Los amo­ríos de Alfonso

Un li­bro de la EUNED pre­sen­ta una se­lec­ción de 30 años de poe­sía del es­cri­tor cos­ta­rri­cen­se Alfonso Cha­se. Es un re­co­rri­do en ver­so por cuer­pos, imá­ge­nes, enamo­ra­dos, cam­bios y me­mo­rias

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - PORTADA -

1633. Ca­sa de ma­de­ra de al­to en el cen­tro jo­se­fino, jun­to a un ta­ller. Gra­das con po­ca luz, dos cu­ca­ra­chas muer­tas en la en­tra­da. Bas­to­nes aguar­dan­do al ini­cio del pa­sa­ma­nos. Arri­ba, una fi­gu­ra co­no­ci­da lan­za un ma­no­jo de lla­ves. Es la lla­ve lar­ga.

Con una mi­ra­da dis­pues­ta a no­guar­dar­se nin­gu­na irre­ve­ren­cia y un ver­bo afi­la­do por una vi­da de­di­ca­da al ar­te y a no ca­llar­se na­da, Alfonso Cha­se vuel­ve cons­tan­te­men­te a aquel 11 de oc­tu­bre de 1963 cuan­do es­cri­bió su pri­mer poe­ma –bueno, cin­co poe­mas de un ti­rón– en una me­sa de ce­men­to del par­que Na­cio­nal, en San Jo­sé. “Ese par­que era di­fe­ren­te, era más bo­ni­to an­tes”, re­cuer­da.

Ve­nía de Al­guien Más, ta­ller de apre­cia­ción li­te­ra­ria de Le­nín Ga­rri­do en la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca. Se ba­jó del bus aún gol­pea­do por la ima­gen de una per­so­na que lo cau­ti­vó, pe­ro no sa­bía exac­ta­men­te por qué... “Bo­ca que fue­ra san­gre/ dul­ce­men­te sor­bi­da” fue­ron los pri­me­ros ver­sos de un to­rren­te que aún no pa­ra.

Han pa­sa­do una de­ce­na de poe­ma­rios, tres no­ve­las, seis li­bros de cuentos y dos de en­sa­yo y cin­co com­pi­la­cio­nes, sin con­tar re­co­no­ci­mien­tos, en­tre los que so­bre­sa­le el Pre­mio Ma­gón 1999.

Y el amor por la poe­sía, a sus 71 años, si­gue allí, in­tac­to, fiel. En sus ver­sos, es­te es­cri­tor cos­ta­rri­cen­se ar­ma una es­pe­cie de bi­tá­co­ra de sus cam­bios: de aman­tes, de ciu­da­des, de len­gua­jes, de cau­sas, de in­tere­ses y de vi­da.

Pu­bli­có su pri­mer li­bro en 1965 y, des­de en­ton­ces, tran­si­tó de la poe­sía in­ti­mis­ta a la co­lo­quial o ex­te­rio­ris­ta, nu­tri­do por la in­fluen­cia de los tras­cen­den­ta­lis­tas de Nue­va In­gla­te­rra, los poe­tas

beat, los na­daís­tas y los au­to­res cu­ba­nos de la dé­ca­da de los años 60, de­ta­lla Cha­se en sus apun­tes.

Sus ver­sos de amor, inago­ta­ble ve­ta de su obra, son, a su vez, mues­tras de va­len­tía y ejer­ci­cios de lu­ci­dez y ri­que­za for­mal.

En Se­cre­tos per­fec­tos, pri­me­ra se­lec­ción de es­tos tex­tos amo­ro­sos edi­ta­do por Gus­ta­vo So­lór­zano-Al­fa­ro con la EUNED, se­gui­mos a Alfonso al re­me­mo­rar a sus aman­tes, re­co­rrer sus cuer­pos, re­ve­lar ex­pe­ri­men­ta­cio­nes y per­ver­sio­nes vi­sua­les, ex­plo­rar el ocul­tis­mo y de­jar cla­ro su in­te­rés en lo ho­mo­eró­ti­co –de­ja el fal­són “ella” al ha­blar de sus pa­re­jas y lo sus­ti­tu­ye por “él”–.

“El amor pa­ra mí es fí­si­co; es des­cu­brir el cuer­po ajeno y el mío, por su­pues­to. No exis­te na­da más allá del cuer­po; yo no me enamo­ro del al­ma de na­die... No me di cuen­ta has­ta 1972 con Cuer­pos –poe­ma­rio–, ‘sí, qué in­tere­san­te, na­da exis­te fue­ra del cuer­po’; eso te lle­va a gran pro­mis­cui­dad es­pi­ri­tual: per­so­na­be­lla que exis­ta le echás el ru­co y uno re­la­cio­na be­lle­za con in­te­li­gen­cia y otras co­sas”, ex­pli­ca el au­tor de la no­ve­la

El pa­vo real y la ma­ri­po­sa (1996) y el li­bro de cuentos Fá­bu­la de fá

bu­las (1979). En­cuen­tra be­lle­za en un va­rio­pin­to re­per­to­rio de imá­ge­nes. Se tra­ta, por su­pues­to, de ideas de be­lle­za pro­fun­da­men­te sub­je­ti­vas y muy cam­bian­tes. “Yo era pla­tó­ni­co y aris­to­té­li­co; lue­go, me vol­ví he­ra­cli­tiano: to­do flu­ye, na­da per­ma­ne­ce”, de­ta­lla.

La sa­la. Ar­mo­nio­sos so­ni­dos de las pie­zas de me­tal de un mó­vil cho­can­do en­tre sí. Li­bros api­la­dos. Si­llo­nes y una si­lla, su asien­to fa­vo­ri­to, que le he­re­dó Cha­ve­la Var­gas. Re­lo­jes, por­ta­rre­tra­tos, ador­nos, ma­tas, fi­gu­ras de co­lec­ción... tan­tos chun­ches.

To­das las per­so­nas a las que Cha­se ha amado se pa­re­cen; son sus­ti­tu­cio­nes de un mis­mo ejem­plar: el ve­ne­zo­lano Jack Ge­rar­di. En su ca­sa jo­se­fi­na, guar­da una pe­que­ña foto su­ya en un re­loj, qui­zá pa­ra exor­ci­zar el pa­so del tiem­po; aquel hom­bre ya mu­rió.

A Ge­rar­di le de­di­có su co­no­ci­do poe­ma A quien bus­ca­re el co­ra­zón de los lu­ga­res, re­ple­to de con­fe­sio­nes. “Tú so­lo eres mi pa­tria. A ti te co­noz­co des­de la in­fan­cia y trans­cu­rro por tus bra­zos y me hun­doen tu vien­tre bus­can­do al­gún frag­men­to de mi pro­pio na­ci­mien­to. Tú so­lo me con­tie­nes. Me

JOR­GE NA­VA­RRO / LA NA­CIÓN

JOR­GE NA­VA­RRO.

Ha­ti­llo. Alfonso Cha­se na­ció en Car­ta­go en 1944. La ca­sa que el es­cri­tor tie­ne en Ha­ti­llo es­tá lle­na de ob­je­tos y has­ta de un cuar­to pa­ra la cá­ba­la.

JOR­GE NA­VA­RRO.

Con per­mi­so. Uno de los bas­to­nes de Cha­se y dos de sus li­bros. El es­cri­tor, aman­te de los via­jes, ya vi­si­tó Nue­va York sin la­za­ri­llo; los ae­ro­puer­tos son com­pli­ca­dos, pe­ro na­da dra­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.