­va te­nía el pro­pó­si­to de “ex­traer una can­ti­dad de di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra pro­te­ger so­cial­men­te a los mi­les de hi­jos na­tu­ra­les que am­bu­lan por las ca­lles de San Jo­sé y de las ca­pi­ta­les de pro­vin­cia”.

De acuer­do con Co­to, el im­pues­to po­dría pro­du­cir en­tre ¢200.000 y ¢300.000 anua­les, con los cua­les se po­dría “con­ver­tir a es­tos in­fe­li­ces ni­ños irres­pon­sa­bles en obre­ros y per­so­nas úti­les a la so­cie­dad en el fu­tu­ro”, y sal­var­los del vi­cio, la de­lin­cuen­cia y la pros­ti­tu­ción.

In­me­dia­ta­men­te, ese pro­yec­to cap­tó la aten­ción pú­bli­ca y fue apo­ya­do por al­gu­nos sec­to­res y com­ba­ti­do por otros.

Ecle­siás­ti­cos

An­to­nio del Car­men Mo­nes­tel, obis­po de Ala­jue­la, se ma­ni­fes­tó abier­ta y de­ci­di­da­men­te a fa­vor del im­pues­to. En una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da por el dia­rio La

Tri­bu­na re­sal­tó que “en va­rios paí­ses de Eu­ro­pa se ha he­cho lo mis­mo y los re­sul­ta­dos han si­do sa­tis­fac­to­rios”. De se­gui­do, se que­jó de que “son mu­chos los hom­bres que se han ol­vi­da­do de la mi­sión so­cial que de­ben desem­pe­ñar y pu­lu­lan por las ca­lles sin preo­cu­par­les un ápi­ce los pro­ble­mas na­cio­na­les”.

El pre­la­do apro­ve­chó la oca­sión pa­ra ata­car el­ma­tri­mo­nio y el di­vor­cio ci­vi­les, y se pro­nun­ció a fa­vor de que el sol­te­ro ri­co pa­ga­ra más que el po­bre y de que el Es­ta­do sub­si­dia­ra a las fa­mi­lias obre­ras y cam­pe­si­nas.

En una en­tre­vis­ta pos­te­rior, Mo­nes­tel acon­se­jó a los sol­te­ros que “en lu­gar de en­tre­gar­se a una vi­da li­cen­cio­sa y des­arre­gla­da for­men suho­gar y de esa ma­ne­ra con­tri­bu­yan al bien de la igle­sia y del es­ta­do dán­do­les bue­nos hi­jos y ejem­pla­res ciu­da­da­nos”.

De es­ta ma­ne­ra, se po­dría con­tra­rres­tar “la es­pan­to­sa mor­ta­li­dad in­fan­til” y se con­tri­bui­ría a evi­tar la de­ge­ne­ra­ción de “la ra­za cos­ta­rri­cen­se”.

Tam­bién el canónigo Car­los Bor­ge apo­yó el pro­yec­to de Co­to al de­ta­llar que “es­ti­mu­lar la for­ma­ción de ho­ga­res so­bre ba­ses de ver­da­de­ro amor, es cre­do de al­ta mo­ra­li­dad so­cial y re­li­gio­sa y en es­tas ten­den­cias se me en­con­tra­rá siem­pre co­mo el más fa­ná­ti­co y en­tu­sias­ta de los pro­pa­gan­dis­tas del ideal”.

Sol­te­ros

En con­tras­te con los ecle­siás­ti­cos, al­gu­nos sol­te­ros se pro­nun­cia­ron fuer­te­men­te con­tra el im­pues­to. Jo­sé An­to­nio Co­rra­les, en un ar­tícu­lo del pe­rió­di­co No­ve­da

des, se re­fi­rió al pro­yec­to de Co­to co­mo “la es­tu­pi­dez más gran­de que ha exis­ti­do en Cos­ta Ri­ca por­que en pri­mer lu­gar no hay de­re­cho que na­die se me­ta en la vi­da pri­va­da de los sol­te­ros”.

Por su par­te, el abo­ga­do Gui­ller­mo Oban­do ase­gu­ró que el im­pues­to era par­te de una “ten­den­cia su­pers­ti­cio­sa del ma­tri­mo­nio”, ca­li­fi­có a Co­to co­mo “mio­pe” y afir­mó: “el ma­tri­mo­nio de­be ser li­bre, co­mo li­bres son las aves que vue­lan, los pe­ces que na­dan y los hom­bres que na­cen li­bres”.

El far­ma­céu­ti­co e in­te­lec­tual Elías Ji­mé­nez Ro­jas es­cri­bió, en un co­men­ta­rio pu­bli­ca­do en La

Pren­sa Li­bre, que los sol­te­ros, por no te­ner las obli­ga­cio­nes in­he­ren­tes al ma­tri­mo­nio, eran más da­dos a prac­ti­car la fi­lan­tro­pía que los ca­sa­dos. Ade­más, se pre­gun­tó: “qué in­te­rés tie­ne el Es­ta- do en mul­ti­pli­car los ma­los ma­tri­mo­nios, ya de­ma­sia­do nu­me­ro­sos?” Y agre­gó: “en un país pa­cí­fi­co co­mo Cos­ta Ri­ca, ¿por qué co­piar los ab­sur­dos có­di­gos de pue­blos que an­te to­do quie­ren au­men­tar su car­ne pa­ra ca­ñón?”

La Se­ma­na Có­mi­ca

Di­ri­gi­do por Pío Luis Acu­ña,

La Se­ma­na Có­mi­ca­fue el pe­rió­di­co que más sis­te­má­ti­ca­men­te ata­có el im­pues­to a los sol­te­ros. De he­cho, al re­fe­rir­se por pri­me­ra vez a es­te asun­to, el se­ma­na­rio ad­vir­tió: “de [la ciu­dad] de San Ra­món nos aca­ba de lle­gar una co­sa que se lla­ma el doc­tor Co­to… es me­dio ita­liano… es un jo­ven bien in­ten­cio­na­do… que sa­lu­da co­mo Mus­so­li­ni…que se ha em­pe­ña­do en me­ter­nos un pro­yec­to mu­so­li­nes­co: de que los sol­te­ros de­be­mos pa­gar im­pues­tos”.

La Se­ma­na Có­mi­ca fun­dó in­clu­so un pe­rió­di­co apó­cri­fo pa­ra bur­lar­se del pro­yec­to de Co­to, lla­ma­do El Que­ji­do. Ór­gano De­fen­sor de la Sol­te­ro­na Con­tra­ria­da.

Me­dio en bro­ma y me­dio en se­rio, La Se

ma­na Có­mi­ca se re­fi­rió al re­cha­zo que el pro­yec­to de Co­to ha­bía te­ni­do en Car­ta­go y agre­gó que los sol­te­ros de esa ciu­dad pre­pa­ra­ban una mar­cha en con­tra del im­pues­to y so­li­ci­tar el apo­yo de los sol­te­ros “de los pue­blos cir­cun­ve­ci­nos”.

Mu­je­res

El pe­rió­di­co Nove

da­des tu­vo la fe­liz ini­cia­ti­va de en­tre­vis­tar a va­rias mu­je­res de dis­tin­ta con­di­ción so­cial pa­ra co­no­cer su opi­nión so­bre el im­pues­to. Emi­lia Cas­tro, des­cri­ta co­mo una “da­mi­ta de nues­tra so­cie­dad”, ex­pre­só no es­tar de acuer­do con el im­pues­to “por cuan­to li­mi­ta la li­ber­tad de que de­be go­zar el hom­bre pa­ra cam­biar de es­ta­do”.

De ma­ne­ra si­mi­lar opi­nó Ar­gen­ti­na Cas­tro, em­plea­da de la tien­da El En­can­to, al co­men­tar que “los par­ti­da­rios del ma­tri­mo­nio de­ben lle­gar a él por con­vic­ción pro­pia y no obli­ga­dos por la ley”.

Ma­ría Cris­ti­na Es­ca­lan­te y Flo­ren­cia Fi­guls, dos es­tu­dian­tes de co­le­gio, opi­na­ron a fa­vor del pro­yec­to, pe­ro Fi­guls acla­ró que le pa­re­cía la me­di­da “siem­pre que an­tes” se les die­ra “em­pleo a to­dos los sol­te­ros”. Asi­mis­mo res­pal­da­ron el pro­yec­to una en­fer­me­ra y dos ven­de­do­ras del mer­ca­do, una de las cua­les, Vi­ta­li­na Bo­la­ños, ta­jan­te­men­te de­cla­ró: “que se les co­bre el im­pues­to, pa­ra que se ca­sen to­dos”.

Sin du­da, la res­pues­ta más in- te­re­san­te de to­das fue de la de unas obre­ras de una fá­bri­ca de te­ji­dos, que di­jo: “Nues­tra opi­nión es con­tra­ria al im­pues­to a los sol­te­ros; los hom­bres ga­nan hoy día tan po­co di­ne­ro que con tra­ba­jo se man­tie­nen ellos so­los; en esas con­di­cio­nes, no se les pue­de pe­dir que se echen en­ci­ma las obli­ga­cio­nes del ma­tri­mo­nio”.

Ade­más, agre­gó, “hay hom­bres vi­cio­sos y va­ga­bun­dos que se­rían una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla pa­ra la­mu­jer que tu­vie­ra que ca­sar­se con ellos; es­tos de­ben que­dar sol­te­ros”.

Eu­ge­ne­sia

Des­de fi­na­les del si­glo XIX, po­lí­ti­cos, in­te­lec­tua­les y pro­fe­sio­na­les em­pe­za­ron a ma­ni­fes­tar preo­cu­pa­cio­nes eu­ge­né­si­cas; es de­cir, acer­ca del per­fec­cio­na­mien­to de la “ra­za” cos­ta­rri­cen­se. A la vez, les in­quie­ta­ba el de­te­rio­ro “ra­cial”, pro­ce­so que aso­cia­ban con la in­mi­gra­ción de afro­ca­ri­be­ños, chi­nos y ju­díos, la po­bre­za, la al­ta mor­ta­li­dad in­fan­til y los hi­jos na­ci­dos fue­ra del ma­tri­mo­nio.

Pre­ci­sa­men­te, pa­ra evi­tar el de­te­rio­ro de la “ra­za”, Co­to pro­pu­so un im­pues­to que, al pro­mo­ver el ma­tri­mo­nio, ayu­da­ría a com­ba­tir ta­les pro­ble­mas so­cia­les; ade­más, de­pa­ra­ría un fon­do pa­ra aten­der y edu­car a los hi­jos de ma­dres sol­te­ras.

La ini­cia­ti­va de Co­to no fue ex­cep­cio­nal: en efec­to, las tem­pra­nas po­lí­ti­cas so­cia­les costarricenses fue­ron im­pul­sa­das por mé­di­cos mo­ti­va­dos por preo­cu­pa­cio­nes eu­ge­né­si­cas. La in­fluen­cia po­lí­ti­ca de es­tos pro­fe­sio­na­les se in­cre­men­tó a me­di­da que am­plia­ban su par­ti­ci­pa­ción en el Con­gre­so, co­mo dipu­tados.

Co­to fue uno de esos le­gis­la­do­res: for­ma­do en Ita­lia, se ins­pi­ró en me­di­das si­mi­la­res to­ma­das por el ré­gi­men de Be­ni­to Mus­so­li­ni pa­ra pro­po­ner el im­pues­to a los sol­te­ros.

Su pro­yec­to, pe­se al apo­yo que tu­vo de al­gu­nos ecle­siás­ti­cos y de otros sec­to­res, nau­fra­gó al es­tre­llar­se con­tra las tra­di­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de Cos­ta Ri­ca, con­tra la cre­cien­te secularización de la so­cie­dad y con­tra la to­ma de cons­cien­cia –fo­men­ta­da por el Par­ti­do-Co­mu­nis­ta des­de 1931– de que los pro­ble­mas so­cia­les se re­la­cio­na­ban de­ci­si­va­men­te con los ba­jos sa­la­rios, el des­em­pleo y la in­jus­ta dis­tri­bu­ción del in­gre­so.

La Se­ma­na Có­mi­ca fun­dó in­clu­so un pe­rió­di­co apó­cri­fo pa­ra bur­lar­se del pro­yec­to de Co­to, lla­ma­do El Que­ji­do. Ór­gano De­fen­sor de la Sol­te­ro­na Con­tra­ria­da.

Ca­ri­ca­tu­ra de Pa­co Her­nán­dez en La Tri­bu­na del 21 de ma­yo de 1936.

No­ve­da­des pre­sen­tó así a las mu­je­res que opi­na­ron so­bre el im­pues­to a los sol­te­ros en su edi­ción del 23 de ma­yo de 1936.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.