IS­LAN­DIA Y SU EMER­GEN­TE CI­NE

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - PORTADA -

Des­de ha­ce unos tres años, Is­lan­dia emer­gió en el pa­no­ra­ma ci­ne­ma­to­grá­fi­co in­ter­na­cio­nal. Es­te pe­que­ño país, de po­co más de 300.000 ha­bi­tan­tes, con­sis­te en una is­lay unos is­lo­tes en el océano Atlán­ti­co, en el no­roes­te eu­ro­peo, en­tre Groen­lan­dia y Europa.

Se­gún la ONU, pa­ra el 2009, Is­lan­dia era el ter­cer país más desa­rro­lla­do del mun­do; sin em­bar­go, las pro­pues­tas fíl­mi­cas de un gru­po as­cen­dien­te de di­rec­to­res no evi­den­cian ese desa­rro­llo, sino que ex­plo­ran las re­la­cio­nes hu­ma­nas y los vi­cios que aque­jan la sociedad, tan­to en los es­pa­cios ru­ra­les co­mo ur­ba­nos.

Es­tos rea­li­za­do­res, que os­ci­lan en­tre los 39 y 47 años, se ca­rac­te­ri­zan por ha­cer un ci­ne de es­pec­ta­cu­la­res pai­sa­jes, mi­ni­ma­lis­mo na­rra­ti­vo y un pro­fun­do sen­ti­do de in­tros­pec­ción, en el que co­mu­ni­can más por me­dio de los si­len­cios y el hu­mor so­brio.

De ani­ma­les y hom­bres

La im­por­tan­cia de los ani­ma­les pa­ra el es­ti­lo de vi­da y la eco­no­mía ru­ral se pue­de apre­ciar en dos dra­mas que mues­tran va­rias re­la­cio­nes: De ca­ba­llos y hom­bres (Be­ne­dikt Er­lings­son, 2013) y Car­ne

ros( Grí­mur Há­ko­nar­son, 2015). En am­bos fil­mes, la ac­ción su­ce­de en es­pa­cios ru­ra­les, don­de los pla­nos ge­ne­ra­les es­ta­ble­cen una re­la­ción en­tre los se­res hu­ma­nos y el en­torno na­tu­ral que los en­gu­lle, y la in­ter­ac­ción es­tá con­di­cio­na­da por el vas­to es­pa­cio que se­pa­ra vi­vien­das y per­so­nas.

Seg­men­ta­da en seis ca­pí­tu­los cu­yas tra­mas se en­tre­cru­zan, ca- da his­to­ria es­tá mar­ca­da por si­tua­cio­nes ab­sur­das y pin­to­res­cas. Se ini­cia con un plano de­ta­lle del ojo de un equino, en el que se ob­ser­va un ob­je­to re­fle­ja­do.

La pe­lí­cu­la de Er­lings­son gi­ra en torno a los ca­ba­llos co­mo eje de la ac­ti­vi­dad so­cial. Las gran­des dis­tan­cias son acor­ta­das­me­dian­te bi­no­cu­la­res y los cor­ce­les sir­ven pa­ra tras­la­dar­se. En ese con­tex­to, se­res sal­va­jes y do­mes­ti­ca­dos se mez­clan y la muer­te es signo de tra­ge­dia: sea por se­xo, ce­los, con­fron­ta­cio­nes por el te­rri­to­rio, adic­cio­nes o su­per­vi­ven­cia.

En el ca­so de Car­ne­ros, los bo­vi­nos son el eje eco­nó­mi­co del pue­blo y la de­vo­ción que tie­nen pa­ra es­tos ani­ma­les es cua­si­rre­li­gio­sa: “la ove­ja se en­tre­la­za con el tra­ba­jo y ser del gran­je­ro”, di­ce un per­so­na­je en una es­ce­na que ase­me­ja una li­tur­gia, con ros­tros aten­tos y mo­vi­mien­tos de afir­ma­ción an­te el dis­cur­so ce­re­mo­nio­so.

Es­te dra­ma de gi­ros có­mi­cos im­pre­vis­tos na­rra la his­to­ria de Gum­mi y Kid­di, dos her­ma­nos ene­mis­ta­dos que, al ini­cio, com­pi­ten por te­ner al me­jor car­ne­ro del lu­gar, pa­ra lue­go plan­tear una re­fle­xión so­bre la hermandad y la amistad, an­te la po­si­ble ex­tin­ción de dos ra­zas: la de las ove­jas a cau­sa de una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble y la de los her­ma­nos, quie­nes no tie­nen des­cen­den­cia.

El crí­ti­co es­pa­ñol Ál­va­roMar­tín de­ta­lla que “cuán­to más frío es el cli­ma más ca­lu­ro­sa es la re­la­ción en­tre los her­ma­nos pro­ta­go­nis­tas”. Es­te uso del cli­ma se mag­ni­fi­ca con la fo­to­gra­fía en

sco­pe­de Stur­la Brandth Grø­vlen, tam­bién ar­tí­fi­ce de ese gran plano se­cuen­cia que es el fil­me ale- mán Vic­to­ria (Se­bas­tian Schip­per, 2015).

En Car­ne­ros se pre­sen­tan as­pec­tos na­cio­na­les: una po­bla­ción de ove­jas que tri­pli­ca a la hu­ma­na, pai­sa­jes úni­cos, ro­pa de la­na, la den­sa nie­ve y la co­mu­ni­ca­ción es­qui­va; pe­ro el di­rec­tor lo­gra uni­ver­sa­li­zar la his­to­ria gra­cias al tra­ta­mien­to de las emo­cio­nes y la evo­lu­ción en la re­la­ción fra­ter­na.

En me­dio de las in­cle­men­cias del tiem­po y las ame­na­zas de aca­bar con su for­ma tra­di­cio­nal de vi­da, los per­so­na­jes van to­man­do me­di­das drás­ti­cas: unos de­ci­den mu­dar­se a la ciu­dad, otros se afe­rran a sus gran­jas, mien­tras los her­ma­nos de­jan atrás sus di­fe­ren­cias pa­ra unir­se por una cau­sa co­mún.

Con­for­me la ten­sión au­men­ta, los her­ma­nos van cam­bian­do de ro­les, el cal­mo Gum­mi se de­ses­pe­ra cuan­do su se­cre­to es des­cu­bier­to, mien­tras Kid­di idea el plan que lle­va­rá a ove­jas y her­ma­nos a un obs­ti­na­do e in­cier­to ca­mino.

El so­fo­can­te fi­nal en­mu­de­ce al es­pec­ta­dor, tras­la­dan­do la apa­ren­te­men­te sim­ple his­to­ria de fic­ción a la men­te y reali­da­des de quie­nes han vis­to el fil­me, ca­rac­te­rís­ti­ca que so­lo al­can­zan las gran­des pe­lí­cu­las.

Ais­la­mien­to y so­le­dad

El ci­ne is­lan­dés re­to­ma asi­dua­men­te el te­ma de la so­le­dad, tan­to en lo­ca­cio­nes ru­ra­les co­mo ur­ba­nas. El cor­to­me­tra­je The

Last Farm (2004), de Rú­nar Rú­nars­son, es un nos­tál­gi­co re­tra­to de la so­le­dad, en el que su so­brio es­ti­lo re­cuer­da al ci­ne del da­nés Carl Theo­dor Dre­yer.

En una re­mo­ta ca­ba­ña, un an­ciano se apre­su­ra a en­te­rrar a su es­po­sa an­tes de que su hi­ja y yerno lle­guen, es­tos quie­ren lle­vár­se­los a la ciu­dad. La es­toi­ca pres­tan­cia del pro­ta­go­nis­ta y los ri­gu­ro­sos pla­nos que en­fa­ti­zan el ais­la­mien­to ex­po­nen la di­fe­ren­cia ge­ne­ra­cio­nal. Por su par­te, en Co­ra­zón gi

gan­te (Da­gur Ká­ri, 2015), la ac­ción su­ce­de en Rei­kia­vik, ca­pi­tal de Is­lan­dia. Na­rra la his­to­ria de Fú­si, un hom­bre tan cor­pu­len­to co­mo ino­cen­te, quien, al igual que el pro­ta­go­nis­ta de The Last

Farm o los her­ma­nos de Car­ne­ros, vi­ve con cier­to re­trai­mien­to. Fú­si es un ni­ño en el cuer­po de un gran­do­te, que va ven­cien­do su ti­mi­dez pa­ra acer­car­se a los de- más y per­mi­tir­se ex­pe­ri­men­tar la vi­da le­jos de su ca­sa y su ma­dre. La pe­lí­cu­la guar­da se­me­jan­za con la no­ta­ble Gi­gan­te (Adrián Bi­niez, 2009), en la­queo­tro­bo­na­chón de gran­des pro­por­cio­nes se enamo­ra de una mu­jer y gus­ta de es­cu­char mú­si­ca rock .

La pe­lí­cu­la de Ká­ri, co­mo la de sus com­pa­trio­tas, con­ser­va la mi­ra­da me­lan­có­li­ca del es­pa­cio. Pla­nos ge­ne­ra­les en pi­ca­da que si­túan al per­so­na­je en una ciu­dad alie­nan­te, se acom­pa­ñan de en­cua­dres en el que el fí­si­co del pro­ta­go­nis­ta aca­pa­ra la pan­ta­lla; en am­bos ca­sos, se le si­túa ais­la­do. A pe­sar de ello, el fil­me man­tie­ne un hu­mor li­ge­ro y un fi­nal más op­ti­mis­ta.

Ju­ven­tud en­jau­la­da

Otros fil­mes han vol­ca­do su aten­ción ha­cia la ju­ven­tud, con tí­tu­los que com­pa­ran a los jó­ve­nes con aves: Two Birds (2008) y

Spa­rrows (2015), de Rú­nar Rú­nars­son, y Pá­ja­ro fal­so (2013), de Tho­ro­mar Jons­son.

Las obras de Rú­nars­son son tan­to her­mo­sas co­mo do­lo­ro­sas, con ni­ños ( Two Birds) y ado­les­cen­tes ( Spa­rrows) atra­pa­dos en una sociedad li­be­ral de es­ca­sas re­glas, en la que los pa­dres es­tán au­sen­tes o al­coho­li­za­dos.

La adic­ción al al­cohol es una cons­tan­te en el ci­ne is­lan­dés: en

De ca­ba­llos y hom­bres un per­so­na­je­mue­re por ello; en Car­ne­ros, Kid­di cae in­cons­cien­te cons­tan­te­men­te tras be­ber, mien­tras que en las obras de Rú­nars­son las fies­tas son fre­cuen­tes y trá­gi­cas, dos jó­ve­nes son abu­sa­das se­xual­men­te al es­tar des­ma­ya­das des­pués de dro­gar­se, an­te la mi­ra­da im­po­ten­te de sus acom­pa­ñan­tes.

En la pe­lí­cu­la de Jons­son, la vio­len­cia es más reite­ra­ti­va: tras el sui­ci­dio de su her­mano, Ar­nal­dur va­ga sin rum­bo fi­jo, sus pa­dres son in­ca­pa­ces de pres­tar­le la aten­ción su­fi­cien­te y su due­lo les ha­ce inope­ran­tes. An­te ello, el jo­ven de 16 años de­ci­de ajus­tar cuen­tas con­tra el hom­bre que abu­só de su her­mano.

El ci­ne is­lan­dés go­za de un buen mo­men­to y con sus de­vo­ra­do­res pai­sa­jes, su in­dó­mi­ta­na­tu­ra­le­zay­sus per­so­na­jes­que­se de­ba­ten en pro­ble­mas co­ti­dia­nos, cons­ti­tu­ye una pro­pues­tahu­ma­nis­ta de pro­fun­dos sig­ni­fi­ca­dos. Ac­tual­men­te, se pue­de dis­fru­tar en cartelera del fil­me Car­ne­ros.

En cartelera. La dis­tri­bui­do­ra in­de­pen­dien­te Pa­cí­fi­ca Grey es­tre­nó es­ta se­ma­na en Cos­ta Ri­ca el fil­me Car­ne­ros, ga­na­do­ra en Can­nes. PA­CÍ­FI­CA GREY PA­RA LN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.