Un va­lio­so li­bro acer­ca de Ni­co­ya y su pa­sa­do

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - VÍC­TOR H. ACU­ÑA ORTEGA

En 1974, es­tos au­to­res pu­bli­ca­ron el li­bro ti­tu­la­do La ane­xión de Ni

co­ya, en el mar­co del ses­qui­cen­te­na­rio de la ane­xión del Par­ti­do de Ni­co­ya al Es­ta­do de Cos­ta Ri­ca. Cua­tro dé­ca­das des­pués, Luis Fer­nan­do Si­ba­ja y Ches­ter Ze­la­ya pre­sen­tan una edi­ción co­rre­gi­da y am­plia­da de esa obra, pa­tro­ci­na­da por la Academia de Geo­gra­fía e His­to­ria de Cos­ta Ri­ca y la Co­mi­sión Na­cio­nal de Con­me­mo­ra­cio­nes His­tó­ri­cas.

El tra­ba­jo tie­ne dos par­tes: la pri­me­ra sin­te­ti­za la his­to­ria de Ni­co­ya des­de la con­quis­ta has­ta la in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña y la ane­xión a Cos­ta Ri­ca; la se­gun­da pre­sen­ta el pro­ce­so de ane­xión des­de la de­cla­ra­to­ria de agre­ga- ción de las po­bla­cio­nes de Ni­co­ya y San­ta Cruz a Cos­ta Ri­ca, en 1824, has­ta la fir­ma del Tra­ta­do Ca­ñas-Je­rez, en 1858, que es­ta­ble­ció los lí­mi­tes en­tre Ni­ca­ra­gua y Cos­ta Ri­ca.

La pri­me­ra par­te nos pre­sen­ta los con­di­cio­na­mien­tos eco­nó­mi­cos y so­cia­les que en la lar­ga du­ra­ción fa­vo­re­cie­ron un víncu­lo más só­li­do y más cons­tan­te en­tre Ni­co­ya y Cos­ta Ri­ca por me­dio de la cuen­ca del río Tem­pis­que, el gol­fo de Ni­co­ya y el puer­to de Pun­ta­re­nas; la se­gun­da re­cons­tru­ye el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes de las éli­tes de Ni­co­ya, San­ta Cruz y Gua­na­cas­te, lo­ca­li­dad que lue­go se lla­mó Li­be­ria.

Los au­to­res mues­tran que el pro­ce­so de agre­ga­ción no fue uná­ni­me, ya que al ini­cio Gua­na­cas­te (Li­be­ria) se pro­nun­ció en con­tra; tam­po­co fue au­to­má­ti­co, ya que su­pu­so una se­rie de de­cla­ra­cio­nes for­ma­les y ex­plí­ci­tas de vo­lun­tad de per­te­nen­cia a Cos­ta Ri­ca por par­te de las eli­tes de las tres po­bla­cio­nes, des­de 1828 y has­ta 1854.

En fin, Ni­ca­ra­gua acep­tó la pér­di­da de Ni­co­ya a cam­bio de con­ser­var en for­ma ex­clu­si­va la Vía del Trán­si­to, por don­de su­pues­ta­men­te se cons­trui­ría el ca­nal in­ter­oceá­ni­co.

Tras la lec­tu­ra de es­ta obra se pue­de sos­te­ner que la ane­xión no era inevi­ta­ble, pe­ro re­sul­tó ne­ce­sa­ria, que no fue en­te­ra­men­te vo­lun­ta­ria, pe­ro ter­mi­nó sien­do una op­ción asu­mi­da por las po­bla­cio­nes in­tere­sa­das; que en el cor­to pla­zo fue be­ne­fi­cio­sa pa­ra Ni­co­ya, da­da la con­tras­tan­te si­tua­ción po­lí­ti­ca im­pe­ran­te en ca­da uno de los es­ta­dos que se la dispu­taban, aun­que en el lar­go pla­zo, el an­ti­guo Par­ti­do de Ni­co­ya y su he­re­de­ra la pro­vin­cia de Gua­na­cas­te ter­mi­na­ron for­man­do una re­gión pe­ri­fé­ri­ca de Cos­ta Ri­ca.

El va­lor de es­ta obra tras­cien­de el te­ma de la ane­xión. En pri­mer lu­gar, es muy re­ve­la­do­ra de los pro­ce­sos de cons­truc­ción de los es­ta­dos. En efec­to, la se­pa­ra- ción de Ni­ca­ra­gua y la in­te­gra­ción de Ni­co­ya a Cos­ta Ri­ca fue con­se­cuen­cia de las con­di­cio­nes di­ver­gen­tes de for­ma­ción del Es­ta­do en am­bos paí­ses; en el pri­mer ca­so, un pro­ce­so inaca­ba­do, es­pas­mó­di­co y re­ver­si­ble, al me­nos has­ta 1860, y en el se­gun­do, un pro­ce­so sos­te­ni­do, uni­di­rec­cio­nal y acu­mu­la­ti­vo a lo lar­go del si­glo XIX.

En se­gun­do lu­gar, es­te li­bro con­tri­bu­ye a la re­fle­xión so­bre la in­ven­ción de las na­cio­nes en el ist­mo, en es­pe­cial en el ca­so de Cos­ta Ri­ca. La agre­ga­ción fue jus­ti­fi­ca­da en nom­bre de la paz y se­gu­ri­dad im­pe­ran­tes en di­cho país, ras­gos que en ese mo­men­to es­ta­ban sien­do ela­bo­ra­dos pa­ra fa­bri­car lo que he lla­ma­do el ex­cep­cio­na­lis­mo cos­ta­rri­cen­se, nú­cleo ideo­ló­gi­co de su ima­gi­na­rio na­cio­nal.

A su vez, la idea de una Cos­ta Ri­ca pa­cí­fi­ca por opo­si­ción a una des­ga­rra­da Ni­ca­ra­gua y en com­pa­ra­ción con el res­to de Centroamérica fue sub­ra­ya­da por el ac­to de agre­ga­ción y, en es­te sen­ti­do, con­tri­bu­yó a cimentar la vi­sión de país ex­cep­cio­nal.

Por úl­ti­mo, es­ta obra in­di­rec­ta­men­te mues­tra las ten­sio­nes del dis­cur­so de la iden­ti­dad re­gio­nal gua­na­cas­te­ca, la au­to­de­no­mi­na­da gua­na­cas­te­qui­dad, que po­ne el acen­to so­bre su fon­do in­dí­ge­na prehis­pá­ni­co, en de­tri­men­to de la he­ren­cia y el pe­so ét­ni­co-ra­cial de las po­bla­cio­nes afro­des­cen­dien­tes asen­ta­das en la épo­ca co­lo­nial. Has­ta la fe­cha en los ima­gi­na­rios re­gio­nal gua­na­cas­te­co y na­cio­nal costarricenses los orí­ge­nes afri­ca­nos de las po­bla­cio­nes de ese te­rri­to­rio per­ma­ne­cen ig­no­ra­dos.

El ex­ce­len­te li­bro de Si­ba­ja y Ze­la­ya vie­ne a ocu­par un lu­gar muy des­ta­ca­do en el desa­rro­llo de la his­to­rio­gra­fía cos­ta­rri­cen­se con­tem­po­rá­nea y es una obra in­dis­pen­sa­ble pa­ra quien quie­ra in­tro­du­cir­se en la his­to­ria de esa par­te de Cos­ta Ri­ca que hoy se lla­ma Gua­na­cas­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.